Skip to content

Algunas obviedades sobre emigrar a Londres

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Un debate que muchos hemos tenido que sufrir trata sobre los pobres emigrantes españoles en Reino Unido.

En pleno verano llegan las reuniones de amigos y familia en torno a la mesa de la terraza o chiringuito. Un debate que muchos hemos tenido que sufrir trata sobre los pobres emigrantes españoles en Reino Unido. Al parecer si vas a Londres con un nivel bajo de inglés estás condenado a ser explotado por un malvado capitalista que se aprovecha de la regulación neoliberal que rige en el país.

Hay algunos puntos interesantes en este tipo de discusión de los que se puede debatir, siempre que sientas algo de cariño por tu interlocutor. Por ejemplo los siguientes:

Primero, si tienes que emigrar a un sitio donde nadie te entiende para buscar trabajo, está claro que algo muy malo pasa en tu país de origen (donde pese a conocer el idioma no encuentras trabajo) y algo muy bueno debe de pasar el país al que vas (donde pese a no conocer el idioma te dan trabajo). Si descubres que en tu país de origen los salarios están fijados por unos convenios muy rígidos, mientras que el país de destino hay más libertad de contratación, puede, digo yo, que tenga algo que ver.

Segundo, si no entiendes el idioma lo lógico es terminar trabajando en aquellos empleos donde saber el idioma no es importante. Y cualquier trabajo donde conocer el idioma no es importante va acompañado normalmente de un salario bajo. No es porque tu empleador sea un aprovechado, es que tu productividad es baja y da de sí para lo que da sí. Y si tu alternativa es no trabajar, es decir, que ni siquiera viajando miles de kilómetros has encontrado a alguien en el planeta Tierra que te quiera pagar por tus servicios más que el sueldo que te ofrecen, es posible que tu utilidad, a día de hoy, sea bastante escasa, y por tanto, deberías mejorar en ese aspecto antes de quejarte de lo malo que es el mundo.

Tercero, si pese a tener un trabajo con bajo salario aspiras a vivir como un londinense más (trabajadores que sí dominan el idioma) vas a entrar en competencia por los recursos locales con gente con un poder adquisitivo mayor que tú, por lo que tu salario, ya bastante escaso, va a dar de sí para bastante poco. Y sí, es un problema del capitalismo, pero si éste no existiera tu huella no estaría registrada en el sistema nacional de reparto alimentario y habrías tenido que emigrar a otro lado.

Y por último, no sé si para que haya ricos tiene que haber pobres, pero lo que está claro es que los pobres tienen cierta tendencia a cruzar fronteras en busca de ricos que les puedan contratar. Debe de ser que quedarse en un sitio donde solo hay pobres no implica que dejes de serlo, sino todo lo contrario.

2 Comentarios

  1. La esencia de despotricar de
    La esencia de despotricar de los malvados capitalistas explotadores londinenses y de la legislación neoliberal de la que se aprovechan, en el transcurso de una charleta veraniega de terraza o chiringuito, consiste en pasar las horas sin pensar, repitiendo sitios comunes de consenso socialdemócrata, y en reír entre la aprobación general, la mofa del extranjero y la exaltación de lo propio.

    Estas acertadas disquisiciones van a cortar el buen rollo en seco, y en verano/vacaciones, el tener buen rollo es un valor superior al de tener la razón.

    Solución: sonrisa y al fútbol.

  2. Si veis la pelicula
    Si veis la pelicula «Perdiendo el Norte», que es malilla para variar, plantean las desgracias de dos españoles «superpreparados» que va a Alemania sin saber aleman, llegan tarde a las entrevistas de trabajo, y claro acaban en un Kebab fregando, actividad para lo que no hace falta saber alemán.
    El tema de los «superpreparados» es de traca. Los estamentos políticios y docentes han hecho carrera o grado de cualquier cosa, sin ningún estudio de que la Sociedad necesite esos profesionales o de que la Sociedad pueda permitirse tales profesionales. En eso subvencionales seis o siete mil euros de la plaza de Universidad pública para crera paro y frustración a manta. Los funcionarios docentes no tiene ni idea de lo que es una Empresa, ni lo que es empleabilidad ni les importa, porque ellos van a cobrar sí o sí con cualquier nivel de paro.
    Un derroche de medios, una estafa social y un destrozo para una generación que no les preparan para ganarse la vida en el mundo real.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos