Skip to content

El capitalismo cooperativo de Adam Smith

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Gary Galles. Este artículo fue publicado originalmente por Law & Liberty.

Las personas importantes de la historia suelen conmemorarse en su cumpleaños. Sin embargo, algunos tienen fechas de nacimiento desconocidas, lo que dificulta el cumplimiento de esta tradición. Por ejemplo, Adam Smith, el economista más famoso de la historia, ilustra estas dificultades. Algunas fuentes sitúan su nacimiento el 16 de junio de 1723, mientras que otras lo sitúan el 5 de junio de ese año (debido al uso de calendarios diferentes). Otras dicen que no sabemos cuándo nació, pero dan una de esas fechas como la de su bautismo, del que sí tenemos constancia.

A pesar de ese problema, estamos seguros de que este año es el tricentenario del nacimiento de Adam Smith, por lo que es un momento muy apropiado para recordarle y celebrar sus valiosas ideas.

Perro come perro…

Preveo bastantes artículos sobre las contribuciones de Smith a la comprensión económica en su 300 aniversario, como su articulación de cómo la «mano invisible» de las interacciones del mercado puede coordinar una sociedad basada en la libertad -es decir, la propiedad privada y el intercambio voluntario- con mayor eficacia que el poder coercitivo del Estado. Citando a Smith:

Persiguiendo su propio interés, con frecuencia promueve el de la sociedad más eficazmente que cuando realmente pretende promoverlo.

Así que pensé en alejarme un poco de los caminos trillados y considerar su magistral refutación preventiva a décadas de afirmaciones de que los acuerdos voluntarios de mercado (o capitalismo, un término utilizado para implicar falsamente que sólo los propietarios del capital ganan con el sistema) representan una jungla perro-come-perro de una sociedad.

… perro no come perro

Tales afirmaciones han circulado lo suficiente como para arraigar en la sociedad. Por ejemplo, varias canciones incluyen frases de este tipo. Pero mi ejemplo favorito proviene de un episodio de Cheers, cuando Woody le preguntó a Norm cómo estaban las cosas. Norm respondió: «Es un mundo de perros, Woody, y llevo calzoncillos Milk-Bone». Sin embargo, incluso cuando se utiliza en tono humorístico, la frase me resulta llamativa porque no conozco a nadie que haya visto alguna vez a un perro comerse a otro perro, y hacer una analogía con algo que no ocurre es una caña notablemente débil para sostener algo parecido a un argumento lógico. De hecho, el Oxford English Dictionary remonta la frase dog eat dog a 1794, pero señala que es una corrupción del latín canis caninam non est, que afirmaba lo contrario: que el perro no se come al perro.

Si, a pesar de esa confusión, tales caracterizaciones erróneas de los acuerdos de mercado pueden lograr aceptación, da a aquellos que desean avanzar en sus agendas mediante la violación de los derechos de propiedad de las personas una palanca para descartar las montañas de pruebas a favor de la coordinación social voluntaria del capitalismo como, en cambio, un proceso vicioso, feo y perjudicial.

Una investigación sobre la naturaleza y las causas…

La refutación de Adam Smith a tales afirmaciones se encuentra en el libro más famoso de economía, La riqueza de las naciones, que ha permanecido impreso desde el año en que los colonos estadounidenses emitieron la Declaración de Independencia. Aparece en el Libro 1, Capítulo 2, por lo que incluso un mínimo esfuerzo por entender su razonamiento llevaría al lector hasta allí. Además, una de las citas más famosas del libro atrae la atención en medio de la discusión

No es de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero de quien esperamos nuestra cena, sino de su consideración por su propio interés. No nos dirigimos a su humanidad, sino a su amor propio, y nunca les hablamos de nuestras necesidades, sino de sus ventajas

Adam Smith, Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

No es una economía de perros, sino de personas

Allí, Smith señaló que los perros no tienen derechos de propiedad, como los humanos («Nadie ha visto nunca que un animal, con sus gestos y gritos naturales, le diga a otro: esto es mío, esto es tuyo»). No tienen «las facilidades de la razón y el habla» que les permitirían negociar y hacer contratos. No hacen intercambios entre ellos («Nadie ha visto nunca a un perro hacer un intercambio justo y deliberado… con otro perro»).

Los perros, en consecuencia, no producen los unos para los otros, beneficiándose mutuamente a base de intercambiar los frutos de sus diferentes talentos y especialización («a falta de poder o disposición para el trueque o el intercambio», «no contribuyen en lo más mínimo a la mejor acomodación y conveniencia de la especie», por lo que cada uno «no obtiene ningún tipo de ventaja de esa variedad de talentos con los que la naturaleza ha distinguido a sus congéneres»).

La ausencia de derechos de los animales más allá de su propia capacidad para disuadir las invasiones de otros animales, significa que no tienen la protección de los derechos de propiedad privada, que Herbert Spencer describió como «una insistencia en que los débiles deben ser protegidos de los fuertes», y que John Locke llamó la razón por la que «el hombre… está dispuesto a unirse en sociedad». E ignorar por qué las personas, a diferencia de los animales, se unen en sociedad es fatal para cualquier equiparación convincente de un sistema de acuerdos voluntarios a una jungla de «perro come perro».

