Skip to content

Foro Libertad: munición para ganar la batalla de las ideas

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Ahora que se cumplen diez años de su nacimiento, el IJM da un paso más. Nace Foro Libertad, un espacio que reunirá a expertos de todo tipo para explicar por qué la libertad vale la pena.

Creo que en todos los debates entre liberales en los que participo me hago la misma pregunta: ¿cómo puede ser que no hayamos ganado ya la guerra de las ideas? Y es evidente que no lo hemos hecho, al menos en nuestro país. No hay más que ver la actualidad política española. En el año 2014 un partido como Podemos pone encima de la mesa un programa ultraintervencionista y hay encuestas que le dan una intención de voto superior al 25%. Entre los cuatro partidos con posibilidades reales de ganar las próximas elecciones, ninguno plantea un programa realmente liberal.

No lo puedo entender. Nuestros referentes son Suiza, Hong Kong, Canadá, Australia, EEUU… Los suyos son la Cuba de los Castro, la Venezuela de Maduro, la Grecia de Syriza. En los últimos 200 años, la humanidad ha visto un crecimiento de su nivel de vida sin precedentes. A partir de 1980, todos esos beneficios se han extendido a una velocidad inusitada por todos los continentes. Nunca antes tanta gente ha salido de la pobreza. Y no es sólo una cuestión de ingresos. Podemos tomar los indicadores que queramos: esperanza de vida, años de escolarización, calorías consumidas… Todos nos dan la razón.

Pues bien, según una encuesta del Pew Research Center, el 51% de los españoles cree que el capitalismo y el libre mercado no son capaces de mejorar la vida de las personas y sólo el 45% apuestan por este modelo (por el nuestro). Somos el país de Europa en el que el sentimiento anticapitalista es más fuerte. ¡Incluso en Francia el 60% de sus ciudadanos apuesta por el libre mercado!

¿Qué hemos hecho mal? Pues entre otras cosas, nos hemos explicado de forma deficiente. Y eso cuando nos hemos explicado. Porque desde hace décadas, una de las características más molestas del liberalismo hispano ha sido su renuncia a dar la batalla de las ideas. Hemos pensado que el peso de los hechos sería suficiente. Al fin y al cabo, el Muro de Berlín cayó hace 25 años. No eran necesarias más pruebas. Su modelo había fracasado y el nuestro triunfaba. En teoría, no hacía falta mucho más.

Pues bien, sí es necesario, mucho más. Por eso nació el Instituto Juan de Mariana, para enfrentarse a los que atacan la libertad y recordar a la sociedad española que el progreso no es inevitable; que la libertad no es sólo un medio de lograr más crecimiento, sino un imperativo ético; que las sociedades libres son más ricas y también más armoniosas; que la cooperación voluntaria es superior a la coacción; y que el respeto a la voluntad de los demás y la responsabilidad sobre los actos de uno mismo son las bases sobre las que debe edificarse un futuro más próspero y feliz.

Ahora que se cumplen diez años de su nacimiento, el IJM da un paso más. Nace Foro Libertad, un espacio que cada dos semanas reunirá a expertos de todo tipo para explicar por qué tenemos razón. Serán 45 minutos de debate sosegado pero entretenido, profundo pero didáctico, interesante pero accesible. Estará abierto a su público, del que esperamos aprender cada semana. Intentaremos invitar a los mejores, a aquellos que nos puedan enseñar algo. Habrá citas de los más grandes, recomendaciones de libros, apuestas culturales, propuestas e ideas nuevas. Mucha munición para una batalla que, aunque nos parezca increíble, todavía no está ni mucho menos ganada.

25 Comentarios

  1. Foro Libertad: munición para
    Ya sé que es una eterna disputa, pero en el texto se dice literalmente «Su modelo había fracasado y el nuestro triunfaba». ¿Es lo que tenemos hoy en día nuestro modelo? No me siento reflejado para nada.

