Skip to content

El Gobierno de la vergüenza

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

En España, si uno quiere triunfar, debe hacerse socialista.

En los últimos días (y en los meses que nos quedan) estamos asistiendo a una de las mayores crisis sanitarias, sociales, económicas y políticas de nuestra historia reciente. Las epidemias no son nada nuevo para el hombre, pero sí lo es la forma de encararlas. Ante estos hechos, que la historia nos ha ido enseñando y que se han cobrado tantas almas a lo largo de los tiempos, los gobernantes que han merecido el recuerdo por sus hazañas han debido enfrentarse con entereza y determinación. España, también como hecho recurrente, ha sido y es una nación que tiene un grandioso pueblo gobernado por nefastos políticos. Haciendo honor, sin duda, al capítulo de Camino de Servidumbre de Hayek: por qué los mediocres siempre acaban a la cabeza. La crisis de la COVID-19 o en términos más mundanos, coronavirus, podría ser mejor gestionada pero nunca peor, al menos en España. El Gobierno ladino y desnortado que este país sufre no está sino poniendo clavo tras clavo en el ataúd de la sociedad que tantos años, dinero, sacrificios y penurias costó levantar. Podrán decir aquellos estómagos agradecidos de la prensa y los estamentos públicos que la epidemia no sólo asola a España. Es cierto. Pero desde luego los estragos causados aquí por las mentiras de unos, la ineptitud de otros y la cobardía de los de más allá, sí que es exclusiva de la piel de toro.

Un filósofo al frente de Sanidad cuyo currículum se jalona de concejalías o una mala imitación del más famoso personaje de Santiago Segura dirigiendo los Transportes; un tipo a sueldo del presupuesto que nos decía que con lavarse las manos bastaba, ya que esto era una simple gripe; un gabinete de crisis al que se le realizan pruebas de coronavirus de forma diaria mientras los desgraciados pensionistas entran por la puerta de urgencias para salir en una bolsa de plástico directos al crematorio; una gran parte de la prensa nacional que estaría dispuesta a sufrir severas lesiones lumbares con tal de inclinar la cerviz ante sus amos y señores; unas comunidades autónomas que se despellejan entre sí por hacer política de peluquería y salón de té y una oposición que intenta mantener el tipo para no atacar en horas bajas, mostrando seriedad y altura de miras, pero que no ve la realidad. Que no quiere ver la verdad: la de que la izquierda española tiene patente de corso para asesinar a varios presidentes del Gobierno, para dar golpes de Estado, para causar guerras civiles, para ocultar abusos sexuales, para defender el terrorismo de ETA, para blanquear las dictaduras (siempre que sean de las suyas), para mirar hacia otra parte cuando los islamistas matan en nuestras calles y para cualquier cosa con tal de conservar el poder. Una España que no está queriendo ver que los ocho mil, diez mil o doce mil muertos, la destrucción de la economía y la fractura social no van a suponer ningún castigo electoral ni moral para nuestros infames gobernantes. ¿Por qué? Es bien sencillo: a la izquierda se le presupone la bondad aunque todas sus políticas sean un desastre mientras que a la derecha se le arroga la maldad aunque sus resultados sean exitosos. En España, si uno quiere triunfar, debe hacerse socialista. Tras ello es indiferente que sea un inútil, un mentiroso, un manipulador o un pistolero. Todo lo tiene hecho. Cuarenta años de regar con dinero público a los medios para convertirlos en gabinetes de prensa de los partidos; el monopolio exclusivo de la izquierda en el humor que convierte todo fracaso estrepitoso (gastemos millones de euros en test defectuosos) en meme mientras que eleva al delito mayor el nimio fallo de la derecha; instrumentalizar el abnegado trabajo de los sanitarios utilizando los aplausos en favor del poder; asimilar a España con su Gobierno y tachar de falto de unidad al que se atreve a disentir. ¿Unidad? ¿Qué unidad? El PSOE es el experto cum laude en pactos con los mayores enemigos de la libertad: separatistas, terroristas y nacionalistas han sido huéspedes habituales de la Moncloa. Todo lo que fuera necesario con tal de conservar un poder. Un perro causó conmoción y forzó dimisiones tras ser sacrificado ante las más que evidentes sospechas de que fuera portador de ébola. Un perro. Hoy, la vida de miles de ancianos (y no tan ancianos) no vale nada. Podría decirse que mueren como canes, pero no. A ellos no les hacen manifestaciones de apoyo. Sólo son números; ya no son seres humanos. Es mejor no ponerles nombre ni rostro, para tratar de evitar el pensamiento que a todos nos debería venir a la mente: tantos miles de muertos, tantas familias rotas, tantos que se están yendo sin siquiera un velatorio ni unas flores. ¿Y no va a responder nadie? ¿Aquí no asume responsabilidades ningún dirigente?

