Skip to content

Su Hacienda en Madrid

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

El ahorro, en efecto, es la decisión libre de las personas, con sus propios recursos y con vistas a su propio futuro y el de sus familias. Y don Carlos Sánchez Mato propugna arrebatar esa libertad crucial al pueblo.

Aquí van tres ideas de Carlos Sánchez Mato, responsable del Área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid.

La primera: «El sistema capitalista no es capaz de producir un crecimiento sano». Cabría reconocer la verdad de esta frase si se refiriese a las distorsiones que la intervención pública introduce en los mercados, empezando por el dinero, la banca y las finanzas. Esto convertiría a don Carlos en un cuasi-austriaco, y seguramente le provocaría un indeseable soponcio. En efecto, si quisiera ser coherente en su rechazo al rescate bancario con dinero público debería recomendar la privatización de la banca y de sus rescates, rompiendo así la alianza entre las elites privilegiadas y el poder político, que han denunciado los liberales desde Adam Smith (puede ver por ejemplo el último capítulo de Una crisis y cinco errores).

Como imaginará el lector, no va el señor Sánchez Mato por ese camino: no sólo no quiere reducir la intervención pública sino que quiere aumentarla. No tiene en tal sentido ningún fundamento aducir que esa economía aún menos libre que la actual produciría un «crecimiento sano» –a tenor de la experiencia, no produciría ni una cosa ni la otra.

La segunda idea es: «La banca privada sólo busca la mayor rentabilidad a corto plazo y eso provoca el desastre social». Una antigua crítica al mercado y al capitalismo es, efectivamente, su cortedad de miras. Lo asombroso no es tanto eso como la fantasía de que si no hay mercado esas miras se alargan, lo que es notoriamente falso. No hay ningún aval teórico ni empírico para sostener que si los bancos fueran todos públicos entonces sólo contemplarían la rentabilidad colectiva a largo plazo y no provocarían ningún desastre social.

Y la tercera idea del señor Sánchez Mato es: «Los ahorros de la sociedad no deben estar en manos privadas ni ser gestionados por ellas». Una frase parecida aparece, por cierto, en la Teoría general de Keynes, pero ello ciertamente no la convierte en una frase menos totalitaria y menos brutal, como se comprende con facilidad dedicándole un momento de atención. El ahorro, en efecto, es la decisión libre de las personas, con sus propios recursos y con vistas a su propio futuro y el de sus familias. Y don Carlos Sánchez Mato propugna arrebatar esa libertad crucial al pueblo.

Más artículos

Seis meses de gobierno de Javier Milei

De la ruina kirchnerista al cambio de rumbo de Argentina El 21 de junio, el presidente de la República de Argentina, Javier Milei, viajará a Madrid para recibir el Premio

Dos críticas relevantes al positivismo jurídico: Lon L. Fuller y Friedrich A. Hayek

Las críticas al positivismo jurídico persisten, bien porque el derecho positivo podría no ajustarse al ideal regulativo del Estado de Derecho, bien porque supone aceptar como jurídicos únicamente los preceptos deliberadamente «puestos» por alguna autoridad estatal, en desmedro del derecho generado de forma espontánea por la sociedad.