Skip to content

Erigir ciudades libres, ¿es una buena herramienta para la libertad económica?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Thibault Serlet. Este artículo fue originalmente publicado por FEE.

En la última década, ha habido una tendencia creciente entre los partidarios radicales del libre mercado: construir nuevas ciudades con la esperanza de alcanzar la libertad económica. Hay buenas razones para mostrarse escéptico ante esta estrategia.

Una gran demanda

La idea es relativamente sencilla. A grandes rasgos, es así: en primer lugar, se llega a un acuerdo con un gobierno para crear una Zona Económica Especial o una entidad jurídica similar. Esta pequeña zona geográfica estará exenta de impuestos, controles de divisas, leyes antidroga o cualquier otra normativa molesta desde la perspectiva del libre mercado. A continuación, construye una nueva ciudad en esa zona.

Grupos como la Fundación de Ciudades Libres del Dr. Titus Gebel, el Instituto Seasteading y Pronomos Capital de Patri Friedman promueven diversas variantes de esta estrategia. Incluso el ex presidente estadounidense Donald Trump ha empezado a promover el concepto de «Ciudades Libres».

Existe una gran demanda de ciudades de libre mercado. Algunas de estas iniciativas han conseguido financiación por valor de decenas de millones de dólares y avanzan rápidamente. Entre los patrocinadores más famosos figuran inversores famosos como Peter Thiel, Balaji Srinivasan, Tim Draper, Vitalik Buterin y Naval Ravikant.

Argumentos históricos para construir ciudades de libre mercado

He trabajado como consultor para este tipo de proyectos desde 2016, y he trabajado como consultor en diversas capacidades para al menos 30 proyectos diferentes de «libertad económica». Con el tiempo, mis experiencias trabajando estrechamente con estos proyectos me han hecho más escéptico sobre su capacidad para crear libertad económica a largo plazo. Hay muchos precedentes históricos que, a primera vista, dan a esta estrategia un alto grado de plausibilidad superficial.

En primer lugar, existe un largo historial de ciudades-estado muy orientadas al libre mercado, como los estados renacentistas italianos de Venecia, Génova y Florencia. Ha habido muchos otros ejemplos, en lugares tan diversos como las ciudades-estado medievales swahilis de la actual Kenia, las ciudades-estado de la Liga Hanseática, o incluso hoy, las pocas ciudades-estado que quedan -como Singapur, Liechtenstein y Mónaco- son los países con mayor libertad económica. Muchos estudiosos libertarios, como David Friedman, han señalado que las ciudades-estado tienden a adoptar políticas de libre mercado porque tienen gobiernos muy localizados, carecen de garantías para endeudarse y los gobiernos tienen una mentalidad generalmente «lucrativa».

Las Zonas Económicas Especiales

También existe el precedente de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), que son pequeños parques empresariales confinados geográficamente que han sido creados por los Estados para aumentar la libertad económica. Algunas ZEE son muy grandes y constituyen ciudades con decenas de millones de habitantes, como Shenzhen. La mayoría de los estadounidenses y europeos desconocen su existencia, porque allí no existen «verdaderas» ZEE. Países tan diversos como China, los EAU, Colombia, Panamá y Corea del Sur consiguieron utilizar con éxito las ZEE para crear «enclaves de libre mercado» y liberalizar sus economías. El resultado fue un importante crecimiento económico.

Por último, hoy en día hay muchos grupos que han conseguido un alto grado de libertad social y económica en la práctica, aunque sobre el papel no tengan derechos. En México, varios grupos armados se han labrado pequeños territorios. Un ejemplo mexicano son los rebeldes anarco-comunistas zapatistas que se han hecho con el control de Chiapas. Otro es la ciudad sureña de Acapulco, controlada por los cárteles de la droga, que en su mayor parte actúan como contrapeso de las autoridades locales corruptas. Un grupo de libertarios estadounidenses ha decidido incluso crear un pequeño enclave en Acapulco. También hay comunas. En Dinamarca, un grupo de autodenominados «okupas hippies» se hicieron con una base militar abandonada, que convirtieron en un pequeño pueblo donde se venden y consumen drogas libremente llamado Freetown Christiania.