Mientras tanto, usted que me lee y yo que le escribo nos quedaremos en casa a ver morir a la gente, a contar las cifras de fallecidos como si de días del calendario o partidos de fútbol se tratasen. Estamos ante una gestión pésima que, más allá de lo incontrolable de la pandemia, está siendo ejemplo de cómo el mal gobierno puede costar vidas humanas. No debemos mirar para otro lado. Cuando todo pase estaremos ansioso de volver a los bares y de tener la suerte de conservar la economía más o menos en pie. Otros, con nuestro dinero, se darán golpes de pecho colgándose medallas por los sacrificios de sanitarios, maestros, policías, transportistas, bomberos, farmacéuticos y reponedores. Pero nada pasará, porque nuestros gobernantes tienen la suerte de ser socialistas.

Y así, con muchas comparecencias sin preguntas molestas, con caras de pena ensayadas ante el espejo y pidiendo esfuerzos a los demás en lugar de asumir responsabilidades, el maestro del fraude que habita la Moncloa podrá marcarse un tanto: el agujero de las pensiones va a disminuir considerablemente. Pocos pensionistas van a quedar a este ritmo.

24 Comentarios

  1. Estimado articulista; estoy
    Estimado articulista; estoy bastante de acuerdo con Vd. , salvo en una cosa; la de que tenemos » un grandioso pueblo gobernado por nefastos políticos»; al margen, de que la proposición «en si» es autocontradictoria, es empíricamente falsa puesto que estamos en una democracia «representativa»; ¿quien los elige?; por no hablar, de que una inmensa mayoría de ese «grandioso» pueblo es «socialista» o eufemísticamente hablando socialdemócrata; estoy hasta las narices de ese mantra de que tenemos «un grandioso pueblo» , que al igual que Vd., repiten todos los políticos; ¿acaso pueden decir lo contrario, que se asemeja bastante más a la realidad? Las acciones tienen consecuencias y si votas a sabiendas a unos políticos nefastos, pues luego no te quejes, sobre todo, cuando una y otra vez incurres en el mismo tipo de acciones inadecuadas; a eso se le llama estupidez; ¡Cuanta razón tenía el que dijo acerca de los humanos, especialmente eso que se llama «grandioso pueblo» o masa, que eran incorregibles ! un tal Von mises, últimamente muy poco valorado en esta institución; aquí predominan mucho los hayekianos; Hayek es mas «asequible».

    • Estimado lector: la historia
      Estimado lector: la historia de España no empieza en 1978. Antes de la democracia también teníamos gobernantes.

