Skip to content

Echando por tierra los principales argumentos a favor de las leyes antimonopolio

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Walter Block. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.

No hace falta estar muy arriba para darse cuenta del rechazo de la administración Biden a la fusión JetBlue-Spirit Airlines. Esta última está al borde de la quiebra. Tiene una deuda de 1.100 millones de dólares. Se enfrenta a los vientos en contra de un nuevo convenio laboral que aumenta el sueldo de los pilotos en un 34% y tiene problemas con sus motores Pratt & Whitney. JetBlue ofreció a Spirit una compra de 3.800 millones de dólares. Juntas sumarían una cuota de mercado del 10,5%, la quinta del sector.

Sherman y el origen liberticida de las políticas antimonopolio

Resulta sumamente difícil ver la lógica de esta negativa antimonopolio, a menos que se trate de proteger la cuota de mercado de los «cuatro grandes»: Delta (17,7%), American (17,2%), Southwest (16,9%) y United (16,1%).

La ética de la competencia

No ha sido ésta la única injerencia reciente de la administración Biden en la libre empresa. Otra tuvo lugar con su prohibición de que el gigante de la biotecnología Illumina readquiriera Grail por 7.100 millones de dólares. Estos burócratas también han acabado con los acuerdos entre las compañías aéreas Alaska y Hawaiian, entre las cadenas de supermercados Kroger y Albertsons, y entre los gigantes de los parques de atracciones Six Flags y Cedar Fair. Han sido abejitas ocupadas arruinando la economía estadounidense.

Una consideración más importante es preguntarse por qué necesitamos la ley antimonopolio en primer lugar. Al fin y al cabo, la ética de la competencia consiste en superar a los rivales para ofrecer a los consumidores un producto mejor y más fiable a un precio más bajo. Cuanto mejor lo hagas, mayor será tu base de operaciones… y más probabilidades tendrás de infringir la legislación antimonopolio. He aquí una política pública que explícita, consciente y deliberadamente reprime el espíritu empresarial, los beneficios, las ganancias y la satisfacción del cliente, los mismos ideales del sistema de libre empresa.

Las raíces podridas de la ley antimonopolio

Las justificaciones de este conjunto de leyes son varias. Desde un punto de vista académico, se deriva de un diagrama de microeconomía que se ha machacado en la garganta de los aspirantes a estudiantes de economía durante tantas décadas. A partir de él, han surgido cuatro acusaciones contra el llamado «monopolio».

En primer lugar, el precio cobrado por el monopolista será más alto que el exigido por la industria perfectamente competitiva. ¿Pero qué hay de malo, necesariamente, en un precio más alto? Se paga más por un Maserati que por un chicle. ¿Deberíamos penalizar legalmente a los proveedores del primero? Por supuesto que no. La eficiencia económica -y también la justicia- requiere precios de libre mercado, que reflejen la escasez y la utilidad; no debemos aspirar únicamente a minimizar los precios a toda costa.

En segundo lugar, el monopolista producirá una cantidad menor que la industria perfectamente competitiva. Pero hay muchos menos automóviles de lujo que trozos de estos palitos masticables. ¿Deberíamos enfadarnos por ello? ¿Rectificar este «problema»? No sea tonto. No hay nada malo en producir menos de algo si eso es lo que se decide hacer.

Beneficios y peso muerto

En tercer lugar, el monopolista obtendrá beneficios en equilibrio, mientras que las empresas del sector perfectamente competitivo no los obtendrán. Pero los beneficios forman parte del sistema de libre empresa. Hacen girar la economía. Indican a los empresarios que inviertan en los rincones de la economía donde más se necesitan. Los beneficios son la llamada de auxilio del mercado. Sofocarlos es como imponer un control de decibelios a los excursionistas perdidos en la naturaleza. Además, si el monopolio se vende a un precio que refleje plenamente el valor actual descontado de este futuro flujo de ingresos por beneficios, los nuevos propietarios obtendrán beneficios nulos.

En cuarto y último lugar, y el más importante en contra del monopolio, está la pérdida de peso muerto. Se afirma que el área bajo la curva de demanda, entre la cantidad suministrada por las dos formas organizativas, es mayor que la que se encuentra bajo la curva de coste marginal. La diferencia es la pérdida de peso muerto. Los consumidores valoran la cantidad adicional más de lo que cuesta a los fabricantes producirla. Esto constituye, horrores, una presunta mala asignación de recursos.

El término «monopolista»

Pero ésta es una forma totalmente falaz de ver el asunto. Comete la falacia de hacer comparaciones interpersonales de utilidad, un gran no-no en cualquier buena economía. Intenta comparar las utilidades de compradores y vendedores, y no puede tener en cuenta el excedente de los productores o de los consumidores, que son meramente psicológicos y, por tanto, no pueden medirse.

He llamado monopolista al agente económico que arruina la economía en este ejemplo. Más correctamente, no es más que el vendedor único. La palabra «monopolista» debería reservarse para las empresas que pueden utilizar la violencia contra sus competidores, como la Oficina de Correos de EE.UU. para la entrega del correo de primera clase, o el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que no tiene que pujar contra sus competidores por los trabajos y accede a los fondos a través de los impuestos, no de un proceso voluntario. Lo mismo ocurre con los sindicatos, que pueden despedir a sus competidores (esquiroles) mediante la violencia legal.

