Skip to content

La creación de dinero moderno

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

En la economía moderna, la mayor parte del dinero en circulación es creado por los propios bancos comerciales.

La creación del dinero en la actualidad ha sufrido importantes cambios en el último siglo desde la creación de los bancos centrales y la puesta en marcha de la política monetaria por parte de estos. Estos grandes avances apenas se han visto reflejados en los libros de texto de economía, donde se exponen conceptos y métodos que ya se han quedado anticuados. En este artículo se expondrá la creación de dinero en las economías modernas en más detalle.

Introducción

La mayoría de dinero mantenida por el publico está en forma de depósitos bancarios. Sin embargo, la procedencia de estos depósitos bancarios es, a menudo, mal comprendida. Un error común consiste en la interpretación de que los bancos actúan simplemente como intermediarios, prestando los depósitos que los ahorradores depositan en los bancos. La visión de los bancos simplemente como intermediarios ignora el hecho de que, en realidad, en la economía moderna, los bancos comerciales crean depósitos como dinero bancario, es decir, el préstamo bancario crea dinero nuevo en forma de depósitos.

Otro error de concepto muy común es el hecho de que el banco central determina la cantidad de préstamos y depósitos de la economía fijando la cantidad de dinero emitida por el banco central, el conocido como multiplicador monetario. Mientras que la teoría del multiplicador monetario sirve de manera satisfactoria para introducir la teoría monetaria y bancaria a los alumnos de economía, no es una descripción precisa de la creación de dinero en la actualidad. Los bancos centrales, más que controlar la cantidad de reservas, fijan el precio de depositar esas reservas, esto es, controlan el tipo de interés.

Los bancos comerciales deciden primero cuánto prestan dependiendo de las oportunidades de beneficio disponibles en el mercado, atendiendo al tipo de interés marcado por el banco central correspondiente. Son estas decisiones las que determinan qué cantidad de depósitos bancarios serán creados por el sistema bancario. Esta cantidad de depósitos creados influye en la cantidad de reservas que el banco central está dispuesto a mantener en su balance.

Límites a la creación de depósitos

A pesar de que la banca comercial es capaz de crear dinero mediante la creación de préstamos y depósitos, no puede crear dinero ilimitado. En particular, el precio de los préstamos (el tipo de interés) determina la cantidad que los hogares, y las empresas están dispuestos a pedir prestado. Otros tantos factores influyen en el precio de los nuevos préstamos.

En la economía moderna existen tres principales restricciones que limitan la cantidad de dinero que los bancos comerciales pueden crear:

  • Las fuerzas del mercado que limitan los préstamos que otorgan los bancos comerciales mediante la rentabilidad que pueden obtener de estos en el mercado.
  • Los riesgos asociados a la creación de préstamos adicionales.
  • La política regulatoria como restricción a la acumulación de riesgos que pueden amenazar la estabilidad del sistema financiero.

Banco Central y QE

En condiciones normales, el banco central actúa bajando los tipos de interés con la finalidad de estimular la concesión del crédito para aumentar la cantidad de dinero de la economía. Una vez que los tipos de interés a corto plazo alcanzan el límite inferior efectivo (Effective Lower Bound, ELB), no es posible para el banco central proveer mayor estímulo monetario mediante la manipulación a la baja del tipo de interés. Por ello, la otra manera de proveer los estímulos monetarios a la economía cuando se alcanza el ELB es mediante un programa de compras de activos, más conocido como expansión cuantitativa o QE (Quantitative Easing).

El QE implica un cambio en la política monetaria del banco central respecto a la creación del dinero y su cantidad: el banco central hace una compra masiva de activos financiados mediante el aumento de sus reservas. Los vendedores de estos activos acumulan los depósitos recién creados en lugar de los bonos gubernamentales. Como tendrán más dinero del que desearían, querrán reequilibrar sus carteras mediante la compra de nuevos activos de mayor rendimiento como bonos o acciones emitidos por diferentes compañías. Esto eleva el valor de estos activos y reduce el coste para recaudar fondos en los mercados. Con todo esto, el banco central busca conseguir un mayor gasto en la economía.

Por lo tanto, el funcionamiento del QE difiere de la teoría del multiplicador monetario la cual asume que el objetivo del QE es el aumento de la concesión de prestamos bancarios al proporcionar reservas extras al sistema bancario.

Conclusión

En la economía moderna, la mayor parte del dinero en circulación es creado por los propios bancos comerciales en vez de por el banco central, pues crean depósitos mediante la concesión de nuevos préstamos. Además, en contraste con las explicaciones de los libros de texto, el banco central no controla directamente la cantidad de dinero, solo controla los incentivos a la creación del nuevo mediante la manipulación del coste de estos utilizando el tipo de interés.

Tras la Gran Recesión, con los tipos de interés alcanzado el límite inferior efectivo, el BCE y la FED han tratado de aumentar la cantidad de dinero mediante la compra masiva de activos (QE). Como se puede observar en las bolsas de todo el mundo, esto ha afectado sustancialmente a los precios de toda una gran variedad de activos de la economía, incluido el dinero.

3 Comentarios

  1. El articulista acaba de
    El articulista acaba de descubrir la pólvora (va de cabeza al Nobel); dice :
    «La mayoría de dinero mantenida por el publico está en forma de depósitos bancarios. Sin embargo, la procedencia de estos depósitos bancarios es, a menudo, mal comprendida. Un error común consiste en la interpretación de que los bancos actúan simplemente como intermediarios, prestando los depósitos que los ahorradores depositan en los bancos. La visión de los bancos simplemente como intermediarios ignora el hecho de que, en realidad, en la economía moderna, los bancos comerciales crean depósitos como dinero bancario, es decir, el préstamo bancario crea dinero nuevo en forma de depósitos»

    En la economía «moderna» Británica del siglo XIX , antes y después de la promulgación de la Ley de Peel del año 1.844 , los Bancos ya creaban dinero ex-nihilo ; antes de la Ley mediante la emisión de billetes de banco y después se pasaron a la vía moderna mediante la monetización de deuda.

    Hombre, está muy bien eso de divulgar y todas esas cosas, pero siempre y cuando uno tenga un mínimo sentido del ridiculo y algunos conocimiento básicos; creo que no es mucho pedir.
    Un saludo.

    • Comparto su acertado
      Comparto su acertado comentario. Símbolo de la decadencia del IJM.

  2. Algunos, no tan sabios como
    Algunos, no tan sabios como los anteriores comentaristas, agradecemos este tipo de artículos más divulgativos . Entendiendo que la divulgación, entre los no expertos ,es una función esencial del Instituto.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Dos críticas relevantes al positivismo jurídico: Lon L. Fuller y Friedrich A. Hayek

Las críticas al positivismo jurídico persisten, bien porque el derecho positivo podría no ajustarse al ideal regulativo del Estado de Derecho, bien porque supone aceptar como jurídicos únicamente los preceptos deliberadamente «puestos» por alguna autoridad estatal, en desmedro del derecho generado de forma espontánea por la sociedad.

Historia de Aragón (V): Sancho Ramírez

En 1068, Sancho Ramírez viajó a Roma, donde el Papa le concedió el título de Rey de Aragón. Aragón pasó a ser vasallo de la Santa Sede, a cambio de 500 mancusos de oro al año,

La revolución conservadora de Margaret Thatcher

En sus notas para aquel discurso de 1991, Margaret Thatcher concluía advirtiendo a sus amigos del CPS que la gran tentación de la política era «perder de vista las verdades eternas y elegir la solución popular y rápida».