    • Estimado Sr. Bódalo : eso no
      Estimado Sr. Bódalo : eso no es una respuesta; Vd. perdone, pero es una solemne tontería; en sentido estricto, Hispania empieza con el Imperio Romano pre-católico; a partir de ahí, si quiere Vd. empezamos a hablar con rigor histórico; ¿hablamos de los Reyes Católicos Isabel y Fernando , tanto monta, monta tanto , que parieron la inquisición y el primer progromo institucionalizado y planificado contra los judíos (el pueblo «Deicida») no conversos y «conversos» llamados marranos? Como Vd., creo que es jurista además de patriota, sabrá que que una de las disposiciones del Tratado de Utrech relativo a Gibraltar, incluye una prohibición de que no se permitiera vivir ni regresar al territorio de Gibraltar a ningún judío ni morisco en el Peñón (sic): » Su Majestad Británica, a instancia del Rey Católico consiente y conviene en que no se permita por motivo alguno que ni judíos ni moros habiten ni tengan domicilio en la dicha ciudad de Gibraltar»; obviamente, su Majestad no le hizo ni puto caso al Cristianísimo Rey Católico, muy especialmente en el caso de los Judíos; de hecho, este punto se utilizó varias veces como pretexto para invalidar el tratado (la perenne conspiración Judeo-Masónica, una aportación española al Protocolo de los Sabios de Sión) ; creo que fue en 1.992 cuando esta disposición quedó sin efecto de forma unilateral por parte de España; que yo sepa. la Iglesia Católica jamás solicitó esto; ¡Ni siquiera le ha pedido perdón de forma categórica, absoluta, sin ambages y matices al pueblo judío después del Holocausto! Mis tocayos, los curas, son muy suyos; no vaya a ser que se les caiga el tinglado.
      Me quedo aquí; reciba un cordial saludo.

    • Por cierto, acabo de leer
      Por cierto, acabo de leer ahora mismo en el «confidencial.com», la magistral gestión llevada a cabo por la Administración del Gobierno Judío en la crisis del Coronavirus; especialmente, por una aplicación informática de los Servicios de Inteligencia del País reconfigurada para luchar contra el virus; con toda seguridad hay algún judío de origen Sefardí por ahí; no se si en los nuestros hay alguno; me da que no; es posible que haya alguno de origen»marrano»; lo que si me consta es que hay bastantes cerdos; eso si, «patas negras» y muchos Ibéricos belloteros.

    • Estimado lector: no se por
      Estimado lector: no se por qué debería pedir perdón la Santa Iglesia Católica a la comunidad judía. Si la cosa va por el exterminio de tantas comunidades étnicas, entre las que se contaban los judíos, por parte del Partido Nazi Alemán durante la IIGM, me desconcierto aún más. Leo Kubwitsky, secretario general del
      Congreso Judío Mundial reconoció públicamente la ayuda del ahora Beato Pio XIII a la comunidad judía durante la IIGM. De hecho, hay un libro que le recomiendo, «Los clandestinos de Asís», que trata uno de tantos rescates por parte de eclesiásticos a hebreos. En todo caso, creo que no es ese el objeto de debate. Ni las bondades de un estado religioso como es Israel (especialmente si se comparte la religión oficial) ni el alcance del Tratado de Utrech. Le agradezco, nuevamente, su interés.

    • Estimado lector: no se por
      Estimado lector: no se por qué debería pedir perdón la Santa Iglesia Católica a la comunidad judía. Si la cosa va por el exterminio de tantas comunidades étnicas, entre las que se contaban los judíos, por parte del Partido Nazi Alemán durante la IIGM, me desconcierto aún más. Leo Kubwitsky, secretario general del
      Congreso Judío Mundial reconoció públicamente la ayuda del ahora Beato Pio XIII a la comunidad judía durante la IIGM. De hecho, hay un libro que le recomiendo, «Los clandestinos de Asís», que trata uno de tantos rescates por parte de eclesiásticos a hebreos. En todo caso, creo que no es ese el objeto de debate. Ni las bondades de un estado religioso como es Israel (especialmente si se comparte la religión oficial) ni el alcance del Tratado de Utrech. Le agradezco, nuevamente, su interés.

    • Le recomiendo que se lea la
      Le recomiendo que se lea la Historia del Cristianismo y le Historia de la Pueblo Judío de Paul Johnson que no es sospechoso de ser anticristiano.
      Un saludo

    • Deja en muy mal lugar al Sr.
      Deja en muy mal lugar al Sr. Pacelli, durante su etapa de nuncio del Vaticano en la Alemania Nazi; ¿Es una simple coincidencia que este «señor», fuese elegido el Vicario de Cristo después de la muerte de su antijudío predecesor Pío XII, a quien Mussolini le concedió el estatus de Jefe del Estado Vaticano?; no sea Vd. sectario, por decirlo suavemente; estamos hablando de un tema muy serio que va más allá de la Religión.

