Skip to content

Hitler y Che Guevara, dos caras de la misma moneda

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Resulta del todo aberrante observar cómo, a día de hoy, la izquierda aún sigue aseverando las bondades del comunismo, cuyo triunfo condenó a muerte a más de cien millones de personas -sólo de forma directa-. El último ejemplo de tal barbarie propagandística tuvo lugar recientemente en Ecuador, donde la Asamblea Nacional aprobó una resolución para condenar el asesinato del terrorista Ernesto Che Guevara. Más allá de esta anécdota, lo trágico de la cuestión radica en que multitud de jóvenes, políticos e intelectuales continúan alabando las virtudes de esta ideología totalitaria y genocida al tiempo que braman con total soltura su espíritu "antifascista" cuando, en realidad, comunismo, fascismo y nazismo configuran un frente común. Son, en esencia, manifestaciones diversas del pensamiento anticapitalista más extremo.

En este sentido, uno de los aspectos más llamativos y contradictorios de estos movimientos de izquierda radica en su total ignorancia respecto al ideario nacionalsocialista, que guarda numerosas similitudes con el comunismo. Ambos aspiran a construir la sociedad desde cero -para lo cual es preciso derribar los cimientos de las instituciones existentes-; un mundo nuevo que, a modo de paraíso utópico, dará origen a un hombre renovado (raza aria vs proletariado); cuya voluntad individual carecerá ya de sentido, pues quedará diluida bajo el "bien común" que representa el espíritu del pueblo (léase Estado). Así pues, el eje vertebrador de comunistas y nazis es, ni más ni menos, que la idolatría del socialismo.

Hitler y Lenin perseguían un objetivo común: erradicar la libertad individual y el capitalismo. El primero mediante una visión nacionalista basada en la lucha de razas, y el segundo a través una perspectiva internacionalista sustentada en la lucha de clases. Luciano Pellicani, en su obra Lenin y Hitler, los dos rostros del totalitarismo, desentraña a la perfección el denominador común de ambas ideologías. Así, basta con observar los alegatos anticapitalistas de los líderes nazis para comprobar el germen puramente socialista del totalitarismo germánico.

Adolf Hitler:

La lucha más fuerte no debía hacerse contra los pueblos enemigos, sino contra el capital internacional. La lucha contra el capital financiero internacional era el punto programático más importante en la lucha de la Nación alemana para su independencia económica y su libertad […]

En la medida en que la economía se adueñó del Estado, el dinero se convirtió en el Dios que todos tenían que adorar de rodillas […] La Bolsa empezó a triunfar y se dispuso lenta pero seguramente a someter a su control la vida de la nación […] El capital debe permanecer al servicio del Estado y no tratar de convertirse en el amo de la nación.

Tampoco después de la guerra podremos renunciar a la dirección estatal de la economía, pues de otro modo todo grupo privado pensaría exclusivamente en la satisfacción de sus propias aspiraciones. Puesto que incluso en la gran masa del pueblo todo individuo obedece a objetivos egoístas, una actividad ordenada y sistemática de la economía nacional no es posible sin la dirección del Estado.

Yo no soy sólo el vencedor del marxismo sino también su realizador. O sea, de aquella parte de él que es esencial y está justificada, despojada del dogma hebraico-talmúdico. El nacionalsocialismo es lo que el marxismo habría podido ser si hubiera conseguido romper sus lazos absurdos y superficiales con un orden democrático.

Joseph Goebbels:

Nosotros somos socialistas […] somos enemigos, enemigos mortales del actual sistema económico capitalista con su explotación de quien es económicamente débil, con su injusticia en la redistribución, con su desigualdad en los sueldos […] Nosotros estamos decididos a destruir este sistema a toda costa […] El Estado burgués ha llegado a su fin. Debemos formar una nueva Alemania […] El futuro es la dictadura de la idea socialista del Estado […] Ser socialista significa someter el Yo al Tú; socialismo significa sacrificar la personalidad individual al Todo.

S.H. Sesselman (líder el partido nazi en Munich):

Nosotros somos completamente de izquierda y nuestras exigencias son más radicales que las de los bolcheviques.

Gregor Strasser (presidente del Partido nazi entre 1923 y 1925, mientras Hitler estuvo encarcelado):

Nosotros, jóvenes alemanes de la guerra, nosotros revolucionarios nacionalsocialistas, desencadenamos la lucha contra el capitalismo.

