Skip to content

La advertencia de David Hume sobre las guerras permanentes

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Daniel Klein. Este artículo fue publicado originalmente por Law & Liberty.

La propaganda se frena con el desafío abierto y la disputa enérgica. Pero es difícil discutir sobre el propio gobierno en tiempos de guerra, porque uno puede ser tratado como un apologista del enemigo, o incluso como un enemigo declarado. La propaganda es tal vez peor que en tiempos de guerra. Es entonces cuando es más probable que el gobierno destruya las preciadas libertades nacionales.

En cuanto al gobierno de Estados Unidos en la actualidad y su conducta en las intervenciones militares y en el extranjero, me atrevo a decir que dudo bastante de su sabiduría y virtud. En cuanto a la guerra de Ucrania y otras cuestiones relacionadas, me convencen voces como John Mearsheimer, los caballeros de The Duran y los sabios del canal de YouTube de Andrew Napolitano.

«Imprudente vehemencia»

La filosofía y la erudición proporcionan un respiro de lo terrible. Boecio escribió -en prisión, a la espera de su ejecución- sobre el consuelo de la filosofía. Yo encuentro consuelo en la lectura de textos demasiado antiguos para conocer los terribles acontecimientos de hoy. Pero a veces las conexiones son inevitables.

Participo regularmente en un grupo de lectura, y en este momento nuestro texto son los Ensayos de David Hume, que contienen Del equilibrio de poder. Termina con varios párrafos sobre la «imprudente vehemencia» de Gran Bretaña en sus numerosas guerras contra la Francia absolutista. Esos párrafos son notablemente relevantes para las cosas de hoy, tal como yo las veo. Al adentrarse en esos párrafos, uno se entera del pensamiento de Hume y de una forma de ver los acontecimientos de hoy.

Escuchando a Hume en 2023

Hume presenta a Francia como una amenaza real para Gran Bretaña. Habla de ella como «esta potencia ambiciosa», una que es «más formidable [de lo que fueron Carlos V y los Habsburgo] para las libertades de Europa». Parecía respaldar los esfuerzos de Gran Bretaña por «protegernos contra la monarquía universal y preservar al mundo de un mal tan grande».

Es posible que esas declaraciones fueran sinceras, y es posible que fueran acertadas. Pero Hume era un escritor cauteloso, y sin duda escribía para persuadir a la clase dominante. Sin embargo, lo más notable de Del equilibrio de poder es cómo concluye. Hume dice que Gran Bretaña ha hecho la guerra «en exceso», pide «moderación» y da sus razones. Si aplicamos esos párrafos a la actualidad, podríamos pensar en Estados Unidos en lugar de Gran Bretaña, y en Rusia o China (o ambas) en lugar de Francia. Ucrania, Alemania y otros países de la OTAN ocuparían hoy el lugar de los aliados de la Gran Bretaña de Hume.

El ensayo, que apareció por primera vez en los Discursos Políticos de Hume de 1752, comienza señalando que la frase «el equilibrio de poder» es nueva y ahora muy utilizada, y hoy en 2023 podemos confirmarlo (ver aquí). Hume se pregunta si es sólo la frase lo que es nuevo, o si el propio concepto de equilibrio de poder es nuevo.

El imperio romano y el de los Estados Unidos

La respuesta es clara: «En toda la política de Grecia, la ansiedad, con respecto al equilibrio de poder, es evidente, y se nos señala expresamente, incluso por los historiadores antiguos». La gente en la antigüedad estaba realmente preocupada por el surgimiento de potencias rivales, y actuaban para preservar un equilibrio de poder. «Tucídides representa la liga, que se formó contra Atenas, y que produjo la guerra del Peloponeso, como debida enteramente a este principio». Los atenienses eran entonces «el pueblo más bullicioso, intrigante y belicoso de Grecia», que encontraba «su error en meterse en todas las disputas».