Razones para crear esas zonas

Estos precedentes dan a los urbanistas radicales del libre mercado argumentos muy sólidos para defender la creación de ciudades-estado orientadas al libre mercado. ¿Se traslada el éxito de las ZEE a las ciudades? Si bien es cierto que los gobiernos han concedido a las ZEE importantes dosis de libertad económica, existe la idea errónea de que pueden utilizarse para «escapar» a la normativa.

O bien las ZEE son creadas directamente por el gobierno (como en China u Omán), o bien el gobierno crea un sistema regulador de aprobación que permite a los promotores privados crear sus propias zonas (como en la República Dominicana o Colombia). En todos los casos, la creación de zonas requiere el consentimiento del gobierno local.

Los gobiernos están dispuestos a crear ZEE cuando se cumplen dos condiciones: en primer lugar, una facción de alto nivel ve la necesidad de aumentar la libertad económica; y en segundo lugar, la reforma a escala nacional es imposible.

Enriquecer a una parte de la población

Hay muchas razones por las que las facciones gubernamentales de alto nivel pueden ver la necesidad de la libertad económica. Los motivos suelen ser de tres tipos: la necesidad política de aliviar la pobreza (como en Colombia), el deseo de generar crecimiento económico para aumentar la seguridad nacional (como en China en la década de 1980) o el deseo de enriquecer a la clase dirigente (como en Irán).

También hay muchas razones por las que los gobiernos pueden no ser capaces de reformar el país en su conjunto. Muchos políticos de un país pueden verse limitados por los grupos de presión que les apoyan o se oponen a ellos. Los sindicatos podrían ir a la huelga si se les enfada. Los opositores políticos podrían organizar disturbios violentos que perturben la vida si no están satisfechos.

Cuando se dan estas dos circunstancias -las facciones de alto nivel quieren libertad económica, pero la reforma a escala nacional es imposible-, entonces los gobiernos están dispuestos a crear ZEE.

Explicación del éxito… y del fracaso

Esta explicación del origen político de las ZEE también explica en gran medida por qué fracasan la mayoría de ellas. Las mismas fuerzas que impiden la reforma a escala nacional obstaculizan el éxito de las zonas económicas.

En un país donde trabajó mi equipo, la red energética local estaba ineptamente gestionada por un monopolio semipúblico. Los cortes de electricidad eran constantes. Los constructores de la ZEE con la que trabajaba decidieron crear su propia compañía eléctrica privada. El monopolio energético local presionó para oponerse a la zona. La zona incluso ofreció pagar al monopolio energético local y quedarse con su propio proveedor privado de energía. El monopolio energético se negó porque eso les expondría ante la opinión pública como incompetentes. Al final se creó la zona, pero se le exigió que utilizara la electricidad del monopolio energético local. Esto ha provocado graves apagones y escasez de energía, y ha paralizado una zona que, de otro modo, sería viable.

En otro país, los grupos industriales locales habían presionado para crear un sistema restrictivo de licencias profesionales. El gobierno estaba a punto de aprobar la legislación para crear la zona, pero en el último minuto, políticos clave retiraban misteriosamente su apoyo. Al final, se descubrió que los grupos de presión a favor de las licencias ocupacionales estaban convenciendo a los políticos para que se opusieran al proyecto. Que yo sepa, este país aún no ha conseguido aprobar su legislación sobre ZEE.

Los grupos de interés locales

La mayoría de las zonas gozan de un alto grado de libertad económica, pero sólo para las industrias que no interfieren con los intereses particulares locales. Por eso, las zonas con mayor grado de liberalización económica son parques empresariales y no ciudades.

