Skip to content

Las raíces neerlandesas del capitalismo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Edwin van de Haar. Este artículo fue publicado originalmente en Law & Liberty.

Cuando los holandeses celebran el cumpleaños de su Rey el 27 de abril, fiesta nacional, muchos se convierten en comerciantes por un día. En los llamados vrijmarkten (literalmente: «mercados libres»), niños y mayores venden juguetes, libros, juegos, galletas y otras «mercancías», o tocan música a cambio de dinero en parques, calles y plazas, regatean los precios y a menudo utilizan los beneficios para convertirse ellos mismos en compradores en el mismo mercado. Los municipios abandonan el tráfico para la ocasión y mantienen a raya a los comerciantes profesionales. Para Maarten Prak y Jan Luiten Van Zanden, dos profesores de historia económica de la Universidad de Utrecht recientemente jubilados, esta costumbre es una prueba de lo profundamente arraigado que está el espíritu del capitalismo en la cultura holandesa.

Pioneros del capitalismo

En Pioneers of Capitalism, los autores pretenden explicar los orígenes de la economía de mercado holandesa. Consideran por qué fueron los Países Bajos los pioneros en la historia del capitalismo, e intentan distinguir qué efecto tuvo la economía de mercado capitalista en la naturaleza de la sociedad holandesa. El libro no es sólo histórico; contextualizan sus hallazgos en debates académicos modernos sobre la naturaleza del capitalismo, la relación entre las instituciones y los sistemas económicos modernos, y temas modernos como la desigualdad social. No sorprende ver referencias a las ideas del historiador económico Douglas North, ganador del Premio Nobel, mientras que las ideas de Karl Marx se utilizan como el otro polo teórico.

El libro se centra en el periodo comprendido entre el año 1000 y 1800. No es casualidad, porque uno de los principales argumentos de Prak y Luiten van Zanden es que el capitalismo holandés tiene raíces mucho más antiguas de lo que los estudiosos suelen suponer. La Edad de Oro neerlandesa del siglo XVII no debe considerarse el inicio del capitalismo, sino el sorprendente resultado de una evolución que se originó siglos antes.

Crecimiento smithiano

Partiendo de las ideas desarrolladas por Simon Kuznets y Angus Madison, determinan que Holanda tuvo un crecimiento constante del PIB a partir de 1350. No se detuvo tras el declive relativo de la República Holandesa a partir de 1670, al que Adam Smith se refirió como «estado estacionario» de una economía muy desarrollada.

En un vistazo al tiempo posterior a su periodo de estudio, los autores revelan que los procesos subyacentes de crecimiento de la productividad continuaron. Hasta 1820 se trataba de un «crecimiento smithiano», resultado, por tanto, de la creciente producción de mercado, la especialización y el cambio tecnológico inducido comercialmente. Después de 1820, se basó en la explotación de una base de conocimientos en rápida expansión, que dio lugar al tipo de cambio tecnológico que aún hoy domina la economía mundial.

Orígenes medievales

Los Países Bajos empezaron como un «delta pantanoso» marginal y subdesarrollado en el extremo noroccidental de Europa. Sin embargo, las bases del capitalismo ya estaban presentes en esta época feudal. Un monje visitante describió cómo, en torno al año 1015, los comerciantes de la entonces principal ciudad comercial de Tiel se organizaron y el emperador alemán les concedió ciertos derechos independientes. (Los Países Bajos formaban entonces parte del Sacro Imperio Romano Germánico.)

De hecho, eran un gremio mercantil, al que seguirían otros gremios. Gozaban de derechos de autogobierno, se les permitía reunir capital y recursos y mantenían su propio sistema de justicia. Además de las antiguas ciudades romanas de Maastricht, Nimega y Utrecht, la urbanización se produjo en las ciudades fluviales del este del país, a lo largo del río IJssel, como Deventer, Zutphen y Zwolle, que se unirían a la Liga Hanseática después de 1356. Dordrecht, Ámsterdam y otras ciudades de la parte occidental del país se desarrollaron (mucho) más tarde.

La geografía

Su situación geográfica en los confines de Europa dificultaba el establecimiento de un poder central por parte del imperio alemán o del rey francés. Esto condujo al crecimiento de ciudades y regiones locales relativamente fuertes, que evolucionarían hasta convertirse en las provincias holandesas. El feudalismo existía en el sur (Zelanda, la zona del río), pero no era tan fuerte como en el resto de Europa.

