Skip to content

Los hospitales privados actúan con generosidad. ¿Por qué?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Peter Jacobsen. El artículo Los hospitales con ánimo de lucro actúan con generosidad. ¿Por qué? fue publicado originalmente en FEE.

Una de las principales críticas al libre mercado es que determinados sectores, como la sanidad, son «demasiado importantes» para dejarlos a merced de las fuerzas interesadas del mercado. Los detractores del libre mercado en la sanidad sostienen que las empresas sanitarias con ánimo de lucro tenderán a ignorar a los pacientes con costes más elevados, a menos que estén dispuestos a pagar mucho más.

Sin embargo, un reciente documento de trabajo del National Bureau of Economic Research (NBER) demuestra que no es así. El documento, cuyos autores son Donghoon Lee, Anirban Basu, Jerome A. Dugan y Pinar Karaca-Mandic, analiza si los hospitales con ánimo de lucro recurren a una práctica denominada «cream-skimming» con más frecuencia que los hospitales sin ánimo de lucro.

Como señala el artículo, el «cream-skimming» es «el comportamiento de los hospitales a la hora de seleccionar a los pacientes, no en función de sus necesidades, sino de su rentabilidad esperada: los pacientes menos enfermos con costes más bajos son preferidos a los pacientes más enfermos para recibir tratamiento». El artículo examina pacientes psiquiátricos con distintos perfiles de costes. La hipótesis de los autores es que los hospitales con ánimo de lucro se centrarán en los pacientes menos costosos para aumentar sus beneficios.

Resultados sorprendentes

Sin embargo, los resultados les sorprendieron:

Nuestros principales resultados indican que los hospitales [con ánimo de lucro] de FP no practican la discriminación. Tanto en los hospitales generales como en los especializados, observamos que el coste por alta atribuido a una combinación diferencial de casos de pacientes es aproximadamente entre 200 y 300 dólares superior en los hospitales de FP que en los de NFP [sin ánimo de lucro].

En otras palabras, los hospitales con ánimo de lucro tienden a aceptar pacientes más caros que los hospitales sin ánimo de lucro. Además, en contra de la hipótesis original, el documento documenta que los hospitales con ánimo de lucro son más capaces de contener los costes gracias a su mayor eficiencia.

El lector podría tener la tentación de pensar que la única razón es que a mayores costes, mayores pagos, pero los autores explican (de forma un tanto técnica) que no es así. Al parecer, en comparación con los hospitales sin ánimo de lucro, los hospitales con ánimo de lucro suelen estar más dispuestos a tratar a pacientes menos rentables.

¿Cuál podría ser la causa de este paradójico resultado?

Bueno, no es tan paradójico si se tiene en cuenta que los mercados sanitarios son sólo eso: mercados. Las empresas con ánimo de lucro tienden a ofrecer resultados coherentes con el florecimiento humano debido al interés propio, no a pesar del interés propio. La rentabilidad se basa en dos elementos: ingresos y costes. Los ingresos representan el valor que los miembros de la sociedad otorgan al bien en cuestión. Si 100 personas valoran tu servicio en 200 dólares cada una, podrás obtener 20.000 dólares de ingresos (100×200). El coste, por su parte, representa el valor en dólares de los insumos que una empresa utiliza para producir su producto. Si el tiempo de un médico vale 50 dólares la hora, una jornada de ocho horas de servicio le costará al hospital 400 dólares.

Las empresas con ánimo de lucro maximizan sus beneficios haciendo dos cosas. En primer lugar, maximizan los ingresos proporcionando un bien o servicio por el que los clientes están dispuestos a pagar mucho. En segundo lugar, minimizan los costes mejorando la eficiencia de su producción. No es de extrañar, por tanto, que los hospitales con ánimo de lucro acepten un mayor número de pacientes costosos. Dado que la estructura lucrativa fomenta la minimización de costes, tienen un incentivo para averiguar cómo mejorar la eficiencia en relación con los clientes más caros para vender más servicios. Y como son relativamente más eficientes en la empresa de los clientes caros (en relación con sus homólogas sin ánimo de lucro), no debería sorprender que, en el margen, acepten más de estos clientes.