La protección de los derechos de propiedad

Sin embargo, las personas, protegidas por los derechos de propiedad privada y el derecho derivado a contratar, están unidas por los enormes beneficios mutuos que la producción y el intercambio entre unos y otros pueden obtener de nuestras dramáticas diferencias de intereses y capacidades. En lugar de un juego de suma cero, la competencia de mercado produce un «juego» de suma increíblemente positiva en el que cada uno se beneficia a sí mismo encontrando más y mejores formas de beneficiar a los demás, lo que George Reisman reconoció que produce una situación en la que «la ganancia de un hombre es positivamente la ganancia de otros hombres».

Y esto ocurre gracias a la capacidad de crear e intercambiar con los demás, que, según Smith, es «común a todos los hombres y no se encuentra en ninguna otra raza de animales», razón por la cual, para el hombre, «la mayor parte de sus necesidades ocasionales se satisfacen mediante… tratados, trueques y compras», lo que, a su vez, «da lugar a la división del trabajo» y a la expansión masiva de la producción que hace posible la expansión masiva del consumo.

Yo gano, tú pierdes

No tiene sentido presentar la cooperación voluntaria que debe respetar los derechos de los participantes como una batalla desesperada por la supervivencia, donde «todo vale». Ese comportamiento de «yo gano, tú pierdes» se remonta a unos recursos dados y limitados, que no es la situación a la que se enfrenta la gente en el capitalismo, que ha hecho más que ningún otro «descubrimiento» social para sustituir ese comportamiento por posibilidades en las que todos ganan. En palabras de Smith,

Entre los hombres… los genios más dispares son útiles los unos para los otros… donde cada hombre puede comprar cualquier parte del producto de los talentos de otros hombres que tenga ocasión de comprar.

Adam Smith, Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

Siempre que se respete la propiedad de las personas sobre sí mismas y su producción, sus acuerdos voluntarios son el medio por el que todos ganan. Y ese mundo en el que el hombre sirve al hombre está muy lejos de ser un mundo en el que el perro se come al perro.

Más allá de echar por tierra la idea de que los mercados representan una jungla de perros y gatos (que es, de hecho, una descripción mucho más cercana de las «soluciones» gubernamentales, respaldadas por su poder para coaccionar a la gente en contra de su voluntad), Smith ofrece otras ideas sobre lo que los mercados representan y logran.

Acuerdos voluntarios

Estas revelan también lo diferentes que son los acuerdos de mercado voluntarios, basados en la propiedad privada, de tales epítetos. Para no extenderme demasiado, veamos sólo cuatro de mis citas favoritas de Smith sobre el tema:

El esfuerzo uniforme, constante e ininterrumpido de cada hombre por mejorar su condición… es capaz por sí solo, y sin ninguna ayuda, no sólo de llevar a la sociedad a la riqueza y la prosperidad, sino de superar cien obstáculos impertinentes con los que la locura de las leyes humanas entorpece con demasiada frecuencia sus operaciones.

En medio de todas las exacciones del gobierno… el capital ha sido silenciosa y gradualmente acumulado por la frugalidad privada y la buena conducta de los individuos, por su esfuerzo universal, continuo e ininterrumpido para mejorar su propia condición. Es este esfuerzo, protegido por la ley y permitido por la libertad de ejercerlo de la manera más ventajosa, lo que ha mantenido el progreso.

Poco más se requiere para llevar a un estado al más alto grado de opulencia desde la más baja barbarie que paz, impuestos fáciles y una tolerable administración de justicia; todo lo demás se produce por el curso natural de las cosas.

Así pues, eliminados por completo todos los sistemas de preferencia o de restricción, el sistema obvio y simple de la libertad natural se establece por sí mismo. Cada hombre, mientras no viole las leyes de la justicia, es perfectamente libre de perseguir sus propios intereses a su manera, y de poner su industria y su capital en competencia con los de cualquier otro hombre.

Adam Smith, Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

El obvio y simple sistema de la libertad natural

El primero de mis favoritos hace hincapié en que, en lugar de producir una jungla de daños, el interés propio, sujeto únicamente a la necesidad de respetar los derechos de propiedad y cumplir los contratos acordados voluntariamente, es capaz de producir riqueza y prosperidad, combinado con el reconocimiento de que el gobierno es a menudo el problema y no la solución.

El segundo refuerza el primero, haciendo hincapié en el hecho de que la competencia en los mercados conduce a la buena conducta, no a la conducta viciosa que los oponentes de la libertad económica utilizan como falsa premisa para sus deseadas «reformas». El tercero continúa el tema, centrándose en el principal problema a este respecto, que es la incapacidad del gobierno para proteger los derechos de propiedad y los acuerdos voluntarios, que es su principal función, si no la única, que sirve para promover lo que la Constitución denominó Bienestar General. El último resume las ventajas del «obvio y simple sistema de libertad natural» y su coherencia con la justicia, que no puede ser el caso de las alternativas gubernamentales que violan los derechos de propiedad y la libertad.

Trescientos años

El tricentenario de Adam Smith justifica una consideración renovada de su sabiduría sobre la cooperación social mutuamente beneficiosa. Es particularmente importante en un momento en que los gobiernos han honrado durante mucho tiempo sus ideas, mucho más en la brecha que en la observancia. Dado que la idea de los mercados como selvas de «perro-come-perro» ha desempeñado un papel en ese resultado destructivo, tal vez deberíamos honrar a Smith reconociendo que tal calumnia es totalmente inexacta, y así eliminar una premisa falsa que ha subyacido (con disculpas a Robert Frost) a tantos caminos equivocados que deberían haber sido menos transitados.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.