La parte norte gozaba de «libertad frisona», lo que significaba un gobierno independiente de facto, sin una autoridad central. En la Edad Media, los frisones utilizarían esta libertad para dominar el comercio del Mar del Norte entre Inglaterra, Escandinavia, el norte de Alemania y el norte de Francia. Este comercio se vio favorecido por las circunstancias físicas: la población poseía ganado, en lugar de cultivos de campo, y destacaba en la producción textil, que se intercambiaba por grano, para hacer pan. El uso de monedas de oro y plata también estaba muy extendido entre los frisones (a diferencia del resto del país).

Diques, impuestos y democracia

En Occidente, una característica importante fue el drenaje de tierras baldías, en un primer momento para la recolección de turba para calefacción y, más tarde, para tierras de cultivo. Los gobernantes locales, como el conde de Holanda y el obispo de Utrecht, concedían derechos a los promotores, que a su vez contrataban a grupos de hombres para llevar a cabo los trabajos de drenaje. Estos contratos incluían disposiciones sobre los futuros impuestos que debían pagarse a los gobernantes.

Tras las obras de saneamiento surgieron comunidades locales, que crearon juntas locales de drenaje o diques (heemraden, que existen hasta hoy) que encontraron un equilibrio entre los derechos a pagar y la posibilidad de opinar sobre los asuntos mediante la elección de representantes. Entre 1000 y 1350, los Países Bajos ya contaban con una sociedad civil relativamente fuerte (gremios, juntas de desagüe, aldeas y ciudades autónomas) que incluía instituciones como reuniones periódicas y elecciones.

El rol del feudalismo

El feudalismo, a menudo considerado estático y jerárquico, desempeñó en realidad un papel importante en el desarrollo capitalista de los Países Bajos, que se caracterizaría por una mezcla de estructuras feudales y libres. La reciprocidad entre señor y vasallo fomentaba la cooperación, era flexible y podía adaptarse fácilmente a las circunstancias cambiantes, dando cabida a los gremios de comerciantes y a las ciudades. El elemento de confianza entraba en juego a través de un sistema de lealtad basado en juramentos. En la época feudal se produjo una explosión de la producción agrícola y la explotación de las turberas para calefacción, lo que permitió un rápido crecimiento demográfico.

Naturalmente, la Iglesia también desempeñó un papel importante, en la medida en que garantizaba cierta unidad europea en normas y valores. También fue un factor económico en sí mismo, por ejemplo, a través de la construcción de iglesias. Si comparamos las investigaciones internacionales sobre la construcción de iglesias, resulta que los Países Bajos se quedaron rezagados hasta el siglo XIV, pero luego se pusieron rápidamente al día y superaron a otros países europeos.

El nacimiento del capitalismo holandés

En la Baja Edad Media (1350-1566) se produjo el verdadero nacimiento del capitalismo holandés. En esos dos siglos se aceleró la urbanización, mejoraron las vías fluviales y la navegación marítima y se profesionalizó la administración pública, al tiempo que pudieron florecer instituciones capitalistas básicas, como la división del trabajo y la especialización. Sobre todo, el capital adquirió importancia para el crecimiento económico estructural, como se observa, por ejemplo, en la generalización del comercio y el arrendamiento comercial de tierras.

El comercio internacional (de cereales) adquirió gran importancia, ya que los holandeses controlaban las rutas marítimas desde el Báltico hasta el sur de Europa. El mercado se convirtió en el mecanismo central de las asignaciones económicas, reguladas por normas (locales). La gente confiaba en el mercado y se atrevía a poner su destino en sus manos. Y el mercado cumplió: se calcula que después de 1350, alrededor del 40-60% de la población dependía parcial o totalmente del trabajo asalariado para vivir.

El crecimiento del PIB per cápita fue del 40% en la segunda mitad del siglo XIV. Alrededor de 1500 se inventaron nuevos instrumentos financieros, mientras que los tipos de interés habían bajado de alrededor del 12% al 5-6%. Una diferencia importante con otros países europeos, como Italia, era que las ciudades no controlaban el campo circundante. Se dejaba libertad a estos pueblos para que se valieran por sí mismos.

