Skip to content

Anestesia democrática. Sí, Podemos.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Los populistas del Socialismo del S.XXI solo saben de democracia cuando les sirve para hacerse con un cargo público, jamás para perderlo. «Venezuela no es Cuba», nos decíamos. «España no es Venezuela», escucho hoy…

En el año 1998 los venezolanos, obnubilados por el confort que les otorgaban cuarenta años de «democracia consolidada», desestimaron el peligro que suponía la candidatura presidencial de un personaje, militar y ex golpista, con evidentes síntomas de padecer la enfermedad populista.

Le votaron. Y aquel energúmeno que prometía pasar factura a los responsables de saquear durante décadas el erario venezolano no solo incumplió su promesa, sino que pasando de pretendido Robin Hood a real Atila, terminó convertido -al igual que su delfín y sucesor, Maduro- en un presidente totalitario, imposible de remover por la vía democrática.

Chávez, el loado comandante eterno de Monedero e Iglesias, blindó su cargo redactándose una Constitución a medida bajo el pretexto de que la necesitaba para cumplir con su misión justiciera. Convocó una Asamblea Constituyente, y una vez obtenida esa nueva Carta Magna demolió hasta los cimientos las pocas estructuras institucionales que quedaban en pie a su llegada al poder. Esas acciones significaron para los venezolanos encontrarse sumergidos de lleno en la actual y penúltima fase -gobierno totalitario- del proceso de implantación de un sistema populista, donde la última etapa es la autodestrucción. Y es hacia ese trágico estadio final hacia el cual se encamina actualmente la sociedad venezolana.

Hoy, en 2015, los españoles, anestesiados igualmente por casi cuarenta años de «democracia ejemplar» y creyéndose inmunes al virus populista proveniente del otro lado del Atlántico, se encuentran ante la misma y apetecible oferta: entregarle el poder a otro grupo de vengadores, discípulos a su vez del embaucador caribeño, para que estos desalojen de las distintas instancias de gobierno a los partidos que consideran responsables de la actual situación. «Casta» les llaman los del chavismo español. «Oligarcas» les llamaba el fallecido ex militar golpista venezolano. Ante el plauso rabioso de la plebe.

A medida que se acercan las elecciones generales en España observamos personas dispuestas a votar por Podemos, el partido chavista español. Plantean ese voto, siguiendo el mismo comportamiento que los venezolanos en 1998, como una manera de «darles un escarmiento», «pasarles factura», «propinarles un revulsivo», etc., a partidos como el PP y el PSOE debido a los numerosos casos de corrupción, nepotismo, prevaricación, etc., acumulados por estos a lo largo de los últimos años.

La mayoría de esas personas lo asumen como una modalidad de castigo. Como si debiera producirse una redención colectiva, en una suerte de purga grupal destinada a expiar como sociedad el pecado recurrente de delegar su representación política en el bipartidismo socio-popular y sus ocasionales socios de gobierno. Los potenciales votantes de Podemos ven pertinente y necesaria esa especie de penitencia, aun sabiéndola temeraria, argumentando que: «si lo hacen mal estos de Podemos, pues les sacamos en las siguientes elecciones».

Omiten el hecho comprobado de que los populistas adscritos al Socialismo del S.XXI solo saben de democracia cuando les sirve para hacerse con un cargo público, jamás para perderlo. Lo hizo Chávez, heredando en Maduro. Lo hace Evo Morales en Bolivia. También Rafael Correa en Ecuador. A imagen y semejanza de la tiranía cubana, donde los Castro llevan más de cincuenta años ejerciendo la máxima dirección del país. Mientras celebran elecciones cada cierto tiempo. Y lo harán los del partido chavista español si llegan a hacerse con los votos suficientes -como ha ocurrido en Andalucía y, peor aún, en Madrid o Barcelona- para aliarse con quienes desde siempre le han tenido ganas al orden constitucional establecido en 1978. ¿En serio dudamos de que los partidos nacionalistas y quienes promueven el retorno a la república negarán apoyo a la celebración de una Asamblea Constituyente en España? ¿Han revisado con calma el artículo 167 de la Constitución Española?

«Venezuela no es Cuba», respondíamos con sorna y no poco desprecio los venezolanos a los exiliados cubanos en nuestro país, cuando en 1998 intentaban advertir acerca de los planes del Foro de Sao Paulo para Venezuela y resto de Latinoamérica. «España no es Venezuela», escucho cada vez con más frecuencia de boca de mis interlocutores españoles cuando hago lo propio.

Guerra avisada…

10 Comentarios

  1. Para desgracia nuestra aquí
    Para desgracia nuestra aquí el «populacho» (esos que sólo aspiran a enriquecerse saqueando al prójimo, sin crear ni aportar ningún valor) se encuentra muy encantado con la basura Podemita. Si tuviéramos pueblo, en vez de populacho, alomejor seríamos Suiza, no España. De todas formas es tal la falta de sensatez mental de tantos y tantos Españoles, que prefieren seguir hablando de Franco y la dictadura franquista, negándose a ver que a la vuelta de la esquina tienen a otros Francos, pero teñidos de rojo sangre, que de tocar poder, dejarían al Franco original en pañales, no sólo en cuanto a crueldad, sino en todos los ámbitos que nos afectan en nuestra vida diaria.

