Skip to content

Hablemos de sexo (y educación)

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

¿Cómo aprendió lo de los pájaros y las abejas?

Crecí en una familia católica muy tradicional y en la escuela no me daban clases de educación sexual. Pasé ese tiempo en la biblioteca del colegio leyendo una serie de libros que mostraban cómo hacer aviones de papel cada vez más complicados. Así que me perdí todo eso de los pepinos y los condones, pero creo que al final salí bien: Tengo cuatro hijos encantadores y amplios conocimientos de aviación A4.

Educación sexual obligatoria

Sin embargo, para asegurarse de que todos los niños reciben una formación básica en salud, relaciones y educación sexual, el Gobierno hizo obligatorias las dos primeras en todos los colegios, y la educación sexual en secundaria, que se impartirá a partir de septiembre de 2020.

Como se puede imaginar, hubo toda una serie de puntos de vista sobre lo que debe y no debe ser cubierto. Todo lo relacionado con los valores morales es difícil de manejar, dada la diversidad de opiniones en la sociedad.

Se pidió al equipo encargado de la tarea que elaborara algo que suscitara un amplio acuerdo, y el plan de estudios final y las directrices legales para las escuelas son una clase magistral de búsqueda de consenso.

Imposición…

En la actualidad, la enseñanza de estas materias en las escuelas es un tema cada vez más candente. Cada vez son más los padres que se quejan de que a sus hijos se les enseñan cosas con las que no están de acuerdo o de un modo que consideran demasiado explícito para la escuela. Algunos pertenecen a grupos religiosos con creencias especialmente conservadoras en materia de sexo y familia, pero la mayoría no.

Y no es difícil entender por qué están preocupados. Un libro de texto que se utiliza en las escuelas de todo el país aconseja a los profesores que:

Puede ser una buena idea dejar los sentimientos para el final. Aquí se puede hacer hincapié en que el amor y el afecto son a menudo partes importantes del buen sexo, pero no siempre. Para otros, el buen sexo es rápido, duro y anónimo. También puedes explorar el hecho de que algunas personas disfrutan sintiendo dolor durante el sexo, lo que a menudo se conoce como kink o BDSM. Como en todas las prácticas sexuales, lo importante es que el sexo sea consentido y que los miembros de la pareja sepan escuchar y respetar los deseos del otro.

Está dirigido a los adolescentes.

Y ocultación

También parece haber varios casos en los que las escuelas impiden a los padres ver el material utilizado con los alumnos alegando derechos de autor o privacidad. Incluso se ha llevado un caso a la Oficina del Comisario de Información (ICO), donde el regulador falló a favor de que la escuela negara a las familias el acceso a los recursos. Esto equivale a decir que los padres no tienen derecho a saber lo que se enseña a sus hijos.

Si a esto añadimos la preocupación por la forma en que las escuelas tratan las cuestiones de transexualidad con los alumnos sin informar a los padres, el resultado son crecientes peticiones de intervención gubernamental. El año pasado, algunos diputados propusieron enmiendas al proyecto de ley de escuelas (ahora desechado) para reforzar aún más la transparencia de los planes de estudios.

No estaba previsto que fuera así, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Chris Jones, Director de Estrategia Corporativa del Ofsted, lo explica:

Los directores pedían sobre todo información sobre lo que debía o no debía enseñarse a cada edad. A los directores se les dejaba decidir cuándo se debía enseñar algo, pero algunos percibían esto como una falta de apoyo por parte del Departamento de Educación (DfE).

Las orientaciones identifican un requisito mínimo, pero no contemplan ningún tope sobre lo que se puede enseñar a qué edad, por lo que puede haber presiones para ir más allá, lo que puede causar conflictos con algunos padres».

En manos de activistas

Para que quede claro, el Ministerio de Educación indicó a las escuelas el mínimo que debían cubrir, pero no dónde podían o debían detenerse. Además, introdujo estos requisitos sin tener en cuenta los recursos que las escuelas podían utilizar. Esto dejó a los profesores y a los padres sin saber cuáles eran las obligaciones de las escuelas, y un vacío de recursos que llenaron varias organizaciones activistas que vieron la oportunidad de utilizar las escuelas para impulsar y ganar dinero con su propia agenda.

El miedo al Ofsted (Oficina de Estándares en Educación, Servicios para la Infancia y Habilidades) tampoco ayuda. Las escuelas siempre se preocupan por cómo van a ser juzgadas, y aunque algunas escuelas han tenido malas notas en las inspecciones porque no cubrían lo suficiente con sus hijos, todavía no se ha tirado de ninguna escuela por ir demasiado lejos. La presión va en una sola dirección.

Ofsted dirá que esto se debe a que sólo pueden inspeccionar de acuerdo con la ley y las directrices, y éstas no establecen lo que es «ir demasiado lejos». Es un argumento razonable. En los casos en los que anteriormente se ha puntuado negativamente a los centros por prácticas que no habían sido explícitamente descartadas por el Departamento de Educación (DfE) -como el inicio temprano de los GCSE por parte de los niños, o la amplitud o profundidad de determinados planes de estudios-, se produjo un revuelo en el sector y tuvieron que dar marcha atrás.

Así que corresponde al DfE resolver las cosas.

Una revisión urgente

La buena noticia es que cuando se estableció la obligatoriedad de la educación sexual, el Ministerio se comprometió a revisar la situación cada tres años.

Pero dada la actual controversia y el hecho de que el departamento ya está trabajando en la orientación para las escuelas sobre cuestiones de transexualidad, los ministros no deberían esperar hasta entonces. Aunque para evitar abrir la caja de Pandora, yo sugeriría que se limitaran a hacer tres cosas.

En primer lugar, encargar una revisión de la práctica de la Educación Sexual y las Relaciones (ESR), con términos de referencia muy específicos que se limiten a definir dónde debe estar el «techo» para cada rango de edad, y qué deben hacer las escuelas para implicar a los padres en la creación, impartición y evaluación de su currículo de ESR.

En segundo lugar, deben aclarar a las escuelas -y, si es necesario, al ICO y a los editores- que los padres tienen el derecho legal de ver, comentar y, si es necesario, compartir los materiales utilizados para el plan de estudios. Si existen impedimentos legales para ello, deberían estudiar la forma de eliminarlos.

El papel de los hogares

Por último, el Ofsted debe explicar cómo utilizará las nuevas orientaciones en sus inspecciones y cómo los padres u otras personas pueden manifestar sus preocupaciones.

La transparencia es casi siempre la mejor manera de eliminar las malas prácticas, promover mejores enfoques y tranquilizar a las personas preocupadas. En última instancia, los niños «pertenecen» a su familia, por lo que la educación sexual y reproductiva debe enfocarse siempre como una colaboración entre el hogar y la escuela.

Y si el Gobierno consigue revisar correctamente la educación sexual, habrá más niños mejor preparados para crecer sanos y salvos, aunque quizá con menos conocimientos sobre cómo hacer aviones de papel, lo cual no es malo.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Costa Rica: coqueteando con el populismo

Desde hace varias décadas, Costa Rica se ha convertido en un referente en desarrollo humano, como el desarrollo de una extensa clase media, y la promoción de una economía de servicios

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.