Skip to content

El despertador del hombre masa

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Decía Ortega, en su “La rebelión de las masas”, que el hombre de vida vulgar, el hombre-masa de su época -muy similar al actual- es un ser que no se siente con ninguna obligación (a las masas “no les preocupa más que su bienestar y al mismo tiempo son insolidarias de las causas de ese bienestar”), que se recluye en sí mismo, condenado a permanecer encerrado en sí mismo si una fuerza exterior no le obliga a salir. Pero la vida, gracias a Dios, está llena de elementos y circunstancias que nos impiden permanecer en esa perpetua inmanencia.

Es cierto, como definía Ortega, que el hombre de nuestro tiempo es un ser que no se valora a sí mismo por razones especiales, sino que se siente “como todo el mundo”, sin angustiarse por creerse -y quererse- idéntico a los demás; con fabulosas capacidades para realizar, pero que no sabe realizarlas, ya que carece de proyecto vital y del sentido de la responsabilidad y de la utilidad del esfuerzo: “se le han dado instrumentos para vivir intensamente, pero no sensibilidad para los grandes deberes históricos; se le han inoculado atropelladamente el orgullo y el poder de los medios modernos, pero no el espíritu”. “Ahora todo el mundo es sólo la masa”, y a pesar de disfrutar de más medios, más saber y más técnica que nunca, resultamos seres desdichados que sólo saben caminar a la deriva, se lamentaba.

En el fondo es una cuestión de orgullo, de habernos creído infalibles, omnipotentes, indestructibles. Como decía Ortega, “no vemos en las ventajas de la civilización un invento y construcción prodigiosos, que sólo con grandes esfuerzos y cautelas se puede sostener”: consideramos esos logros como derechos casi innatos e inalienables, derivados de nuestra personal y humana majestad. Detestamos todo aquello que amenace el palacio de cristal desde el que creemos regir nuestros destinos como dioses. El esfuerzo y el sudor nos repugnan como una plaga bíblica, ya que nos recuerdan que nuestros pies son de barro; y de tanto evitar el sufrimiento que nos recuerda nuestra pobre condición, no sabemos soportarlo. Somos una masa (porque, como decía Ortega, “ahora todo el mundo es sólo la masa”, o, al menos, casi todo), más fuerte que la de ninguna época, pero, a diferencia de la tradicional, ahora está hermetizada en sí misma y es incapaz de atender a nada ni a nadie, creyendo que se basta; una masa, en suma, “indócil”, no dispuesto a escuchar, ni a someterse a instancias superiores. Es el de hoy un hombre que está habituado a “no apelar de sí mismo a ninguna instancia fuera de él”. O eso nos creemos.

Es verdad que no queremos someternos a instancias superiores, sino a lo propio que hace, siente y piensa “todo el mundo”, sin ambición, sin fuerza, vigor, tesón o empeño. La vida regalada nos ha enseñado a vivir, en el mejor de los casos, a ráfagas; nuestra vida se ha convertido en una sucesión de destellos distanciados, fuegos de artificio carentes de energía y constancia, basados en una cosmovisión incoherente -construida a base de retales mal ligados- fácilmente manipulable.

Para Ortega, el hombre selecto no es el petulante que se cree superior a los demás, sino el que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores. Pero domina el hombre masa y en la sociedad actual mandar es ejercer la autoridad, una autoridad supuestamente fundada en la opinión pública, opinión de una masa desnortada, voluble y maleable.

Pero, como decíamos al principio, la vida, gracias a Dios, está llena de fuerzas exteriores que nos obligan a salir de la tibieza indolente en la que queremos refugiarnos. Es verdad que carecemos, hoy por hoy, tanto de los medios (criterio, decisión, fuerza, perseverancia y capacidad de sufrimiento), como de los fines trascendentes -deber histórico, lo llamaba Ortega- que puedan regir de verdad nuestras vidas con sentido. Pero los golpes del “destino” nos obligarán a tomar conciencia de que somos casas construidas sin cimientos en la arena… y, antes o después, tendremos que ponernos manos a la obra; a lo que parece, más pronto que tarde, pues parece que estamos cerca ya de tocar fondo.

Algunos no cejarán en el empeño, aunque les cueste la vida; otros bajarán los brazos más o menos pronto; y otros, lamentablemente, se empeñarán en persistir en el error de querer ser como dioses.

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Jaime. Me ayudas a alongarme a ver el alcance de la Acción Humana del ‘ hombre masa’ que no es poca, al tratar objetivos, restricciones exógenas y endógenas, en agobios, despilfarros, aviertos y errores VS el alcance de la Acción Humana del «Hombre abierto a la Vida», también con sus objetivos sujetos a restricciones endógenas y exógenas. Desde como indicas: «Pero la vida, gracias a Dios, está llena de elementos y circunstancias que nos impiden permanecer en esa perpetua inmanencia».¡Vale que sí! ¡Y de qué forma!…. Gracias

  2. Muchas gracias Jaime. Me ayudas a alongarme a ver el alcance de la Acción Humana del ‘ hombre masa’ que no es poca, al tratar objetivos, restricciones exógenas y endógenas, en agobios, despilfarros, aciertos y errores VS el alcance de la Acción Humana del «Hombre abierto a la Vida», también con sus objetivos sujetos a restricciones endógenas y exógenas. Desde como indicas: «Pero la vida, gracias a Dios, está llena de elementos y circunstancias que nos impiden permanecer en esa perpetua inmanencia».¡Vale que sí! ¡Y de qué forma!…. Gracias


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).

El pesimismo de Pareto, y cómo combatir esa fatal enfermedad

Pareto fue un liberal clásico muy importante. Se dedicó a la escritura política, defendiendo con pasión el laissez-faire y oponiéndose a cualquier intervención gubernamental, tanto a los subsidios plutocráticos como a la legislación social y el socialismo proletario.