Skip to content

En defensa del pluralismo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Daniel Bennett. Este artículo fue originalmente publicado en Law & Liberty.

En toda sociedad democrática hay que luchar contra la tendencia a la tiranía de la mayoría. ¿Cómo podemos promover un gobierno justo y representativo sin descartar sumariamente los puntos de vista minoritarios? ¿Qué significa respetar las voces de muchos y escuchar las de unos pocos? ¿Y qué significa esto para las cuestiones y debates que están en el corazón de nuestras convicciones más preciadas?

Institucionalmente, nuestra legislatura bicameral y el Colegio Electoral ofrecen algunas respuestas. Pero en el Federalista 10, James Madison propuso una solución adicional: Al fomentar la proliferación de facciones en nuestra sociedad, disminuimos las posibilidades de que una facción domine a las demás. A medida que surgen diversas facciones con sus propios intereses y puntos de vista, es cada vez menos probable que una de ellas domine la mayoría en una serie de cuestiones y periodos de tiempo. Según Madison, el pluralismo es la mejor protección contra nuestros impulsos mayoritarios innatos.

¿Qué es el pluralismo? Yo lo defino como un marco político y cultural marcado por concepciones contrapuestas (e incluso contradictorias) de la buena vida. Pueden ser ideas profundamente arraigadas sobre la religión y la moral, sí, pero también pueden ser creencias sobre la cultura, la gobernanza y otros principios organizativos. En una sociedad pluralista, no se espera que las personas tengan estilos de vida idénticos ni que articulen visiones similares de lo que es correcto. Por el contrario, el pluralismo deja espacio para que prospere el mercado de las ideas y, en consecuencia, prosperen las personas.

La propuesta de Madison no está exenta de problemas. ¿Qué ocurre, por ejemplo, cuando cada vez más de nuestras identidades están envueltas en menos facciones que compiten entre sí? Aun así, Madison estaba en lo cierto al reconocer la importancia del pluralismo en la democracia representativa. Si apoyamos y mantenemos un sistema en el que las voces divergentes no sólo se permiten, sino que se fomentan, podemos cultivar una sociedad diversa y floreciente. Sí, el pluralismo puede ser complicado, pero complicado no es sinónimo de debilidad.

En este ensayo, sostengo que el pluralismo, como marco político y jurídico para una sociedad diversa y controvertida, debería ser perseguido y abrazado por los conservadores. El pluralismo, bien entendido, proporciona importantes controles sobre el gobierno al tiempo que respeta los derechos individuales y de grupo. Y aunque puede ser difícil de aplicar de forma coherente y justa -como señala Doug Walker en su ensayo complementario-, el pluralismo es, no obstante, un marco más deseable que los acuerdos alternativos y por el que debería lucharse en los próximos años.

El pluralismo no es relativismo

Una crítica al pluralismo en contextos liberales es que conduce inevitablemente al relativismo moral, en el que los actores niegan la verdad objetiva en aras de la armonía social. Bajo el pluralismo, se puede argumentar, no podemos determinar colectivamente la verdad, basarnos en principios compartidos, o incluso interpretar la realidad de una manera cohesiva. Según este argumento, el pluralismo eleva la identidad y la experiencia individuales por encima de la verdad. Y cuando todo puede ser verdad, nada lo es en última instancia. Para que una sociedad promueva el florecimiento al servicio del bien común, debe haber acuerdo sobre ciertos principios básicos. Podría decirse que el pluralismo obstaculiza este proceso.

Pero el pluralismo no presagia ni exige relativismo. Como cristiano, puedo mantener mi fe en la confianza mientras reconozco la dignidad de otros cuyas convicciones difieren de las mías. Además, el pluralismo no es una admisión de que no existe la verdad; es un reconocimiento de que podemos discrepar sobre la verdad y seguir existiendo juntos a pesar de las profundas diferencias. El pluralismo no exige que nos echemos las manos a la cabeza ante concepciones opuestas del bien, pero sí sostiene que no puede haber coacción sobre lo que es correcto. Para bien o para mal, en el pluralismo los individuos tienen libertad para decidir por sí mismos.

