Skip to content

Cuando Ratzinger y Hayek se conocieron

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Kai Weiss. Este artículo fue originalmente publicado por Law & Liberty.

Desde la muerte del Papa Benedicto XVI en Nochevieja, se ha escrito mucho sobre su legado. Sin duda se escribirá mucho más sobre él en las próximas décadas y siglos. Porque él, Joseph Ratzinger, fue verdaderamente un profeta de nuestro tiempo, una voz magisterial y una de las mentes más grandes de los últimos siglos.

Lo que es menos conocido de él es un encuentro que tuvo con otra gran mente del siglo XX, el Premio Nobel de 1974 Friedrich August von Hayek, en un debate poco conocido. Fue en el Salzburger Humanismusgespräche (los Debates de Humanidades de Salzburgo), en diciembre de 1976. A primera vista, parece inconcebible que Ratzinger y Hayek tuvieran mucho que decirse. Sin embargo, aquí en los debates de Salzburgo -graciosamente señalados por un querido amigo de Viena- estos dos hombres, el entonces de 77 años Hayek y el entonces joven de 49 años Ratzinger, se encontraron y debatieron. Y, de hecho, parecían llevarse bastante bien.

El papel de los intelectuales

El tema del debate era el papel y la comprensión del intelectual en nuestro mundo. ¿Están los intelectuales demasiado confiados en su capacidad para concebir nuevas ideas de supuesto progreso? ¿Ha llegado el momento de decir adiós a las ideas utópicas? Como era de esperar, teniendo en cuenta sus feroces ataques a la pretensión de conocimiento de intelectuales y científicos en los años anteriores, Hayek, que hizo los comentarios introductorios al debate, no se privó de atacar a la clase intelectual de su tiempo.

De hecho, comenzó sus comentarios de forma sombría equiparando al intelectual nada menos que con un ahorcado: «En la casa del ahorcado no se menciona la soga. Así que no se debería hablar de intelectuales en el estudio de radiodifusión. Pero son simplemente una fuerza conspicua».

El utopismo

Para Hayek, los intelectuales no son eruditos como tales. En su lugar, son «comerciantes de ideas de segunda mano». Suelen tener una voz desmesurada en el discurso público porque están bien considerados por otras razones distintas de las que pretenden conocer. Son capaces de divulgar conocimientos, pero suelen hacerlo con una agenda determinada o, como mínimo, sin entender lo que realmente dicen. No conocen «la ciencia» del asunto independientemente de si se trata de economía, política exterior, cuestiones sociales o quizás, cabría añadir hoy en día, salud pública. Pero se considera que merece la pena escucharles por diversas razones de prestigio.

Para Hayek, el hecho de que nuestra sociedad escuche a estos intelectuales es «un problema muy grave». El motivo es que todo nuestro discurso público se basa en las opiniones y perspectivas de hombres que no saben de lo que hablan. Precisamente porque no lo saben, proponen visiones del mundo poco convencionales. «Se ha vuelto tan amenazador porque es [en el discurso intelectual] donde emergen las ambiciones atroces de lo que el hombre puede hacer caprichosamente de la sociedad». Es aquí, no entre los expertos reales, donde surgen las ideas utópicas, argumenta Hayek: «la idea de que todo se puede hacer es, por supuesto, la forma moderna de utopía que persiguen sobre todo los intelectuales».

Amenaza a la democracia

No se trata sólo de un problema de perjuicio para el discurso público; es, dice Hayek, una amenaza para la propia democracia. Porque en una democracia sin restricciones, explica, los intelectuales podrán hacer oír su voz y serán más capaces de poner en práctica sus desastrosas ideas. En una democracia sin restricciones, el gobierno y los funcionarios dependerán constantemente del apoyo de los grupos de interés dirigidos por esos mismos intelectuales que sueñan con el mundo perfecto. Y así, «el socialismo utiliza la democracia sin restricciones para sus fines».

Esta situación, continúa Hayek, «me preocupa terriblemente, ya que desacredita tanto a la democracia, que es la única forma de gobierno que protege nuestra libertad individual, que un número cada vez mayor de hombres serios a los que atesoro se vuelven extremadamente escépticos respecto a la democracia». Y así, Hayek exige una forma de democracia más restringida. Una democracia que esté mejor controlada por otros elementos de gobierno para limitar el poder de los grupos de interés y de la élite intelectual. De lo contrario, estaba convencido, «la democracia se destruirá a sí misma».

La necedad

Habiendo empezado sombrío y habiendo terminado aún más sombrío, Hayek dejó la palabra a sus tres interlocutores. Huelga decir que los otros dos panelistas quedaron bastante sorprendidos por el feroz ataque de Hayek a la clase intelectual. Uno de ellos se negó abiertamente a hablar en absoluto de los comentarios de Hayek, tachándolos de meras «bromas».