    • No se puede comenzar peor.
      No se puede comenzar peor. Vaya artículo. No sé por donde empezar de todo lo que es una vergüenza. Para empezar no sabía que estamos en guerra. Yo creía que estábamos intentando un movimiento de integración y comprensión. Pero es bueno saber que estamos en guerra y que el que escribe así se declara. Pero si la guerra declarada es entre alguien indefinido que es «liberal», y declaradamente se dice que ningún partido de los existentes lo es… quizá debemos entender que un minúsculo grupúsculo de esta facción mal llamada «liberal», que quizá podamos identificar con el partidillo este llamado PLib (que nombre tan poco afortunado, teniendo en cuenta que el Lib era una revista de la transición que todavía existe e invito a los lectores a ver de que se trata…), pues bien este PLib

  2. (se cortó…) este grupúsculo
    (se cortó…) este grupúsculo se declara en guerra contra Podemos, que dice que es el 25% de la intención de voto. Eso me tranquiliza pues significa que la gran mayoría está en paz y que la guerra la llevan estos. Pues ellos mismos, que a los demás nos dejen en paz.

    Luego estamos en lo de siempre, queriéndose apropiar de los beneficios de la sociedad y maldiciendo y poniendo a todos en el mismo saco a los contrarios. O nosotros o ellos. Y ambos juntos no son más que un montoncito de gente. En fin. Nos quieren manipular y se os ve el plumero a la legua. Para esto no hace falta crear un foro de debate ni nada de nada. Es más de lo mismo, más de lo de siempre pero cambiando la camiseta. Penoso de verdad.

  3. Pero no me voy a quedar ahí,
    Pero no me voy a quedar ahí, Sigo denunciando. Ni Suiza, ni Hong Kong ni Canada, ni ninguna que exista en el mundo son sociedades como las que este «anarcocapitalismo libertario» defiende. Ni por asomo. Son todo estados bien estructurados, Con democracias avanzadas. Y sus logros son debidos a muy diversas fuerzas ideológicas, entre otras las que os declaráis enemigos en guerra, la socialdemocracia. Y no serían iguales, ni habrían conseguido lo logrado sin ese tipo de política. Hay que tener cara de querer hacer caja de los logros de todos para defender una supuesta ideología y no avergonzarse.

    Es bochornoso leer lo de los dos bandos, ellos y nosotros. Como si algo así fuera verdad, como si no hubiéramos infinidad de gente que ni estamos con «ellos» ni estamos con «vosotros» y estamos hartos y muy enfadados con ambos. Os merecéis lo peor solo por eso, por intentar utilizarnos a todos.

    Y para más vergüenza y como siempre os queréis declarar los defensores de la libertad, de verdad no se puede tener la cara más dura. Si vosotros sois los defensores todos los demás son los que la intentan quitar. Inflama la paciencia y la más mínima decencia de quién lee algo así.

    El artículo está para tirarlo directamente a la basura, eliminarlo de la red para siempre, que no se pueda leer algo así nunca más en ningún sitio.

    Si esto es un comienzo de algo no se puede empezar peor.

  4. Sí Domingo,nos hemos
    Sí Domingo,nos hemos explicado de forma muy deficiente.Hay que bajar las ideas del Liberalismo con un lenguaje sensillo sin perder intelecto,pues en este país abundan gente de muy baja capacidad intelectual, y no ven más de lo que le indica su nariz.
    Mi más enhorabuena por el foro.

  5. Por tomar postura tan poco
    Por tomar postura tan poco pragmáticas como las de Vicente es que los socialistas, estatistas, colectivistas, populistas o como los quieran llamar han avanzado cada vez más, ellos tienen todo un arsenal de ideas utópicas o artimañas para lograr sus objetivos y son capaces de cualquier cosa. Por mi parte experimenté en carne propia el asalto al poder del chavismo, así que ir de niños buenos pensando que la libertad está dada es de ingenuos, esta guerra por la ya lleva miles de años así que efectivamente es una lucha constante que no debemos descuidar, porque en el momento menos esperado nos colocan los grilletes en los pies sin darnos cuenta. Por mi parte pienso estar en estado de guerra hasta mi último suspiro aportando todo lo posible y obrando de mil maneras para ir debilitando al monstruo de la ignorancia y la coacción. Cualquier campo de batalla es válido y sobre todo cualquier paso es positivo, no hay ni habrá una sociedad perfecta por lo tanto nos tocará tragar muchas cosas que no nos gustan y otras lógicamente debemos repudiar enérgicamente.