Podemos desear que la gente adopte nuestros puntos de vista, no por opresión, sino por el bien tanto del individuo como de la sociedad. Como cristiano, creo firmemente que el Evangelio es lo que mejor conduce al florecimiento humano en un mundo caído y corrompido. Pero la coerción no puede fomentar la prosperidad moral ni la objetividad. El pluralismo pide a las personas que evalúen afirmaciones de la verdad que compiten entre sí, consideren alternativas y lleguen a conclusiones por sí mismas. El pluralismo no conduce al relativismo moral ni niega la verdad objetiva. Al contrario, deja que la gente elija por sí misma, con razón o sin ella. En el pluralismo, lo más importante son los medios, no los fines.

El apoyo al pluralismo no es una postura inherentemente progresista. De hecho, hay muchas razones por las que los conservadores deberían apoyar el pluralismo como estructura de las relaciones sociales. Desde una perspectiva política, el pluralismo requiere que el gobierno trate las convicciones de las personas sobre la buena vida como igualmente válidas ante la ley. En ausencia de un interés gubernamental imperioso y de una política promulgada de la forma más estricta, las creencias de las personas y las prácticas subsiguientes se tienen en la más alta estima jurídica. El pluralismo, por tanto, restringe y pone límites significativos a la acción gubernamental. Esto es algo que cualquier conservador debería aplaudir.

Además de frenar al gobierno, el pluralismo garantiza las libertades individuales. En los sistemas y culturas que rechazan el pluralismo, no hay incentivos para que los gobiernos y las sociedades respeten los derechos naturales de las personas a pensar y practicar libremente. Los regímenes autoritarios -como los de Arabia Saudí, Irán y Corea del Norte- figuran entre los sistemas menos pluralistas del mundo en cuanto a libertades ideológicas y religiosas. Mientras tanto, Estados como Hungría mantienen valores democráticos, pero adoptan cada vez más tendencias antiliberales, con importantes consecuencias para las voces disidentes y las minorías culturales.

En cambio, Estados Unidos protege explícitamente las libertades individuales de religión, expresión, asociación, etc., lo que da lugar a un entorno sólido y dinámico de ideas y valores en competencia. De hecho, la Primera Enmienda prácticamente garantiza una sociedad pluralista, en la que las opiniones no se imponen de arriba abajo, sino que se fomenta su desarrollo de abajo arriba. Para los conservadores recelosos del poder gubernamental y partidarios de los derechos individuales, el pluralismo es muy superior a otros sistemas alternativos.

Pero quizá lo más importante sea el respeto del pluralismo por las personas. Aunque el pluralismo no niega la verdad objetiva, se opone a imponer un conjunto de creencias a todas las personas de una sociedad. Si bien esta imposición requiere dar poder al Estado hasta un grado aterrador al invalidar los derechos legales y naturales establecidos, también rechaza los elementos más profundos de la condición humana. El pluralismo mantiene el respeto por las personas como creadas a imagen de Dios con libre albedrío para elegir o rechazar la buena vida.

Andrew Walker, del Southern Seminary, dista mucho de ser un relativista o un progresista en las batallas culturales del momento. Por eso es digno de mención leer su defensa del pluralismo en Libertad para todos: Defending Everyone’s Religious Freedom in a Pluralistic Age. En su libro, Walker defiende una teología de la libertad religiosa muy parecida al pluralismo aquí descrito. Sostiene que los cristianos deben apoyar el pluralismo religioso en la vida cotidiana, animando a la gente a mantener y ejercer sus creencias más profundas en una sociedad cada vez más compleja. Esto no sólo respeta a nuestros semejantes -incluso permitiéndoles elegir mal-, sino que también cultiva un espacio para que prospere la fe cristiana.