Si eso no le hace pensar en Estados Unidos, quizá lo hagan las observaciones de Hume sobre Roma. El Imperio Romano se había vuelto tan dominante, como la antigua unipolaridad de Estados Unidos, que la idea del equilibrio de poder se volvió algo inapropiada. Los líderes de fuera de Roma percibían la creciente hegemonía romana, y consentían o apoyaban activamente a Roma. Hume menciona a Massinissa de Numidia, Atalo de Pérgamo y Prusias de Bitinia, hombres que, «al satisfacer sus pasiones privadas, fueron, todos ellos, los instrumentos de la grandeza romana; y nunca parecen haber sospechado que estaban forjando sus propias cadenas, mientras avanzaban en las conquistas de su aliado». (Pienso en el actual Canciller alemán, Olaf «Actuaremos juntos» Scholz).

El equilibrio del poder

Hume destaca a un hombre atrapado en medio, en Sicilia, entre Roma y Cartago, Hiero de Siracusa, que actuó en ayuda de Cartago para preservar el equilibrio entre esas dos potencias. Hume cita al historiador griego, Polibio, diciendo que Hiero ayudó a Cartago «para que por la caída [de Cartago] el poder restante [Roma] pudiera, sin contraste ni oposición, ejecutar todo propósito y empresa. La [F]orza [nunca debe] ser arrojada en una sola mano, como para incapacitar a los estados vecinos de defender sus derechos contra ella». Es raro que una gran potencia se parezca a un déspota benevolente.

Hume resume:

En resumen, la máxima de preservar el equilibrio de poder se basa tanto en el sentido común y el razonamiento obvio, que es imposible que haya escapado por completo a la antigüedad, donde encontramos, en otros particulares, tantas marcas de profunda penetración y discernimiento.

David Hume

Moderación

Llevando la discusión de vuelta a su propio tiempo, Hume pasa entonces a la principal preocupación de Gran Bretaña, que es Francia. Felicita a Gran Bretaña por estar «a la cabeza» contra Francia en una serie de guerras, diciendo que los británicos «están animados con tal espíritu nacional, y son tan plenamente conscientes de las bendiciones de su gobierno, que podemos esperar que su vigor nunca languidezca en una causa tan necesaria y tan justa».

Pero la siguiente frase da un giro:

Por el contrario, si podemos juzgar por el pasado, su ardor apasionado [es decir, el de los británicos] parece requerir más bien cierta moderación; y se han equivocado más a menudo por un exceso loable que por una deficiencia censurable.

David Hume

Que el vigor de Gran Bretaña nunca languidezca, pero requiere moderación.

Tres argumentos

A continuación, Hume enumera tres argumentos a favor de moderar la belicosidad británica hacia Francia. En primer lugar, Gran Bretaña ha estado demasiado poseída por el «espíritu de celosa emulación, [más que] actuada por las prudentes opiniones de la política moderna». El desafortunado espíritu de emulación se produce cuando «cada estado parece haber tenido más en cuenta el honor de liderar al resto, que cualquier esperanza bien fundada de autoridad y dominio.»

«Nuestras guerras con Francia», escribe Hume, «se han iniciado con justicia, e incluso, tal vez, por necesidad; pero siempre han sido demasiado empujadas por la obstinación y la pasión.» A continuación, Hume enumera tres casos de hostilidades infructuosamente prolongadas:

  • «La misma paz, que después se hizo en Ryswick en 1697, se ofreció ya en [1692];»
  • «la concluida en Utrecht en 1712 podría haber sido terminada en tan buenas condiciones en Gertruytenberg en [1708];»
  • «y podríamos haber ofrecido en Frankfort, en 1743, las mismas condiciones que aceptamos con gusto en Aix-la-Chapelle en [1748]».

Guerra de Ucrania

Hoy, ¿cuál es el objetivo realista en Ucrania? ¿Por qué aplazar las negociaciones y la resolución? Hume escribe que es «debido más a nuestra propia vehemencia imprudente, que a la ambición de nuestros vecinos» que hemos sostenido «la mitad de nuestras guerras con Francia, y todas nuestras deudas públicas.»

En segundo lugar, Gran Bretaña, siendo «tan declarada en nuestra oposición al poder francés,» se ha mostrado también «tan alerta en defensa de nuestros aliados.» ¿Cómo responden entonces los aliados de Gran Bretaña?

Siempre cuentan con nuestra fuerza como con la suya propia; y esperando continuar la guerra a nuestra costa, rechazan todos los términos razonables de acomodación.

