Skip to content

El censo muestra un Reino Unido cada vez más diverso y más secular

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Rakib Eshan. Este artículo ha sido publicado antes en CapX.

El censo de 2021 revela el rostro cambiante de la Gran Bretaña moderna, un país que evoluciona a gran velocidad en términos de cambio demográfico.

Quizá el dato más llamativo sea que, por primera vez, bastante menos de la mitad de la población de Inglaterra y Gales (46,2%) se identifica como cristiana. La caída ha sido precipitada: hace apenas 20 años esa cifra era del 71,7%, y en 2011 era del 59,3%. Puede que seamos una sociedad europea con una iglesia establecida, pero las cifras sugieren una sociedad en plena secularización.

Y mientras que el cristianismo ha disminuido considerablemente en Inglaterra y Gales, otras religiones han experimentado un pronunciado crecimiento en su número. Desde el censo de 2011, el número de personas que se identifican como cristianas ha disminuido en 5,8 millones, mientras que el número de quienes se describen como musulmanes ha aumentado en 1,2 millones (de 2,7 a 3,9 millones).

El porcentaje de la población que se identifica como hindú ha experimentado un aumento más modesto, pasando del 1,5% en 2011 (818.000) al 1,7% (1 millón) en 2021. También se han producido pequeños aumentos en el número de personas que se identifican como sijs, budistas y judíos: 101.000, 24.000 y 6.000 personas respectivamente.

Estas cifras recuerdan que la nuestra es una sociedad que no sólo se define por la secularización de la corriente principal, sino también por la creciente heterogeneidad religiosa. El grado de cambio étnico de los últimos años consolida aún más nuestra condición de democracia hiperdiversa.

Según el último censo, algo más de cuatro de cada cinco personas (81,7%) en Inglaterra y Gales son «blancos», frente al 86% de 2011. Por su parte, el número de personas pertenecientes a la categoría «asiática», más bien amplia, ha aumentado del 7,5% en 2011 (4,2 millones) al 9,3% (5,5 millones).

La categoría «negro», igualmente amplia, ha pasado del 3,3% (1,9 millones) al 4% (2,4 millones), aunque hay algunos matices interesantes en estos datos. El número de personas de origen africano negro ha aumentado considerablemente, pero el número de personas de origen caribeño negro -la categoría de minoría étnica que tradicionalmente está más integrada en la corriente secularizada blanca-británica- ha disminuido ligeramente, pasando del 1,1% de la población al 1%. Al mismo tiempo, se ha producido un notable aumento de los mestizos (del 2,2% al 2,9%). La categoría de «otros blancos», compuesta principalmente por polacos y rumanos, también ha pasado del 4,4% al 6,2% de la población en la última década.

Así pues, el panorama general es el de un país étnica y religiosamente diverso, en el que la proporción de británicos blancos ha disminuido ligeramente y el número de cristianos ha bajado mucho. Al mismo tiempo, un número de grupos no blancos y no cristianos ha crecido como proporción de la población total.

En general, el Reino Unido (aunque hay que tener en cuenta que este censo sólo abarca Inglaterra y Gales) ha gestionado muy bien los cambios en su demografía. A pesar de todos los extravagantes artículos del New York Times sobre lo indeciblemente racista que es Gran Bretaña, en realidad somos una de las democracias multiétnicas más exitosas del mundo, y el crecimiento del número de personas mestizas es un testimonio de ello. También es una réplica al tipo de Powellismo recalentado que rodea cualquier nuevo dato sobre el cambio demográfico. Los que predijeron que una Gran Bretaña más diversa desde el punto de vista étnico daría lugar a luchas sectarias generalizadas estaban completamente equivocados, y deberían admitirlo.

Al mismo tiempo, no podemos dormirnos en los laureles. Los recientes desórdenes en Leicester, que llevaron el sectarismo subcontinental a las calles de una ciudad regional inglesa, sirvieron de brutal recordatorio de que una sociedad multirreligiosa puede conllevar desafíos y conflictos. El deterioro de la cohesión social también tiene implicaciones para un Estado del bienestar cada vez más amplio, que sólo puede sostenerse realmente con lazos de confianza y consideración mutua.

Todo esto quiere decir que adoptar una visión totalmente acrítica de la diversidad, como suelen hacer algunos, sería en realidad un paso atrás. Podemos aceptar el hecho de que Gran Bretaña es un país formado por muchos tipos de personas diferentes, reconociendo al mismo tiempo las dificultades que esto puede crear en términos de cohesión comunitaria, incluso entre los diferentes grupos étnicos minoritarios.

En todo caso, el último censo debería ser un catalizador para que los responsables políticos y los líderes comunitarios renueven esos esfuerzos para fortalecer las relaciones entre nuestras diferentes comunidades étnicas y religiosas.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.

‘Road to freedom’: Stiglitz contra Hayek y Friedman

Resulta vergonzosamente claro que Stiglitz no ha leído mucho a Hayek. La afirmación de que Hayek basó su economía política en la competencia perfecta entre seres humanos racionales que se supone que lo saben todo sobre cualquier cosa es un disparate.