Skip to content

6 mitos sobre bitcoin y las criptomonedas

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cada vez son más los comercios que han ido incluyendo bitcoin en sus medios de pago aceptados y hoy en día se puede adquirir con bitcoin cualquier producto.

La reputación de la que goza bitcoin no es demasiado buena. La criptomoneda digital es conocida por el gran público por las salvajes fluctuaciones en su cotización, el entusiasmo casi incondicional de sus seguidores y sus oscuras utilidades, pero ¿qué hay de cierto y de mito en todo esto? Pasamos a analizar a continuación algunos de los mitos más extendidos sobre bitcoin:

“No tiene ventajas respecto al dinero que ya utilizamos hoy en día”

Una de las principales críticas que recibió mi artículo sobre bitcoin y la Escuela Austriaca de Economía que escribí en este mismo foro es que no mencionaba las ventajas de éste respecto al dinero estatal emitido por cualquier Banco Central. A pesar de que sí se mencionaban algunas de ellas, ese no era el objetivo capital del artículo sino simplemente expresar mi opinión respecto al Teorema de la regresión de Mises y bitcoin. Para no repetirme respecto a algunas de las funcionalidades técnicas superiores de este dinero en comparación con el dinero fiduciario (especialmente velocidad y coste), ni de las características de esta tecnología que hace que se beneficien los países en desarrollo mencionadas aquí, conviene aclarar la que para mí es la mayor de las ventajas, tanto de bitcoin como del resto de criptomonedas: poner fin al monopolio estatal de emisión de dinero.

Esto, que puede sonar en cierta medida innecesario o incluso conspiranoico para el 99% de economistas en España, que sólo conocen la realidad keynesiana o monetarista, puede ser el principio del fin del peor de los dineros que jamás haya existido: el dinero fiduciario. La emisión de dinero (dólares, yenes, euros…) descontrolada y en beneficio gubernamental, ha provocado pérdidas constantes de poder adquisitivo a los ciudadanos y ha motivado, creando serios desequilibrios, la mayoría de las crisis económicas más recientes así como inflaciones descontroladas. Desde la creación de la Reserva Federal en 1913, el dólar estadounidense ha perdido el 96% de su valor según palabras del excongresista Ron Paul.

La solución a esto no es otra que la señalada por, entre otros,  Friederih A. Hayek o Gordon Tullock, y que consiste en abandonar el penoso monopolio estatal (de nefastas consecuencias como cualquier otro monopolio legal) y establecer una competencia en la emisión de dinero y que fuese el mercado el que decida cuál o cuáles son los supervivientes.

“¿Realmente alguien utiliza eso? ¿No es algo exclusivo de friquis informáticos?»

La legión de fans que apoya el uso de las criptomonedas es bastante heterogénea, tenemos desde expertos informáticos que han podido colaborar y participar desde el comienzo de bitcoin en 2010 a empresas y particulares que ven una forma de realizar sus pagos de una forma más rápida y económica que con el dinero fiduciario, pasando por los libertarios, que ven en éstas una posibilidad de hacer realidad el sueño hayekiano de la competencia en la emisión privada de dinero. Muestra de que no es algo exclusivo de un grupo oscuro y minoritario de seguidores sino que cada día tiene más apoyos debido a las ventajas que representa, es el número de transacciones diarias, claramente positiva, así como el valor en USD de las mismas, aunque es cierto que este último se ha mantenido relativamente estable en los últimos doce meses. Es más, han sido ya varios los gobiernos que en una mezcla entre ver amenazado su monopolio de emisión monetaria y la oportunidad de aprovechar esta nueva tecnología, están valorando muy seriamente acuñar su propia moneda virtual: Suecia o Reino Unido son algunos de ellos.

“Bitcoin sólo sirve como especulación”

Si bien es cierto bitcoin es utilizado de forma especulativa, también lo es que su uso cada vez está más extendido en la economía “real”. Cada vez son más los comercios que han ido incluyendo bitcoin en sus medios de pago aceptados, permitiendo que hoy en día se puede adquirir con bitcoin cualquier producto pues es aceptado por grandes compañías como Dell o Microsoft en el campo de la informática y de servicios online pero también de gigantes en las reservas de viajes por internet como Expedia o de empresas como Overstock.com, que, como Amazon, vende prácticamente de todo. Pero no todo es compra online: Madrid dispone de la ‘calle bitcoin’ más larga de Europa, donde se pueden adquirir de forma presencial los mismos productos que de forma habitual se adquieren en efectivo o con tarjeta bancaria.

“Bitcoin es muy inseguro debido a su alta volatilidad”

Bitcoin se hizo popular en una de las explosiones que hubo en su cotización en 2013 cuando pasó de los 13 dólares a los que se intercambiaba en enero de ese año hasta alcanzar prácticamente los 1.000 dólares en noviembre de ese mismo año. Sin embargo, tanto en 2015 como en 2016 las fluctuaciones en su cotización se han mantenido mucho más estables, siendo en ocasiones menos volátil incluso que el oro y, como ya dijimos, convirtiéndose en activo refugio en situaciones de pánico como las acaecidas tras el rescate a Chipre, el resultado del Brexit o la victoria de Donald Trump.

