Skip to content

De todo se sale

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Dice el refranero español que no hay mal que cien años dure. Pero al parecer, sí treinta y nueve; si no que se lo digan al pueblo andaluz. Hace ya tres años y medio, que la comunidad con más paro de España, democráticamente eligió poner fin a casi cuatro décadas ininterrumpidas de gobiernos socialistas, que la tenían atrasada y empobrecida. Hoy se respira otro aire por el sur, más optimista y alegre. De todo se sale.

Pero pongamos datos a este cambio. El primero de todos y por la importancia que tiene, el empleo. Visualicémoslo con la última noticia en este sentido, del diario de su capital: “Andalucía lidera el descenso del paro en abril con 33.072 desempleados menos y sitúa el total en 778.798”. No nos fijemos demasiado en qué ha ocurrido en general, que puede tener muchas explicaciones y casi todas a nivel macro, sino en un verbo, “liderar”. Y es que este lo compara con el resto de las comunidades españolas y es ahí donde se ve el cambio.

Andalucía para bien o para mal, ella sola, no puede hacer que España suba o baje, pero lo que antes sucedía, es que Andalucía solo lideraba cuando el paro subía. Es decir, cuando en España aumentaba el paro, en Andalucía lo hacía más que en ninguna, y cuando bajaba, era en la que menos lo hacía. Hoy en día es al revés, cuando en España ha crecido el paro, Andalucía ha amortiguado ese aumento (igual que Madrid) y cuando en España se ha creado empleo, ella lo ha hecho a lo bestia, 280.000 nuevos contribuyentes en estos 3 años.

El otro de los grandes cambios que se han vivido, clave en que se decantase la balanza electoral para el otro lado la última vez, y del que dependerá buena parte del devenir de las próximas elecciones, es el uso y malgasto de dinero público. Frente al despilfarro y robo con el mayor caso de corrupción de la historia (EREs), los impuestos confiscatorios, a destacar el abusivo impuesto a la muerte (sucesiones) y los ineficientes servicios públicos. El cambió llegó con la eliminación de los llamados “chiringuitos”, los cuales no eran más que sociedades públicas, para enchufar amigos del partido. Puesto que, para entrar en casi todos los puestos de la administración, necesitas una oposición, se sacaban estas sociedades dependientes de la administración pública, y ahí el político de turno, sí que podía poner a su antojo a quién quisiese. Más de cien entidades de este tipo han sido eliminadas desde que arrancó esta última legislatura.

Esto, se ha sumado a una bajada de impuestos que ha relanzado la economía, haciendo que encima, frente a la demagogia, se haya recaudado más para las arcas públicas, concretamente 850 millones más.

En definitiva, de todo se sale. De ser el lastre, de los burdeles a las afueras de Sevilla, de las mariscadas de los sindicatos, de la cocaína en San Telmo… Hoy tras muchos años vuelve a lucir el sol en Andalucía, un sol radiante, que pensamos que nunca veríamos. Pero esto no queda aquí, es solo el principio, la luz se extiende por todo el país… En España empieza a amanecer.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más artículos

El positivismo jurídico y la tiranía (II)

Ideas positivistas muy pedestres dominantes entre los juristas españoles les privan de argumentos para defender la existencia de un Poder Judicial independiente que sostenga el imperio de la Ley y el Estado de Derecho

Anomalías democráticas (y V)

El sistema universitario, por su forma de ser, constituye una anomalía que debe ser analizada desde un punto de vista independiente del sistema educativo. Para empezar, no se trata del