Skip to content

El rescate de Silicon Valley Bank

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Alex J. Pollock. Este artículo fue originalmente publicado en Law & Liberty.

A pesar de las pérdidas de los mercados financieros y los desplomes de 2022, las agencias gubernamentales seguían asegurándonos que el sistema bancario estaba en buena forma. Hasta que dejó de estarlo. Entonces citaron el «riesgo sistémico» como razón para un rescate. ¡Sorprendidos de nuevo!

El Silicon Valley Bank (SVB) quebró el 10 de marzo a bombo y platillo, como correspondía a la segunda mayor quiebra bancaria de la historia de Estados Unidos. Resulta que quebró por el error en su balance de pedir prestado a muy corto plazo e invertir a muy largo plazo, un error tan elemental que demuestra una notable incompetencia financiera.

Los antecedentes

La quiebra de SVB fue precedida por el colapso de Silvergate Bank, y seguida por la quiebra de Signature Bank (la tercera mayor quiebra bancaria), por las colas de clientes que retiraban dinero de First Republic Bank, y por la presión sobre bancos conocidos por tener grandes pérdidas no realizadas en sus inversiones. Como siempre ocurre en una crisis bancaria, el gobierno intervino. En este caso, garantizó los depósitos no asegurados de los bancos en quiebra -y presumiblemente de todos los bancos- y creó una línea especial de préstamos de la Reserva Federal respaldada por el Tesoro de Estados Unidos que concederá préstamos sin garantía a los bancos que tengan grandes pérdidas en el valor de mercado de sus bonos y valores respaldados por hipotecas.

Tras la quiebra de SVB, los depositantes ricos, incluidos los capitalistas de riesgo y los barones de la criptomoneda, presumiblemente actores financieros sofisticados, cuyo dinero quedó atrapado en la quiebra, comenzaron inmediatamente a suplicar al gobierno un rescate. (Es razonable suponer que aquellos entre los suplicantes que son grandes contribuyentes demócratas de Silicon Valley pudieron conseguir que sus llamadas a Washington fueran atendidas).

Depósitos: préstamos no garantizados a los bancos

La situación del SVB nos recuerda que los depósitos son en realidad préstamos no garantizados al banco con otro nombre. Como todo el mundo sabe, hasta 250.000 dólares por depositante y por banco, están garantizados por el gobierno. Para cualquier cantidad más allá de eso, como prestamista, estás en riesgo, o se supone que lo estás. Si el banco quiebra, te conviertes en un acreedor no garantizado de la masa insolvente. Todos los grandes depositantes del SVB lo sabían perfectamente.

No obstante, optaron por conceder préstamos no garantizados de enormes cantidades, en un caso de 3.300 millones de dólares a un banco mal gestionado. Pensando correctamente en ellos como prestamistas, ¿deberían los prestamistas sofisticados que hacen malos préstamos sufrir las pérdidas correspondientes? Por supuesto.

Walter Bagehot

La sabiduría perpetua de la gestión de un banco fue expresada por Walter Bagehot, el gran pensador financiero y socio él mismo de un exitoso banco privado, hace 150 años. Los bancos, tanto los que han fracasado como los amenazados, lo han reaprendido a su pesar en los últimos días. Escribió Bagehot en 1873:

Un banquero, al tratar con el dinero de otros, y dinero pagadero a la vista, debe estar siempre, por así decirlo, mirando detrás de él y viendo que tiene reserva suficiente en caso de que se le pida el pago…. La aventura es la vida del comercio, pero la cautela… es la vida de la banca.

Walter Bagehot

Bagehot añadió que lo que se necesita es «una sabia aprensión, y esto es lo que todo banquero entrenado aprende por los hábitos de su oficio y la atmósfera de su vida». Pero la dirección del SVB y de otros bancos en quiebra, quizás demasiado atrapada en un entorno especulativo y demasiado centrada en las relaciones públicas, no desarrolló la suficiente aprensión.

«Todo banquero tiene que demostrar que es digno de crédito»

La perspicacia de Bagehot refleja la lógica inherente a las corridas bancarias. Una vez que un banco ha perdido su credibilidad y ha comenzado una retirada generalizada de depósitos y otros créditos, el titular de un depósito no garantizado por el gobierno (un préstamo no garantizado al banco, como hemos dicho) se enfrenta a una lógica imperiosa.

Aguantar y mantener el depósito en el banco ahora en riesgo tiene cero ventajas. Lo mejor que puede conseguir es que le devuelvan su dinero. Pero tiene una enorme desventaja: puede sufrir una gran pérdida en fondos que suponía que tenían un riesgo mínimo, puede tener incluso el dinero que finalmente recupere inmovilizado en una suspensión de pagos, se habrá convertido en un tonto de primera clase y, si es un gestor profesional de dinero a corto plazo, puede perder su trabajo. En resumen: cero ventajas, enormes inconvenientes. Así que coge el dinero ahora. Todos los demás hacen el mismo cálculo totalmente racional, y adiós banco.