David Hume

Si eso no le recuerda a Ucrania, considere lo siguiente sobre la aliada Hungría, frente a Prusia:

Todo el mundo sabe, que el voto faccioso de la Cámara de los Comunes, al principio del último parlamento, con el humor profeso de la nación, hizo a la reina de Hungría inflexible en sus términos, e impidió ese acuerdo con Prusia, que habría restaurado inmediatamente la tranquilidad general de Europa.

David Hume

En tercer lugar, «somos tan verdaderos combatientes, que, una vez comprometidos, perdemos toda preocupación por nosotros mismos y nuestra posteridad, y sólo consideramos cómo podemos molestar mejor al enemigo». Hoy en día, molestar al enemigo llega hasta el punto de cambiar de régimen.

La deuda pública

Una preocupación para la posteridad -entonces como ahora- es la deuda pública: «Hipotecar nuestros ingresos a un ritmo tan alto, en guerras en las que sólo éramos cómplices, fue sin duda el engaño más fatal del que jamás haya sido culpable una nación con pretensiones de política y prudencia. Ese remedio de la financiación [deuda pública], si es un remedio, y no más bien un veneno, debería, con toda razón, reservarse hasta el último extremo; y ningún mal, salvo el mayor y más urgente, debería inducirnos jamás a adoptar un expediente tan peligroso».

En el volumen de Hume de 1752 (al igual que en el volumen moderno), el ensayo Del equilibrio de poder fue seguido inmediatamente por De los impuestos y Del crédito público. En este último, Hume denuncia la acumulación irresponsable de deuda pública, escribiendo:

Cuando veo a los príncipes y a los estados peleando y riñendo, entre sus deudas, fondos e hipotecas públicas, siempre me trae a la mente un partido de garrotazos librado en una tienda de chinos.

David Hume

Deuda y dependencia

La deuda pública, explica Hume, se ha disparado como consecuencia de la guerra. Con una advertencia que prefigura las de Alexis de Tocqueville, escribe en Del crédito público:

Pero nuestros hijos, cansados de la lucha y encadenados por las cargas, pueden sentarse seguros y ver a sus vecinos oprimidos y conquistados, hasta que, al final, tanto ellos como sus acreedores queden a merced del conquistador.

David Hume

Pienso en el comentario de Adam Smith en sus Lecturas sobre Jurisprudencia: «Un país conquistado, en cierto modo, sólo cambia de amos». En otro ensayo, Hume dice que «el pueblo» en los estados absolutistas europeos «eligió confiar a su príncipe ejércitos mercenarios, que fácilmente volvió contra sí mismo.»

El destino de las «monarquías enormes»

Volvamos a Del equilibrio de poder: Es en el espíritu de presentimiento tocquevilliano que Hume concluye. Hume invita a los británicos a pensar en sí mismos como oponentes necesarios de la imperial y despótica Francia, pero no de forma excesiva. En el último párrafo, lanza otra bola curva, sugiriendo que la propia Gran Bretaña está derivando hacia la arrogancia de Atenas antes de la Guerra del Peloponeso y del Imperio Romano. «Las guerras se desarrollan a gran distancia e interesan a una parte tan pequeña del Estado». Hoy, muchos estadounidenses se preguntan: ¿Por qué nuestro gobierno está librando una guerra por poderes contra Rusia?

El mensaje de Hume en el último párrafo se resume en sus frases primera y última:

Las monarquías enormes son, probablemente, destructivas para la naturaleza humana; en su progreso, en su permanencia, e incluso en su caída, que nunca puede estar muy distante de su establecimiento. … Y el melancólico destino de los emperadores romanos, por la misma causa, se renueva una y otra vez, hasta la disolución final de la monarquía.

David Hume

Hume, dirigiéndose a la clase dirigente, les incita a preguntarse si se están convirtiendo en emperadores romanos arrogantes. Los gobernantes estadounidenses podrían preguntarse si su belicosidad se parece a la de la Gran Bretaña de Hume y, por tanto, a la arrogancia de Roma.

La Casa Blanca y el Pentágono están cerca del Monumento a Washington, pero ahora lejos de George Washington.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Begoña Gómez: crimen y castigo

Miriam González: «Si yo hubiera hecho lo mismo que Begoña Gómez cuando mi marido era vicepresidente del gobierno británico, me habrían quemado en Trafalgar Square».