El programa político nazi incluía la "eliminación de las ganancias" y de la "esclavitud del interés", la "estatalización" de empresas estratégicas y la "expropiación" forzosa, sin indemnización, de la propiedad privada. De este modo, si bien el régimen nazi no nacionalizó todos los medios de producción, puso la economía al servicio de los intereses del Estado, bajo amenaza de duras penas y castigos (expropiación, cárcel, trabajos forzosos y condena a muerte). No en vano, tal y como razonaba la cúpula nazi, "¿qué necesidad tenemos de socializar los bancos y las fábricas? Nosotros socializamos los seres humanos".

Así, no es extrañar que el último canciller de la República de Weimar, el general Kurt von Schleicher, advirtiera que el programa nacionalsocialista "apenas era distinto del puro comunismo". De hecho, muchos de los que engrosaron las filas de las temidas SS y SA procedían de las filas comunistas, siendo su fin último el bolchevismo.

Visto lo visto, y puesto que los nazis combatieron tanto o más que los comunistas el malvado capitalismo, me pregunto por qué Ecuador no condena igualmente el asedio de las potencias aliadas al régimen de Hitler… O bien por qué los jóvenes antisistema, ya de paso, no plasman el rostro del Führer sobre camisetas rojas con una esvástica de fondo, al más puro estilo Che Guevara. ¿A qué viene esta discriminación si, al fin y al cabo, Hitler y el Che perseguían el mismo fin empleando, además, medios tan similares?

8 Comentarios

  1. «Socialismo»

    «Socialismo»
    El fantasma del pasado que aterra hasta el día de hoy.
    La intolerancia es repudiable, en eso no hay mayor recoveco. Al igual que lo son los regímenes totalitarios, porque de eso se tratan no?.
    Aunque creo que el comunismo en su esencia no tiene absolutamente nada que ver con la unión soviética ni mucho menos con Hitler. Porque se trata básicamente de un bien estar común, es decir, de TODOS. No sólo de los de mi lado. Aunque claro, no puedes llegar a eso voluntariamente a menos que tengas a personas con una educación emocional realmente aceptable.
    Bajo esa perspectiva, el capitalismo funciona igual que los regímenes totalitarios, con los de mi lado y los de tu lado, con las diferencias de que hay más lados y los abusos y guerras son para conseguir más dinero.
    En conclusión, somos demasiado idiotas como para beneficiarnos todos de todos, porque siempre queremos tener más y nos olvidamos de las consecuencias de eso ¿no?.
    En fin, da para reflexionar… sobre todo porque acá se está haciendo una crítica a la izquierda actual, cuando la política está plagada de seres humanos idiotas sin distinción de partidos ni colores o lados.
    Saludos

  2. 1. Sobre los cien millones de
    1. Sobre los cien millones de muertos, esto está sacado de un libro que emplea como principales fuentes de «información» libros propagandísticos escritos por Richard Conquest (miembro del departamento de propaganda del servicio secreto británico, cuyo fin era inventarse rumores sobre países hostiles) y Solhenitzyn (ucraniano fascista que en los años 40 fue encarcelado por pasar información confidencial a las SS y hacer propaganda nazi, además de ser partidario de Mussolinni y haber apoyado la dictadura de Francisco Franco). De acuerdo a las últimas investigaciones históricas, de la mano de Nicholas Werth y G. Arch. Getty, la cantidad de muertos de la Unión Soviética es al menos un orden de magnitud inferior a lo que aparece en el libro.
    2. Atribuyes a Joseph Goebbels falsamente una frase que fue dicha en realidad por Strasser, jefe de las SA hasta 1934 (año en que fue asesinado por Hitler durante la Noche de los Cuchillos Largos). Por contra, te aporto una cita auténtica del citado Goebbels:
    «Aquellos que quieran mejorar este mundo decadente y corrupto tendrán que comprender que plutocracia y bolchevismo no son los dos únicos caminos transitables para redimir a la humanidad de la miseria y el fracaso. Porque hay un tercer camino que es el nuestro, que es el único y el mejor. Vendrán hombres que aún sin mencionarnos, porque les estará prohibido o porque temerán hacerlo, intentarán transitar por este camino nuestro. Y serán combatidos y traicionados al igual que nosotros lo fuimos. Pero al final venceremos porque lo bueno y lo verdadero siempre triunfa en este mundo.»
    Y una auténtica de Adolf Hitler: «La doctrina judía del marxismo rechaza el principio aristocrático de la naturaleza y antepone la cantidad numérica y su peso inerte al privilegio sempiterno de la fuerza y del poder». Extraída de Mein Kampf
    3. Fascismo y comunismo NUNCA han formado un frente común. Por contra, sí que ha habido un frente común entre fascismo y capitalismo (véase la situación política de los años 20 y 30, y la que hay actualmente en Ucrania).
    4. El nazismo se sustenta en la superioridad de unos hombres sobre otros (por motivos raciales y sociales): es una doctrina racista y clasisita. El comunismo, en cambio, se sustenta en el principio de que todos los seres humanos tienen los mismos derechos y deberes por ser humanos.
    5. Lo que citas como objetivo de Hitler y Lenin («eliminar la libertad individual») nunca fue el objetivo de Lenin. El objetivo principal de Lenin fue construir un sistema que no estuviera basado en la explotación del hombre por el hombre, contraponiéndose al sistema feudal zarista que había en los tiempos anteriores a los bolcheviques.
    6. El proletariado es por definición la clase social más baja que hay en el sistema capitalista: los trabajadores que carecen de medios de producción (herramientas y/o maquinaria), no «hay que crearlo», ya existe y es la mayoría de la población.
    7. Ya que citas a la República de Weimar, te recuerdo que en las votaciones de 1933 los partidos que se opusieron a la investidura de Hitler fueron el Partido Socialista y el Partido Comunista. Los liberales votaron a favor o se abstuvieron.

