Skip to content

La caída del Silicon Valley Bank muestra la vulnerabilidad del sistema financiero

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Puedes descargar la nota de prensa en este enlace.

Puedes descargar el informe en este enlace.

El último informe de Market Trends, elaborado para el Instituto Juan de Mariana y para la Universidad Francisco Marroquín, expone en detalle las circunstancias que han llevado a la caída del Silicon Valley Bank (SVB). El informe se titula El caso del Silicon Valley Bank: un análisis financiero, y está elaborado por el economista Daniel Fernández, doctor en Economía, director de Market Trends y profesor de la Universidad Francisco Marroquín. 

El informe pone de manifiesto que la situación del SVB parecía sólida cuando empezaron a emerger los problemas:

  • “Los ratios de capital del banco de Silicon Valley eran muy superiores a los requisitos mínimos que exige la regulación bancaria”.
  • Los activos en los que había invertido la entidad eran de una gran calidad: “a mayor parte de activos o son emitidos por el gobierno de Estados Unidos o están  respaldados por el gobierno de Estados Unidos. Por lo que se considera que el riesgo de impago es mínimo o prácticamente nulo”.
  • Sus principales clientes eran fondos Private Equity, lo que reforzaba la posición del banco: “La mayor parte de exposición del banco a las empresas tecnológicas tiene una capa de intermediación más”, que aportaba un análisis de riesgos añadido y mayor capacidad para absorber pérdidas.
  • “Los préstamos del banco de Silicon Valley además tienen un perfil temporal bajísimo, cosa relativamente extraña en un banco”. De hecho, el 57,8% tenía una vida inferior a un año. 
  • “Además, el 92.6% de estos préstamos están extendidos a un tipo de interés variable. Lo que es un motivo más para pensar en una fortaleza del banco, ya que las subidas de tipos de interés se pueden transferir fácilmente a los clientes”.
  • Por último, “la tasa de mora de los préstamos del banco de Silicon Valley es bajísima, apenas un 0.18% en 2022”.

El informe muestra que una entidad con estos números puede ser muy vulnerable. Los problemas del SVB comienzan con un gran aumento del efectivo. La entidad tiene problemas para incrementar los préstamos a la misma velocidad que incrementaban los depósitos”, y aumenta a un ritmo alto la adquisición de títulos; “principalmente deuda hipotecaria y deuda del gobierno de los Estados Unidos”. 

A medida que la Reserva Federal aumentó los tipos, los títulos que había adquirido perdían valor; unas pérdidas que el banco logró esconder contablemente, pero que empezaban a comprometer la situación del banco. Ni los beneficios de los ejercicios anteriores ni su capitalización le permitían vadear la situación. Las pérdidas no realizadas de 2022 hubieran dejado completamente descapitalizado al banco de Silicon Valley. 

El otro problema al que se enfrentó el banco es el de la retirada de los depósitos. SVB perdió en 2022 16.100 millones de dólares en depósitos. Esto le obligó a cubrir esas retiradas recurriendo a otros intermediarios financieros. Por un lado, “las nuevas fuentes de financiación que adquiere el banco son más caras que la rentabilidad de las inversiones que tiene realizadas el banco” para una parte sustancial de las mismas. Por otro, necesitaba poner sus propios activos como colateral (prenda) para conseguir financiación en un momento de estrés. En 2023 se quedó sin activos para conseguir nuevos préstamos con los que cubrir la salida de depósitos. 

El informe muestra que el banco se había cubierto adecuadamente contra el riesgo derivado del crédito, pero no contra el que está asociado al aumento de los tipos de interés. La principal conclusión del informe es que “No hay ratios de capital ni regulación prudencial que pueda sostener una fuga de depósitos con activos poco líquidos. Si los bancos quieren volver a un modelo sostenible de banca, deben empezar a cuadrar temporalmente los flujos esperados de caja de los activos con los flujos esperados de los pasivos. Y la única forma de conseguir esto es evitando en la medida de lo posible el descalce de plazos (inversión a largo, financiación a corto). Si el sector bancario continúa siendo estructuralmente ilíquido, no importa la calidad de los activos ni la regulación que se emita, seguirán existiendo quiebras bancarias cuando ocurran pánicos y huidas hacia la liquidez”. 

El Instituto Juan de Mariana (IJM) es una institución independiente dedicada a la investigación de los asuntos públicos. Es un punto de referencia en el debate de las ideas y de las políticas públicas con la vista puesta en una sociedad libre. Con el fin de mantener una independencia plena, el IJM no acepta subvenciones o ayudas de ningún gobierno o partido político y se financia gracias a las aportaciones que voluntariamente realizan aquellas personas que comparten nuestro fin social o a la prestación de servicios.

La Universidad Francisco Marroquín es una institución universitaria creada en 1971 en Guatemala, con sedes también en Panamá y Madrid. Su misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Más artículos

¿Derecho de secesión?

El debate sobre el Derecho de Secesión es apasionado y muchas veces visceral. Cada uno reflexiona al respecto. Yo lo intento desde una óptica liberal en el marco de una