“Bitcoin es el dinero de criminales y defraudadores”

Bitcoin es popular por los escándalos en los que se ha visto salpicado, lo que ha hecho captar la atención de los reguladores y burócratas. Por ejemplo, varios senadores estadounidense han instado a los reguladores financieros a prohibir bitcoin, han denunciado que bitcoin sólo es utilizado por criminales o incluso han llegado a afirmar que la moneda virtual sirve para financiar el terrorismo.

Sin embargo, el Departamento del Tesoro no ha encontrado evidencias de que el uso de bitcoin se haya extendido hacia actividades criminales y David S. Cohen lo deja claro en una nota de prensa publicada en marzo de 2014: “To be clear, we do not currently see widespread use of virtual currencies as a means of terrorist financing or sanctions evasion. The volatility associated with virtual currency, combined with its low capitalization and liquidity, has limited its appeal to these illicit actors. Terrorists generally need “real” currency, not virtual currency, to pay their expenses – such as salaries, bribes, weapons, travel, and safehouses. The same is true for those seeking to evade sanctions.”

Como muestra, en uno de los casos más populares, como es el del cierre de Silk Road, conocido como el Amazon de las drogas, Nicolas Christin estima transacciones mensuales por valor de entre 1,2 y 4,7 millones de dólares que, comparándolo con los 15.955,1 millones de dólares que se utilizaron en todo el sistema virtual durante el mismo periodo, hace que aquellas sólo representan el 0,03% de todas las transacciones.

Haciendo la comparación con el dinero fiduciario, un estudio de Edgar L. Feige y Richard Cebula mantiene que el 48% de la oferta de dólares es empleado en el mercado negro estadounidense, mientras que el porcentaje se amplía hasta el 76% cuando se extiende a fuera de las fronteras norteamericanas.

Es innegable que bitcoin, como cualquier otra moneda, o como cualquier otro medio de cambio, puede ser utilizado para efectuar transacciones ilegales, la cuestión sería si los beneficios de regular bitcoin y el mercado de las criptomonedas exceden los costes, especialmente teniendo en cuenta que hasta ahora no hay evidencia que el uso delictivo sea algo extendido. ¿Si debemos prohibir bitcoin para evitar su uso criminal, no deberíamos hacer lo propio con dólares, euros o yenes por los mismos motivos?

 “Cualquier Estado tiene el poder suficiente como para vetarlo”

Como ya hemos visto antes, son ya varios los Estados que están estudiando emitir su propia criptomoneda, pero son aún más los que están apoyando financieramente el desarrollo de esta tecnología. Tras un intento fallido de veto a bitcoin durante sus primeros años de vida, el hecho de que un gran número de ellos estén cambiando de estrategia y tratando de adaptarse y beneficiarse a este nuevo paradigma, nos da las señales necesarias para entender que este enunciado no es más que otro de los mitos sobre bitcoin y las criptomonedas.

 

2 Comentarios

  1. Hola Señor/Señora,
    Hola Señor/Señora,

    Correo electrónico; groisilier.moinique@gmail.com

    Para mí nunca existió el préstamo entre individuo pero estoy buscando para el préstamo de dinero varios meses porque tenía deudas y cuentas a pagar. Pensé que era más para mí que más tengo la sensación de vivir. Pero afortunadamente he visto testimonios de muchas de las personas de la Sra. GROISILLIER Monique, es como contacto con él para obtener un préstamo sin ningún problema y por último pagar mis deudas y mi proyecto. Es con la vida de la Sra. GROISILLIER Monique mi sonrisa es otra vez una reina de corazones sencillos y muy comprensivos. Si usted necesita financiación, un préstamo de dinero o de un proyecto personal no vacile del contacto. Esta señora le ayudará a darse cuenta de ello y apoyo financiero.
    Aquí está su correo electrónico; groisilier.moinique@gmail.com

  2. Hola Señor/Señora,
    Hola Señor/Señora,

    Correo electrónico; groisilier.moinique@gmail.com

    Para mí nunca existió el préstamo entre individuo pero estoy buscando para el préstamo de dinero varios meses porque tenía deudas y cuentas a pagar. Pensé que era más para mí que más tengo la sensación de vivir. Pero afortunadamente he visto testimonios de muchas de las personas de la Sra. GROISILLIER Monique, es como contacto con él para obtener un préstamo sin ningún problema y por último pagar mis deudas y mi proyecto. Es con la vida de la Sra. GROISILLIER Monique mi sonrisa es otra vez una reina de corazones sencillos y muy comprensivos. Si usted necesita financiación, un préstamo de dinero o de un proyecto personal no vacile del contacto. Esta señora le ayudará a darse cuenta de ello y apoyo financiero.
    Aquí está su correo electrónico; groisilier.moinique@gmail.com
    Aquí está su número WhatsApp: + 33 786802460


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»