    En general: este texto tiene fallos históricos, sociológicos y políticos en aspectos tan elementales que se podría dudar seriamente de la capacidad del autor.

    • «¿Por qué somos Socialistas?
      «¿Por qué somos Socialistas? (Joseph Göebbels)

      Nosotros somos socialistas porque vemos en él, la unión de todos los ciudadanos, la única manera de mantener nuestra herencia racial y recobrar nuestra libertad política y renovar nuestro estado alemán. El socialismo es la doctrina de liberación para la clase obrera. Promueve el crecimiento de la cuarta clase y su incorporación en el organismo político de nuestra Patria, que se liga indisolublemente a romper la esclavitud presente, recobrando la libertad Alemana. El socialismo no es meramente una cuestión de la clase oprimida, pero si una cuestión de todos, la meta es la liberación del pueblo alemán de la esclavitud. El socialismo sólo gana su verdadera forma a través de una hermandad de combate total con las energías delanteras de un nacionalismo recientemente despertado. Sin el nacionalismo no es nada, solo un fantasma, una teoría no más, un castillo en el cielo, un libro. ¡Con él es todo, el futuro, libertad, la Patria!. El pecado del pensamiento liberal fue sobrepasar al socialismo nacional, creando fuerzas, permitiendo sus energías ir en una dirección contra lo nacional. El pecado del Marxismo era degradar al socialismo en una pregunta de sueldos y estómagos, poniéndola en conflicto con el Estado y su existencia nacional. Comprendiendo estos dos factores, nos permite llegar a un nuevo sentido del Socialismo, que ve su naturaleza como nacionalista, progreso estatal, liberando y construyendo.

      El burgués esta a punto de dejar la fase histórica. En su lugar va a venir la clase productiva de trabajadores, la clase obrera que hasta hoy había sido oprimida. Esta comenzando a cumplir su misión política. Esta envuelto en un forcejeo duro y amargo para llegar al poder político, mientras busca ser parte del organismo nacional.La batalla comenzó en el reino económico; y terminará en el político. No es una cuestión de pagos, no solo un tema de las horas de trabajo por día, es mucho mas un problema de la incorporación de una clase poderosa y responsable, para en un futuro, tal vez, transformarse en la fuerza dominante de la Patria.

      El burgués no quiere reconocer la fuerza de la clase trabajadora. El Marxismo lo ha oprimido al punto de estropearlo. Mientras que la clase obrera gradualmente se desintegra en el Marxismo, desangrándose, el burgués y el Marxista han acordado en las líneas generales del capitalismo, y ve su tarea ahora para proteger y defenderlo de varias maneras, a menudo disimulado. Nosotros somos Socialistas porque vemos la pregunta social como necesidad y justicia para la misma existencia de un estado para nuestra gente, no una pregunta de barata piedad o como un insulto sentimentalista. El obrero reclama una forma de vivir acorde a lo que el ha producido. No tenemos la intención de mendigar para ese derecho. Ser incorporado al organismo estatal no es solo un problema crucial para el, sino para toda la nación. La pregunta es mas larga que el trabajo diario de ocho horas. Es cuestión de formar un nuevo estado consciente, que incluya a cada ciudadano productivo.

