Skip to content

La guerra cultural se está convirtiendo en el Vietnam de los conservadores

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Tom Jones. Este artículo fue originalmente publicado por CapX.

Siempre he pensado que la guerra cultural es el Vietnam de la derecha. Con los conservadores en el poder, se suponía que los conservadores tenían una potencia de fuego decididamente superior; sin embargo, desde que comenzó el great awokening en 2011, la guerra más que progresar, se ha estancado. Y tiene cada vez menos de lo que enorgullecerse.

De hecho, a pesar de una interminable guerra aérea de ministros de Cultura, varios columnistas del Telegraph y Mike Graham prometiendo librar «una guerra contra el woke», cada vez está más claro que los progresistas no solo están resistiendo, sino que están ganando este conflicto de desgaste.

¿Por qué han fracasado los conservadores? El error Westmoreland

Lo que me hizo darme cuenta de esto fue una reciente visita a la Galería de Arte de Manchester, una institución ahora totalmente invadida por la ideología progresista. Salí de su lluvia de palabras de moda progresistas y obras de arte criticando a Priti Patel (y la aplicación ocasional de las fronteras británicas). Me preguntaba cómo, desde 2010, los sucesivos gobiernos conservadores han fracasado tan rotundamente a la hora de evitar una toma de control de la vida pública por parte de la izquierda.

La respuesta es que, al igual que William Westmoreland, el general que perdió Vietnam, los conservadores han estado «luchando en un conflicto para el que [están] no sólo intelectualmente mal preparados, sino que por experiencia no están preparados». Westmoreland fracasó porque no entendía la guerra que estaba librando. Su liderazgo nunca cambió la situación allí donde importaba; en las aldeas y pueblos de Vietnam del Sur, donde la infraestructura encubierta del Viet Cong quedó libre para ejercer el control mediante la coerción y el terror.

El campo de batalla son las instituciones

El campo de batalla de la guerra cultural no son las aldeas ni los pueblos, sino las instituciones. La Galería de Arte de Manchester no es un caso aislado. Como escribe Matt Goodwin, «las instituciones políticas, culturales y de los medios de comunicación han sido tomadas por una minoría de graduados de élite que tienden a compartir los mismos antecedentes, fueron a las mismas escuelas, a las mismas universidades, comparten los mismos valores». Esos valores son, en gran medida, progresistas y de izquierdas.

Este punto de vista está muy arraigado dentro de las poderosas instituciones que dominan las artes y la cultura; de hecho, es difícil pensar en una sola institución en Gran Bretaña que no haya pivotado hacia una ideología progresista de un tipo u otro. Muchas eran antes políticamente neutrales, pero ahora se han convertido en armas para promover una agenda «liberal» concreta».

El gran éxodo

Esto ha provocado un gran éxodo de conservadores de la vida pública. Enfrentados a un entorno hostil, la mayoría opta por trabajar en sectores más rentables. Los conservadores están demasiado interesados en el dinero», como escribe Janan Ganesh, «para ganar la guerra cultural». Incluso los que sirven no duran mucho; Sir Roger Scruton, Katharine Birbalsingh y Toby Young son sólo algunos ejemplos de conservadores de alto perfil que se han visto obligados a retirarse de los nombramientos públicos.

Sorprendentemente, los ministros conservadores han vuelto contra sí mismos una de las armas más eficaces de su arsenal. Una gran parte de las instituciones que luchan contra las fuerzas conservadoras están, de hecho, financiadas por el Gobierno.

Por ejemplo, la Galería de Arte de Manchester -junto con The Whitworth y el Museo de Manchester- se embolsará la friolera de 4.881.168 libras en los próximos tres años por cortesía del Arts Council England. Es decir, un Secretario de Cultura conservador que permite que el dinero de los contribuyentes se utilice en arte criticando a un Ministro del Interior conservador.