  2. Para desgracia nuestra aquí
    Para desgracia nuestra aquí el «populacho» (esos que sólo aspiran a enriquecerse saqueando al prójimo, sin crear ni aportar ningún valor) se encuentra muy encantado con la basura Podemita. Si tuviéramos pueblo, en vez de populacho, alomejor seríamos Suiza, no España. De todas formas es tal la falta de sensatez mental de tantos y tantos Españoles, que prefieren seguir hablando de Franco y la dictadura franquista, negándose a ver que a la vuelta de la esquina tienen a otros Francos, pero teñidos de rojo sangre, que de tocar poder, dejarían al Franco original en pañales, no sólo en cuanto a crueldad, sino en todos los ámbitos que nos afectan en nuestra vida diaria.

  3. Siento las vulgaridades, pero
    Siento las vulgaridades, pero el problema no es nuevo, de ahí los dichos «los dioses ciegan a quienes quieren perder» y «el que no conoce la historia está obligado a repetirla». Una parte muy importante de la población quiere vivir del sudor del de enfrente y no del sudor de su frente, apenas lee, ve mucha televisión y escasamente piensa algo más que en la satisfacción del día a día, lo que la hace muy vulnerable a todo tipo de demagogias. Mientras tanto, los que decimos que defendemos la libertad nos perdemos en disquisiciones sobre si se es más o menos liberal o más o menos libertario. Me recuerda un cuento de mi infancia sobre las liebres que discutían sobre nsi los perros que las estaban persiguiendo eran galgos o podencos.

  4. ¿Qué país creeis, como
    ¿Qué país creeis, como liberales, que es mejor para emigrar?
    Aún no han cerrado la frontera, todavía estamos a tiempo de escapar.

    • Dependiendo de las
      Dependiendo de las posibilidades de emigrar (profesión, oportunidades económicas) y de los idiomas: Suiza e Irlanda, por la proximidad, Nueva Zelanda, porque no hay otro sitio más lejano, Chile, aunque menos seguro que los anteriores, por el idioma. Cada uno de ellos con sus pegas y dificultades. Pero imagina que has emigrado a Estados Unidos pensando en que hay libertades y ahora te encuentras con el gobierno de Obama. Ningún sitio es Libertaria y ninguna Libertaria tiene garantías de permanencia.

      • Tienes toda la razón: nada es
        Tienes toda la razón: nada es estable. Basta saber algo sobre teoría dela caos y fisica cuantica para superar el paradigma determinista del que surgieron ideologías como, por ejemplo, el socialismo científico. Yo sueño con ir a Nueva Zelanda, pero no es fácil; son muchos los requisitos que exigen. Quizá lo más sencillo por ahora es ir a Irlanda que forma parte de la Union Europea. Otra opción sería que un grupo de personas con tendencias liberales hicieran (hicieramos) una migración interior a un sitio con poca población y muchas posibilidades económicas (por ejemplo, con un puerto) y crearamos un cantón. Pero eso suena demasiado a redención colectiva, propia de los adoradores del libro, ya se la Biblia, el Coran o el Capital. Tipo de redención de la personalmente desconfio. La única redención es la individual; la unica patria, el patrimonio; y el único paraiso, el fiscal

        • Lo de crear un cantón suena
          Lo de crear un cantón suena también a Ayn Rand, pero yo tampoco soy Atlas. Por otra parte, creo que Ayn Rand intentó expresar lo necesarios que son los empresarios (o emprendedores, como se les llama ahora) para el funcionamiento de la sociedad más que sus posibilidades de vivir al margen de ella. Me ha encantado el final, un poco tipo «canción del pirata» de Espronceda. Suerte con Irlanda.

        • Estoy contigo, Ignacio. Una
          Estoy contigo, Ignacio. Una alternativa a emigrar (Irlanda o Suiza) sería buscar pequeñas localidades de entre 1.000 y 5.000 habitantes y «colonizarlas». Algo similar se está haciendo en USA. Como los liberales somos pocos y diseminados no tenemos fuerza, pero imagínate que escogemos una pequeña localidad (o dos o tres) en España y nos desplazamos alli bien físicamente o bien con falsos empadronamientos y, haciéndonos con el poder local, implantamos unas políticas liberales que tengan resonancia y sirvan de ejemplo para que el modelo se extienda por otras localidades. Creo que deberíamos lanzar este proyecto en 4 años vista. Mi família estaría dispuesta a mudarse de localidad para participar en este hecho histórico y poder vivir en un entorno liberal en nuestra vida (este era el lema más o menos del movimiento americano). Estoy convencido de que en pocos años el ejemplo cundiría porque tendríamos un ejemplo claro que ofrecer a los incrédulos y un lugar en el que vivir donde se respetase con la máxima escrupulosidad el derecho a la vida, libertad y propiedad privada.

          • Hola Joan:

            Hola Joan:
            Supongo que te refieres al Free State Project. Yo ya les he dado mi apoyo. Si os lanzais a hacerlo aquí, contad conmigo. Creo que sería interesante que estuviera en la costa, como Gibraltar. Esto es, evitar que fuera un enclave. Otra opción sería que el P-Lib u otro partido de corte sensiblemente liberal nos dijera si han tenido algún tipo de concentración de voto favorable en algún pueblo o comarca para migrar allí. Eso creo que agilizaría las cosas. Cuenta conmigo. Mi correo es:
            ignacio.sanchez_simon@yahoo.com

          • Te tomo la palabra.
            Te tomo la palabra.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»