Skip to content

Si todo es extrema derecha, el término ha perdido todo su significado

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Joanna Williams. Este artículo fue originalmente publicado por CapX.

El jueves pasado, el centro de Dublín parecía una zona de guerra. Turbas violentas se amotinaron durante más de tres horas en lo que se ha descrito como «los peores disturbios vividos en décadas». Se incendiaron vehículos, incluidos coches de policía, y se destruyeron tres autobuses y un tranvía. La «enorme destrucción» dejó tiendas gravemente dañadas y ventanas rotas. Siguieron los saqueos.

Se cree que la violencia fue desencadenada por un ataque con arma blanca que tuvo lugar en la ciudad ese mismo día. Tres niños y dos adultos resultaron heridos, cuatro de los cuales permanecen hospitalizados. Entre ellos hay una niña de cinco años, que se encuentra «en estado crítico», y una profesora auxiliar que «utilizó su cuerpo como escudo» para proteger a los niños del apuñalamiento. El sospechoso es «un ciudadano irlandés de unos 40 años que lleva 20 viviendo en el país». Pero más allá de esto, poco se sabe sobre el ataque. La policía y los políticos han advertido a quienes quieren saber más sobre la «desinformación».

Comparece la «extrema derecha»

Sin embargo, sorprendentemente, en medio de la destrucción de los disturbios y la violencia del ataque con cuchillo, un hecho ha quedado firmemente establecido. Parece que tanto la policía como los políticos están absolutamente seguros de los motivos de los alborotadores. Eran de «extrema derecha». El jefe de la policía irlandesa, Drew Harris, declaró a la prensa que los responsables de la violencia habían sido una «facción lunática y gamberra impulsada por una ideología de extrema derecha». Además, anunció que había un «elemento de radicalización» en los disturbios, derivado de «suposiciones de odio» basadas en material que circuló por Internet tras los apuñalamientos.

El Presidente de Irlanda, Michael D Higgins, compartió esta información sobre las afiliaciones políticas de cada uno de los aproximadamente 500 alborotadores. El apuñalamiento, sugiere, estaba siendo «abusado por grupos con una agenda que ataca el principio de inclusión social». Resulta sorprendente que, mientras las víctimas de los apuñalamientos permanecen en estado crítico en el hospital, y con las llamas apenas extinguidas en O’Connell Street, los dirigentes irlandeses hayan encontrado tiempo para completar un análisis exhaustivo de la ideología política que impulsaba a la turba amotinada.

O, al menos, esto sería notable si «extrema derecha» no se hubiera convertido en una etiqueta comodín, utilizada repetidamente cada vez que nuestra élite política y cultural quiere expresar su desprecio por un grupo de personas y, al mismo tiempo, cerrar cualquier debate.

«Extrema derecha» allí donde mires

¿Recuerdas a los manifestantes en el cenotafio, descontentos por el hecho de que se hubiera permitido la celebración de marchas pro Palestina el fin de semana del recuerdo? «Extrema derecha», nos dijeron. Estaban actuando sin sentido las palabras de la exministra del Interior, Suella Braverman, que también es, al parecer, de «extrema derecha». Antes de eso, eran los votantes del Brexit, las feministas críticas con el género y cualquiera que cuestione los altos niveles de inmigración o apoye el derecho de Israel a la autodefensa. Todos «extrema derecha». Esta etiqueta es simplista, pero sirve para algo. Distingue a los virtuosos de las masas y, al mismo tiempo, erige una señal retórica de «peligro» para ahuyentar a los curiosos.

La belleza de gritar «extrema derecha» es que también funciona en el escenario mundial. ¿La elección de Javier Milei en Argentina? Extrema derecha. ¿Geert Wilders en Holanda? También extrema derecha. Igualmente, Orbán en Hungría y la italiana Georgia Meloni. En realidad, Meloni, según un columnista de The Guardian, no es simplemente de «extrema derecha», sino «fascista adyacente». Y luego, por supuesto, está Donald Trump, que no es ni de «extrema derecha» ni «fascista adyacente», sino directamente fascista. Por supuesto, no se está menospreciando sólo a estos líderes elegidos democráticamente, sino a todos los millones de ciudadanos que les votaron.