Supongamos que un país tiene cuatro industrias clave: agricultura, minería del acero, fabricación de automóviles y centros de llamadas. Estas cuatro industrias cuentan con grupos de presión atrincherados que ya han conseguido aprobar leyes proteccionistas. Cualquier zona que afecte a cualquiera de estas cuatro industrias será probablemente objeto de oposición. Cuanto más grande sea una zona, cuanto más se acerque a ser una ciudad de pleno derecho, más probabilidades tendrá de atraer a esas industrias. Los pequeños polígonos industriales dirigidos a industrias totalmente nuevas -como la fabricación de productos farmacéuticos- serán probablemente ignorados.

Hay casos en los que las estrellas se alinean a la perfección y las ZEE urbanas alcanzan un alto grado de libertad económica. Los ejemplos más notables son China durante la era de Deng Xiao Ping (1978-1992), los Emiratos Árabes Unidos y la India de Narasimha Rao (1991-1996). En estos tres casos, los países en su conjunto se alejaron de la planificación central y se acercaron a la liberalización económica. Las ZEE urbanas formaban parte de esta tendencia más amplia.
Limitaciones mundiales

Los tratados internacionales

También existen limitaciones y tratados mundiales que impiden que las ZEE de libre mercado o las nuevas ciudades vayan demasiado lejos. La Organización Mundial del Comercio (OMC) se creó en 1995, cuando 164 países firmaron un tratado para «reducir los aranceles y otras barreras al comercio». La OMC es un organismo paragubernamental que vela por el cumplimiento de diversos tratados. La OMC ha demandado a varias ZEE por lo que llama «competencia desleal.»

En 2019, India creó zonas económicas especiales que eximían a muchas empresas de esas zonas de los aranceles de importación y exportación. El gobierno de Estados Unidos se quejó ante la OMC de que las zonas indias eran demasiado competitivas. Aunque las empresas de estas zonas no recibieron ningún dinero de los contribuyentes indios, la OMC aún dictaminó que las exenciones fiscales eran «subsidios prohibidos.» La OMC demandó al gobierno indio, obtuvo una sentencia y le dio 180 días para suprimir sus zonas económicas especiales. Si India no cumplía, se arriesgaba a sufrir sanciones de los otros 163 países que participan en la OMC. Al final, India cumplió y cambió los incentivos de sus zonas.

El boicot de la UE

Hay muchos otros organismos internacionales que han clausurado ZEE por aplicar políticas radicalmente favorables al libre mercado. Entre ellos se encuentran la OCDE, la Unión Europea y la ONU. Estos organismos mundiales están dominados por potencias nucleares con una fuerza militar significativa, como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China. Los países no tienen más remedio que acatarlas.

Un alto funcionario del Ministerio de Hacienda de una pequeña nación de Europa del Este perteneciente a la UE se quejó una vez de que «nuestro país no es realmente independiente». Me explicó que cada vez que su gobierno intentaba aumentar la libertad económica, la Unión Europea saboteaba sus esfuerzos.
Cualquier intento de crear ciudades radicales de libre mercado será clausurado en cuanto empiece a ganar tracción. Los países que acepten acogerlas serán castigados con demandas, sanciones e incluso amenazas de fuerza militar. El objetivo de estas sanciones será hacer sufrir a la población de los países para ponerla en contra de los proyectos de libre mercado.

Divisiones culturales

Por último, las ciudades no crean un entorno cultural en el que la gente apoye la libertad. Hayek, en La Constitución de la Libertad, escribió:
«No se puede negar que la evolución moderna, especialmente el desarrollo de la gran ciudad, ha destruido gran parte del sentimiento de responsabilidad por las preocupaciones locales que en el pasado conducía a una acción común muy beneficiosa y espontánea.»

Existen pruebas empíricas significativas de que los habitantes de las ciudades son más progubernamentales que los de las zonas rurales. Esto parece ser cierto en casi todos los países.

Pew Research descubrió en 2017 que en los condados rurales estadounidenses, el 54% de los votantes son republicanos y el 38% son demócratas. Por el contrario, en los condados urbanos, el 62% eran demócratas, y el 31% republicanos. Los condados suburbanos estaban casi perfectamente divididos.
El mismo estudio reveló que el 70% de los votantes urbanos afirmaban que «el gobierno debería hacer más para resolver los problemas», mientras que sólo el 49% de los votantes rurales decían lo mismo.