  6. El principal problema del
    El principal problema del liberalismo patrio es su desunión. Los liberales normalmente «han ido por libre». Y resulta que en cuanto han querido unirse en algo parecido aun partido político han cogido el ala mas extrema del liberalismo y se han enrocado en posiciones dogmáticas y para nada pragmáticas. Se han hecho fuertes en conceptos abstrusos, han hecho bandera de ideales extremistas sobre asuntos que muy poco a nada interesan a la sociedad, unos porque lo dan por superado, otros porque no entienden qué puede aportar a la sociedad lo que dicen, y queda difuminado el contenido principal de todo liberalismo, la sociedad civil por encima del Estado, puesto que lo que pretenden no es desarmar al Estado sino dejar huérfanos a los individuos de esa sociedad civil.

    Y no es fácil calar en la sociedad si lo primero que dices es «fuera la protección». Atrévete a ser libre…. pero tu sólo. A mi no me pidas cuentas ni ayuda ni na. Ya te lo daré yo si me apetece.

    Los valores cívicos de toda sociedad son cívicos y de la sociedad cuando son mayoritariamente aceptados. No se puede ir de exquisitos en cuanto a los valores que defiendes si eres una absoluta minoría. Y dentro del liberalismo patrio parece que hay quien se pasa de exquisito dando, además, lecciones a todo el mundo. El asunto es calar en la sociedad como lluvia fina, no pretender cambiarla toda con una tormenta cuando no se es ni tan siquiera neblina mañanera.

    Los conceptos liberales, el ideario liberal, barre a cualquiera en cuanto se tiene el tiempo suficiente, y eso implica que el contertulio aguanta la charla, como para hacerle ver que su postura, socialista, estatista, paternalista, es una contradicción en si misma. Sus efectos son precisamente aquellos que quieren evitar. O peores. Mientras que los ideales de liberalismo, llevados a la práctica de manera consensuada, aceptada mayoritariamente son y tendrán siempre efectos mejores para todos. Ahora bien, si se insiste en hacer de lo accesorio, de lo estrambótico, de lo accesorio causa básica del ideario la cosa se pone chunga.

    No se puede hacer de conceptos tales como las drogas, la prostitución, la inmigración masiva, la desregulación a las bravas la bandera que nos identifique. Hay que hacer del liberalismo algo con lo que la gente se pueda identificar. El liberalismo es ser uno mismo pero integrado en una sociedad. En un ESTADO. Y ese es el gran problema del liberalismo organizado de hoy, del PLib, de los austriacos recalcitrantes. El Estado está y seguirá estando porque el anarquismo es igualmente un concepto contradictorio en si mismo, se destruiría en el momento en el que se aplicara. Por sí mismo. Debate que cuesta mantener con los Ancaps. Pero es así.

    ¿En estos debates que propone Ud., Sr. Soriano, se abordará la imposibilitad del anarquismo? Mucho me temo que no.

  7. Bueno, con liberales de pata
    Bueno, con liberales de pata negra, como la Sra. Esperanza Aguirre, vamos sobrados. Sí, claro, y sobre todo seguir a ese gran partido Liberal que es el PP. Esa gente y muchos otros más, son los principales responsables de que mucha gente cercana a nuestras ideas, confunda Liberalismo con conservadurismo. Otros hablan de mezclar ambas ideologías, (la famosa cantinela liberal-conservadora), con los resultados conocidos desde hace 35 años, y que básicamente consisten en que desaparezca todo vestigio de liberalismo, y el conservadurismo lo acapare todo. Y si, mal que les pese, creo que en el P-Lib, tan odiado por todos los estatistas y socialistas de todos los partidos, se tienen las ideas muy claras, son liberales a secas, o libertarios, como prefieren llamarse, porque no les interesa diluirse con el pensamiento conservador y acabar reducidos a la nada. Como decía la gran filósofa Ayn Rand: Quien lucha por el futuro, vive en él hoy.

  8. Yo no he dicho eso.

    Yo no he dicho eso.
    Yo digo lo siguiente: De todos los programas existentes de los partidos actuales en España, el que más se parece a lo que queremos los libertarios, liberales, anarquistas de mercado, es el PLib, ahora partido libertario. Estoy ansioso por conocer cuántos votos obtendrá en las zonas que se presenta en 2015. Y solo espero y deseo que hayan mejorado sus resultados, pero no lo tengo nada claro.