Financiando los movimientos progresistas

Pero eso palidece en comparación con la ambición del propio Consejo de las Artes, con diferencia el mayor receptor de fondos para las artes en el Reino Unido. El 80% de los 1.340 millones de libras en subvenciones que tiene previsto conceder de aquí a 2026 procede de los contribuyentes, y sin embargo también ha sido «capturado y degradado por activistas», cuyas prioridades son políticas y no artísticas.

Al margen de las artes, el gobierno financia a Stonewall, la organización en el centro del debate trans, con más de un millón de libras al año. El UKRI ha gastado 27 millones de libras en proyectos «despilfarradores», entre los que se incluyen «una investigación que pretende descolonizar colecciones de música y esculturas y un proyecto que explorará la representación del género y de las personas LGBTQI+ en las historias de los castillos». El NHS gasta más de 8 millones de libras al año en trabajos de diversidad e inclusión; Whitehall gasta 12 millones. Eso por no hablar del millón de días laborables al año que pierde la administración pública en formación sobre igualdad y diversidad que no funciona.

7.000 millones de libras al año

El informe del Partido Conservador Defunding Politically Motivated Campaigns (Desfinanciación de las campañas de motivación política) calculó que el gasto total de todo el gobierno en actividades de motivación política ascendía a la asombrosa cifra de 7.000 millones de libras al año. Que un gobierno conservador financie cada día con casi 20 millones de libras a todo un sector armado contra los valores conservadores no es sólo una mala táctica, es una fragilidad.

Cualquier futuro gobierno conservador que esté realmente interesado en arrebatar el control de la esfera pública a los progresistas va a tener que aprender de los errores de Westmoreland y luchar donde importa. Eso significa desafiar el consenso político que ha permitido que el «artivismo» prospere con fondos gubernamentales.

Desde que llegaron al poder, los conservadores se han ceñido rígidamente a la estrategia del Nuevo Laborismo que Peter Burnham denomina «la política de la despolitización». La describe como «el proceso de alejar el carácter político de la toma de decisiones», en el que «los gestores estatales conservan el control de los procesos económicos y sociales cruciales, al tiempo que se benefician de los efectos distanciadores de la despolitización». Pero con organizaciones como el Consejo de las Artes en manos de los opositores, ésta ya no es una estrategia viable. Los conservadores van a tener que hacer lo que Westmoreland no pudo: adaptarse.

El señuelo de la cultura

El artista Alexander Adams, entre otros, ha recomendado simplemente abolir el Consejo de las Artes, conservando la financiación central para «instituciones y prácticas culturales heredadas en las que las donaciones benéficas, el patrocinio y los ingresos no sean suficientes o lo bastante consistentes para su mantenimiento». Estos Fondos del Patrimonio Nacional servirían para proteger y apoyar los cimientos de la tradición cultural británica, sin que la financiación se utilizara también para impulsar agendas políticas.

Este planteamiento tiene mucho de encomiable. La preservación de las instituciones culturales tradicionales y heredadas debería ser importante para cualquier conservador, pero eso no es excusa para un programa de propaganda política patrocinado por el gobierno: los conservadores no pueden permitir que se les obligue a pagar por una cosa para proteger la otra. Hay que separar la infraestructura encubierta de las aldeas y pueblos; de lo contrario, como Westmoreland, habremos entregado el único campo de batalla que importa. Y antes de que nos demos cuenta, estaremos cogiendo el último helicóptero que salga de Saigón.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Elecciones presidenciales en Venezuela. ¿Qué se puede esperar?

Por chavismo y gobierno me refiero lo que se conoce como «El Régimen», 4 agentes específicos que son los únicos que pueden impactar sobre el devenir político de Venezuela: Maduro y Cilia Flores (presidente y primera dama), Diosdado Cabello (vicepresidente del PSUV), los hermanos Rodríguez (cabezas de la asamblea nacional y las negociaciones) y Vladimir Padrino López (ministro de defensa).