Skip to content

Guardianes de la Galaxia Vol. 3 tiene una lección muy importante para los colectivistas

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Jon Miltimore. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.

El filósofo francés Bertrand de Jouvenel observó una vez: «Hay una tiranía en el vientre de toda utopía». No tengo ni idea de si James Gunn ha leído las obras de Jouvenel, pero el cineasta de Guardianes de la Galaxia sin duda ha absorbido sus lecciones.

La última entrega de la exitosa trilogía de Gunn, Guardianes de la Galaxia Vol. 3, recaudó 300 millones de dólares en taquilla en sus primeros cuatro días. Después de llevar a mi familia al cine, puedo decir que Guardianes 3 es tan buena como las dos primeras películas de Gunn. Pero lo que más destacó fue la poderosa advertencia de la película sobre los peligros del utopismo, que se explora en la génesis de uno de los personajes favoritos de Guardianes: Rocket (al que pone voz Bradley Cooper).

«Mi misión sagrada es crear la sociedad perfecta»

Sabemos por las películas anteriores que nuestro peludo amigo, un mapache modificado genéticamente y mejorado cibernéticamente, fue creado en un laboratorio. Pero eso es todo lo que sabemos. En Guardianes 3, por fin conocemos la historia de Rocket, que fue creado por un hombre conocido como el Alto Evolucionador (Chukwudi Iwuji), un villano que quiere crear un nuevo Edén.

«Mi misión sagrada es crear la sociedad perfecta», dice el Alto Evolucionador.

Rocket es uno de los muchos animales creados con este fin. Está dotado de inteligencia, lo que le permite razonar y hablar. Pero Rocket es tratado como un prisionero, no como un ser sensible. Para el Alto Evolucionador, Rocket ni siquiera es una mascota; es simplemente un medio para un fin. Debido a su capacidad única para resolver problemas, su cerebro es útil y digno de examen.

Rocket

Los animales amigos de Rocket son tratados aún peor. Una vez que se determina que son obsoletos, el Alto Evolucionador sella su destino con una orden de dos palabras: «Incinerarlos».

Rocket, nuestro héroe, intenta intervenir para salvar a sus amigos. Fracasa, pero consigue escapar, lo que le lleva a convertirse en miembro de los Guardianes de la Galaxia. Años después, el Alto Evolucionador (con un nuevo rostro) quiere recuperar a Rocket, lo que prepara el terreno para una gran batalla contra los Guardianes.

El camino al infierno

Guardianes 3 es divertidísima, pero su jovialidad se equilibra con la tensión, la tragedia y los momentos lacrimógenos. Esta ha sido la película de los Guardianes más triste de la trilogía. Puede que me haya aguantado las lágrimas cuatro veces, pero nadie puede demostrarlo.

La fuente de todo dolor es el hombre que desea algo bueno: la perfección. Como sus fines son tan puros -¿quién no quiere una sociedad perfecta? – el Alto Evolucionador no tiene ningún problema en hacer cosas terribles, ya sea incinerar a los sujetos de sus experimentos o arrasar un planeta. En esto se parece mucho a Thanos, el villano púrpura de las películas de Los Vengadores que quería instaurar el paraíso mediante el derramamiento de sangre.

El universo Marvel puede ser ficción, pero su mensaje moral nos recuerda un viejo adagio: «El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones.»

Leonard Read

El adagio refleja una triste e irónica verdad que el gran filósofo Leonard Read observó en su libro de 1969 Let Freedom Reign. «Muchos de los actos más monstruosos de la historia de la humanidad se han perpetrado en nombre del bien», escribió Read. El siglo XX está plagado de dictadores que cometieron genocidios para instaurar una «sociedad perfecta».

«Nuestra política era proporcionar una vida acomodada al pueblo», explicó Pol Pot en una de sus últimas entrevistas . «Se cometieron errores al llevarla a cabo».

Los «errores» a los que se refería el dictador camboyano en su marcha hacia la utopía fueron el asesinato en masa de unos 2 millones de personas. Guardianes 3 y el gran universo Marvel parecen entender mejor que la mayoría el peligro de quienes prometen el paraíso a cambio de libertad. La película sigue siendo una pasada, si no te importa llorar.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de