  9. Comentando el artículo que
    Comentando el artículo que origina este debate, debo decir que s bastante farragoso en cuanto a su redacción, y estructura de ideas que quiere transmitir.
    En cuanto a lo que dice, quisiera comentar que no sé por qué se asombra el autor de que los liberales españoles no venzamos la batalla de las ideas a los socialistas y comunistas; es algo muy sencillo de entender, ellos usan los medios de comunicación de masas para difundir sus “ideas” e infundios, y además lo hacen machaconamente, lo que logran es ese alto porcentaje de personas que se consideran anticapitalistas y, en el fondo, totalmente dependientes del Estado. Mientras tantos los liberales debatimos sólo entre nosotros en torres de marfil muy aisladas del conjunto de la sociedad en la que residimos. Esta falta de ganas de lucha dialéctica con los verdaderos enemigos del liberalismo nos mantiene aislados, y hace que nuestros debates sean inocuos y que sólo creen discrepancias entre las distintas corrientes liberales españolas.
    No creo que el IJM naciese con la intención de “enfrentarse a los que atacan la libertad”, si no más bien con la intención de difundir el pensamiento liberal a lo largo y ancho de los países de habla hispana.
    En cuanto al debate abierto a resultas de este artículo, yo personalmente creo que debería existir un partido liberal, tan liberal que permitiese convivir a todas las corrientes liberales, de modo que alcanzando acuerdos básicos entre nosotros pudiésemos desarrollar esas bases liberales en la acción de gobierno, bien solos o bien en coalición con algún otro partido. Eso sí, intentando acabar con los socialistas que existen en todos los partidos.
    Dejemos de crear foros para debatir entre nosotros y bajemos a la arena política real para enfrentarnos con los estatistas.

  10. Muy de acuerdo con tu
    Muy de acuerdo con tu comentario, JALF…. pero para que exista un verdadero partido liberal lo primero que tiene que articular es una idea de Estado…. y ahí…. ya la hemos fastidiado….

    Los que son mucho más beligerantes, y por tanto hay que reconocerles el mérito a su labor, lo primero que niegan es que el Estado sea ni tan siquiera legítimo. A partir de ahí, como ellos son la vanguardia, empiezan a descalificar, y si no lee al «anónimo», todo aquel que no es anti estado es socialista.

    Bien, es una postura que yo si estoy dispuesto a debatir con ellos. No hay por ahora ocasión, al parecer.

    Pero eso si, en cuanto salen en los medios son la perfecta piñata con la que demoler cualquier posibilidad de hacer progresar el liberalismo y en vez de darse cuenta, muy contentos ellos de haberse conocido, van alegres al matadero de sus ideas y de las del resto de los liberales.

  11. No creo que los liberales
    No creo que los liberales discutamos tanto sobre la idea de Estado, cuanto sobre la cantidad de Estado que estamos dispuesto a tolerar. Esto último estará en función de nuestras ideas individuales.

    Cuando te refieres a los muy beligerantes, entiendo que quieres decir anarcocapitalistas, pues bien, a ellos, por que yo no soy consciente de serlo, hay que reconocerles, no sólo su trabajo sino también, el hecho de que son los que últimamente más han ofrecido por desarrollar las ideas liberales.

    Como escribí en mi comentario anterior insisto en que debería existir un partido liberal, tan liberal que permitiese convivir a todas las corrientes liberales, para poder llevar a la acción nuestras ideas liberales, y lograr disminuir la abusiva cantidad de Estado de la que “disfrutamos” hoy en España.

    Dentro de ese partido liberal del que hablo deberíamos caber todos los liberales, anarcocapitalistas, minarquistas,…estableciendo un debate para mancomunar de modo mayoritario, eso sí, unas prioridades sobre los puntos a desarrollar la acción política y convencer a la sociedad de que nos dejen desarrollarlas desde una acción de gobierno.

  12. El «liberalismo», como
    El «liberalismo», como corriente política, es una clara y minoritaria reacción ciudadana al forzoso colectivismo del «Estado» garante de un presunto «bien común», propietario moral y legal de todos los derechos. Pero ello es la conclusión superficial a la que siempre llegamos. En realidad la «opresión del Estado» sobre el ciudadano, la ejercen otros ciudadanos «administradores de los derechos colectivos» y, a mayor volumen de «administradores» menores espacios de libertad.

