Skip to content

El control de armas no frena los asesinatos masivos

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

El debate de las armas está ahí, y hay cierta sensación de que los atentados con armas son cada vez más en EEUU. Un reciente informe arroja luz al respecto.

La matanza de San Bernardino ha despertado de nuevo el debate sobre el control de armas. Barack Obama ha dado el quinto discurso a favor del control en cuatro meses. Con la mala suerte de que parece que el debate ha sido al final otro, dado que a todas luces estamos hablando de un atentado terrorista motivado por el islamismo.

En cualquier caso, el debate está ahí, y hay cierta sensación de que el número de atentados públicos con armas son cada vez más en los Estados Unidos. Por suerte, el Servicio de Investigación del Congreso ha elaborado un informe que arroja bastante información sobre este desgraciado fenómeno. El informe está bien elaborado, y cuenta con el aval de algunos autores que son también expertos en el tema. Con él podemos responder a algunas preguntas.

La primera es si estas matanzas públicas han aumentado, como parece, o no. Y sí lo han hecho. Define como asesinato masivo aquel en el que se mata a cuatro o más personas en un único sitio, en un único episodio. El informe cubre los quince años que van de 1999 a 2013, aunque también recoge datos de informes anteriores. Observando los datos año a año, parece haber un ligero aumento, pero no se ve con claridad hasta que, como hace el informe, no se agrupa por períodos de cinco años. Así, de 1999 a 2003 hubo de media 20,8 incidentes por año, 20,2 de 2004 a 2008 y 22,4 de 2009 a 2013. El número de víctimas mortales también ha aumentado: 95,8 de media por año en el primer lustro, 99,0 en el segundo y 116 en el tercero.

El informe distingue estas matanzas entre atentados masivos (mass public shootings), atentados familiares (familicide) y otros crímenes (other felony mass shootings). En estas tres categorías también ha habido cambio en los últimos años. Ha aumentado el número de atentados masivos (de 4,2 por año durante los dos primeros lustros analizados, 4,8 en el último). Lo mismo ocurre con los atentados familiares (7,6, 7,4 y 10,4), pero no con los relacionados con otros crímenes, que están decreciendo. Se observa, también, que decrece el número de días entre incidentes y, por tanto, que son cada vez más frecuentes.

El informe, sin embargo, no acaba de dar respuesta a alguna de las cuestiones más importantes. Los atentados masivos son prácticamente desconocidos antes de la década de los 70, aunque hay algún caso puntual anterior. Este hecho hace pensar que no es ni la libertad de armas ni su presencia la clave para entender por qué tienen lugar, aunque es legítimo plantearse si un mayor control, o una mayor libertad, contribuirán a mejorar la situación.

Hay otras explicaciones posibles, como los antecedentes o la salud mental. El informe recoge, con pinzas, que “según algunos informes (…) que algunos asesinatos en masa no tenían ninguna interacción con la comunidad de la salud mental, o ninguna, y no siempre tenían un historial de registros criminales”. Pero la incidencia es mayor en los asesinatos familiares y en los que están relacionados con otros crímenes. Recoge, de todos modos, que “la mayoría de los asesinos en masa se puede decir que sufren algún tipo de enfermedad mental, aunque sea temporal”, pero como muchos de ellos no tienen afecciones psicóticas o alucinatorias, no han pasado por ninguna institución de salud mental. En uno de cada diez incidentes se utilizaron armas que se consideran “de asalto”.

Otro informe, elaborado por el Crime Prevention Research Center, y publicado en octubre de 2014, atiende precisamente la cuestión de la incidencia de las zonas libres de armas (gun free zones). El informe está elaborado por John R. Lott y recoge y reinterpreta los datos ofrecidos por otro informe. Se refiere a los atentados masivos ocurridos desde 2009 hasta julio de 2014, y resulta que “sólo el 8 por ciento de los atentados masivos públicos han ocurrido en lugares en los que a los ciudadanos se les permitía defenderse”.

