Skip to content

Los reaccionarios culturales

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Atacar a toda minoría defendida por la izquierda es una táctica que a los conservadores les parece inteligente.

Según un artículo de Kiko Llaneras, en 1984 el 54% de los españoles consideraban que la homosexualidad nunca podía estar justificada. Este porcentaje ha bajado al 8% en 2011. Y me imagino que si repitiera la encuesta hoy daría un porcentaje bastante más bajo aún.

¿Es esto algo bueno? Pues depende de cómo lo veamos. Para un homosexual es claramente bueno, mientras que para un integrante del reducido porcentaje que sigue manteniendo esa posición será malo.

A mí personalmente me parece bueno por dos motivos:

  • El número de personas que consideran injustificable un determinado comportamiento simplemente porque no les gusta o les produce rechazo, pese a no ser perjudicado por el mismo, se ha reducido significativamente.
  • El número de personas que consideran injustificable una tendencia sexual que viene condicionada por los genes, y por tanto que no se puede reprimir sin condenar a esa persona a renunciar a una parte muy importante de su vida, se ha reducido en el mismo grado.

O resumiéndolo: la España actual es mucho menos intolerante e ignorante respecto a la homosexualidad.

¿De quién es mérito este cambio social? De la izquierda. Podemos sacar todos las declaraciones que se quieran de líderes socialistas y comunistas homofóbicos, que los hubo a patadas, pero desde los 80 en España quien ha liderado esta causa, y otras vinculadas a la libertad sexual, ha sido la izquierda.

La derecha siempre ha mantenido una actitud reaccionaria y acientífica, perdiendo batallas una a una hasta el punto de ver a su partido de referencia (el PP) abrazar la causa LGTB, ante la evidencia de que la mayor parte de su electorado abandonó el barco poco después de que Zapatero permitiera los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Es por eso muy llamativo ver a tanta gente en la derecha más conservadora quejarse de que las asociaciones LGTB están infiltradas por marxistas y comunistas, al mismo tiempo se le afea a asociaciones liberales, empresas y sociedad civil que se unan a un evento festivo que, como otros de este tipo, produce bastante riqueza a ciudades como Madrid, a cambio de los inconvenientes propios de las grandes aglomeraciones.

Al final es todo pura reacción. El movimiento X es nocivo porque está formado por izquierdistas, y ninguno de nosotros puede formar parte de él porque es nocivo. Si no acatas la directriz eres un marxista cultural. Punto.

Lo cierto es que estar a favor de que la sociedad, y no solo la ley, juzgue a las personas por lo que son, y no por su orientación sexual, su sexo, su religión o su país de procedencia no tiene nada de marxismo cultural. Es puro sentido común y en muchos casos nace de la mera experiencia de vivir en ambientes donde conoces personalmente a distintos tipos de personas, o de leer libros o ver películas donde te obligan a ponerte en los zapatos de personajes con vidas muy diferentes a la tuya.

Lo que de verdad favorece el marxismo cultural son los reaccionarios culturales. Personas que con la excusa de oponerse a la influencia cultural de la izquierda están todo el día criticando a los musulmanes, a las feministas o, de forma más clásica, a los hippies, vagos o drogadictos.

Al parecer atacar a toda minoría defendida por la izquierda, en vez de a la propia izquierda, es una táctica que les parece inteligente. O, lo que se ajusta más a la realidad, la izquierda es solo una excusa para atacar a todo colectivo que amenace su idealizada forma de vida tradicional. Que es lo único que le importa a cualquier conservador.

La libertad supeditada a sus intereses de grupo, a su lucha de poder. Es algo tan viejo como el ser humano, conservadurismo de toda la vida. Pero, ya que les gusta poner nuevos nombres, llamémoslos reaccionarios culturales.

15 Comentarios

  1. Últimamente ciertos
    Últimamente ciertos articulistas del IJM os estáis especializando en las generalizaciones. Para empezar son cuatro tarados quienes estarán todo el día criticando a las «feministas», a los islamistas y a los homosexuales. Aquí mismo, en este instituto, participa María Blanco, crítica con el feminismo…de tercera ola. Y lo pongo como ejemplo porque una cosa es criticar el » feminismo», y otra la crítica a este último, como no es lo mismo criticar porque sí a los homosexuales que criticar al loby del colectivo LGTB, el cual no representa ni mucho menos a todas las personas homosexuales. Y qué decir de los islamistas; las críticas van sobre los yihadistas y los radicales, los que atentan o lo pretenden contra nuestra integridad y forma de vida.
    Sobre la influencia cultural de la izquierda habría que debatir muy mucho. Personalmente no creo que a lo chabacano, pueril, soez y de mal gusto, que además nos obligan a sostener vía subvenciones, se le pueda llamar cultura.

    • Por cierto, que «a la
      Por cierto, que «a la izquierda» se le de por defender a toda minoría que, generalmente, a lo que aspiran es a vivir del cuento, no nos puede impedir la crítica sobre dichas minorías. La crítica es, de hecho, muy necesaria para mantener cierta salubridad en la sociedad. Será que acaso los de «la izquierda» no nos critican al resto, y no precisamente amparándose en argumentos razonados ni buenos deseos.

    • Algún día descubriremos el
      Algún día descubriremos el gran placer que es dejar de hablar de izquierda y derecha como si fueran fuerzas opuestas.

