Skip to content

Juan de Mariana, cum laude

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Ángel Fernández leyó el mes pasado su Tesis Doctoral sobre Juan de Mariana, destacando su relación con los escolásticos salmantinos y su papel en la configuración de un pensamiento liberal.

Como algunos ya conocen, nuestro compañero de columna Ángel Fernández leyó el mes pasado su Tesis Doctoral en la Universidad Complutense de Madrid con la máxima calificación: vaya por delante mi enhorabuena a él y a su Director, Luis Perdices.

Tanto el trabajo, del que enseguida hablaré, como el Acto de Defensa merecen un comentario, ya que reunió en el Tribunal a un interesantísimo grupo de catedráticos: Juan Hernández Andreu y Carlos Rodríguez Braun de la Complutense, Jesús Huerta de Soto y Victoriano Martín de la Rey Juan Carlos, más el Académico Dalmacio Negro.

El título: Juan de Mariana. Heredero de la Escuela de Salamanca y precursor del liberalismo, es una buena excusa para recordar al inspirador de nuestro Instituto. Visto desde esa doble perspectiva: su relación con los escolásticos salmantinos y su papel en la configuración de un pensamiento liberal que, en su estudio, el nuevo Doctor lo llevaría hasta el presidente norteamericano John Adams.

Pero vayamos por partes. Lo primero a mencionar es todo ese debate sobre si Mariana puede considerarse o no de la Escuela de Salamanca, quiénes fueron sus miembros, etc. Angel Fernández resuelve esta cuestión proponiendo la existencia de una Escuela Española de Economía, que abarcaría a todos aquellos escritores de los siglos XVI y XVII defensores de la propiedad privada, un orden abierto de mercado, la no injerencia del Estado en la política monetaria (alterando las monedas, con la consecuente inflación de los precios) o la limitación del poder civil desde la perspectiva del consentimiento del pueblo. En su lectura, planteaba una especie de constelación de autores, que se ordenarían concéntricamente a partir y alrededor de Francisco de Vitoria, el fraile dominico que inició una nueva forma de estudiar la Teología, el Derecho o la Filosofía Moral y Política a partir de la Summa Theologiae de Tomás de Aquino. Juan de Mariana aparecerá en una órbita más externa, junto a otros doctores importantes como Luis Saravia de la Calle, Juan de Lugo o Miguel Salón.

El segundo punto a destacar en la Defensa fue una interesante constatación empírica de la influencia de Mariana en el pensamiento político anglosajón. Por un lado, demostrando cómo John Locke conoció la Historia General de España (1592) de nuestro jesuita (tenía un ejemplar en su Biblioteca, traducido al inglés en 1699 por el capitán John Stevens; quien pondera -por cierto- la fama de Juan de Mariana en la Inglaterra de su tiempo), aparte de citarle “como un autor imprescindible para la formación de caballeros” en varias cartas personales. Pero todavía más interesante (y menos conocida) fue la explicación del doctorando sobre el influjo de Mariana en John Adams, segundo Presidente de los Estados Unidos. Basándose también en pruebas documentales, expuso cómo Adams tuvo un ejemplar del De Rege et Regis Institutione (1599) de Mariana también en su biblioteca particular, cuya lectura se podría constatar en las ideas sobre la soberanía, la propiedad o el principio del consentimiento en una Defense of the Constitutions of the United States of America (1789) del político norteamericano. Junto a ello, presentaba otras cartas personales de Jefferson, Madison o el mismo Adams con referencias a los libros del jesuita y su interés por adquirir ejemplares de los mismos.

Quiero completar esta brevísima relación del Acto de Defensa resumiendo el debate y respuestas de los miembros del Tribunal. Como suele acontecer cuando se presentan Memorias de Doctorado de calidad, en ocasiones resulta de gran interés el posterior intercambio de ideas entre ellos… Por ejemplo, Rodríguez Braun y Huerta de Soto precisaban el título de “precursor” del liberalismo, cuestionando el profesor de la URJC si antes de Mariana se podría encontrar una primera defensa de los principios sobre los límites del poder en algunos panfletos de los Comuneros españoles (Padilla, Bravo y Maldonado, enfrentados a Carlos V a comienzos de su reinado). Huerta de Soto nos emplazó también a acudir a un homenaje en recuerdo de Juan de Mariana, que se celebrará próximamente en la Catedral de Toledo, al estilo de otros anteriores Scholastics Road Shows (Diego de Covarrubias, en Segovia, y Martín de Azpilcueta, en Pamplona).

También disputaron cordialmente los profesores Dalmacio Negro y Victoriano Martín en torno al concepto de los derechos subjetivos, y su relación con el pensamiento escolástico o la tradición liberal: hasta qué punto podrían relacionarse con el iusnaturalismo de los salmantinos, o más bien con un incipiente individualismo metodológico que emergía en la Europa Moderna… Asimismo, como terciaría finalmente el profesor Hernández Andreu, cabe también un acercamiento a Juan de Mariana desde la comparación entre un realismo crítico de los tomistas de Salamanca y el posible nominalismo al que llegarían algunos doctores jesuitas. En fin, como verán, son cuestiones interesantes y bastante difíciles de solucionar con una respuesta sencilla; en cualquier caso, nos demuestran la consistencia de la aportación intelectual de Mariana y sus compañeros tardoescolásticos. Esperemos que la publicación de este trabajo siga atrayendo el estudio sobre aquellos doctores españoles e iberoamericanos.

3 Comentarios

  1. Felicidades por tu artículo,
    Felicidades por tu artículo, felices fiestas y donde podemos leer la citada tesis doctoral. Gracias anticipadas por tu ayuda.

  2. Supongo que la publicación
    Supongo que la publicación tardará un poco, aunque Huerta de Soto ofreció hacerlo en Unión Editorial. Escribe al autor (búscale en esta web) porque ha sacado ya algún artículo sobre ella. Feliz Año también.

  3. Siempre es una buena noticia
    Siempre es una buena noticia los éxitos de organizaciones y personas que defienden la libertad


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.