Skip to content

El timo del socialismo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cada cierto tiempo aparecen en los periódicos noticias de víctimas del timo de la estampita, o del tocomocho. Y la pregunta que nos hacemos es cómo puede alguien a estas alturas caer en timos tan viejos, tan evidentes y tan cutres. Pero los liberales también nos hacemos otra pregunta. ¿Cómo puede haber gente que aún caiga en el timo del socialismo, tan viejo, tan evidente y tan cutre?

La respuesta es la misma tanto para los timos tradicionales como para el socialismo, pues todos los timos se basan en los mismos principios. Desde los timadores de baja estofa que consiguen que un pardillo les entregue su dinero a cambio de unos papeles de periódico sin valor a un presidente del Gobierno que promete "más de todo para todos" el mecanismo del timo es el mismo y está basado en un pecado capital de la naturaleza humana, la avaricia.

Cuando un incauto cree estar haciendo negocio quedándose con las "estampitas" de un "falso pobre subnormal", realmente los timadores están sacando partido de su avaricia, pues la posibilidad de obtener un beneficio fácil obnubila su capacidad crítica y lo convierte en una presa fácil.

El socialismo también se basa en la avaricia; si votas socialista, le van a quitar a otros el fruto de su trabajo para dártelo a ti. ¡Menudo chollo! O sea, que sin tener que trabajar más, sin tener que ser más eficiente y productivo, simplemente por votar a estos tipos accedes a unos bienes y servicios que realmente no eres capaz de permitirte. Así, el incauto les vota… Y cuando se quiere dar cuenta, no les están quitando a otros para dárselo a él, sino que está en el paro, le han subido los impuestos y la inflación se ha disparado.

Pero aún así, muchas veces la victima no reacciona. Otro pecado capital, la soberbia, le mantiene en el error. "Yo no me he equivocado al votar socialista", se consuela, "la culpa es de Bush, de los empresarios, de Aznar… yo nací socialista y siempre lo seré". Sin duda, es el timo perfecto, pues el timado no quiere reconocer que ha caído como un palomo.

Además, el socialismo también recurre a los "ganchos", a los compinches que distraen al incauto y que obtiene su recompensa llevándose su parte del botín. En el caso del socialismo, la lista de ganchos es muy extensa, desde medios de comunicación afines que sacan partido de las prebendas del poder, hasta artistas solidarios que con sus canciones, sus películas (subvencionadas) y sus declaraciones públicas tratan de reafirmar a la víctima en su error, pasando por sindicatos cómplices y subvencionados que, al igual que los tipos mal encarados que están a los lados del trilero, son un último recurso de coacción física por si el timado reacciona a tiempo.

Pero hay que reconocer su mérito a los timadores. Sin duda, para ser timador hay que tener madera. Igual que no todo el mundo vale para mantener la compostura mientras está tratando de vender la Torre Eiffel a un pobre paleto, no todo el mundo es capaz de mentir compulsivamente ante el Parlamento, ante los periodistas y la opinión pública; poner caritas, arquear las cejas y que no te tiemble la voz mientras niegas la crisis económica o prometes 420 euros a los parados es algo que no está al alcance de cualquiera.

Incluso disfrazarse de minero y levantar el puño, después de haberse bajado del coche oficial y tener un sueldazo de primera es algo que requiere, en primer lugar, una absoluta falta de escrúpulos, pero sin duda un alma de timador de primera. Y eso es algo que a ZP y a su cuadrilla hay que reconocerles.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»