  13. Jalf, llevo en eso, en
    Jalf, llevo en eso, en intentar que haya un partido liberal en política que pudiera ofrecer un programa minimamente consensuado entre las distintas corrientes años….. Incluso pasé por mi fase Ancap «en practicas». El problema es que los liberales…. razonables se ven asfixiados por la pujanza Ancap que a su vez aniquila cualquier capacidad de ofrecer a los ciudadanos un programa de gobierno por la sencilla razón de que no aceptan la idea propia de Estado y ni de gobierno.

    Por supuesto que los liberales, todos, queremos menos estado… pero al menos aceptamos la idea de Estado. El conseguir reducir el tamaño y la capacidad del mismo en intervenir en nuestras vidas es un proceso. Un proceso que en este momento de la politica nacional y europea podría tener un camino abierto ante los desmanes que el Estado real, el de los políticos llevándoselo crudo, deja al descubierto las miserias de una sociedad adocenada que pretende que los políticos, estos no, otros, y si no otros….. y así sucesivamente porque así se les ha enseñado desde pequeños, desde los tiempos de Franco, desde Fernando VII, «a mi las caenas», son los que nos tienen que solucionar nuestros problemas.

    Hay tantos conceptos mas importantes para el pueblo llano sobre los que pelear que el hablar continuamente de la legalización de las drogas, de la libertad de portar armas, de la eliminación de la educación y la sanidad pública sin más, así, a lo crudo, de la ilegitimidad del Estado, como si el Estado fuera un ente que se hubiera impuesto por sí mismo a los demás, que desperdicia mucha energía en los debates y deja al liberalismo… razonable, desarmado en cuanto tratas de razonar con los ciudadanos que se lo creen todo sobre las bondades del Estado y te mentan que lo que busco es dejarlos sin protección….

    Y si, ese es el final. Que el Estado esté, pero que esté, para lo que tiene que estar. Para garantizar la defensa de los ciudadanos, del territorio, de las leyes que los ciudadanos se den para si no para acrecentar al Estado, las leyes que se den para limitar el poder de quienes ocupen en Estado. Para garantizar la seguridad y la justicia, para gestionar lo común del territorio. El Estado tiene que existir y ese es su tamaño justo…. y legítimo.

    Y en ese cuadro no existe la obligación de contribuir a mantener un servicio público de nada porque cualquier cosa que sea necesaria el mercado lo podrá ofrecer y lo hará mejor que cualquier negocio gestionado por funcionarios. Hasta la Biblia dice que los trabajadores no lucharan por la hacienda de su amo cuando vengan mal dadas. El lobo se comerá las ovejas del amo y no las suyas…. Leche…. Se sabe desde tiempos inmemoriales. Hagámonos realidad en el debate. No nos enfrasquemos en conceptos que sólo tienen cabida en corrillos de salón. Hablemos de las ovejas y de las lindes de los prados. Hablemos de las comunidades de vecinos como ejemplo de lo que existe en la realidad. Los espacios comunes, lo que pueden imponernos nuestros vecinos…. y lo que no.

    Lo demás ya se andará.

  14. JALF, ese partido Liberal ya
    JALF, ese partido Liberal ya existe. Es por ahora muy pequeño, pero en él hay minarquistas, ancaps, seguidores de Ayn Rand, etc. Lo que no hay, ni debería haber, son social-demócratas, demócrata-cristianos,conservadores, etc. Para esos ya existen otras opciones políticas. Tampoco harían gran cosa en ese partido liberal, supuestos liberales, como el señor Losantos, que se han pasado la vida apoyando formaciones como el PP, UPyD, ahora Ciudadanos y mañana cualquier cosa, todo menos defender la formación de ese partido liberal del que hablas. Ese partido es el P-Lib, y me declaro simpatizante y votante declarado suyo. Veo mucho más consecuente, por ejemplo, al Sr. Juan Pina, como liberal, que a esos otros (estilo Esperanza Aguirre, o Losantos) que se pasan la vida hablando de Liberalismo,pero una es pepera hasta la médula y el otro el liberalismo que siempre apoya es el del Sr. Aznar, o el de Rosa Díez, o ahora el de Albert Rivera, grandiosos liberales, por cierto.

