Skip to content

El antídoto contra el populismo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

El populismo, sea de izquierdas o derechas, detecta problemas y sufrimiento reales, realiza un diagnóstico erróneo y propone las soluciones equivocadas.

La irrupción de Podemos en la escena política española ha pillado a PP y PSOE ideológicamente desarmados. Los partidos tradicionales llevan décadas sin plantear un debate de ideas de fondo. Han acostumbrado a la población a estériles discusiones en las que se tiran los trastos a la cabeza empleando la retórica partidista y el ataque personal. Pero detrás de la verborrea del típico político español no hay más respaldo filosófico que la pura sed de poder y el amor por el dinero ajeno.

De la eclosión de Podemos y otras coaliciones de izquierda radical pueden decirse muchas cosas. Lo que no puede decirse es que no pongan ideas, equivocadas o no, sobre la mesa. Iglesias, Monedero o Errejón llevan muchos años inmersos en el debate de las ideas, desarrollando argumentos y trabajando la comunicación política. Justo al contrario que las tradicionales formaciones que llevan décadas repartiéndose el poder en España: ni ideas, ni argumentos ni comunicación política. No hay más que fijarse en el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para encontrar al ejemplo paradigmático de político profesional que rehuye de cualquier debate de ideas de fondo y que descuida al máximo su comunicación política. Es por esto que, sin pólvora argumental, PP y PSOE se ven incapaces de dar la batalla de las ideas contra formaciones como Podemos.

El problema es que el proyecto de toma del poder de Podemos se basa en la clásica estrategia populista. El populismo, sea de izquierdas o derechas, detecta problemas y sufrimiento reales, realiza un diagnóstico erróneo y propone las soluciones equivocadas. Los remedios que plantean los populistas no tienen que funcionar, sino que han de ser fáciles de vender. Son falsas soluciones mágicas, atajos efectistas, intuitivos y en apariencia poco dolorosos que jamás tienen en cuenta las consecuencias de llevarlas a cabo. La finalidad no es solucionar los problemas, cosa que de hecho puede ir contra sus intereses, sino enfrentar a los ciudadanos en un falaz falso dilema: estás con nosotros o contra el pueblo.

El populismo apela al colectivo (pueblo, patria) como si fuera un ente homogéneo con idénticos intereses, objetivos y proyectos vitales. Y contra el pueblo, los populistas ponen en la diana enemigos comunes a los que culpar de todos los problemas, sean estos externos (los mercados, los alemanes, los yanquis, los inmigrantes) o internos (la casta, los ricos, la oligarquía, ciertas minorías religiosas). Las ideas de los populistas, habitualmente de un alto componente estatista, son así identificadas como las ‘ideas del pueblo’. Si no estás de acuerdo con ellas, por disparatadas que sean, entonces formas parte de la casta, sirves a la oligarquía o no eres un buen ciudadano. No importa que la mayoría vote a otras formaciones políticas: sólo los populistas representan al pueblo. Estás con ellos o contra ellos; estás con el pueblo o contra el pueblo.

El populismo envenena el debate político. Sobre todo cuando se inyecta en un escenario como el español, en el que las principales fuerzas políticas han renunciado al debate de las ideas. A partidos como PP y PSOE sólo les quedan dos alternativas. La primera es la campaña del miedo: “O nosotros o el caos”. Sí, les puede llegar a funcionar, pero también es fácil que sea interpretado como una señal de desesperación o debilidad argumental, y se vuelva contra ellos mismos. La segunda es, simplemente, copiar al populista, adoptar progresivamente sus ideas y tomar elementos de su retórica. Así, como un virus, el populismo se va propagando por la población y va infectando a otros grupos políticos. Como resultado, un país que ya antes tenía muchos problemas, pasa a tener los mismos más uno adicional: el populismo en todos los partidos.

¿Qué antídoto cabe contra la deriva populista? El discurso del miedo no sólo es probablemente inútil, sino que tampoco soluciona los problemas de fondo. La única manera de combatir el populismo de forma útil y constructiva, aunque ni mucho menos de éxito garantizado, es remangarse y dar la batalla de las ideas de forma rigurosa y honesta. Y, a mi entender, quien mejor puede hacer esto es el liberalismo. No sólo porque, aunque desde reductos minoritarios, los liberales no han abandonado el debate de las ideas y han seguido trabajando en ellas desde plataformas como el Instituto Juan de Mariana. Sino también porque, en mi opinión, el liberalismo es superior a sus alternativas: identifica mejor la causa de los problemas, plantea soluciones funcionales y, sobre todo, propone un modelo de cooperación pacífica y en libertad que es superior tanto desde el punto de vista económico como desde el ético. Sólo así, dando la batalla de las ideas con rigor y honestidad en nuestro día a día y desde los altavoces de los que dispongamos, podremos contribuir a despertar a muchas personas de la falsa ilusión de las soluciones mágicas y frenar el populismo de todos los partidos.