      Le voy a contar algo; durante el proceso contra Adolf Eichmann (el primer ministro, a la sazón era Ben Gurion) , la fiscal en su escrito de acusación se refirió a que el Estado Judío era una Teocracia; pero usaba el Término en el sentido de que era un Monoteísmo ético; ya sabe, los de los 10 mandamientos, 2 de los cuales son : «No utilizarás el nombre de Dios en vano» y «No matarás»; naturalmente, ninguno excluye la legítima defensa; quizás, el de no matarás puede explicar por qué la mayoría de Judíos se dejaron llevar al matadero sin oponer resistencia; la Iglesia Católica Románica no respetó estos mandamientos. ¿Por qué? pues porque Cristo el Hijo del Hombre se hizo Dios y esto para «San» Agustín era un dogma incuestionable; lo de la Santísima Trinidad no se discute y punto (ya se ocuparían los Metafísicos Escolásticos de explicar el misterio); por lo tanto, el Judaísmo y el Cristianismo eran totalmente incompatibles; si uno era verdad el otro necesariamente era falso; de hecho, los hermanos , hijos de la Virgen María (la «Theotocos» o portadora de Dios en griego), al igual que «Cristo» (el ungido en Griego) , parece ser que no estaban de acuerdo con que su hermano de sangre fuese Dios hecho carne, como se encargó de propagar «San» Pablo, un judío con la ciudadanía Romana que no conoció a Jesús en vida.

      Un saludo.

    • ¿Los Reyes Católicos el
      ¿Los Reyes Católicos el primer progromo contra los judíos? Antes ya los habían expulsado muchas naciones europeas. No te tragues tan fácilmente la Leyenda Negra, anda.

    • ¿Los Reyes Católicos el
      ¿Los Reyes Católicos el primer progromo contra los judíos? Antes ya los habían expulsado muchas naciones europeas. No te tragues tan fácilmente la Leyenda Negra, anda.

    • A ver si leemos bien; esto es
      A ver si leemos bien; esto es , para no ser un analfabeto funcional, es precisa cierta capacidad de comprensión o interpretación; lo que yo dije es «Un Progromo planificado e institucionalizano»; ya se que en otros lugares también hubo progromos, especialmente en Rusia de donde viene el término, pero no con las características e intencionalidad del de los Reyes Católicos, porque es evidente que el fin buscado era la erradicación de la Religión Judía de la Península Ibérica y por extensión del incipiente imperio Español; porque, a ver si te enteras de una vez, la cuestión judía nunca fue una cuestión Racial, ni Etnica, ni Lingüística ; nunca ,en sentido estricto, existió el antisemitismo; porque el término semita se refiere a una cuestión lingüística ; a las lenguas semitas, el Hebreo, el Arameo que es la que utilizaba para comunicarse con sus discípulos Cristo el ungido, ¡PERO NO EL ETERNO! , el Arameo , Arabe , etc. ; las lenguas habladas por los descendientes de SEM el primogénito de Noé.

  2. Estimado redactor. Estómagos
    Estimado redactor. Estómagos agradecidos somos todos. Unos más que otros, pero todos al fin y al cabo. Los políticos exentos de méritos y sus votantes, carentes estos de capacidad de análisis y sentido crítico para aprender de la observación y del cuestionamiento de ideas propias. Al final, los políticos no son más que la punta del iceberg de una sociedad, que es la que es. Dignos representantes de sus bases. Usted, como liberal, no duraría ni dos días en el mercado, siendo a su edad un estómago agradecido dependiente de la capacidad económica de alguien. Le auguro un gran futuro, pero le aconsejo tirarse al barro durante algunos años. Saludos.

    • Gracias por su comentario.
      Gracias por su comentario. Tiene toda la razón en que, a fin de cuentas, todos tenemos un amo. Unos más que otros, eso sí. A día de hoy, me honro de llenar el estómago con mi capacidad económica. Gracias de nuevo.