Los peligros del insulto comodín

Pero lanzar el término «extrema derecha» con tanto desenfreno entraña ciertos peligros. Cuando un término se vuelve tan elástico que abarca a representantes electos, feministas, vándalos nihilistas y 17,4 millones de ciudadanos británicos que votaron a favor de abandonar la UE, pierde su significado. No cabe duda de que algunos de los líderes, manifestantes o ideas mencionados aquí merecen realmente la etiqueta de extrema derecha. Pero si todos lo son, entonces la frase no es más que un insulto de patio de recreo.

El problema de este insulto comodín es que elimina cualquier necesidad de examinar más a fondo los argumentos o quejas de la gente: la etiqueta es a la vez explicación y conclusión. La forma en que una turba violenta arrasó el centro de Dublín anoche fue censurable. Pero «extrema derecha» sirve de poco para explicar sus acciones.

¿Quiénes son? Cómo se ven? ¿Por qué fueron?

Necesitamos saber: ¿Quiénes eran los implicados? ¿Qué les motivó a unirse y actuar de esa manera? ¿Se ven a sí mismos como manifestantes? ¿O tienen más en común con los bromistas y ladrones de Oxford Street? ¿Fueron los disturbios producto de la política, la furia o el nihilismo? El mero hecho de gritar «extrema derecha» impide que se plantee cualquiera de estas preguntas.

Mientras tanto, se dice a la opinión pública que centre su atención en estos despreciables alborotadores y se olvide del hombre realmente responsable de acuchillar a niños y hospitalizar a personas. Pero también debemos preguntarnos qué le motivó. Por mucho que nuestros líderes políticos y jefes de policía hagan todo lo posible por aplastar la emoción, es comprensible que la gente se enfade cuando se entera de que han apuñalado a unos niños. No se trata, por supuesto, de condonar la violencia de anoche en Dublín. Pero enfadarse porque un niño se enfrente a un posible asesinato no convierte a alguien en una persona de extrema derecha.

Ver también

¿Qué es la ultraderecha? (José Carlos Rodríguez).

Ultraderechistas de izquierda. (Albert Esplugas).

Inmigración y ultraderecha. (José Carlos Rodríguez).

1 Comentario

  1. Y ellos que son? me refiero a los dirigentes de la actual Irlanda; el Presidente, el Primer ministro , el de Asuntos Exteriores; pues unos verdaderos canallas y farsantes Católicos meapilas a lo Bostoniano, filonazis , filo-islamistas ,antijudíos y antisionistas, valga la redundancia; cuando sus cuates de Hamas liberaron recientemente a una niña Judia nacida y residente hasta ahora habitualmente en Irlanda, el desecho humano del ministro de exteriores vino a darle las gracias implicitamente a Hamas poniendo en un plano de igualdad a estos dementes asesinos con el estado de Israel; que asco de pais, incapaz de aprender nada; durante la II guerra mundial se mantuvieron «neutrales», pero deseando que ganara Hitler porque Churchill era el mayor enemigo que tuvo Hitler; pero se pongan como se pongan, lo poco que tienen de bueno en tanto que que son una democracia se lo deben a Gran Bretaña; la única diferencia es que no tienen un Rey; seguramente a quien admiran inconscientemente es a Lord Cromwell que fue el que peor los trato, pero al menos era un personaje integro e hizo justicia con su rey; una especie de Cincinato a lo Ingles.
    Ahora mismo, yo creo que Irlanda es mas antijudia que Polonia; unos canallas en el plano ético como los que gobiernan en España.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El anhelo de un Bukele en Colombia

Cualquiera quiere ser Bukele. Todos sueñan con ese papel. Tiremos una piedra y con seguridad que veremos como alza la mano con un hilo de sangre en su frente.