Alfabetización y matrimonio

Un elemento llamativo en el desarrollo del capitalismo neerlandés fue la alfabetización comparativamente alta de la población, entre otras cosas gracias al movimiento de renovación eclesiástica de Geert Grote, la Devoción Moderna, que estimuló la lectura y la escritura individuales. A partir del siglo XV, la producción de libros y manuscritos creció espectacularmente, casi duplicando la media europea, con la ciudad hanseática de Deventer como centro. Las mujeres holandesas tenían una posición social relativamente fuerte; por ejemplo, el matrimonio se basaba en el consenso entre marido y mujer. Los Países Bajos eran también un lugar relativamente seguro, donde las élites estaban relativamente satisfechas y confiaban en el Estado y las instituciones afines para resolver las disputas. Los derechos de propiedad estaban bien organizados y protegidos.

Acta de Abjuración

En 1581, las provincias del norte de Holanda se declararon independientes del imperio de los Habsburgo en el Acta de Abjuración. No se trataba de una revolución capitalista, en el sentido de que fuera el inicio de un régimen capitalista. Se trataba de libertad: de religión, y de la voluntad de librarse del estricto dominio extranjero. De hecho, la guerra contra los españoles fue posible gracias al capitalismo: los ingresos del comercio (sobre todo de cereales) eran tan grandes que un país tan pequeño podía financiar una guerra prolongada.

A ello contribuyó también una oleada de inmigrantes altamente cualificados que huían del sur de los Países Bajos (Gante, Amberes). Se calcula que esto supuso un crecimiento demográfico de alrededor del 10%. Las ciudades del norte también eran bastante tolerantes con las minorías religiosas, como los judíos. El auge económico de principios de la «Edad de Oro» (como les gusta llamarla a los holandeses) también se vio estimulado por dos inventos gubernamentales de gran éxito en Ámsterdam: un banco público de cambio, llamado Wisselbank, (con el ayuntamiento como garante)

y un banco de crédito público (Bank van Lening), ambos precursores de los bancos centrales actuales. Combatieron la inestabilidad derivada de la especulación y la manipulación de los tipos de cambio, y buscaron el control y la estabilización de los sistemas monetario y financiero.

La Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales

En su prólogo, Prak y Van Zanden revelan que Joel Mokyr, editor de la serie Princeton Economic History of the Western World, exigió la inclusión de un análisis del imperio colonial holandés. La Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales (VOC), a partir de 1602, puede considerarse una de las primeras empresas modernas del mundo: una sociedad de responsabilidad limitada, con acciones negociadas en bolsa, especulación sobre estas acciones y una división entre propiedad y gestión que dio lugar a todo tipo de conflictos.

La VOC necesitaba y atraía enormes cantidades de dinero, que utilizaba para construir puestos comerciales, puertos, fortalezas, infraestructuras, etc. Esto dio lugar a una economía estable y bien financiada. El resultado fue una empresa comercial global estable y bien financiada que controló gran parte del comercio entre Asia y Europa y entre los puertos asiáticos durante más de 200 años.

Libertad dentro, pero no fuera

Las principales mercancías comercializadas cambiaron a lo largo de estos años, desde las especias hasta los textiles indios, pasando por el café y el azúcar de Java y el té de China. Huelga decir que el capitalismo moderno no fue la única base del éxito; la VOC utilizó la esclavitud en Asia, Sudáfrica, el Caribe y Sudamérica, y abusó (a veces asesinó en masa) de los indígenas y sus derechos (de propiedad). Así pues, libertad en casa y no libertad en el extranjero. El principal factor de la caída de la empresa en el siglo XVIII fue que los beneficios ya no se invertían, sino que se pagaban en dividendos a los accionistas.

Pioneers of Capitalism es un libro muy informativo, con argumentos respaldados por recientes investigaciones cliométricas. Sus conclusiones alimentan muchos debates académicos modernos, pero la lección más importante es la que debe aprender todo el mundo. Aunque la orientación al mercado ha sido predominante, nunca ha existido una dicotomía entre Estado y mercado en la economía holandesa. Esta vieja receta para el crecimiento económico sigue siendo muy pertinente para muchos países modernos, ricos y pobres, desarrollados y en desarrollo.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.