4 Comentarios

  1. Tras 37 años en democracia
    Tras 37 años en democracia dando la batalla de las ideas a socialdemócratas de todos los partidos, ahora toca continuar dándola también a populistas emergentes.
    Ningún éxito adorna tan heroica batalla, ni la utópica anarquía ni la pragmática minarquía, muy al contrario, los impuestos, el gasto público, el intervencionismo y el déficit galopan desbocados espoleados y fustigados por todos los partidos con espuelas y fusta.
    Esforzadas conquistas de visibilidad pública y de matizaciones liberales en algún programa electoral, emocionan a los viejos liberales y alientan a los jóvenes.
    La batalla liberal hay que darla a diario pese a saber que la victoria es improbable y que que la veamos los presentes, francamente dudoso. Es una batalla que hay que dar por ser justa y porque nos dignifica, hay que darla optimista o pesimistamente, con avances y con reveses, con Podemos o sin Podemos.
    Si Podemos te azuza a batallar con más ahínco será porque piensas a corto plazo, desaparecerá Podemos y seguirá la batalla.

  2. «La tiranía totalitaria no se
    «La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas» Albert Camus

    En una socialdemocracia dudo mucho que exista antídoto para el populismo, por si no se han dado cuenta, la socialdemocracia es el populismo más refinado que existe.

    Viví la debacle de la socialdemocracia venezolana y luego la mitad de la revolución socialista, el populismo se implantó en Venezuela mucho antes, diría que a finales de los años 60 o en los 70, fue algo silencioso que se apoderó de las conciencias de los marginados creados por el propio sistema para alimentar el clientelismo político. El guion parece ser de la internacional socialista porque precisamente España sufre de lo mismo sobre todo en los bastiones socialistas o nacionalistas del Sur y en cierta forma la historia resulta muy paralela a la venezolana y griega, más o menos 40 años de socialdemocracia y luego llega el mesías salvador de la patria a darle al pueblo lo que pide más “democracia”, aprovechando toda una generación que fue adoctrinada en estatismo, derechos sociales y falsa libertad, economía muy dependiente del gasto público y anhelos de ser como el mito socialista nórdico, que a la final ni es paraíso ni fue exitoso porque ya sabemos que no han parado de hacer reformas liberales; y las que les quedan por hacer.

    Lo que sucedió en Venezuela al menos permitió que la sociedad civil abriera los ojos frente al daño que el estatismo puede causar, lo cual es muy positivo; pero desafortunadamente en el panorama político de la oposición, la hegemonía estatista de todo color y espectro está presente para seguir imponiendo el recetario populista con la petrochequera que tan buenos resultados políticos les ha dado.

    Con leer la constitución española cargada de conceptos como solidaridad, igualdad, derechos sociales y donde no hay prácticamente límites para engrandecer el Estado, claramente se ve que en el futuro de España habrá un populismo que hará estragos, así que por mucho debate de ideas que se quiera hacer, el problema está en el modelo de Estado y la democracia, un mal diseño que inevitablemente derivará tarde o temprano en un socialismo real o algo similar.

    Mientras en España no se plantee un minarquismo o algo parecido seguirá repitiéndose la misma historia una y otra vez. Afortunadamente el estatismo a la final se corrompe por la corrupción, la ineficiencia y el colapso económico, así que quizás no sea mala idea dejarles la vía libre a los populistas para que desbaraten todo y la sociedad comience a ser responsables de sus actos, aunque casi siempre sucede que los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado, ya que lógicamente se apela a lo de siempre, “el problema no es el Estado son los políticos que nos han engañado de nuevo”.

    Hace unos meses los populista me quitaban el sueño en esta suerte de «déjà vu», pero ya no me preocupo tanto porque es algo que he vivido y conozco muy bien.

    • Para enmarcar eso de que la
      Para enmarcar eso de que la socialdemocracia es el populismo más refinado. Y peligroso, añadiría.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de