Skip to content

El orwelliano régimen de eutanasia de Canadá

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Amanda Achtman. Artículo publicado anteriormente por Law & Liberty.

En 2016, Canadá legalizó la eutanasia en todo el país. Hasta la fecha, según los propios registros del gobierno, más de 30.000 personas han sido asesinadas por los médicos. En algunas partes del país, la eutanasia está representando hasta el 5% de todas las muertes. A lo largo de los últimos años, los eufemismos para referirse a la eutanasia han cambiado de suicidio asistido por un médico, a muerte asistida por un médico, a muerte asistida por un médico, a «asistencia médica para morir», a MAiD (con una ‘i’ minúscula) y, finalmente, al intento de borrar el hecho de que incluso es un acrónimo. La eutanasia en Canadá se denomina ahora omnipresentemente MAiD.

A pesar de haber tenido una de las políticas de encierro más duras y las tasas de vacunación más altas, es posible que el año que viene, por estas fechas, el número de muertes por eutanasia supere el número total de muertes por COVID en este país.

Sin embargo, es posible que pronto sea difícil llevar la cuenta, dada la deliberada ofuscación y falsificación de los registros de eutanasia.

Ontario es la provincia más poblada de Canadá. Su Colegio de Cirujanos y Médicos ofrece la siguiente definición de Asistencia Médica para Morir (MAID):

Según la legislación federal, la MAiD se refiere a las circunstancias en las que un médico o enfermero, a petición de un paciente: (a) administra medicamentos que causan la muerte de un paciente; o (b) prescribe o proporciona medicamentos para que un paciente se autoadministre para causar su propia muerte, de acuerdo con los requisitos legales. (el énfasis es mío)

Habiendo reconocido claramente que el procedimiento causa la muerte, es curioso que el mismo órgano de gobierno quiera omitir cualquier referencia a él como causa de muerte a efectos de cumplimentar los certificados de defunción.

Este mes, el Colegio está solicitando opiniones sobre un proyecto de política, que incluye esta sección relativa a los certificados de defunción:

Los médicos que proporcionan MAiD deben rellenar el certificado médico de defunción.

Al cumplimentar el certificado médico de defunción, los médicos: deben enumerar la dolencia, la enfermedad o la discapacidad que ha dado lugar a la solicitud de MAiD como causa de la muerte; y no deben hacer ninguna referencia a la MAID ni a los medicamentos administrados en el certificado. (el énfasis es mío)

Aquí tenemos la directiva deliberada de un organismo profesional gobernante para falsificar los registros médicos. Es innegable que la administración de midazolam, propofol y rocuronio por parte de un médico es la causa de la muerte prematura de su paciente. Pero pronto, es posible que ya no sepamos el número de canadienses a los que se les practica la eutanasia debido a la gran cantidad de otras «causas» que figuran en los certificados de defunción para enmascarar la muerte generalizada por parte de los médicos.

Esto se volverá más extraño cuando, a partir del 17 de marzo de 2023, enfermedades mentales como la depresión, que normalmente no son mortales en sí mismas, empiecen a figurar como causa subyacente de la muerte en los certificados.

La eutanasia se legalizó en 2016 para los canadienses adultos informados y con consentimiento que se consideren con una «condición grave e irremediable.» Inicialmente, había salvaguardias que exigían que la solicitud se hiciera por escrito ante dos testigos independientes, la capacidad de retirar la solicitud en cualquier momento y un periodo de reflexión obligatorio. En 2021, estas salvaguardias se redujeron para exigir sólo un testigo independiente, permitir la posible renuncia al requisito del consentimiento final y eliminar el periodo de reflexión de 10 días. Al mismo tiempo, la elegibilidad para la eutanasia se amplió para incluir una nueva vía para «personas cuya muerte natural no es razonablemente previsible». Esto incluye a los canadienses que viven con una discapacidad y, a partir de este mes de marzo, también serán elegibles aquellos cuya única condición médica sea una enfermedad mental.

Sin embargo, a pesar de que los grupos de presión de la eutanasia insisten en que «la asistencia médica para morir es una opción legal y regulada por el gobierno federal para el final de la vida, impulsada por la esperanza y la autonomía», el mandato de encubrimiento profesional traiciona los remordimientos de conciencia que aún admiten que hay algo fundamentalmente erróneo.

Muchos canadienses piensan que lo que hace aceptable la eutanasia es que el propio paciente la haya solicitado. Pero entonces, ¿por qué no poner como causa de la muerte «la voluntad del paciente»? Quizás sea porque en el fondo los médicos saben y podrían estar de acuerdo con la afirmación del filósofo Emmanuel Levinas que decía: «Tengo cada vez más responsabilidad que el Otro, soy responsable incluso de su responsabilidad».