El otro vio en toda la discusión un «lloriqueo y agresividad encubiertos», de hecho, una «denuncia» injusta. Para él, Hayek se limitaba a seguir a los marxistas en su definición del intelectual como amenaza. E incurre en un «romanticismo» al elevar a la clase obrera como ideal por encima del intelectual. Se pregunta, ¿por qué el propio Hayek no ha renunciado a su cátedra académica? ¿Por qué no, en su lugar, se ha ido a la fábrica con su amada gente corriente?

Joseph Ratzinger

Aquí es donde el prometedor Ratzinger, futuro Papa, entró en escena y defendió a Hayek, casi treinta años mayor. Argumentó que el origen de la palabra «intelectual» se ha entendido históricamente como hombres que se han ganado una reputación en un campo o actividad y ahora utilizan esta reputación en un campo -o asuntos generales- en el que saben mucho menos. Y concluyó que «me parece que el Sr. Hayek no es tan absurdo en su definición como [nuestros colegas interlocutores] lo han retratado». Y sin embargo, aunque Ratzinger está de acuerdo con la naturaleza del intelectual, «después de todo, quiere valorar esto de forma diferente a como lo ha hecho el Sr. Hayek».

Para Ratzinger, los peligros del intelectualismo no son razón suficiente para retirarse de él por completo. Una especialización cada vez mayor y un gobierno de los expertos, cada uno en su campo, tampoco pueden ser la solución, argumenta. Si eso ocurre, la discusión sobre la vida humana en general desaparece y se hace imposible, ya que todo se subjetiviza. Lo que el mundo necesita de nuevo con urgencia son debates sobre la objetividad del hombre, sobre la bondad objetiva de la vida humana, que debería discutirse una vez más sobre la base de la razón humana.

Intelectuales desaforados

En lugar de limitarse a aceptar las premisas de su campo, incluso los académicos tienen que estar dispuestos de nuevo a ir más allá de su campo específico y discutir los grandes temas de la verdad de la vida humana; de hecho, tienen que convertirse en intelectuales hayekianos. El teólogo puede estancarse tanto en su campo como el economista en el suyo. Y ninguno de los dos debería, desde luego, tomar los supuestos básicos de su disciplina y universalizarlos.

Por ejemplo, si la premisa del economista es la teoría del subjetivismo, el economista no debería considerar subjetiva también toda la vida humana. Todo el mundo, en cambio, está llamado -siendo valiente en la humildad de los propios límites, un rasgo con el que Hayek ciertamente podría estar de acuerdo- a discutir los temas generales de la vida humana y el fin, propósito y metas más elevados del hombre.

La actualidad de la advertencia de Hayek

Mucho podría decirse sobre este breve pero valioso diálogo entre estos dos grandes pensadores. Sin embargo, dejémoslo en unas breves notas: las observaciones de Hayek sin duda calan de manera especial en nuestra época. El economista austriaco era un gran defensor de los regímenes políticos liberales entendidos en sentido clásico. Pero vio cómo los intelectuales socialistas utilizaban esos mismos regímenes para manipularlos y derribarlos mediante grupos de presión de intereses. Hoy siguen siendo a menudo socialistas económicos, pero también han encontrado sus nuevos caprichos en el wokismo.

Ante esta situación, muchos de los aliados políticos de Hayek, dice, dieron la espalda por completo a las perspectivas de regímenes políticos libres. Se sintieron tan alienados por el sistema que perdieron toda esperanza en él. ¿Le suena familiar?

La advertencia de Ratzinger

Y, sin embargo, Ratzinger nos recuerda -y debería recordárselo a los hayekianos y a todos los que pertenecen a la tradición liberal clásica- que quizá el verdadero problema es que en Occidente hemos descuidado los debates sobre los bienes más elevados, sobre lo que constituye una vida humana (objetivamente) buena (y que hay múltiples formas objetivamente malas de vivir una vida humana).

Esta fue una de las grandes lecciones de la obra de Ratzinger: que incluso cuando intentamos encontrar formas buenas y sostenibles de alcanzar la prosperidad, nunca podemos perder de vista la propia «ecología humana». Nunca podemos olvidar que «también el hombre tiene una naturaleza que debe respetar y que no puede manipular a su antojo» (aunque no haga daño a nadie manipulándola). Ratzinger advierte, podríamos deducir de sus comentarios: para defender un régimen político libre, hay que hablar de lo que hace al ser humano capaz de ser libre, de lo que hace que la vida humana sea verdaderamente bella y excelente. Descuidar esto podría conducir precisamente al colapso que observa Hayek.

Tenemos aquí, pues, poco menos que los debates que mantienen hoy conservadores y liberales clásicos, y por tanto también una oportunidad de aprender de estas grandes mentes, ambas por derecho propio. De hecho, al tener en cuenta tanto las profundas ideas del realismo de Hayek sobre lo que la política puede hacer (o, quizá más a menudo, lo que no puede hacer) con las magníficas consideraciones de Ratzinger sobre la vida humana, podríamos obtener una perspectiva totalmente nueva de nuestro mundo actual.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.