      Desde que los poderes políticos actuales no son capaces de crear tal situación, el socialismo debe luchar por ellos. Es interiormente y exteriormente un eslogan luchador. Al mismo tiempo se apunta al burgués y marxista, porque los dos son enemigos jurados del estado de los próximos obreros. Esta dirigido a todos los poderes que amenacen nuestra existencia nacional, y así el Estado NacionalSocialista.

      El socialismo es probablemente el único estado que es unido domésticamente y libre internacionalmente. El burgués y el Marxista son responsables por no alcanzar tales metas. No importa cuán nacional y social estas fuerzas se presenten, siguen siendo los enemigos jurados del estado NacionalSocialista. Debemos entonces, romper ambos grupos políticamente. La línea del Socialismo Alemán es filosa, y nuestro camino esta libre.

      ¡Nosotros estamos contra el burgués político, y para el Nacionalismo genuino!
      ¡Nosotros estamos contra el Marxismo, pero para el verdadero Socialismo!
      ¡Nosotros estamos a favor del primer estado Nacional alemán de naturaleza Socialista!
      ¡Nosotros estamos a favor de los trabajadores alemanes NacionalSocialistas!»

      No podes decir que el fascismo y el comunismo no son lo mismo, si queres puedo citar a Marx que pensaba en cuanto a los judíos.. te vas a sorprender con las coincidencias de Hitler y Marx… decir que el fascismo y el capitalismo son del mismo frente es una ridiculez que denota la idiotez extrema… el capitalismo que es pro individualismo igual al fascismo que es pro colectivismo? en la filosofía de ambas ideologías ya quedaría descartado esa idiotez que dijiste.. solo tenes que saber bien que es una cosa y la otra… segundo al parecer tenes un concepto erróneo de capitalismo, decinos que pensas que es el mismo para así poder hablar en los mismos términos, tercero el autor y vos se equivocaron con la frase que segun el auto dijo Goebbels y segun vos Strasser, la dijo HITLER , para cerrar unas frases de Marx y Engels …
      «Los judíos alemanes pretenden su emancipación. ¿Qué emancipación? […] Los judíos sois unos egoístas, exigiendo una emancipación especial en vuestra calidad de judíos. Como alemanes, tendríais que trabajar por la emancipación política de Alemania[…] ¿O es que los judíos reclaman la igualdad de derechos con los súbditos cristianos?”, (Karl Marx).
      ¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta. ¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero”, (Karl Marx).
      Las razas que sobrevivieron a la supresión del sistema feudal luego del triunfo de la revolución proletaria deben ser exterminadas porque no estaran a la altura de superar su retraso acumulado por la inmundicia de su historia”, (Friedrich Engels)
      …. saludo

  3. 1. Sobre los cien millones de
    1. Sobre los cien millones de muertos, esto está sacado de un libro que emplea como principales fuentes de «información» libros propagandísticos escritos por Richard Conquest (miembro del departamento de propaganda del servicio secreto británico, cuyo fin era inventarse rumores sobre países hostiles) y Solhenitzyn (ucraniano fascista que en los años 40 fue encarcelado por pasar información confidencial a las SS y hacer propaganda nazi, además de ser partidario de Mussolinni y haber apoyado la dictadura de Francisco Franco). De acuerdo a las últimas investigaciones históricas, de la mano de Nicholas Werth y G. Arch. Getty, la cantidad de muertos de la Unión Soviética es al menos un orden de magnitud inferior a lo que aparece en el libro.
    2. Atribuyes a Joseph Goebbels falsamente una frase que fue dicha en realidad por Strasser, jefe de las SA hasta 1934 (año en que fue asesinado por Hitler durante la Noche de los Cuchillos Largos). Por contra, te aporto una cita auténtica del citado Goebbels:
    «Aquellos que quieran mejorar este mundo decadente y corrupto tendrán que comprender que plutocracia y bolchevismo no son los dos únicos caminos transitables para redimir a la humanidad de la miseria y el fracaso. Porque hay un tercer camino que es el nuestro, que es el único y el mejor. Vendrán hombres que aún sin mencionarnos, porque les estará prohibido o porque temerán hacerlo, intentarán transitar por este camino nuestro. Y serán combatidos y traicionados al igual que nosotros lo fuimos. Pero al final venceremos porque lo bueno y lo verdadero siempre triunfa en este mundo.»
    Y una auténtica de Adolf Hitler: «La doctrina judía del marxismo rechaza el principio aristocrático de la naturaleza y antepone la cantidad numérica y su peso inerte al privilegio sempiterno de la fuerza y del poder». Extraída de Mein Kampf
    3. Fascismo y comunismo NUNCA han formado un frente común. Por contra, sí que ha habido un frente común entre fascismo y capitalismo (véase la situación política de los años 20 y 30, y la que hay actualmente en Ucrania).
    4. El nazismo se sustenta en la superioridad de unos hombres sobre otros (por motivos raciales y sociales): es una doctrina racista y clasisita. El comunismo, en cambio, se sustenta en el principio de que todos los seres humanos tienen los mismos derechos y deberes por ser humanos.
    5. Lo que citas como objetivo de Hitler y Lenin («eliminar la libertad individual») nunca fue el objetivo de Lenin. El objetivo principal de Lenin fue construir un sistema que no estuviera basado en la explotación del hombre por el hombre, contraponiéndose al sistema feudal zarista que había en los tiempos anteriores a los bolcheviques.
    6. El proletariado es por definición la clase social más baja que hay en el sistema capitalista: los trabajadores que carecen de medios de producción (herramientas y/o maquinaria), no «hay que crearlo», ya existe y es la mayoría de la población.
    7. Ya que citas a la República de Weimar, te recuerdo que en las votaciones de 1933 los partidos que se opusieron a la investidura de Hitler fueron el Partido Socialista y el Partido Comunista. Los liberales votaron a favor o se abstuvieron.