  15. Si a JALF el artículo de
    Si a JALF el artículo de Domingo Soriano le parece «bastante farragoso» en su redacción y estructura, no me atrevo ni a pensar qué le pueden parecer las reflexiones que, junto con algunos de los comentarios, me ha suscitado y que he intentado plasmar en forma de una carta abierta que he publicado en mi blog. Por su extensión, mayor que la del artículo, no me parece adecuado publicarla aquí. Por la difícil tarea de intentar comunicar esas reflexiones de manera efectiva, invito a quienes tengan la inclinación y tiempo para ello a leerla con paciencia y benevolencia. Quienes prefieran la versión más sucinta posible, el primer comentario de Eugenio Martín Velázquez serviría.

    En cualquier caso, mis mejores deseos para Domingo Soriano y el IJM en esta nueva iniciativa. Saludos,
    Jubal

  16. El problema Jubal no radica
    El problema Jubal no radica en la verdad que cuentas de manera tan maravillosa y llena de pasión por la libertad, y de pesimismo. El problema radica en que las personas libres, los individuos libres, han de protegerse de aquellos que quieren acabar son su libertad. No necesariamente los propios gobernantes, que de eso, si las personas valoraran mas su libertad huirían de todo concepto colectivista que llevara aparejado insufribles pérdidas de libertad, sino de aquellos que realmente quieren acabar con tu libertad para someternos.

    Sí, hago esa diferenciación porque una sociedad de individuos libres y conscientes del valor de la libertad ya se cuidarán muy mucho de elegir gobiernos que les limite esa libertad. Pero esos individuos son racional y activamente conscientes de lo que significa la libertad en tanto en cuanto a sus innumerables beneficios pero también en las dificultades que conlleva el saber que no es legitimo pedir a nadie que se cuide de minorar las responsabilidades negativas de sus actos libres. Y claro, ante esa tesitura no es de extrañar que los cuidadnos suelan percibir esos efectos de la libertad como demasiado graves y se desee huir de ellos como para no consentir, incluso para buscar, pérdidas de libertad a cambio de ganar seguridad. O una pretendida seguridad, de acuerdo. No es cosa sólo de los interesados en conseguir extracciones de rentas de la masa débil que no quier sufrir las consecuencias de sus actos, el problema es que ese mecanismo existe. Pero, como digo, en una sociedad consciente de lo que es la libertad, el problema desaparece. Es individuo a individuo cómo se logra una sociedad libre. No por la masa.

    Pero son las sociedades libres las que se ven obligadas a organizarse para defenderse como individuos frente a aquellos que quieren quitarles su libertad. Hay ideologías, que siguen convenciendo con futuros mejores, que usando los mismos mecanismos anteriores basan su razón de ser lograr motivar las panzas de sus atribulados ciudadanos a luchar e incluso morir por un ideal muy superior a ellos pero por el que consideran legítimo matar y morir, o simplemente sobornar y promover su propia cultura o ideología para cercenar la base racional de la libertad individual. No por nada especial, sino porque piensan, erróneamente, por supuesto, que nuestra libertad atenta contra su forma de vida, o nuestra libertad, les impide vivir a todos a expensas de los demás, aunque no lo reconozcan.

    Las sociedades libres también tienen que organizarse para garantizar su propia existencia. Y toda organización depende del impulso que cada individuo sume con los otros para ir en un sentido o en otro. Y aunque estoy absolutamente de acuerdo en que la libertad y el liberalismo es la esencia de la antipolítica es político tanto en cuanto ha de tener acción política para lograr ganar escalón a escalón en el mercado de las ideas y las ideologías que se llama democracia. No existiría libertad sin democracia porque la gestión de esas sociedades exige de mecanismos para la toma de decisiones. sobre aspectos meramente prácticos en lo que es comun, como filosóficos en cuanto a la plantación de la defensa de los derechos fundamentales. Existe, y no lo podemos negar. Y negarse a participar es dejar el campo libre para todas y cada una de de las ideologías que abonan el campo del colectivismo liberticida.

    Es necesario el debate y el combate político. Es por tanto necesaria la participación en política con todas sus miserias y necesidades. Es necesario plantear proyectos de futuro y vender ese futuro como mejor de lo que los otros lo venden sabiendo esas debilidades en cuanto a la asunción personal de responsabilidades pero hablando de los beneficios con el sentido y la intención de llegar a cuanto más publico mejor. Y no se logra sólo quedándonos en la ensoñación última del estrujamientos del concepto de libertad individual. Se logra sabiendo aunar la libertad con la necesidad de establecer y defender sociedades libres de individuos libres. Y ese es el reto.

