Skip to content

Los cuatro precios del mercado

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Menger, a diferencia del resto de economistas de su época, y debido a que trabajaba como colaborador en un medio de prensa económica (Zeitung) en la Bolsa de Viena, incorpora a su teoría monetaria la característica de que los bienes no tienen un único precio sino dos. Mi objetivo en este articulo es mostrar que existen dos precios más en el mercado de un bien o, mejor dicho, que para cada uno de estos dos precios se pueden tomar dos posiciones diferentes según la preferencia temporal, También mostraré la consecuencia que ello tiene para el participante en el mercado.

Los dos precios de mercado que tiene todo bien son dos: bid y ask. El bid o precio de demanda es el precio más alto que el comprador está dispuesto a pagar. Por el contrario, el ask o precio de oferta es el precio más bajo al que el vendedor está dispuesto a vender. La diferencia de ambos es lo que se conoce como spread, el cual mide la liquidez de mercado de un bien. Es decir, todo participante en el mercado interactúa bien como comprador o vendedor y por tanto venderá o comprará al precio respectivo a su posición, bid como comprador y ask como vendedor. Hasta aquí nada nuevo que no desarrollase el padre de la Escuela Austriaca.

Sin embargo, si el lector ha tenido alguna experiencia con plataformas de negociación bursátil, brokers, plataformas de trading o exchanges de criptomonedas sabrá que para poder incorporar una orden a mercado no es suficiente con indicar el precio y el lado del mercado del que quiere tomar parte. También necesitará especificar su preferencia temporal. 

A la hora de introducir una orden existen dos tipos: órdenes a mercado (market) y órdenes limitadas (limit). En una orden de mercado no te importa el precio, sólo quieres comprar o vender el bien de manera instantánea, en cambio, en las órdenes limitadas se indica la posición (comprador o vendedor) con precisión del precio máximo o mínimo que se está dispuesto a aceptar, con independencia del lapso de tiempo que le tome a esta orden encontrar la contraparte. Por eso, a las órdenes a mercado se las denomina como activas y las órdenes limitadas son consideradas pasivas. Así, se podría considerar que aquellos agentes de mercado que introducen órdenes a mercado tienen una preferencia temporal ínfima, tan pequeña que prefieren tener certeza en el momento en el que se ejecutan a costa de mayor incertidumbre en el precio.

Pero el efecto en el precio de ambos tipos de órdenes no es únicamente el comentado hasta ahora. Hay más. Cuando mira un grafico de profundidad de mercado (DOM o Depth of Market) lo que esta viendo es el conjunto de todas las ordenes limitadas vigentes y que se encuentran a la espera de cruzarse con su contrapartida de órdenes activas (órdenes de mercado). Entonces, si tenemos, por un lado, que las ordenes limitadas quedan a la espera de cruzarse con ordenes a mercado y por otra parte que a las ordenes limitadas si llevan explicito un precio de ejecución mientras que las ordenes a mercado no, se puede concluir (y en efecto así ocurre como puede comprobarse en el mercado) que las ordenes a mercado se ejecutan al precio de la contraparte, al precio de la posición contraria.

Resumiendo, y por finalizar, existen cuatro posibles posiciones que se pueden tomar a la hora de querer participar en el mercado y cuyo precio será diferente:

  • Comprador pasivo: comprador paciente, orden limite, bid como precio de ejecución.
  • Vendedor pasivo: vendedor paciente, orden limite, ask como precio de ejecución.
  • Comprador activo: comprado ansioso, orden a mercado, ask como precio de ejecución.
  • Vendedor activo: vendedor ansioso, orden a mercado, bid como precio de ejecución.

1 Comentario

  1. El precio ya se define en dos dimensiones (q,t), lo unico que esta haciendo el autor es definir diferentes t.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El anhelo de un Bukele en Colombia

Cualquiera quiere ser Bukele. Todos sueñan con ese papel. Tiremos una piedra y con seguridad que veremos como alza la mano con un hilo de sangre en su frente.