Skip to content

La cobardía cultural cuesta vidas

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por David James. El artículo La cobardía cultural cuesta vidas fue publicado originalmente en CapX.

Para quienes tienen un talante conservador, los interminables conflictos que siguen manteniendo encendidas las guerras culturales suelen ser una lectura deprimente. Apenas pasa una semana sin que la prensa se haga eco de algo preocupante o descabellado (o ambas cosas). El gran despertar, del que algunos afirman que ya ha pasado una década, sigue dominando la opinión pública, ya que desafía las convenciones e instituciones establecidas desde hace tiempo de las formas más fundamentales posibles.

Por supuesto, las guerras culturales son amorfas, y no hay acuerdo sobre su grado de coordinación (o incluso sobre si hay). Para algunos comentaristas, normalmente de derechas, está en juego el futuro de la civilización occidental. Para otros (normalmente de izquierdas) el «wokeismo» es un término alarmista, cuando en realidad los debates en torno al género, la raza y la fe son luchas por la igualdad.

Dicho esto, cuando un cantautor de izquierda liberal como Nick Cave admite que le horroriza la «cultura woke» por su «falta de humildad y la seguridad paternalista y doctrinal de sus afirmaciones», uno no puede dejar de concluir que la ventana de Overton se ha desplazado de nuevo. Y que la intimidación y el miedo que han impedido que demasiadas personas de un espectro político muy amplio sientan que pueden debatir cuestiones divisivas está disminuyendo. Al menos es un signo de cierto progreso.

Cuchillo

Durante la última semana ha habido más buenas noticias, con varios acontecimientos no relacionados, pero alentadores que muestran que cualquier Fin de Occidente Spengleriano está, al menos por el momento, retrasado. En primer lugar, la Cass Review introdujo una dosis necesaria de objetividad basada en pruebas en los argumentos sobre género, a menudo tóxicos y acientíficos. Después, el Tribunal Supremo dictaminó que la escuela Michaela, y su directora, Katharine Birbalsingh, no eran culpables de discriminar a una alumna musulmana a la que se había impedido observar sus rituales de oración. Por último, hemos asistido a la reaparición en la esfera pública de Sir Salman Rushdie, que acaba de publicar el relato de su intento de asesinato en unas memorias tituladas, sin rodeos, Cuchillo.

Erica Wagner entrevistó recientemente a Rushdie en el Southbank Centre a través de una conexión de vídeo desde su casa de Nueva York (es comprensible que sea reacio a hablar en directo en el escenario). Aunque sólo estuviera virtualmente, fue realmente conmovedor verle allí, menos de dos años después de aquel atentado casi mortal en el norte del estado de Nueva York. Aquel atentado contra su vida, perpetrado por un asesino solitario, duró 27 segundos, «mucho tiempo», dijo, «cuando la otra persona tiene un cuchillo en la mano». Pero, aparte de la pérdida de visión de su ojo derecho, «se recuperó», y sus opiniones sobre la libertad de expresión se vieron reforzadas por sus angustiosas experiencias.

Cancelación

Rushdie es, por supuesto, la primera y más famosa víctima de la tendencia moderna a ser censurado por escribir algo que otros consideran ofensivo. Pero su «cancelación» fue muy real y visceral: la fatwa emitida el Día de San Valentín de 1989 por el ayatolá Jomeni, tuvo implicaciones políticas (y personales) duraderas, que volvieron a atacarle, a arrastrarle a su pasado, cuando se levantó para hablar en la Chautauqua Institution sobre la importancia de mantener a los escritores a salvo de cualquier daño. La ironía también le acecha.

Todos los que recuerden la sentencia de muerte dictada en Teherán recordarán lo oscuro que fue aquel momento. Vimos cómo se quemaban ejemplares de Los versos satánicos en las calles de Inglaterra y, de repente, sentimos una sensación de desarraigo de nuestro país, de aquellos con los que convivíamos. Rushdie confesó que incluso entonces continuaba su irreprimible optimismo: «Sabía», dijo al público, «que esto no acabaría entonces».

La cobardía de los escritores

Una de las consecuencias más deprimentes de la fatwa fue la respuesta pusilánime con que la recibieron otros escritores: Roald Dahl, Germaine Greer, John Berger, John Le Carré, entre otros, criticaron públicamente a Rushdie por tener la temeridad de expresarse libremente como escritor. Con razón, el dolor que sintió entonces por sus palabras perdura, porque como dijo Rushdie a Wagner, «las palabras son las vencedoras: sobreviven a los imperios», y sobreviven a las vidas de sus autores, para bien o para mal.

Si los últimos años de la década de 1980 fueron una época oscura para la libertad de expresión, entonces vivimos, si cabe, en un periodo aún más oscuro de cobardía intelectual, moral y física. Pero la negativa de Rushdie a que le silencien sigue arrojando luz sobre quienes, por alguna forma contorsionada de relativismo, se niegan a apoyarle en público por miedo a ofender.

Sabemos que los enemigos de la libertad de expresión no son sólo los que queman libros, sino también los que se niegan a apoyar a los autores atacados. Le Carré se ha ido, pero en su lugar tenemos no sólo a apologistas modernos de la fatwa en figuras como Bernardine Evaristo, y a instituciones que ella, como Presidenta de la Real Sociedad de Literatura, representa. Se empeñan en permanecer «neutrales», cuando tal postura es en sí misma un acto partidista, político y de cobardía. Al final de «Cuchillo», Rushdie cita a John Locke, que escribió: «Siempre he pensado que las acciones de los hombres son los mejores intérpretes de sus pensamientos». A eso se pueden añadir también las inacciones.

«El mundo ha abandonado la realidad»

Y esa, quizá, sea la diferencia crucial entre los años 80 y ahora: son las instituciones, además de los individuos influyentes, las que muestran una falta similar de fuerza moral. Como era de esperar, Birbalsingh, Cass y Rushdie no han sido recibidos con el alivio universal de quienes se benefician de vivir en un país que permite la libertad de expresión, sino con amenazas de violencia y llamamientos a la censura. Wagner preguntó a Rushdie por qué, para ser tan racionalista, sus libros siguen conteniendo momentos de magia y milagros. «Porque el mundo ha abandonado la realidad. Vivimos en un mundo de surrealismo», respondió.

Rushdie sobrevivió gracias a la suerte y al milagro de la ciencia, del conocimiento empírico, de la esperanza y del amor. Su presencia sigue recordándonos que necesitamos estas cualidades ahora más que nunca, pero con demasiada frecuencia están en peligro tanto por las fuerzas de la oscuridad que le han seguido desde aquel poco amable día de San Valentín de 1989, como ahora también por aquellos que contemplan actos tan terribles y no dicen nada por si ofenden a quienes prefieren usar cuchillos, no palabras, para censurar y silenciar.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Un profesor marxista no puede explicar cómo el socialismo cearía una PS5

Las décadas de competición por la primacía de los videojuegos, en las que la NES sustituyó a Atari, la Xbox a Nintendo y la PS5 acabó sustituyéndolas a todas, aunque no definitivamente (lo siento, fans de la Xbox), no son una característica del socialismo. Es una característica del capitalismo.