Skip to content

El verdadero problema de las ciudades de 15 minutos

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Matthew McCartney. Este artículo fue originalmente publicado en CapX.

En febrero, una protesta contra las medidas de reducción del tráfico tomó un cariz sorprendente. Entonces, unas 2.000 personas salieron a la calle portando pancartas con lemas sobre «guetos de 15 minutos», «el nuevo orden mundial» y exhortando a los espectadores a «despertarse, gente, despertarse». La histórica ciudad se ha convertido en un foco de teorías conspirativas muy modernas en torno al concepto de ciudades de 15 minutos. Pero estos manifestantes no entienden nada. Olvídense de la idea de que siniestros urbanistas quieren encerrar a la gente en ciudades-prisión; la verdadera pregunta es: ¿de quién son los 15 minutos?

En realidad, la «ciudad de 15 minutos» no es más que un nuevo eslogan concisivo unido a un viejo concepto. Los urbanistas llevan años hablando de la importancia del localismo y de los barrios de usos mixtos. Fue un componente destacado en las campañas electorales de Anne Hidalgo, alcaldesa de París desde 2014. La gloriosamente extravagante nueva ciudad de 500.000 millones de dólares en Arabia Saudí Neom – The Line, aunque tiene 170 km de largo (y solo 200 metros de ancho), ha prometido que los residentes tendrán acceso a todas las instalaciones a menos de cinco minutos a pie. La idea de una zona que proporcione a sus residentes educación, asistencia sanitaria, trabajo y cultura a menos de 15 minutos en bicicleta de casa suena bien. Pero el gran problema es la desigualdad.

Ganadores y perdedores

Es probable que la creación de ciudades de 15 minutos encierre prosperidad para algunos y privación en otras burbujas urbanas. El fenómeno ya se ha observado en todo el mundo con el auge de las urbanizaciones cerradas. Tomemos como ejemplo la ciudad escocesa de Glasgow. Algunas burbujas urbanas de la ciudad se caracterizan por una amplia prosperidad y otras por la privación crónica, la pobreza infantil, el elevado número de suicidios juveniles y el alcoholismo. La desigualdad más llamativa no se da entre Glasgow y otras ciudades y regiones del Reino Unido. Se da entre las distintas zonas de Glasgow, donde la esperanza de vida masculina puede diferir en más de 15 años.

Yo vivo en Tooting Broadway, al sur de Londres. Tengo la suerte de contar con una consulta médica, un supermercado, un bonito pub, una guardería, una estación de metro y un parque. Todo ello está a menos de 15 minutos a pie de la puerta de mi casa. Puedo trabajar desde casa para grupos de reflexión internacionales y, como muchos de mis amigos londinenses, no tengo coche porque no me hace falta. Si quiero cruzar la ciudad para ir a restaurantes y salir de noche, puedo coger taxis o el transporte público. En otras palabras, me muevo por la ciudad de los 15 minutos a mi placentera conveniencia. Pero mi comodidad depende del trabajo de otros. La mano de obra local de los servicios mal pagados en cafeterías, restaurantes, supermercados y empresas de reparto como Deliveroo. Mi ciudad de 15 minutos es la trampa económica de otros.

Las ciudades y el mercado laboral

Alain Bertaud ha escrito sobre «las ciudades como mercados de trabajo«. Un mercado laboral que funcione bien se estructura en torno a la interacción de una población diversa y empleos especializados en los que trabajadores, consumidores y proveedores intercambian mano de obra, bienes e ideas con facilidad. La ciudad de 15 minutos contradice este razonamiento económico. Los empresarios de éxito no seleccionan a sus empleados en función de su lugar de residencia; tampoco los trabajadores especializados seleccionan sus empleos en función de la proximidad a sus residencias.

Trabajando a distancia en Londres, formo parte de un mercado laboral global que ajusta mis aptitudes y experiencia a la satisfacción laboral y los ingresos. Pero si la mano de obra que me permite hacerlo se limita a una ciudad a 15 minutos, se verá privada de elección de ocupación. Estará confinada al mercado laboral de una pequeña burbuja urbana. Algunas de esas burbujas están marcadas por buenos servicios y altos precios de la vivienda, y otras por malos servicios y precios de la vivienda más bajos; en cualquier caso, los pobres salen perdiendo.

¿Es la solución innovadora que necesitamos?

Así que digo «sí» a algunas de las ideas (no muy innovadoras) de la ciudad de 15 minutos. Por ejemplo, más servicios locales como sanidad y educación, más comercios y cafeterías locales, un mayor énfasis en el uso local de la bicicleta y sus beneficios asociados para la salud y el medio ambiente. Pero en cuanto a convertirlo en un objetivo de la planificación urbana, es un «no» rotundo. Las ciudades pueden ser motores de crecimiento económico, reducción de la pobreza y oportunidades culturales y comerciales cuando funcionan con un mercado laboral que abarca toda la ciudad.

Los pobres del Reino Unido, y luego de todo el mundo, escaparon de la pobreza de la vida agraria en el siglo XIX para aprovechar las oportunidades de la industrialización urbana. Intentar recrear pueblos de 15 minutos sería dar marcha atrás a 200 años de progreso social y económico. Las ciudades deben hacer hincapié en la asequibilidad (de la vivienda) y la movilidad (de la mano de obra) para ofrecer opciones a los pobres y garantizar que conservan su papel como motores del crecimiento económico integrador.

Me encanta la sensación de 15 minutos cuando paseo por Tooting. Pero al crecer en una ciudad rural que tardaba el mismo tiempo en recorrer en su pintoresca totalidad, no veía el momento de marcharme. La razón por la que las ciudades han sido históricamente tan transformadoras socialmente es precisamente porque permiten a la gente escapar de sus burbujas de 15 minutos.

1 Comentario

  1. Entiendo la preocupación, pero entiendo que el problema de la riqueza que mencionas también lo tienes en las ciudades actuales. Todas las ciudades tienen barrios más ricos que otros o ciudades alrededor con las mismas características. Es más, hay grandes ciudades que son más ricas que otras.

    No sé si en el artículo se asume que las personas nunca se podrán mover de su núcleo de 15 minutos. No creo que sea el objetivo. Creo que no sería impracticable ni beneficioso. Supongo que se busca reducir los desplazamientos al máximo. No es la solución 100% perfecta para todos los casos, pero ninguna lo es.

    La gran ciudad no es solución a todo. Cada vez se va a ir viendo que menos núcleos grandes de asfalto pero bien organizados tendrán mejores resultados. Estamos llegando a un extremo sin control y poco inteligente.

    Tener grandes áreas de naturaleza cerca es muy beneficioso para la salud y para reducir el alcance de desastres climáticos. También integrar más la agricultura bien organizada con la ciudad, tener alimentos frescos más cerca, en lugar de tenerla abandonada donde nadie quiere vivir y tener que transportar todo para llegar a las ciudades.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

H.L.A. Hart y la separación entre Derecho y Moral

En nuestras entregas anteriores, nos referimos a las críticas de H.L.A. Hart sobre la Teoría Imperativa del Derecho (mejor sintetizada por John Austin), y quedaba pendiente exponer cómo Hart, por