    El liberalismo es por definición el fin práctico de la política, siempre que entendamos la politica como el arte de gestionar el Todos en función de mayorías, y sus riesgos, por supuesto, pero conocedores de sus riesgos, y partiendo del concepto antipolítico debemos manejar los conceptos de limitación del poder de esas mayorías para garantizar los derechos del individuo. Es esa contraposición eterna la que nos define ideológicamente y… si, políticamente.

  17. Estoy totalmente de acuerdo
    Estoy totalmente de acuerdo con su artículo publicado en forma de carta abierta. De las masas embrutecidas no se puede esperar nada. Occidente, efectivamente, anda ya desde hace mucho en decadencia, una decadencia en la cual la corrupción, en mi opinión, va de abajo hacia arriba, no al revés. Son millones de personas convenientemente idiotizadas, sí, digo idiotizadas, aunque podría emplear términos peores, los que votan y revotan cada cierto tiempo a los que luego serán sus esclavistas. No hay razón, no hay mente, no hay análisis crítico, sólo hay brutalidad, estupidez y vulgaridad, una inmensa vulgaridad que lo baña todo, que lo aplasta todo. Lamento pensar así, pero creo estar en lo cierto. Otro día hablaremos de las posibles soluciones a ésto, que creo que las hay.

  18. JUAN ANTONIO, Yo también
    JUAN ANTONIO, Yo también confieso que he votado al P-LIB en alguna ocasión y es muy probable que lo haga en las elecciones a la Comunidad de Madrid; pero, ¿estas seguro de que en el P-LIB cabemos los minarquirtas?; es más, ¿estas seguro de que los hay?
    Por supuesto que en un partido liberal no debería haber social-demócratas, demócrata-cristianos, conservadores,… ideas que ya tienen sus partidos y en alguno de ellos nos dejaron muy claro que no querían liberales ni en pintura.
    En cuanto FJL entiendo que apoyase al PP por que en su momento tenía un ramalazo liberal interesante. Pero nunca entendí que apoyase ni a UPYD, ni a Ciudadanos, partidos de clara tendencia socialista y socialdemócrata.
    No sé si Juan Pina es consecuente o deja de serlo, puesto que no le conozco. Pero, si nos ponemos a repasar militancias de unos y otros, sí sé que militó en el CDS, y el liberalismo de este partido yo lo encuentro discutible.
    De lo que estoy convencido es de que para que el P-LIB deje de crear suspicacias en el conjunto de la sociedad, y más en concreto entre los liberales, debería cambiar el orden de prioridades de modificaciones de la sociedad en la que está inmerso.

  19. BASTIAT: no quiero ser
    BASTIAT: no quiero ser especialmente ácido, ni contigo ni con nadie pero, tus intentos para que haya un partido liberal en España, ¿en qué consisten? No basta con las bellas discusiones de salón, a las que somos tan propicios los liberales españoles y se nos dan muy bien. Habría que quitarse la chaqueta y arremangarse los puños de la camisa para empezar a trabajar en ello.
    Yo estoy un poco harto de que los grandes próceres del liberalismo español no se apeen de sus cátedras; de que se limiten a impartir doctrina liberal desde sus torres de marfil con hermosos sueldos pagados por el Estado que tanto dicen querer desmontar pero del que viven muy cómodamente.
    Señores liberales, si realmente queremos que exista un partido liberal en España, ¡ a trabajar ¡
    Por todo ello mi reconocimiento al P-LIB y su labor, no pequeña, pese a sus reducidas dimensiones.
    Por otro lado, claro que la población española está engañada desde hace décadas respecto a la buena opinión del Estado, y esto es así por que, como tú muy bien escribes, está adocenada, totalmente retraída y cómodamente asentada en una vida libre del esfuerzo de pensar y de plantearse el por qué de muchas situaciones.

    • Jalf… no eres ácido. Eres
      Jalf… no eres ácido. Eres sólo normal. No se puede ir pidiendo un partido liberal por los foros liberales y no haber formado ya una agrupación en tu ciudad al menos. Sólo que en mi ciudad, sólo votamos al Plib 23 y tres en mi barrio…. Y no los conozco. He de decir que el que haya dos mas en mi barrio que hayan votado por el Plib ya me parece increíble. No estoy sólo!!! pero no tengo ni idea de quienes son.