Como cristiano, me preocupa ver el creciente apoyo al «nacionalismo cristiano» en ciertas esquinas, especialmente cuando se cita a favor de utilizar el poder del Estado para favorecer una concepción particular de la buena vida. No soy ajeno a esta tentación, dados los retos que se avecinan para los cristianos en una América cada vez más postcristiana. Pero, como sugiere Walker en Liberty for All, estos retos deberían impulsar el apoyo al pluralismo, no su crítica:

Cualesquiera que sean las dificultades que puedan sobrevenir al cristianismo, un compromiso con el pluralismo que permita que el mensaje cristiano se exprese libremente puede ser una de sus mejores estrategias a largo plazo para mantener su presencia y actividad en la plaza pública. La contestabilidad debería ser uno de los principios más preciados del cristianismo a medida que su influencia disminuye, ya que permite la continuidad del diálogo y del testimonio público cristiano.

Andrew Walker

Del mismo modo que hay que invertir en tiempos de crisis económica, quienes se encuentran cada vez más en minoría deben ser los más firmes defensores del pluralismo.

Pluralismo de valores y conservadurismo

Todo esto me lleva al ensayo de Doug Walker sobre el pluralismo de valores y la amenaza al conservadurismo. Walker ha destacado varios retos importantes para el pluralismo, algunos de los cuales apuntan a lo que he escrito aquí. Quiero responder directamente a su ensayo, destacando los puntos en los que parecemos estar de acuerdo, al tiempo que identifico importantes puntos de desacuerdo entre nosotros. Y aunque Walker identifica problemas reales con el pluralismo, queda por ver cuál podría ser un marco mejor para quienes dan prioridad tanto al florecimiento humano como a la imago Dei.

El resumen de Walker de las implicaciones filosóficas y prácticas del liberalismo es útil. Hay un peligro de pluralismo que proviene del énfasis del liberalismo en la autonomía individual, un peligro que, como dice Walker, no está arraigado en ninguna tradición moral o religiosa, sino más bien en los valores subjetivos de personas diferentes. El pluralismo de este tipo no está exento de desafíos, especialmente en una época marcada por el declive del capital social y el creciente énfasis en la identidad individual. Lo que antes era un desacuerdo sobre valores, ahora puede calificarse erróneamente de incitación al odio o incluso de violencia.

Esta preocupación parece impulsar la crítica de Walker al pluralismo, especialmente en lo que se refiere a cómo el pluralismo puede conducir a la intolerancia de ideas que cada vez se consideran más fuera de las normas aceptables en una sociedad liberal. Las creencias conservadoras sobre la sexualidad y el género, culturalmente dominantes durante cientos de años y arraigadas en las trincheras más profundas de la teología y la filosofía, acaban de ser declaradas fuera de los límites por los guardianes ideológicos ascendentes. Las universidades cristianas como la mía pueden tener razones sinceras para mantener una ética sexual tradicional a la hora de contratar profesores y personal, pero sus detractores las consideran cada vez más intolerantes y equivocadas.

Además, Walker observa astutamente que el énfasis del liberalismo clásico en la libertad individual es muy diferente de la concepción actual. La libertad de John Locke, por ejemplo, es la libertad de perseguir lo que es bueno en aras del florecimiento humano, no la libertad descarada y sin restricciones de hacer lo que uno quiera. Esta concepción libertaria se opone frontalmente a los principios del liberalismo clásico, pero, según Walker, se ha convertido en la concepción dominante de la libertad en nuestro orden liberal contemporáneo. El pluralismo basado en ella está destinado a plantear verdaderos retos a quienes se adhieren a principios ortodoxos y profundamente arraigados.