¿Y los precios abusivos?

Ya está bien de que los economistas engañen al público sobre estas cuestiones mediante argucias académicas. Lo que teme el ciudadano de a pie es que si estas unificaciones de aviones y otras empresas se llevan a cabo, y/o las empresas se convierten en los únicos proveedores de sus respectivos sectores, subirán los precios hasta las nubes y renegarán de promover la satisfacción del cliente que les proporcionó el éxito que las hizo crecer en primer lugar.

Esta aprensión generalizada se debe a una interpretación errónea del caso de la ley Standard Oil de Nueva Jersey de 1911. Se utiliza a John D. Rockefeller como palo con el que golpear el caso para eliminar de raíz la ley antimonopolio. No es muy diferente a sostener una cruz para ahuyentar a un vampiro. John D. tiene fama de haber reducido sus precios muy por debajo de los costes, a escala local. Podía permitírselo, ya que podía financiar estas pérdidas con los beneficios de sus explotaciones de refinerías a escala nacional.

Simplemente, era el mejor

La competencia local estaba en bancarrota. No podían competir con sus precios artificialmente bajos y no tenían fuentes externas para financiarse en esta injusta reducción de precios que él les imponía. A continuación, JDR subía los precios hasta la estratosfera y se dirigía a la siguiente víctima. Con el tiempo, se hizo dueño de casi todo el negocio de las refinerías de petróleo en el país. Gracias a Dios por la ley antimonopolio. De lo contrario, los malvados monopolistas se apoderarían de toda la economía. O al menos eso es lo que suele decirse.

No es así, dice John McGee en un brillante análisis. El verdadero origen del éxito de la Standard Oil no tuvo nada que ver con esas maquinaciones injustas, inventadas, de recorte de precios locales. Más bien, el enorme éxito fue el resultado del hecho de que Rockefeller podía refinar el petróleo de forma mucho más eficaz y barata que sus competidores. Como resultado, pudo bajar los precios y beneficiar a los consumidores.

¿No se impondría una gran empresa?

En segundo lugar, la acusación de que, sin regulación gubernamental, una gran empresa dominaría toda una industria -quizá todo un país, no sólo en el sector del petróleo, sino también en el de la comida rápida, los comestibles, los automóviles, los aviones, etc.- es una tontería. La acusación es que tales empresas aplastarían a todos los competidores más pequeños. Si no trabajas o no eres cliente de uno de estos gigantes, no trabajas y no puedes comprar nada.

No. La única forma de que las empresas tengan éxito bajo las reglas de la libre empresa es haciendo mejores ofertas, no peores, a empleados, clientes y proveedores. En el momento en que se vuelven «arrogantes», si es que alguna vez lo hacen, y dejan de ofrecer mejores bienes y servicios a precios más bajos, son aplastadas por la lógica del sistema de libre empresa: las supuestas «víctimas» se van a otra parte; surgen nuevos empresarios.

Si la gran empresa se apoderara de toda la economía, se enfrentaría a los mismos problemas que la economía socialista. Es cierto que la primera habría llegado a su estado actual (hipotético) a través de un proceso voluntario, lo permitimos, pero sólo arguendo, mientras que la segunda se hizo con el control a través de la coerción, una gran diferencia moral. Pero económicamente serían indistinguibles. Sin mercados -y no los habría en ninguno de los dos casos-, el cálculo económico sería imposible.

Un gigante lastimoso e indefenso

Los dirigentes de ninguno de los dos sabrían, podrían saber, si construir raíles de tren de acero o de platino; esto último, estipulemos, sería preferible, pero sin precios regidos por el mercado ninguno de los dos sabría que el platino debería reservarse para tareas más importantes. Además, sin un tipo de interés de mercado, no tendrían forma de saber si construir un túnel a través de la montaña o establecer una autopista a su alrededor. Lo primero costaría más ahora, pero ahorraría dinero en el futuro. Lo segundo, todo lo contrario.

No, la Gran Empresa Única sería un «gigante lastimoso e indefenso» sometido a la competencia abrumadora de un montón de liliputienses. Este proceso se produciría mucho antes de que una empresa fuera demasiado grande para sus pantalones, obviando todo este escenario. (Para más información sobre este punto, véase la discusión de Murray Rothbard «Vertical Integration and the Size of the Firm» de Man, Economy, and State).

Es hora de poner fin a la era antimonopolio

En conclusión: hay que permitir por todos los medios que se lleven a cabo todas estas fusiones. Si aportan un producto mejor, más fiable y a menor precio, todo irá bien. Si no, estas empresas perderán beneficios y se declararán en quiebra.

Pero vayamos más allá de estos casos concretos y reformemos el sistema que permite a los burócratas de la planificación central determinar qué fusiones reciben el visto bueno y cuáles no.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sobre la libertad económica en Europa

Según el último Índice de Libertad Económica publicado por la Heritage Foundation, algunos países europeos se encuentran entre los primeros lugares a nivel mundial.