Los médicos son ante todo responsables de garantizar la salud de sus pacientes y están en una posición de evidente autoridad. Por eso es extremadamente peligroso que se obligue a los médicos, como también sugiere el Colegio, a plantear la eutanasia como una posible opción de «tratamiento» con cualquier paciente que cumpla los requisitos. Especialmente cuando viene de un médico, la presentación de esta opción equivale a una recomendación.

Algunos médicos no pueden imaginar ninguna circunstancia en la que sea apropiado aconsejar una muerte asistida, sobre la base del sentido común de que matar no puede favorecer el bienestar, ya que impide a una persona ser del todo. Hace poco escuché a un médico canadiense decir: «Si me pueden mostrar cómo la Muerte Asistida promueve la salud de mis pacientes, entonces lo haré, con mucho gusto. Al igual que haré cualquier otra cosa que crea que promueve la salud de mis pacientes. Pero hasta que alguien pueda demostrármelo, no lo haré». Los médicos que se comprometen a no causar daño y a ayudar a una persona a vivir bien hasta que muera no serán cómplices de acabar deliberadamente con la vida de una persona de forma prematura.

También sabemos que la legalización de la eutanasia está socavando drásticamente los esfuerzos de prevención del suicidio (esto es evidente porque prácticamente cada muerte por eutanasia es un suicidio asistido). La pregunta es: ¿A quién le corresponde la prevención del suicidio y a quién la facilitación del mismo? Si la muerte se ejecuta sobre la base del consentimiento momentáneo de cualquier persona, ¿dónde está la legitimidad de intentar disuadir a una persona en peligro?

Además, sabemos por testimonios de primera mano que los canadienses se ven gravemente tentados a pedir la eutanasia, por no tener hogar, por la pobreza, por la falta de asistencia domiciliaria, por una vivienda inadecuada, por la depresión y por la diabetes y la ceguera.

Debería darnos vergüenza si, en nuestro avanzado y próspero país al que gran parte del mundo querría venir, nuestra incapacidad para apoyarnos unos a otros adecuadamente en nuestras comunidades es lo que realmente está llevando a las peticiones de eutanasia. ¿Nos atrevemos a mirar a nuestro alrededor la soledad y el abandono que llevan a la gente a una muerte de silenciosa desesperación y decir que tal vez la causa de la muerte seamos nosotros? No estamos suficientemente presentes. Todavía no sabemos soportar con paciencia las situaciones difíciles. Hace mucho tiempo que no tomamos la mano de alguien con ternura, con paciencia, aunque sea por un rato largo. Quizás nunca lo hemos hecho.

Ser sincero es el primer paso para recuperar la sobriedad moral. Según la propia encuesta del gobierno sobre la naturaleza del sufrimiento entre quienes solicitan la eutanasia, el 86,3% citó «la pérdida de la capacidad de realizar actividades significativas». La causa de estas muertes es, según admiten las propias personas, existencial más que fisiológica. Esto es importante y merece nuestra atención. Y no le hacemos ningún favor a nadie enumerando falsas causas de muerte en lugar de la propia justificación declarada por la persona. Tenemos que saber por qué estamos viendo un aumento del 32,4% en las muertes por eutanasia de un año a otro.

La falsificación de los historiales médicos es siniestra y me recuerda a una exposición que vi la primavera pasada en el antiguo campo de concentración de Mauthausen. Este fue un lugar en el que los nazis llevaron a cabo algunos de sus supuestos experimentos médicos, de los que guardaron meticulosos registros que ahora están expuestos al público.

Debajo de la vitrina hay un libro con una letra elegantemente legible. Se trata de un registro de defunciones del médico jefe de las SS del campo. La leyenda del museo que lo acompaña dice:

La SS tiene registradas falsas causas de muerte. El prisionero Ernst Martin, asignado como empleado, pone marcas secretas en el registro de muertes en los casos en los que se entera de que los prisioneros fueron asesinados deliberadamente. Poniendo un punto después del lugar de nacimiento, identifica a las víctimas de las inyecciones letales.

Si, dentro de unos años, alguien encuentra un discreto punto en cada uno de los certificados médicos de los canadienses que fueron efectivamente eutanasiados, sabremos de dónde sacaron la idea y nos alegraremos de que lo hayan hecho para saber la verdad.

2 Comentarios

  1. Excelente artículo que muestra la terrible contradicción de los defensores de la eutanasia. El remate es también sobresaliente

  2. La eutanasia en mi opinión no es más que un suicido-homicidio.
    La vida solo le pertenece al CREADOR, no es nuestra.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»