En el mismo informe, Lott recoge que para el 52 por ciento de los casos, la salud mental de los asesinos había sido objeto de algún tratamiento. “Esta tasa”, dice, “es extremadamente similar a la que halló el New York Times en su análisis de asesinatos masivos de 1949 a 1999”.

El control de armas sería enormemente costoso, no ya en términos económicos, sino por lo que se refiere a las libertades civiles. Además, ese control tendría efectos negativos sobre la incidencia del crimen, por muchos motivos que se han expuesto en los comentarios del Juan de Mariana. Y, como se puede entender de la incidencia de la mala salud mental, y el campo abierto de las zonas libres de armas, no tendría efectos positivos sobre la reducción de los asesinatos públicos. 

2 Comentarios

  1. Avatar

    Simplemente comentar que
    Simplemente comentar que ahora mismo, aquí en Europa, la Comisión Europea está tratando de pasar, por procedimiento de urgencia, una Directiva que prohibiría directamente la posesión de fusiles semiautomáticos (de caza y deportivos) a los civiles europeos. Entre otras muchas medidas liberticidas que opriman, aún más, a los colectivos de tiradores y cazadores europeos, que ya estamos bastante controlados.

    Rogaría a los que puedan leer ésto que entren en la campaña de firmas que se está realizando para parar este atropello. Ya hemos firmado más de 250.000 europeos, echadnos una mano:

    http://www.gunban.eu/

    Podéis ampliar la información en las páginas web de Firearms United (federación europea de usuarios de armas) o en la asociación española Anarma:

    http://www.firearms-united.com/

    http://www.anarma.org/

    Se trata de una lucha por los derechos individuales contra el Leviatán burocrático bruselense.

    Por favor, echadnos una mano.

    Saludos.

  2. Avatar

    Y si los frenara ¿qué?
    Y si los frenara ¿qué?

    Hay quien valora el libre acceso a las armas aunque supusiera un aumento estadístico de la mortalidad, como hay quien prefiere gozar de libre acceso a los automóviles asumiendo cierto riesgo. También habrá quien considere intolerable la posibilidad de que un despistado, loco o terrorista le atropelle con un camión y clamará por una drástica reducción de las licencias de circulación o bien la prohibición absoluta. Al final es cuestión de preferencias, de gustos, sobre las que no puede haber disputa ni razón, pero de incuestionable solución ideal: cada individuo debería poder elegir el tipo de comunidad en la que vive o la menos gravosa a sus intereses personales.

    Lo que no tiene mucho sentido es tratar de convencer sobre caprichos y manías. A quien le intimiden los perros le darán igual las investigaciones e informes al respecto, y, además, si asumes que debes persuadirle de algo, ya estás jugando en su terreno, te estás subordinando a él.

    Qué desalentador ver reducida la libertad a mero mejor medio en vez de fin en sí misma, cuando no a perogrullada. Para defender libertades concretas que a todos acomodan no hacen falta liberales.

    Entiéndaseme, me gustan las armas y las drogas, al menos como opción, pero ¿adelantaríamos algo con una sociedad de pistoleros drogados que no cuestionen al Estado? Aunque parezca extraño éste (el de los informes) no es un genuino debate liberal. Creo.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Alternativas a la política social estatal

El pasado año 2020 estuvo marcado por la pandemia global provocada por el coronavirus. Todos los países han sufrido en mayor o menos medida los perversos efectos de un virus

El Mar Negro (1): un acercamiento

Caffa era sitiada por los mongoles, que decidieron invocar la guerra bioquímica contra los sitiados, lanzando las cabezas a medio pudrir de los enemigos muertos, con la intención de propagar enfermedades y que la ciudad terminara rindiéndose.

Ecuador contra el autoritarismo

Tras los resultados de las elecciones generales en Ecuador, el socialismo del Siglo XXI sufrió un duro varapalo en una región marcada por la sombra de los autoritarismos. La ola