Skip to content

Greta Thunberg y su club de fans necesitan ser realistas sobre el desafío climático

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Eliot Wilson. Este artículo ha sido publicado originalmente en CapX.

El Festival Internacional del Libro de Edimburgo celebra este año su 40 aniversario. Por desgracia, este año no todo ha ido como la seda. A principios de mes, Greta Thunberg anunció que renunciaba a participar en un acto titulado «No es demasiado tarde para cambiar el mundo». ¿Por qué? Porque el festival está patrocinado por la venerable gestora de inversiones Baillie Gifford, que, según Greta Thunberg, «invierte fuertemente en la industria de los combustibles fósiles». Su apoyo al festival era, por tanto, poco más que «lavado verde», justo el tipo de manipulación que la profetisa del clima considera inaceptable.

La Juana de Arco del calentamiento global, no llegó donde está hoy sin saber cuándo sus tropas caerán detrás de ella. Por eso, la semana pasada, más de 50 autores y presidentes de mesas redondas, entre ellos Zadie Smith, Gary Younge y Ali Smith, escribieron a los organizadores del festival en apoyo de Greta Thunberg, exigiendo que Baillie Gifford se deshaga de cualquier inversión en combustibles fósiles o sea sustituida como patrocinadora de la edición de 2024. De no ser así, advierten seriamente, boicotearán el evento del año que viene.

Thunberg, un éxito que no se basa en el debate

Dejando a un lado el tedio rutinario de este tipo de señalización de virtudes de bajo riesgo, el juicio de Thunberg sobre Baillie Gifford es en gran medida una cuestión de perspectiva. La inversión que califica de «pesada» asciende a alrededor del 2% de los activos gestionados por la empresa, en un sector en el que la inversión media en productores de combustibles fósiles es del 11%. Y de las inversiones que componen ese 2%, muchas son en empresas que ya están reduciendo su participación en los combustibles fósiles, mientras que otras se dedican activamente al desarrollo de energías limpias.

Pero la preeminencia de Thunberg en el movimiento climático mundial no se ha basado en la discusión, el debate o el intercambio de ideas. Más bien se ha basado en la pureza de sus creencias y la luz interior de su conciencia. Es una prerrogativa suya, por supuesto. Tiene todo el derecho a adoptar una línea intachable que no tolere ningún tipo de compromiso con los combustibles fósiles.

Baillie Gifford promueve la descarbonización

Los que se han unido a ella adoptan un enfoque igualmente absolutista. Según éste, el más mínimo rastro de contacto con la confusión de estas cuestiones se considera fuera de lugar. El punto de vista absurdamente maniqueo de este movimiento fue tipificado por la joven activista climática Mikaela Halls. Dijo dramáticamente a los asistentes al festival: «Vosotros no quemaríais libros, así que ¿por qué quemáis el planeta? Dejad a Baillie Gifford».

La ironía, sin duda perdida por los fanáticos del clima, es que Baillie Gifford es una empresa con mucho que recomendar. Dejando a un lado la magnitud de su éxito y su modelo de propiedad no jerárquico, la empresa está tratando de utilizar su peso e influencia en los servicios financieros para fomentar la innovación y la descarbonización a través del progreso, en lugar de la insípida vergüenza del carbono. También se puede observar que lleva dos décadas patrocinando el Festival del Libro de Edimburgo, en un momento en que el patrocinio empresarial no siempre puede darse por sentado.

¿Cuáles son las soluciones de Thunberg?

Encontrar soluciones a los retos climáticos no es fácil. Pero, como señaló hace poco John Ashmore, editor saliente de CapX, las maniobras publicitarias para acaparar titulares anteponen el brillo de las credenciales climáticas de los propios activistas a la necesidad urgente de tomar medidas serias. No hay que olvidar tampoco que el Gobierno, a pesar de sus recientes ataques a los ecologistas, está firmemente comprometido con la reconversión de la economía británica hacia una energía y un transporte con bajas emisiones de carbono.

La condena y la intolerancia son fáciles hoy en día, y la doncella de Estocolmo las ha convertido en su especialidad. Lo que está mucho menos claro, sin embargo, es cuáles son realmente las soluciones de Greta Thunberg. O qué quiere que hagan los políticos, más allá de un grito bastante vago de «¡actúen!». Quizá le convendría leer las famosas palabras de Teddy Roosevelt:

El mérito es del hombre que está en la arena, cuyo rostro está marcado por el polvo, el sudor y la sangre; que se esfuerza valientemente; que se equivoca, que se queda corto una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error ni carencia.

Teddy Roosevelt.

Ver también

El ecologismo como iglesia de la Gretología (Daniel Rodríguez Herrera).

Menos Greta, más Nordhaus. (Álvaro Martín).

La ‘performance’ verde. (Alberto Illán Oviedo).

El activismo emocional no es el camino. (Pablo Castells).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de