Skip to content

El comisariado

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cuando vemos la oscarizada La vida de los otros (2006), nos suele llamar la atención cómo una sociedad entró en el más absoluto pánico. Un pánico irracional hacia sus vecinos. No consistía en el miedo hacia la dictadura comunista de la República Democrática Alemana, sino hacia los propios amigos o parientes. De hecho, tras la caída del Muro de Berlín en 1989 se supo que la Stasi llegó a contar con una cuarta parte de la población del país como confidente.

Una de las características fundamentales de las sociedades no democráticas, aquellas que anulan totalmente la libertad del individuo, es inocular en su población un miedo permanente. Con el fin de atomizar a los individuos, es decir, de convertirlos en entes sin capacidad de raciocinio independientes (en el mal sentido) de los demás, los regímenes dictatoriales deben dividir a la población. Ya sea entre capitalistas y proletarios, arios y judíos, o cualquier otro tipo de división que nos imaginemos, los regímenes antidemocráticos deben vivir en una división permanente de sus sociedades.

Para ello, el papel de los medios de comunicación es vital. Estos regímenes necesitan la colaboración, o directamente la intervención, de los medios. El discurso oficial debe prevalecer en cualquier aspecto del debate público. De hecho, todas las personas consideradas indeseables por el régimen deben, en primer lugar, convertirse en mal vistas por la opinión pública en general. La manipulación de estadísticas, las cuales pueden demostrar cualquier cosa que se proponga el que las formula, ha de llegar a extremos inimaginables.

El fin de este hecho es buscar la división entre la sociedad. Toda trifulca entre individuos, toda división que hagan entre ellos, es un contencioso que se ahorran los gobernantes. El triunfo máximo de este sistema consiste en que los individuos se conviertan en agentes estatales a título gratuito, como en la película. De esa forma, el Estado conseguirá enfrentar a sus individuos entre sí, ignorando por completo a los que hayan promulgado las normas que los dividen. Cuando estas normas no consigan los resultados esperados, el haber marcado de forma independiente a ciertos sectores de la sociedad hará mucho más fácil añadir ulteriores dosis de intervención como pretexto al mal comportamiento de algunos, exactamente como explicó Hayek hace tres cuartos de siglo.

Los agentes estatales no llegan, ni de cerca, al 1% de la población. No es viable para una administración establecer una política que vigile a la totalidad de los individuos. Necesita del concurso, gratuito, de gente motivada que crea que está luchando por un bien superior, algo que le han enseñado que es la bondad y la normativa que va a llevar a la sociedad a un estado de perfección. Tienen que vivir en el convencimiento absoluto de que están realizando un bien impagable para la sociedad. Da igual que sean vecinos, amigos o inclusive parientes. Se trata de hacer el vacío, dejar de lado a todas las personas que no vayan comulgando con la narrativa oficial. Ya no serán personas con las que hayan convivido en paz, puede que hasta con favores personales o cordialidad a lo largo de toda una vida. Ahora serán personas que, por algún motivo, ya no son dignas de confianza o que pongan en peligro su seguridad, inclusive con su simple presencia.

Sin embargo, este proceso no es abrupto ni instantáneo. Se trata de ir laminando poco a poco la moral de los habitantes. Las normativas absurdas y discriminadoras deben ser promulgadas poco a poco. No se le puede decir a la población, de golpe y porrazo, que tienen que dejar a sus amistades. Se les tiene que ir arrinconando poco a poco. Primero, no se les permitirá la entrada en ciertos establecimientos. Gracias a un bombardeo constante desde los medios de comunicación, esta discriminación estará más que justificada. Ningún argumento racional o lógico sacará a la mayoría de la población de sus fobias. La propia sociedad los irá dejando de lado. De esta forma, ellos mismo se irán asociando o juntando entre ellos, siendo más fácil dirigir las críticas. Así, nuevas dosis de intervención estarían justificadas ante la opinión pública. Antes que asumir el fracaso de la intervención y asumir que ha sido utilizada con motivos espurios, la sociedad preferirá mayores dosis de intervención con las que cargar sobre sus hombres antes que asumir sus errores.

¿Les suena?

4 Comentarios

  1. La forma más sencilla y clara de explicar la realidad que está viviendo en estos momentos en todo el mundo, tiempos oscuros y peligros.
    El miedo y la sicosis han adoctrinado a un porcentaje importante de la sociedad y los que no estamos de acuerdo con la idea oficial, estamos siendo maltratados reduciendo nuestras libertades y pisoteando nuestra dignidad.

    • Gracias por su comentario. Un saludo.

  2. Estamos sumidos en tiempos caóticos. Nunca pensé que volvería a vivir otra dictadura en España, aunque ahora de diferente color….y aún no veo la salida del túnel. A pesar de las manifestaciones en las calles, hay mucha gente alienada. Me preocupa que vuelvan a votar a los mismos.

    Y la gente joven se preocupa poco de la política, quieren viajar, vivir en libertad. No tienen cultura histórica del pasado.
    Cuando viajo a Londres, críticas aparte, podrían ser muchas… me siento en otro mundo. Respiro bocanadas de libertad. Paseando con mis hijas, que allí residen, vivimos una alegría especial. Incluso, si en unas futuras elecciones ganaran los Laboralistas (que lo dudo), no creo que las cosas fueran tan complejas como aquí.

    Muchas gracias por su artículo. Es excelente.

  3. Es curioso como el relato del «comisariado» aplicaría perfectamente en mi patria, Venezuela, donde resido… El chavismo empezó con Chávez irrespetando a todo el país, recibiendo del presidente Caldera la banda presidencial y jurando ante la «Constitución moribunda» de 1961,,, De allí en más, llamando «escuálidos» a todos los que nos opusimos a su férrea dictadura y a su pretensión, lograda a troche y moche, de la «hegemonía comunicacional del estado»… la división social fue la norma, lanzar unos contra otros y acorralar a todo disidente fue una metodología exitosa, que aún pervive y prevalece…


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Historia de Aragón (V): Sancho Ramírez

En 1068, Sancho Ramírez viajó a Roma, donde el Papa le concedió el título de Rey de Aragón. Aragón pasó a ser vasallo de la Santa Sede, a cambio de 500 mancusos de oro al año,

La revolución conservadora de Margaret Thatcher

En sus notas para aquel discurso de 1991, Margaret Thatcher concluía advirtiendo a sus amigos del CPS que la gran tentación de la política era «perder de vista las verdades eternas y elegir la solución popular y rápida».