Territorio y sentido del voto

En Europa se han encontrado resultados similares. Un sondeo oficial de la UE de 2021 reveló que el 65% de los europeos de las zonas rurales apoyaban una mayor descentralización en las decisiones de gasto público. Otro estudio publicado en el Cambridge Journal of Regions descubrió que, en toda la Unión Europea, los votantes de las zonas más rurales tienen un 57% más de probabilidades de ser conservadores. La misma división electoral entre zonas urbanas y rurales se ha observado en democracias tan diversas como Brasil, Filipinas y Australia.

Para una comparación más visual, todo lo que el lector tiene que hacer es comparar varios mapas que muestran la densidad de población y los resultados electorales, y luego buscar qué partidos ganan en qué zonas. Por ejemplo, el mapa oficial de densidad de población del gobierno español con el mapa de ZEIT de los resultados de las elecciones españolas revela que las zonas urbanas tienden a votar a partidos liberales pro-UE y pro-centralización, mientras que las zonas rurales votan a partidos más euroescépticos y más pro-descentralización.

Hay muchas razones por las que los habitantes de las zonas rurales pueden ser más escépticos respecto a los grandes gobiernos. En primer lugar, las zonas rurales están físicamente más alejadas de los centros de poder. En segundo lugar, vivir más cerca de la naturaleza fomenta la autosuficiencia. Por último, las zonas rurales suelen ser más religiosas.

¿Cuál es la solución?

Aunque la creación de nuevas ciudades para lograr una mayor libertad económica puede no ser una estrategia viable, no hay por qué ser pesimistas.
En primer lugar, existen muchas otras soluciones no electorales para lograr la libertad. Muchos grupos han conseguido crear comunidades que carecen de libertad de jure, pero que en la práctica no son molestadas por los gobiernos locales. Muchas comunas que se crearon en el siglo XIX siguen funcionando hoy en día, a pesar de carecer por completo de reconocimiento legal. En muchos países, la creación de este tipo de comunidades planificadas independientes de facto es viable.

En segundo lugar, las Zonas Económicas Especiales son viables siempre y cuando se centren en parques empresariales, y no en ciudades. Es probable que los parques empresariales pasen desapercibidos para los grupos de presión locales, y es menos probable que atraigan la ira de activistas y NIMBYs. Desde la perspectiva de un activista, una nueva «ciudad startup» suena aterradora, y protestar contra ella, emocionante. En cambio, oponerse a un «parque logístico industrial» suena muy aburrido. Mientras cumplan las normas creadas por los organismos internacionales, estos parques pueden seguir teniendo tribunales privados, bajos tipos del impuesto de sociedades y otras reformas radicales del libre mercado.

Charter Cities Institute

Por último, es necesario que haya más investigación académica seria sobre las razones por las que las ciudades de libre mercado tienen éxito o fracasan. A menudo, la investigación académica se reduce a animar ciegamente la creación de nuevas ciudades pregonando sus beneficios. Por el contrario, los grupos opositores producen estudios sesgados que «prueban» que todos los intentos de liberarse del sistema son intrínsecamente malos.

Una forma de ayudar es apoyar a grupos como el Charter Cities Institute, una organización sin ánimo de lucro dedicada a estudiar cómo las nuevas ciudades pueden mejorar la gobernanza. Recientemente, el Charter Cities Institute ha publicado un mapa que muestra todas las nuevas ciudades construidas desde 1945, ya sea por el gobierno o por el libre mercado. Estos datos permitirán a otros investigadores analizar con seriedad empírica, y no política, la cuestión de la construcción de nuevas ciudades.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Begoña Gómez: crimen y castigo

Miriam González: «Si yo hubiera hecho lo mismo que Begoña Gómez cuando mi marido era vicepresidente del gobierno británico, me habrían quemado en Trafalgar Square».

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).