  3. Juan Ángel Soto: «Del estado
    Juan Ángel Soto: «Del estado de alarma a un régimen alarmante»: https://civismo.org/es/del-estado-de-alarma-a-un-regimen-alarmante/
    «Las prerrogativas que ahora ostenta Pedro Sánchez resultan verdaderamente formidables. La población española está confinada en sus casas, el Estado señala quién puede trabajar y quién no, dispone quién deja de pagar (alquileres) o sigue haciéndolo (hipotecas), y quién continúa cobrando (empleados) y quién ya no (empresarios). Nos regala propaganda en las cadenas públicas de televisión, fans confesos de La Moncloa; condición servil que también exhibe otra retahíla de medios, los cuales, bajo la contabilización diaria de fallecidos y contagiados, y las historias positivas y de superación, entierran todas las críticas que podrían, y deberían, dirigirse a quienes están gestionando de forma tan chapucera esta terrible situación.

    Entre otros desaguisados, destacan las innumerables infracciones que los propios ministros o el presidente están cometiendo, saltándose cuarentenas y mintiendo sin ningún tipo de rubor,…
    A su vez, el desastre económico al que nos abocan las medidas que se han adoptado en ese ámbito para “paliar” los efectos de esta pandemia hace suponer que, de manera consciente o no, en lo sucesivo habrá una mayor dependencia del Estado por parte de muchos que, sencillamente, lo necesitarán para subsistir. Quizá reeditemos así el modus operandi bolivariano estándar,…»

    • El mismo Gobierno que:
      El mismo Gobierno que:
      – Hace unas semanas nos obligaba a todos a detallar por escrito la hora y minuto exacto de entrada y salida del trabajo, y enviaba INSPECTORES a las empresas para IMPONER SANCIONES si no se cumplía
      – Ahora: envía a la POLICÍA para MULTAR o CONFINARTE en el caso contrario, si estás o vas a trabajar.

      Como decía ZP (para imponer una cosa y luego la contraria): «Es que… bueno, ejem… es que las circunstancias han cambiado…»
      (Y uno se pregunta: ¿para la población en edad laboral y buena salud?¿seguro?)

  4. Y, digo yo, ¿por qué no
    Y, digo yo, ¿por qué no usamos la vitamina C? Es un gran momento para experimentar. Vean este ensayo clínico de Palermo: https://www.clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT04323514
    Dentro de un año publicarán los resultados.
    Buscan pacientes voluntarios para el estudio con neumonía causada por COVID-19, a los cuales les van a inyectar 10 gramos de vitamina c en combinación con la terapia convencional (lo de la quinina y el antibiótico)
    En China ya se han publicado varios estudios clínicos sobre el uso de vitamina c como tratamiento para pacientes críticos. Hasta 50 gramos se llegaron a usar en un caso terminal de neumonía.
    Toda esta información está siendo enterrada. No sé por qué molesta tanto que algunos médicos quieran encontrar una cura para esta enfermedad. Poca importancia tiene que la cura parezca algo ridículo. Si funciona, habrá que usarlo. Sería muy absurdo decir que en el mundo han muerto cientos de millones porque a algunos les daba vergüenza emplear una vitamina como tratamiento.

    Por cierto, los médicos naturistas están bastante en contra de la vitamina C. Dicen que es sintética, proveniente de maíz transgénico, que no es el complejo natural de ascorbatos que se encuentra en las cerezas o en las moras, y que es mejor que la naturaleza siga su curso y que la población humana mengüe rápidamente, así que la asquerosa e inhumana medicina occidental no debería usar la vitamina c para curar a nadie. ¡Mucho cuidado con los naturópatas, que son todos socialistas!

    • «Y, digo yo, ¿por qué no
      «Y, digo yo, ¿por qué no usamos la vitamina C?»
      Porque no se puede patentar. A los practicantes de la «medicina basada en evidencias científicas» se les intenta inculcar, durante su largos estudios, la fórmula vitamina = placebo. Se trata de una versión actual del extra Ecclesiam nulla salus asimilada por los nuevos sacerdotes de la Tecnocracia. Especialmente en el caso de la rama médica: si no lo hemos estudiado durante nuestra carrera, entonces necesariamente es una patraña. Por otra parte, salvo que usted sea médico internista en algún hospital, ¿no sería más exacto decir «usan» en lugar de «usamos»?