    En general: este texto tiene fallos históricos, sociológicos y políticos en aspectos tan elementales que se podría dudar seriamente de la capacidad del autor.

  4. Manuel llamas eres pequeño
    Manuel llamas eres pequeño e insignificante . No vale la pena que se te lmportancia dado que eres la miierda pura te odiar maldito incestuoso

    • Le duele saber la verdad? Que
      Le duele saber la verdad? Que su ideología antifascista todo este tiempo es una mentira?

  5. Hombre, con ese pastiche
    Hombre, con ese pastiche ideológico que plasma el blogero es difícil saber por donde empezar, pero iré a lo más fácil: El nazismo no asesinó a capitalistas por el mero hecho de serlo. Es extremadamente retorcido tratar de vender comunismo y nazismo como dos caras de la misma moneda por el mero hecho de que quieran buscar empezar una sociedad desde cero. Ese argumento tiene la misma validez que el que yo dijera que Adolf Hitler y Manuel LLamas son dos caras de la misma moneda porque ambos están de acuerdo en que viola.r a niños o practicar el canibalismo está mal (suponiendo que el señor Llamas así lo opine, claro).
    Y por desmontar tan simple razonamiento, ni hitler era nada parecido a comunista, ni era socialista como veo dia si dia también decir a los ultraderechistas. Por una sencilla razón, Hitler (los nazis) ordenó el asesinato en masa de judios, pero tambien de comunistas y de socialistas. Sin embargo nunca lo ordenó de capitalistas. Entonces menos pastiche porque esos pensamientos que se plasman aquí son muy simples, atrevidos y peligrosos.

  6. en mi vida he leido tanta
    en mi vida he leido tanta basura puesta en una sola página!!!! EL NAZISMO NO ES NACIONAL SOCIALISMO!!!!!!!!!!!!!!!!!! DEJEN DE MENTIR!!!!!!!!!!!!!!!!! EL UNICO SOCIALISMO VERDADERO QUE SE HA PUESTO EN EL PLANETA FUE LO QUIERAN O NO EL NACIONAL SOCIALISMO DE HITLER!!!!!!!!!! PUES FUE EL UNICO QUE LUCHO CONTRA LA INMUNDICIA QUE GOBIERNA ESTE PLANETA!!!!!!!!!!!!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más artículos

En defensa de la especulación I

La especulación, muy lejos de ser dañina o inmoral, es la máxima expresión de la actividad económica y de la generación de riqueza. Para que quede claro a lo que me refiero en este artículo, defino especulación como aquella actividad que consiste en conseguir un beneficio por el mero hecho de comprar cualquier cosa por debajo del precio de venta.  Precio puro y duro.

La distorsión de los medios de comunicación

Los periodistas que trabajan en las redacciones no suelen ser las personas mejor dotadas intelectualmente de la sociedad. Por lo tanto, son incapaces de transmitir un hecho complejo, ya no digamos de simplificarlo.