Todas las declaraciones desesperadas de los directivos del banco, mientras duren en sus puestos, de que en realidad todo va bien, no harán sino convencerte de que las cosas deben de ir realmente mal, y todas las súplicas del gobierno para que mantengas la calma y la confianza confirmarán que tu miedo está justificado. Como también dijo Bagehot: «Todo banquero sabe que si tiene que demostrar que es digno de crédito… de hecho su crédito ha desaparecido». Esto se está demostrando ahora una vez más.

Yellen descarta el rescate

«Yellen descarta el rescate» comenzaba el titular de la primera página del Financial Times del 13 de marzo, el lunes siguiente al cierre el viernes del SVB. Pero cuando el periódico llegó a mis manos, ya se había anunciado un enorme rescate.

El artículo del FT relataba que «la Secretaria del Tesoro Janet Yellen… desestimó las peticiones de algunos de los que tenían dinero atrapado en SVB de lanzar un rescate a gran escala». «Pero», continuaba, «las autoridades estadounidenses se enfrentaban a crecientes llamamientos de inversores, empresarios y algunos legisladores para que intervinieran con mayor contundencia para garantizar que todos los depositantes fueran rescatados».

El estado al rescate de los ricos capitalistas

Por supuesto, ese «todos» sólo significaba que los grandes depositantes debían ser indemnizados, puesto que los que tenían reclamaciones hasta la respetable cantidad de 250.000 dólares ya estaban garantizados. Los 250.000 dólares cubrían obviamente a todas las viudas y huérfanos y a cualquier persona de medios modestos. Estas son las personas que los defensores de las garantías de depósito del gobierno siempre argumentan que son poco sofisticados y no pueden entender cómo funciona un banco, por lo que necesitan ser protegidos incondicionalmente. Pero ya lo estaban. Así que la cuestión real era rescatar a capitalistas de riesgo muy sofisticados, promotores de criptodivisas y multimillonarios varios, todos ellos muy capaces de entender la naturaleza y los riesgos de la banca al estilo del SVB.

¿Debería rescatarse a prestamistas tan sofisticados de sus propios errores financieros?

Un socio de una empresa de capital riesgo de Silicon Valley escribió en este contexto: «Estoy seguro de que muchos verán la desaparición [de SVB]… y se reirán alegremente de cómo la industria tecnológica acaba de recibir un azote». Que así sea. No buscamos un trato especial ni limosnas».

Pero buscaban un trato muy especial y una limosna muy grande: que el gobierno les diera en efectivo inmediato el 100% de sus reclamaciones no aseguradas sobre un banco en quiebra. Y recibieron la limosna. El que uno se sorprenda o no por esto es quizás una medida de su cinismo.

Los amigos ricos del Partido Demócrata

Es fácil para los cínicos imaginar las llamadas de los ricos depositantes no asegurados y sus agentes ante el Tesoro de EE.UU., la Reserva Federal y la Casa Blanca. Naturalmente, los mensajes en Internet no tardaron en hablar de favores políticos a los contribuyentes demócratas de Silicon Valley.

Como mi colega, Benjamin Zycher, consideró el asunto:

Ahora que se ha anunciado el rescate de los depositantes del SVB al 100% en lugar del límite nominal de 250.000 dólares, es difícil discernir si la motivación principal es evitar futuras avalanchas bancarias… o un esfuerzo a la antigua para recompensar a los amigos ricos del Partido Demócrata en Silicon Valley.

Benjamin Zycher

Como sugiere Ben, probablemente sean ambas cosas.

Robar a Juan para dárselo a Pedro

Cada rescate significa tomar el dinero de unos para dárselo a otros. El presidente Biden ha afirmado que este rescate no implica dinero de los contribuyentes. Por el contrario, hace que el Tesoro de Estados Unidos, es decir, los contribuyentes, sean los primeros en asumir las pérdidas de los préstamos insuficientemente garantizados que la Reserva Federal concederá a los bancos en el marco del plan de rescate. Cada rescate de este tipo tiende a fomentar la asunción de riesgos y la falta de prudencia en el siguiente ciclo.

Mientras tanto, las pérdidas para la Corporación Federal de Seguros de Depósitos derivadas del rescate de los ricos depositantes del SVB se imputarán a todos los demás bancos. Eso sigue significando quitar dinero a otras personas para dárselo a los grandes depositantes del SVB. Así que a un banco pequeño, sólido y cuidadoso de, digamos, una pequeña ciudad de Wisconsin, se le quitará dinero para dárselo a los capitalistas de riesgo, barones de las criptomonedas y multimillonarios de California, para cubrir sus pérdidas por la incompetencia del Silicon Valley Bank. Esa es la idea. ¿Qué le parece?

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Elecciones presidenciales en Venezuela. ¿Qué se puede esperar?

Por chavismo y gobierno me refiero lo que se conoce como «El Régimen», 4 agentes específicos que son los únicos que pueden impactar sobre el devenir político de Venezuela: Maduro y Cilia Flores (presidente y primera dama), Diosdado Cabello (vicepresidente del PSUV), los hermanos Rodríguez (cabezas de la asamblea nacional y las negociaciones) y Vladimir Padrino López (ministro de defensa).