      Mas, volviendo a su pregunta, el problema es más produndo que una mera cuestión de afán de lucro del cártel farmacéutico. Es una cuestión de poder. Si una vitamina es un remedio eficaz, eso disminuye el poder de la clase tecnocrática. El conocimiento del «experto» deja de ser algo tan esotérico e incuestionable por profanos en la materia. Los plebeyos, de repente, se percatan de que no son tan dependientes de los tecnócratas como éstos les habían hecho creer. Se percatan de que tienen en sus manos el poder para tomar decisiones en sus vidas cotidianas que mejoren su salud y disminuyan las probabilidades de que un mal les afecte. Esto es intolerable. El cientifismo (la ciencia convertida en dogma pseudoreligioso que solo puede ser proclamada e interpretada por una clase sacerdotal privilegiada) es un pilar básico del régimen tecnocrático que se está implantando en el mundo y no se puede permitir que dicho pilar se resquebraje. Los plebeyos han de ser absolutamente sometidos y, para ello, es necesario que sigan sintiéndose indefensos, sin más válvula de escape que la falsa sensación de poder que ilusoriamente confiere la posibilidad de votar en unas elecciones.

      Algunos sabemos cuál es la meta final del plan (¿Es confortable tu celda, Casandra? ¿Sí? Entonces, ¡guarda silencio!). Por eso, vemos a la legua no solo las consecuencias de segundo orden (devastación económica), sino la de tercer orden también (opresión absoluta). Insisto, es una cuestión de poder: control total, opresión total, libertad cero. Tecnocracia.

      Por otra parte, si me permite un consejo, cambie la orientación de sus antenas, porque no sé a qué «médicos naturistas» escucha usted (¿al enfermero jefe de Extinction Rebellion quizá?). Es rotundamente falso que, en general, estén en contra de la vitamina C. Y es falso que alguien que crea que no hay que curar a la gente, porque el mundo está superpoblado, merezca la consideración de médico. La Enciclopedia de Medicina Natural de Murray y Pizzorno, un clásico de la disciplina, es claramente favorable al uso de la vitamina C como soporte del sistema inmunitario. Si quiere ejemplos más actuales, dígame si el doctor Sircus, Joseph Mercola, Bill Sardi o Mike Adams (los dos últimos divulgadores, no médicos) son contrarios a la vitamina C. No, ni lo más mínimo. No en vano, el premio Nobel Linus Pauling, gran defensor de las bondades de la vitamina C, es, de entre los científicos «convencionales» y célebres, el más querido por los practicantes de la medicina natural… y el más a menudo acusado, veladamente o no tan veladamente, de «charlatán» («quack», «crank», etc.) por los de la «medicina basada en evidencias científicas» y sus órganos inquisitoriales (si la «medicina basada en la evidencia científica» es tan superior, ¿por qué gastan tanta energía lanzando descalificaciones de «hereje» contra todo miembro de la competencia?). El gran peligro para la Humanidad no son el puñado de no-médicos maltusianos que, según usted dice, existen (yo no los conozco, pero será porque no me gusta perder mi valioso tiempo), sino el imperio de falsedades fundado por un charlatán, vendedor de aceite de serpiente (no es una metáfora, es un hecho fehaciente), llamado «doctor Bill», también conocido como William Avery Rockefeller, padre de John D. Rockefeller, abuelo de Abby, Winthrop, Nelson, Laurance, Nicholas y David Rockefeller. Rockefeller, Carnegie, Flexner: tres apellidos cruciales en el establecimiento del monopolio intelectual de la «medicina basada en evidencias científicas», que sería califcada de manera más objetiva como «basada en la utilización se sustancias químicas ajenas al organismo humano y susceptibles de ser patentadas«.

