Skip to content

Eduardo Fernández Luiña, nuevo responsable de Formación y Relaciones Internacionales del Instituto Juan de Mariana

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Eduardo Fernández Luiña se incorpora de nuevo al Instituto Juan de Mariana como responsable de Formación y Relaciones Internacionales. Su fichaje contribuirá al desarrollo de proyectos educativos y cursos de formación, tanto académica como ejecutiva, siendo conscientes de la importancia que tiene la educación en la promoción y defensa de las ideas de la libertad.

“Se trata de poner en práctica nuevos formatos de aprendizaje y nuevas líneas de reflexión con ánimo de ampliar la discusión alrededor de las ideas de la libertad”, tal como destaca Luiña. Asimismo, gracias a su amplia experiencia y conocimiento del mundo de los think tanks, el Instituto Juan de Mariana reforzará su presencia a nivel internacional, estrechando relaciones y desarrollando proyectos conjuntos de la mano de las organizaciones más relevantes del ámbito liberal.

Miembro desde hace años, desempeñó el cargo de director del Instituto Juan de Mariana durante 2019 y 2020. Desde el año 2008, Eduardo ha desarrollado su carrera académica asociado a la Universidad Francisco Marroquín (UFM) de Guatemala. En la actualidad, comparte su trabajo como profesor en la UFM con el decanato de la Escuela de Posgrado de la nueva Universidad de las Hespérides.

“Se trata de un retorno a la casa. La vida intelectual y el ambiente que se respira en el Instituto Juan de Mariana son algo únicos. Es un verdadero placer estar nuevamente activo. Son muchas las cosas que saldrán adelante el próximo año”, ha señalado el nuevo responsable de Formación y Relaciones Internacionales.

Más artículos

Historia de Aragón (V): Sancho Ramírez

En 1068, Sancho Ramírez viajó a Roma, donde el Papa le concedió el título de Rey de Aragón. Aragón pasó a ser vasallo de la Santa Sede, a cambio de 500 mancusos de oro al año,

La revolución conservadora de Margaret Thatcher

En sus notas para aquel discurso de 1991, Margaret Thatcher concluía advirtiendo a sus amigos del CPS que la gran tentación de la política era «perder de vista las verdades eternas y elegir la solución popular y rápida».