Skip to content

2022, un buen año al fin y al cabo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Harry Phibbs Este artículo fue originalmente publicado por CapX.

Puede que no se dé cuenta, pero en muchos sentidos 2022 ha sido un gran año.

En medio de todos los titulares sobre la guerra, la recesión y las huelgas, ha sido fácil detenerse en lo negativo. Pero muchas de las noticias más significativas han sido en realidad muy buenas. A veces quedan relegadas a las páginas centrales, otras ni siquiera se informa de ellas, a menos que se busquen en una revista médica o científica especializada o se esté atento al último informe estadístico del Banco Mundial. Pero si se busca bien y se hace caso omiso de los medios de comunicación sensacionalistas, hay muchas buenas noticias.

La delincuencia ha disminuido

Naturalmente, hubo un descenso de la delincuencia durante el bloqueo por coronavirus. Pero la delincuencia también ha bajado en comparación con antes de la pandemia. La delincuencia general ha descendido un 10% desde 2019, incluido el fraude, con un descenso del 20% en la delincuencia de proximidad y del 30% en los robos domésticos. La contratación de más de 15.000 agentes de policía adicionales significa que muchas fuerzas tienen ahora el mayor número de agentes de su historia. En una operación reciente se cerró un sitio web responsable de 3,5 millones de llamadas fraudulentas en 2022, lo que dio lugar a 100 detenciones. La tasa de reincidencia ha disminuido en los últimos diez años del 30,9% en 2009/10 al 25,6% en 2019/20.

Un triunfo para el libre comercio en África

Tras mucho retraso, la Zona de Libre Comercio Continental Africana se ha puesto en marcha. Un informe para el Banco Mundial concluye que «si se aplica plenamente, podría aumentar los ingresos en un 9% de aquí a 2035 y sacar a 50 millones de personas de la pobreza extrema».

Aumento de la población y reducción de la pobreza

En noviembre se estima que la población mundial superó los 8.000 millones de habitantes. El crujir de dientes neomalthusiano acerca de lo imposiblemente insostenible que es todo esto. Pero lo cierto es que la pobreza ha ido disminuyendo precipitadamente a medida que la población mundial se disparaba. Como señaló el Ministro de Asuntos Exteriores James Cleverly en un reciente discurso, cuando él nació en 1969 «alrededor de la mitad de la humanidad vivía en la pobreza absoluta». La cifra actual es inferior al 10%, a pesar de que la población mundial se ha duplicado en el mismo periodo. Y mientras el modelo económico del Reino Unido, cada vez más dirigista, es motivo de preocupación, otros países están llenos de celo por el libre mercado, impulsando la desregulación, mejorando los derechos de propiedad y privatizando industrias estatales obsoletas. India es un país especialmente prometedor, con una previsión de crecimiento en torno al 7% tanto este año como el próximo.

Ucrania gana

Puede parecer perverso incluir la guerra de Ucrania en una lista de «buenas noticias». Pero si pensamos en la invasión rusa de febrero, la mayoría suponía que el Kremlin obtendría una victoria rápida y contundente. La habilidad y tenacidad de las fuerzas armadas ucranianas, y la resistencia de su pueblo, han sido asombrosas. La incompetente brutalidad rusa también ha dado un baño de realidad a sus vecinos. Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán se han alejado de la órbita de Moscú. Suecia y Finlandia están ingresando en la OTAN. Y, tardíamente, la opinión pública rusa está cambiando en contra de la guerra.

Avances con la fusión nuclear

La noticia de que los científicos han logrado por primera vez una ganancia neta de energía en una reacción de fusión es una gran hazaña científica por derecho propio. Otra cosa es si presagia el sueño de una fuente de energía renovable, barata y con bajas emisiones de carbono. Pero cualquier paso en esa dirección debería ser acogido con entusiasmo, incluso por los miserabilistas «verdes» cuyo verdadero objetivo no es el medio ambiente, sino desterrar el consumismo y el capitalismo.

Especies en recuperación

Un informe sobre la recuperación de la fauna salvaje europea concluye que muchas especies, desde las tortugas bobas y las nutrias euroasiáticas hasta las ballenas jorobadas y los glotones, se han recuperado de forma «espectacular». Los osos, los lobos y los bisontes también están prosperando. Por otra parte, New Scientist informa de que un nuevo dispositivo «SharkGuard» está reduciendo drásticamente las capturas accidentales de tiburones y rayas durante la pesca comercial.

Avances en la lucha contra el cáncer

La semana pasada conocimos un nuevo fármaco, el capivasertib, que retrasa la aparición del cáncer de mama y reduce el tamaño de los tumores en el 23% de las pacientes. Dado que el cáncer de mama es la forma más frecuente de la enfermedad y afecta a 1 de cada 8 mujeres británicas a lo largo de su vida, no es de extrañar que los investigadores lo hayan calificado de «momento histórico».

Un tratamiento para el Alzheimer

Otro descubrimiento farmacológico potencialmente crucial a finales de año, con la llegada de un tratamiento que ha demostrado ralentizar la destrucción del cerebro causada por el Alzheimer. Aún es pronto, y el efecto del Iecanemab es bastante limitado, pero ofrece una esperanza real a millones de pacientes afectados por esta terrible enfermedad, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un campo de la investigación médica en el que ha habido muchos falsos amaneceres en el pasado.

Ensayos con plantas modificadas genéticamente

Mientras la UE persiste en su errónea estrategia «de la granja a la mesa» y Sri Lanka vive una enorme agitación política como consecuencia de una política agrícola antifertilizantes absolutamente demencial, el Reino Unido adopta una postura mucho más ilustrada en materia de tecnología agrícola. Como explicaba Matt Ridley en el Telegraph, la decisión del gobierno de permitir ensayos con plantas modificadas genéticamente anuncia una nueva era en la que los agricultores podrán modificar los cultivos de forma precisa y predecible, con todo tipo de beneficios potenciales.

La lucha por la libertad

La batalla por la libertad de expresión y los derechos fundamentales nunca está ganada, pero este año se han producido algunas reacciones inspiradoras, sobre todo en dos de los regímenes más duros del mundo, Irán y China. La valentía de la gente corriente que se defiende ante la enorme presión debería inspirarnos a todos los que valoramos las normas democráticas liberales básicas. De hecho, si añadimos los enormes reveses de Putin en Ucrania, en general ha sido un mal año para los autócratas del mundo.

Conclusión

A veces, incluso las historias más sombrías contienen la pepita del progreso futuro. Por ejemplo, las comprensibles quejas del Secretario de Sanidad en la sombra, Wes Streeting, por los retrasos en la obtención de los resultados de su escáner oncológico. Como señaló Streeting, «ahora disponemos de una tecnología que puede analizar los escáneres con más precisión que dos consultores experimentados en lo más alto de su profesión». Con la simple supresión de uno de esos consultores, señaló con razón, se podría duplicar la capacidad de análisis de esos escáneres.

Lo mismo ocurre en el sector ferroviario, donde gran parte del conflicto de este mes se debe a la negativa a modernizar las prácticas laborales. Es frustrante, pero la tecnología para hacer mejor las cosas ya existe. Las maravillas de las cámaras y sensores modernos son tales que no necesitamos equipos de trabajadores que se dirijan a las vías para comprobar cada fallo. Es sólo cuestión de tiempo y de impaciencia ciudadana. En todos los ámbitos de los que he hablado, el tema común es la notable combinación de resistencia e ingenio que hace posible estos avances. ¿No es una buena idea para el año 2023?

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.