Skip to content

El Estado es mi pastor

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cuando decía Zapatero que bajar impuestos era de izquierdas, hubo hasta quien se lo creyó. El tiempo suele dar la razón a los escépticos que no creen en conversiones paulinas. Al fin y al cabo, la izquierda tiene como fin redistribuir la renta porque considera que el capitalismo es injusto y hace que unos sean más ricos y otros más pobres. Por eso, los impuestos son el medio para el objetivo que se proponen.

Así pues, que vayan a incrementar los tipos de los impuestos especiales sobre el alcohol y el tabaco en un 10% y un 5,% respectivamente debería ser motivo de regocijo para los votantes de todos los partidos que aprecian muy mucho que el Estado esquilme a los ciudadanos para promover el bien común. También deberían estar contentos los inquisidores que pretenden obligarnos por la fuerza a ser más sanos y menos dependientes de vicios burgueses como el alcohol y el tabaco.

Con la subida de impuestos, el Gobierno estará tranquilo. Cada cerveza será más cara. Cada cigarro, un objeto de lujo. Entretanto, la gente dejará de enviciarse y se dedicará a trabajar más y a salir menos. Si todos somos más productivos y más sanos, el gasto sanitario se reducirá notablemente y claro está, habrá posibilidades de acabar con el déficit de las comunidades autónomas.

Por todo ello, tenemos que agradecer al Gobierno que se preocupe tanto por nuestro interior y por aligerar nuestros bolsillos. Al fin y al cabo, la virtud es sólo del Estado, los vicios de los ciudadanos. Sin la preocupación constante de la izquierda por utilizar al Estado para hacernos mejores personas, seríamos unos individualistas desenfrenados y nos perjudicaríamos a nosotros mismos…¿o no? Oremos juntos: “El Gobierno es nuestro pastor. Nada nos falta”. Amén.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.