La vigilancia del público

Los autores ofrecen una explicación similar. Dicen:

Deducimos que es probable que los hospitales de FP apliquen estrategias de contención de costes más sólidas que los de NFP para mantener sus negocios sin incurrir en pérdidas financieras, preservando al mismo tiempo su dominio del mercado.

Se me ocurre otra razón por la que es más probable que los hospitales con ánimo de lucro atiendan a clientes con costes más elevados. En general, la sanidad como sector está muy vigilada en lo que se refiere a comportamientos egoístas que van en detrimento de los pacientes. Si un hospital con ánimo de lucro adquiere fama de rechazar a pacientes de alto coste, es probable que esto perjudique la reputación del establecimiento. Como resultado, los hospitales con ánimo de lucro pueden ser intencionadamente generosos con los pacientes para evitar menores beneficios causados por una peor reputación.

Esto es similar a cómo los grandes minoristas tienden a ser excesivamente generosos con las políticas de devolución. A menudo, empresas como Walmart y Amazon aceptan devoluciones sin hacer preguntas, a pesar de que, obviamente, este sistema les hará perder dinero con las devoluciones individuales. ¿Por qué lo hacen? El riesgo para la reputación de rechazar devoluciones legítimas es lo suficientemente alto como para que las empresas estén dispuestas a asumir las pérdidas en nombre del servicio al cliente. Una vez más, el libre mercado impulsa resultados favorables al cliente.

De nuevo Adam Smith

Todo esto ilustra el famoso argumento de Adam Smith de que el interés propio de los individuos puede generar un sistema beneficioso y aparentemente altruista para todos. Los economistas lo llaman la mano invisible del mercado.

Cada individuo… no pretende promover el interés público, ni sabe cuánto lo está promoviendo… sólo pretende su propia seguridad; y al dirigir esa industria de tal manera que su producto pueda tener el mayor valor, sólo pretende su propia ganancia, y en éste, como en muchos otros casos, es conducido por una mano invisible a promover un fin que no formaba parte de su intención.

Adam Smith, Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

Mientras algunos afirman que la sanidad es demasiado importante para dejarla en manos de las fuerzas del mercado, la lógica de la mano invisible y la evidencia del florecimiento humano creado por el mercado me dicen exactamente lo contrario: la sanidad es demasiado importante para no estar sujeta a las fuerzas del mercado.

Ver también

La sanidad sí debe ser un negocio libre y lucrativo. (Juan Ramón Rallo).

Sanidad nacionalsocialista. (Gabriel Calzada).

La sanidad estadounidense no es un ejemplo de libre mercado. (Juan Ramón Rallo).

El mito de la sanidad pública. (Adolfo Lozano).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Dos críticas relevantes al positivismo jurídico: Lon L. Fuller y Friedrich A. Hayek

Las críticas al positivismo jurídico persisten, bien porque el derecho positivo podría no ajustarse al ideal regulativo del Estado de Derecho, bien porque supone aceptar como jurídicos únicamente los preceptos deliberadamente «puestos» por alguna autoridad estatal, en desmedro del derecho generado de forma espontánea por la sociedad.

Historia de Aragón (V): Sancho Ramírez

En 1068, Sancho Ramírez viajó a Roma, donde el Papa le concedió el título de Rey de Aragón. Aragón pasó a ser vasallo de la Santa Sede, a cambio de 500 mancusos de oro al año,

La revolución conservadora de Margaret Thatcher

En sus notas para aquel discurso de 1991, Margaret Thatcher concluía advirtiendo a sus amigos del CPS que la gran tentación de la política era «perder de vista las verdades eternas y elegir la solución popular y rápida».