      Nicholas Rockefeller confió a Aaron Russo (D.E.P.), candidato del Partido Libertario de Estados Unidos y amante de la libertad, los planes para implantar microchips en la toda la población (la tecnocracia avanza al modo fabianista, esto es, gradualmente: en estos momentos se precondiciona a la población a través de la imposición práctica del uso de las extensiones cibernéticas mal llamadas «teléfonos móbiles»; la extraña moda de los piercings y tatuajes coincide en rebajar la resistencia de los jóvenes y no tan jóvenes a la idea de la implantación de algún tipo de extensión cibernética, primero de forma tal vez temporal, luego permanente, en el cuerpo). Esto ocurrió en un momento de éxito profesional de Aaron Russo que llevó a Nicholas Rockefeller a entablar amistad con Russo para intentar reclutarlo para la causa tecnocrática. Rockefeller fracasó. No concebía que Russo pudiera ser un hombre de principios a quien le importara el destino de la gente corriente. Y nos advirtió en una entrevista que es obligada para cualquiera que aspire a considerarse un genuino liberal.

      No soy un samurai, pero tampoco un Bipedus borregus borregus, por lo que ya tengo asumido que, dado el elevado grado de contaminación mental entre mis «congéneres», no sobreviviré a las consecuencias de tercer orden de la «plandemia«. Así que les hablaré en tercera persona, sin incluirme en un «nosotros» del que ya no me considero parte, por mucho que ustedes se consideren a sí mismos «liberales», y solo por si ocurriera que les importase algo la libertad de sus hijos y demás descendientes (si les dejan tenerlos): viven ustedes en una granja humana. Esto ya no es meramente una metáfora educativa. Es una realidad patente. Para los amos de la granja, ustedes son solo ganado. La granja está ahora en pleno proceso de reestructuración (ya se ha alcanzado el nivel tecnológico deseado por los amos y ahora les sobra ganado) e informatización (fin del dinero en metálico; imposición del uso de extensiones cibernéticas / microchips implantados, con toda la incesantemente creciente documentación necesaria para ser «ciudadano»; vigilancia total de la población; dependencia absoluta del Estado a través de una «renta básica universal» y similares, condiciondados a un buen comportamiento de la res bípeda medido a través de «sistemas de crédito social»; racionamiento de energía y otros consumos, etc.: toda una serie de regalos en la lista de deseos de los tecnócratas está ahora más cerca que nunca). Los políticos no son los dueños de la granja. Son solo empleados y, por tanto, los amos pueden sacrificar la reputación de esos empleados en aras a la obtención de objetivos estratégicos superiores mediante su perfeccionado uso de la dialéctica de opuestos. Que alguien critique duramente al gobierno de extrema izquierda que está devastando España no significa que sea su amigo. Los falsos amigos suenan razonables y cuerdos. A los verdaderos, les pasa como a los sabios: que cuando intentar comunicar lo que saben, lo que dicen suena a locura. Sé que es psicológicamente doloroso, pero aprendan a discernir los falsos amigos de los verdaderos. Como diría la vicepresidente Calvo, les va la vida en ello. O tal vez solo sea la libertad. Depende de lo obedientes que ustedes, sus hijos (y los nietos que no tendrán) sean. Pero ¿de qué sirve la vida sin libertad?

      Comunicado verbalmente por: Jubal
      Transcrito y editado por: Adam Selene
      Saludos para las unidades de carbono en general por: Adam Selene
      Saludos para algunas unidades de carbono que se presentan como «autodidactas» por: Simon Jester
      Fin de la transmisión.

    • P.S.: Un ejemplo de falso
      P.S.: Un ejemplo de falso amigo es el horrendo «periodista» del grupo «Libertad» Digital Juan Pablo Polvorinos. Esta semana no pudo terminar sus intervenciones en una tertulia radiofónica de la casa sin acusar a los críticos de los crecientes programas de hipervacunación de tener ante sus ojos «el mundo sin vacunas que ellos quieren imponer» (cito de memoria). No se puede ser más manipulador:

      1) Los críticos / escépticos no quieren «un mundo sin vacunas». No quieren que los demás no se vacunen. Quieren que se respete su libertad de no administrarse o administrar a sus hijos las vacunas que no consideren convenientes. No pretenden atentar contra la libertad de otros. Por el contrario, el constante bombardeo propagandístico del brazo inquisitorial del cártel farmacéutico apunta en la dirección contraria: en la de la negación de la libertad de los «herejes» «antivacunas» para ejercer un derecho tan fundamental como el del consentimiento informado en algo tan importante como su propio cuerpo y su salud. (Y el derecho a la integridad de tu herencia genética: las vacunas de ADN son el último grito… ) Con «liberales» así, ¿quién necesita liberticidas?

