Skip to content

¿Europa? Europa no existe

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Europa llegó a conquistar el mundo asentada firmemente en tres pilares muy sólidos, la racionalidad griega, la cosmovisión cristiana y la forma de pensar jurídica romana: una racionalidad que trataba de entender la naturaleza buscando las causas de los fenómenos observados en una realidad circundante que nunca se podía perder de vista; una cosmovisión en la que la Verdad es objetiva, dada y externa al hombre, inmutable, a la que el hombre se debe dirigir en su actuar, y de la que derivan todo un conjunto de valores jerarquizados more geometrico; y unas reglas de organización y funcionamiento social que se fueron desarrollando durante centurias, a través del papel de los jurisconsultos, unos sujetos que analizaban la realidad de las cosas y trataban de dar la respuesta más adecuada a los problemas que iban surgiendo en las relaciones económicas y sociales, con humildad, sin pontificar, sin ideas preconcebidas y siempre a partir del caso práctico concreto, sin generalizaciones apresuradas sobre una realidad que entendían compleja y con el simple ánimo de encontrar la respuesta más eficiente, y eficaz en cada caso, y que mejor salvaguardara los intereses de los sujetos estrictamente concernidos.

Por eso Europa ya no existe: porque ya no se guía por una Verdad absoluta e inmutable, inasequible a los avatares caprichosos del tiempo; porque los valores se han convertido en modas, acomodaticias y pasajeras, que guían a la gente de un lugar a otro, sin orden ni concierto, en una suerte de baile social desnortado y epiléptico; porque el derecho ya no busca ordenar al realidad económica y social de la manera más eficiente y mejor, atendiendo a las realidad y las circunstancias de cada caso concreto: lo han querido “ennoblecer” convirtiéndolo en la herramienta que utilizan los gurús que nos dirigen para hacer de nosotros hombres nuevos, a imagen y semejanza de sus mentes enfermas, volubles, excéntricas, mudables, frívolas y veleidosas; porque la racionalidad ha dejado de aspirar a ser realista, abierta y consecuente, ya no trata de entender la realidad completa, y utiliza como presupuestos sólo aquéllos fenómenos -o sus partes- que mejor se adaptan a los presupuestos políticos e ideológicos del “experto”, sin admitir consecuencias lógicas contrarias a unos postulados caprichosos sacados, a priori, de la manga.

Las librerías, los kioscos e internet están llenos de publicaciones en las que se nos insta a “repensar” lo que debe ser Europa y Occidente, a entablar “un diálogo abierto, sincero y honesto” sobre lo que queremos ser como nación de naciones. El asno de Buridán murió de indecisión y era uno sólo; nosotros vamos a morir de éxito siendo mucho más que ciento. En todos los ámbitos las mejores soluciones son las que mejor se adaptan a los hechos; de nada sirve pensar desde un palacio de cristal desconectado de todo lo que tiene que ver con lo real, porque la realidad es la que es, y no admite discusión. Ponernos a debatir es lo que quieren, pero sólo para entretenernos mientras pasa el tiempo; el problema es si para cuando nos demos cuenta y dejemos los debates onanistas habremos perdido toda capacidad de ver, de oír y de tocar; que es lo que me temo.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más artículos

El positivismo jurídico y la tiranía (II)

Ideas positivistas muy pedestres dominantes entre los juristas españoles les privan de argumentos para defender la existencia de un Poder Judicial independiente que sostenga el imperio de la Ley y el Estado de Derecho

Anomalías democráticas (y V)

El sistema universitario, por su forma de ser, constituye una anomalía que debe ser analizada desde un punto de vista independiente del sistema educativo. Para empezar, no se trata del