      Como todo en esta vida, aunque a los liberales mas extremos no les guste, hacen falta líderes que vayan abriendo camino en cualquier campo de la sociedad. Yo no me considero líder en nada. Sólo puedo aportar mi gano de arena en las discusiones de salón liberales en los que por favor que seamos capaces de aunar esfuerzos los liberales para presentar batalla en lo que hay. Y para ello creo que hay hay que limar muchos objetivos que son a muy largo plazo por las dinámicas sociales, pero que en el corto hay momentos, y este es uno, en el que el terreno está abonado para nuestras ideas. Como digo, el desencuentro con la clase política actual es algo que deja el campo abierto para lograr calar en la sociedad puesto que una de nuestras banderas es limitar al poder, al poder de los politicos. ¿Se imaginan si hubiera alguien con el suficiente gancho para aprovechar este momento?

      Pero claro, hemos de ser claros, cercanos y para nada podemos ahuyentar a la ciudadanos con postura extremas.

      Yo sólo puedo reclamar eso. Tu, al menos tienes la posibilidad de votar al Plib, ir a alguna de sus reuniones, pasarte de manera habitual por el IJM, o acercarte a Liberacción en un momento del café…. Yo no. Y no es que me queje… es que es imposible hacerlo porque, como digo, los votantes y por tanto convencidos de liberalismo son pocos y, en mi caso los desconozco…. ojalá los conociera y pudiéramos formar reuniones, traer alguna conferencia….. mover el cotarro….

  20. Tu carta abierta me ha
    Tu carta abierta me ha parecido estupenda. Francamente buena .

  21. BASTIAT: Yo pensaba que eral
    BASTIAT: Yo pensaba que eral el único loco que miraba los resultados electorales, no sólo generales, sino los desglosados por provincias o ciudades, me sorprende que no este sólo.
    A mi me pasa algo parecido cuando veo que en mi distrito de Madrid hay varios cientos de personas que votan al P-LIB; mi perplejidad me deja fuera de juego durante un buen rato.
    Estoy de acuerdo contigo, yo también opino que el momento actual es de los mejores para las ideas liberales. Que falta quien lidere esa acción política. Y que hay que ser más práctico en la cuestión de priorizar las ideas liberales a poner en marcha hoy, en la actual sociedad española.

  22. He leído numerosos
    He leído numerosos comentarios, incluyendo los que hace Vicente y deseo añadir dos cosas:
    1) ¿Cómo va a progresar en la sociedad española la acción política si los libertarios son unos abstencionistas convencidos, incluyendo en ello a los libertarios del Instituto Juan de Mariana?

    2) Una vez, reunido con un catalán de la clase alta que proclamaba ser socialista, le pregunté: ¿Qué te gustaría cambiar en la sociedad española para considerar que avanza políticamente? Y me respondió:
    A) Que haya un referéndum para votar que modelo de Estado queremos: República o Monarquía. Yo le dije: eso es lo que pedimos los liberales.
    B) Que se respete la última voluntad del individuo si desea un suicidio asistido. Yo le dije: eso es lo que pedimos los liberales.
    C) Que compitan en igualdad de condiciones la escuela pública y la privada. Yo le dije: eso es lo que pedimos los liberales, pero si después la privada gana la competición, que desaparezca la pública y se establezca el cheque escolar.
    D) Que se respete la voluntad de la mujer si quiere abortar: Yo le dije: eso es lo que pedimos los liberales, pero dejando libertad de conciencia a cada uno y que el Estado no favorezca con el dinero público una de las opciones.

    Después de estas respuestas, se quedó sorprendido y me prometió visitar la web del P-Lib. En mi opinión, si quieres que la gente descubra, no hay que hablar sino preguntar.

  23. ¿Alguien me podría indicar si
    ¿Alguien me podría indicar si existe un «movimiento» o «corriente de pensamiento» similar al minarquismo, que por decirlo así, sea un poco más consecuente (con un pensamiento menos adolescente) y alejado del objetivismo y el anarcocapitalista?
    Gracias.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sionismo y libertarismo: ¿contradicción o afinidad?

La crítica de Rothbarda la existencia del Estado Judío de Israel desde su perspectiva libertaria ha conducido a algunos de sus seguidores a cometer la arrogancia de categorizar a los libertarios sionistas como falsos libertarios.