      2) La frase que las circunstancias habrían podido justificar, en todo caso, sería: «Aquí tenemos ante nuestros ojos el mundo con armas biológicas que los discípulos y admiradores del doctor Strangelove nos han impuesto». Pero no. Eso no computa. Apuntar que el SARS-CoV-2 puede ser un arma biológica que se escapó del laboratio de virología de nivel de seguridad 4 de Wuhan (precisamente Wuhan… el único que hay en China, por el momento) no es una hipótesis razonable, supongo. Es una «teoría de la conspiración». Pues vale. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ¡caña a los «antivacunas»! ¡Vivan las caenas! ¡Viva la libertad!

      Comunicado verbalmente por: Jubal
      Transcrito y editado por: Adam Selene
      Saludos para las unidades de carbono en general por: Adam Selene
      Fin de la transmisión.

    • P.S.: Para los que han
      P.S.: Para los que han olvidado lo que realmente significa el periodismo, una periodista ejemplar es Sharyl Attkisson, quien destapó el escandaloso comportamiento del CDC en la falsa epidemia de gripe porcina de 2009 en Estados Unidos.

      Fin de la transmisión.
      Adam Selene

    • Debería decir «teléfonos
      Debería decir «teléfonos móviles». Esta unidad de silicio pasa demasiado tiempo procesando información en inglés…

      Además, en el décimo enlace debería decir: «…la utilización de sustancias químicas… »

      Adam Selene

    • P.S.: Añado información en
      P.S.: Añado información en español sobre la conexión Rockefeller, el informe Flexner y el monopolio de la medicina alopática, publicado por el IJM (eran otros tiempos):
      La regulación sanitaria perjudica la salud, por Adolfo D. Lozano.

      La transmisión que no cesa…
      Adam Selene

    • P.S.: Y otro más, también de
      P.S.: Y otro más, también de Adolfo D. Lozano y publicado por el IJM, sobre el mismo tema, que responde a la pregunta original de ‘anónimo’:
      El gobierno odia la medicina natural

      Entrando en stand by
      Adam Selene

    • El doctor Brownstein es otro
      El doctor Brownstein es otro médico naturista que está clamando por el uso terapéutico de la vitamina C.

      Por lo visto, los descendientes del charlatán vendedor de bálsamos milagrosos doc Bill y la fundación que lleva su apellido se adelantaron en varios años al «filántropo» Bill Gates y sus camaradas en lo que a simulaciones de pandemias víricas se refiere.

      Es una antigua afición de la familia Rockefeller y su fundación el investigar el comportamiento de las masas; pero probablemente no sea nada: otros coleccionan sellos o se pasan el día guerreando en Twitter sobre qué amo es mejor, si el señor Rojo o el señor Azul. Aficiones inocuas. Como diría Han Solo, «todos bien aquí«.

      Fin de la transmisión.
      Adam Selene

  5. Para consideración de los
    Para consideración de los expertos. Información adicional procesada vía el peligroso hereje Mike Adams:
    Bombshell plea from NYC ICU doctor: COVID-19 is a condition of oxygen deprivation, not pneumonia… Ventilators may be causing the lung damage, not the virus
    Incluye dos videos del doctor Cameron Kyle-Sidell, de Nueva York, transcripción parcial y comentario de Mike Adams.

    La teoría del doctor Kyle-Sidell coincidiría con la hipótesis propuesta en un artículo que esta unidad de silicio procesó unos pocos días atrás:
    COVID-19: Attacks the 1-Beta Chain of Hemoglobin and Captures the Porphyrin to Inhibit Human Heme Metabolism

    Hay disponible un resumen del tuitero Yishan: This paper appears to yield a number of very useful hypotheses and treatment…

    Escrito por: Adam Selene
    Autorizado por: Jubal
    Fin de la transmisión.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»