Skip to content

Por qué el bloqueo de la cuenta bancaria de Nigel Farage nos debería preocupar a todos

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Jordan Tyldesley. Este artículo ha sido publicado originalmente en CapX.

Nigel Farage está contemplando dejar Gran Bretaña después de que se hayan cerrado sus cuentas bancarias. La noticia ha sido recibida con una mezcla de alarma, alegría e indiferencia, dependiendo de cómo te sientas acerca del señor Brexit. Para aquellos de nosotros cuyos cerebros no han sido completamente derretidos por el referéndum de la UE en 2016, la historia requiere una inspección más cercana. Los bancos están rechazando de manera abrupta atender a miembros del público, ya sea Joe Bloggs o el último ganador del Mejor Presentador de Noticias en los Premios TRIC. Y eso es un asunto serio que debería preocuparnos a todos.

Expulsado del sistema bancario

Nigel Farage recurrió a Twitter la semana pasada para revelar que su banco lo llamó para decirle que estaban cerrando sus cuentas, sin recibir ninguna explicación. Después de quejarse ante el Presidente, le dijeron que era «una decisión comercial» por parte de un «subordinado». Dijo que se le ha negado una cuenta personal o empresarial por parte de otros seis o siete bancos. Y que tres miembros de su familia también han visto cómo se cerraban sus cuentas.

Por supuesto, sin revisar con un peine de dientes finos, la cuenta bancaria de Nigel Farage (que, no está confirmado, pero se asume comúnmente que pertenece a la prestigiosa Coutts, propiedad de NatWest), y sin estar al tanto de todas las formas de comunicación entre las dos partes implicadas, uno debería ser cauteloso a la hora de llegar a una conclusión definitiva. Se están barajando todo tipo de razones en este juego de Cluedo sobre por qué se ha cerrado la cuenta bancaria de Nigel. «Creo que fue Chris Bryant en la sala de billar con privilegios parlamentarios» (…) «No, fue una empresa woke, en la cocina, con una bandera del orgullo», etcétera.

«Persona políticamente expuesta»

La explicación más probable es que Nigel Farage haya sido identificado como una «persona políticamente expuesta» (PEP, por sus siglas en inglés). Siguen los Reglamentos Obligatorios de Lavado de Dinero de 2017. Los bancos ahora están obligados a realizar una «diligencia debida mejorada del cliente», con la riqueza y la fuente de los fondos de las PEP. Por razones obvias, las figuras políticas son influyentes. Y, por lo tanto, podrían ser vulnerables a personajes sin escrúpulos que ofrecen sobornos o buscan corromper el sistema. Sin duda, esto es un dolor de cabeza para los bancos. La regulación es costosa de implementar, y se ha teorizado que están optando por cerrar cuentas en lugar de asumir los costos de cumplimiento.

Esto plantea una serie de preguntas inquietantes. ¿Quién decide si una persona está «políticamente expuesta»? Y ¿qué impide que esta regulación se use para silenciar la disidencia? Y ¿qué impacto tiene esto en el futuro de la política británica, una carrera que cada vez resulta menos atractiva día tras día? No sólo nuestros parlamentarios electos y potenciales deben tener en cuenta su seguridad para poder servir. Ahora se enfrentan a perder la capacidad de adquirir una cuenta bancaria. Además, sus propios miembros de familia están en riesgo.

Varios casos

De hecho, Farage no es la única víctima de esta regulación hipervigilante. Dominic Lawson ha escrito que a su hija se le denegó inicialmente una cuenta bancaria en Barclays porque su abuelo, el difunto Nigel Lawson, era un PEP. Además, HSBC rechazó la solicitud de su esposa Rosa de abrir una cuenta para su organización benéfica, Team Domenica, porque su hermano es vizconde. En un debate parlamentario presidido por Sir Charles Walker en 2016, la diputada conservadora Heather Wheeler dijo que ella también se había visto afectada cuando le cerraron dos de sus cuentas bancarias «sin explicación alguna».

El exdiputado laborista Simon Danczuk tuiteó: una empresa de transferencia de dinero se negó recientemente a permitirme utilizar sus servicios, y finalmente descubrí que era porque estoy identificado como PEP». Hay muchos más.

No podemos saber con certeza cuántos diputados y familiares directos se han visto afectados. Como es natural, las finanzas personales son un tema delicado. Quizá algunos hayan mantenido en privado sus estresantes experiencias por vergüenza, asumiendo, erróneamente, que sus cuentas no han estado en buena forma.

Como criminales

Pero si indagamos un poco más, nos damos cuenta de que hay otra capa siniestra en esta historia. No es sólo un problema de los PEP. Miles de clientes se quejan de que NatWest -del que el público sigue siendo propietario de una participación del 38,6%- les trata como delincuentes sin motivo aparente. Un grupo de Facebook llamado «NatWest cerró mi cuenta» tiene más de 5.000 miembros, muchos de ellos asustados, confusos y exasperados por la mano dura del banco. A algunos les han cerrado la cuenta sin dar explicaciones, les han congelado el acceso al dinero y a veces no han podido encontrar después otro proveedor.

En una época de crisis del coste de la vida, que el banco te bloquee el dinero de repente no es algo que se pueda pensar. Estaría bien que el autodenominado «hombre del pueblo» Nigel Farage llamara la atención sobre su difícil situación, pero en el mundo de la política tribal de las redes sociales quizá sus testimonios políticamente neutrales no sean tan «clickbaity».

Justin Trudeau

Sin embargo, sería erróneo sugerir que los bancos no se han utilizado como arma contra quienes no se ajustan a las opiniones «aceptables». Ni que no decidan utilizar su poder de fuego cuando les conviene. Basta con mirar a Canadá en 2022, cuando Justin Trudeau introdujo medidas de emergencia para congelar las finanzas de los manifestantes contra el mandato antivacunas. Y en los últimos días un líder de la iglesia anglicana ha acusado a la Yorkshire Building Society de cerrarle la cuenta cuando protestó porque supuestamente impulsaba la «ideología» trans.

Una cosa es segura: en 2023 no es razonable esperar que nadie se quede sin cuenta bancaria. Tanto si los cierres bruscos se deben a una aversión extrema al riesgo como a un conflicto de valores, restringir la capacidad de alguien para desenvolverse en una sociedad cada vez más carente de efectivo es inmoral y peligroso. Por una vez, tanto la izquierda como la derecha deberían condenar unánimemente esta medida.

1 Comentario

  1. ¿Condenar? ¡Si van a crear las CBDC’s! Solo Bitcoin puede arreglar este desmadre…


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»