Las soluciones de Walker a estos retos son directas. Hacia el final de su ensayo, Walker sostiene que los conservadores deberían reconsiderar la relación entre neutralidad y pluralismo, y «recuperar un sentido más vigoroso de la ‘libertad'». No podría estar más de acuerdo. Pero los conservadores pueden hacerlo a través del marco pluralista actualmente en vigor. Impugnar estos términos no requiere abandonar el pluralismo o el orden liberal, como algunos post-liberales han argumentado recientemente. Más bien, es el entorno que ofrece el pluralismo el que mejor deja espacio para que prospere el mercado de las ideas. Aunque los conservadores tienen razón al señalar las prácticas desleales ocasionales, de ello no se deduce que debamos quemar la tienda.

Walker también tiene razón al criticar la creciente prevalencia del relativismo moral en nuestras disputas políticas y culturales. Como observa Bonnie Kristian, el énfasis progresivo en la experiencia y la identidad individuales -y el relativismo que de ello se deriva- es uno de los principales responsables de nuestra creciente crisis epistémica. Pero el relativismo moral no es el resultado del pluralismo previsto por Madison y apoyado por nuestro orden constitucional. La competencia entre facciones e intereses no fomenta el relativismo moral, como tampoco lo hacen las libertades religiosas o de expresión. Las convicciones de una persona no se debilitan cuando otra puede mantener libremente las suyas. El relativismo moral es una crisis, sí, pero el pluralismo práctico no tiene la culpa.

“We the People”

Para las sociedades diversas y complejas, el pluralismo ofrece un camino hacia la estabilidad política y el acuerdo social. Pero el pluralismo no está exento de problemas. Los Estados pluralistas suelen estar plagados de conflictos, ya que es poco probable que las personas con creencias profundamente arraigadas diferentes -y, en muchos casos, opuestas- cedan cuando se enfrentan entre sí. Estos conflictos suelen generar ineficacia en la gobernanza y la formulación de políticas, haciendo que los órganos legislativos sean espectadores insensibles de nuestros desacuerdos más controvertidos e importantes.

Pero lo que es más importante, como sugiere Doug Walker, la mayor crítica al pluralismo actual es que, en primer lugar, podría no existir. Sí, los estadounidenses tienen innumerables creencias religiosas, éticas y políticas, pero nuestra cultura siempre ha valorado unas creencias más que otras. En lugar de ser dejadas en paz, las minorías religiosas -desde los cuáqueros a los católicos, pasando por los mormones o los musulmanes- se han enfrentado sistemáticamente a los desafíos de quienes tienen creencias más dominantes. Últimamente, es el cristianismo teológicamente conservador el que está cada vez más en desacuerdo con las normas culturales imperantes. Como ha ocurrido a lo largo de nuestra historia, la nuestra no siempre es una sociedad de «vive y deja vivir».

Aun así, estos retos no están ni cerca de contrarrestar los beneficios que nuestro pluralismo imperfecto aporta a unas sociedades diversas y cambiantes. Dejando a un lado los conflictos y las incoherencias en la aplicación, el pluralismo abre puertas que rara vez se abren bajo regímenes coercitivos. Aplicado con equidad, el pluralismo da a las comunidades y puntos de vista minoritarios espacio para respirar. Y para quienes ocupamos ocasionalmente posiciones minoritarias en nuestra cultura, esto es algo muy bueno.

Los estadounidenses -y especialmente los conservadores- no deberían rechazar el pluralismo por la forma en que se aplica; deberíamos, por el contrario, tratar de reforzarlo y arraigarlo mejor por el peso que otorga a unos valores cada vez más reñidos con las normas culturales. Aunque en ocasiones exacerbe los conflictos culturales, el pluralismo ofrece un modelo de coexistencia a pesar de las profundas diferencias, siempre que estemos dispuestos a trabajar por él. El pluralismo no es perfecto, pero en nuestra era dividida sigue siendo la mejor esperanza para mantener un orden constitucional y social centrado directamente en «nosotros, el pueblo».

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Begoña Gómez: crimen y castigo

Miriam González: «Si yo hubiera hecho lo mismo que Begoña Gómez cuando mi marido era vicepresidente del gobierno británico, me habrían quemado en Trafalgar Square».

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).