    • Quizás Vd no se ha parado a
      Quizás Vd no se ha parado a pensar porqué escribo entrecomillado «a la izquierda»

  2. Peripatético. Otro que se
    Peripatético. Otro que se apunta a la borregada sin más. O sea, si no piensan como yo son carcas, reaccionarios… Ni conoces la historia del mundo, ni sus culturas, ni mucho menos la sicología humana. Afortunadamente, como dijo Jesucristo, muchos son los enviados y pocos los elegidos. SOY UN REACCIONARIO CULTURAL. ¿Y ?

  3. Muy bien Juan, es de
    Muy bien Juan, es de agradecer que reconozcais de una vez que sois reaccionarios y que sólo defendéis la libertad cuando beneficia a vuestros intereses o bolsillos.

    • Hay que defender la libertad
      Hay que defender la libertad siempre. Toda la libertad. También la libertad de los enfermos mentales. Ah, no, eso es muy peligroso. Mejor los abandonamos a la suprema autoridad democrática y científica de los políticos. Qué podría salir mal!
      Lo más importante para los liberales al ralentí es no mancharnos nunca, no se que tengamos problemas.

  4. En el Sur de España las
    En el Sur de España las diferencias siempre han sido en general mucho mejor comprendida que en el Norte. De otro lado recordar que los fundadores del socialismo consideraban a los de derechas señoritos y maricones que no tenían suficientes etc etc . La imagen de gentes con taparrabos y llamando a la promiscuidad no les favorece nada y son rechazados por la gente que de verdad quiere que se les respete y si a esto añadimos que sus parejas tienen muy corta duración refuerzan por tanto la idea que ellos debían combatir. Es justo que tengan todos los beneficios legales , fiscales y otros que su unión pueda dar lugar como pareja que quiere vivir junta. Otra cosa es llamarles matrimonio que gramaticalmente tiene su uso y no es lo mismo una cosa es el vino blanco y otra el aguardiente y que cada uno que tome lo que quiera.

  5. Primero reconocer el derecho
    Primero reconocer el derecho que tiene cada persona a vivir su vida como quiera sin meterse en la vida de los demás Otra cosa es sacar conclusiones de forma tan radical confundiendo a las churras con las merinas. Nuestro lugar de nacimiento nos condiciona como también el nivel cultural el tipo de creencia que tengamos la edad y si somos guapos/feos todo condiciona a mi un señor que practica el yoga nunca puede ser un problema pero si quiere que yo adopte a la fuerza sus costumbres eso es otra cosa. Pongamos que alguien en un lugar me prohibe el jamón ibérico de bellota y el tinto del Duero la verdad no lo encuentro tan divertido ni que me apliques por las buenas eso de reaccionario. A que jugamos?

  6. Vaya falacia. Como si la
    Vaya falacia. Como si la izquierda española no formara parte del movimiento conservador. OTAN de entrada no,y luego ya veremos…
    Ay, vaya, que un banco va a quebrar. No pasa nada, lo rescatamos con dinero público, que para eso está. Lo importante es conservar el sistema.
    La educación es obligatoria, y no solo obligatoria, sino que los contenidos y métodos de la educación deben ser exclusivamente públicos y determinados por los expertos del Ministerio de Educación. ¿Hay algo más conservador, es decir, antiliberal, que esto? Pues es lo que defiende la izquierda.
    ¿Hay alguna minoría más indefensa y mortificada que los niños?
    ¿Puede haber un movimiento conservador (de izquierda, de derecha, de centro, boreal o austral) que no intente perseguir legalmente a alguien, y disfrace esa persecución de justicia?

  7. También yo celebro que cada
    También yo celebro que cada vez menos personas rechacen la homosexualidad o cualquier otro comportamiento extravagante (en realidad lo importante es que los respeten), pero lamento que sea -si es cierto lo que dice el articulista- por causa de unas ideologías tan liberticidas y criminales como las de izquierda. Los medios criminales cuando obtienen buenos resultados son doblemente peligrosos y rechazables.

    Respeto a los homosexuales y adoro las curvas de las mujeres (y si encima son inteligentes, bueno… para derretirse), pero, precisamente por ello y porque soy liberal, condeno con la mayor energía el homosexualismo y el feminismo, acabadas expresiones totalitarias de ese cinismo captador de tantos tontos útiles, también mérito de la izquierda.

    Como soy liberal celebro este tipo de artículos socialistoides en este foro. Dan píe a desenmascarar ciertas actitudes pseudoliberales, como identificar el liberalismo con la defensa u oposición de un determinado estilo de vida; como decretar cómo la sociedad debe juzgar, y no sólo la ley, a las personas y el trato concreto que debe darles, obligando a ponerse en no sé qué zapatos.

    Como liberal consecuente me importa una mierda lo que favorece o perjudica al “marxismo” o conservadurismo cultural –o cualquier otra pugna entre visiones de izquierda y derecha- y sólo me preocupa que puedan imponerse violentamente.
    Ser liberal no es ser conservador –aunque es cierto que si dejas a la gente en libertad suele adoptar mayoritariamente estilos de vida conservadores- pero mucho menos significa que debas acudir a una marcha homosexualista o aceptar las criminales leyes y políticas feministas y homosexualistas, considerando un ataque a mujeres y homosexuales la oposición a ellas, como insinúa este artículo socialista bajo apariencia liberal, tratando de supeditar la libertad a intereses de grupo y luchas de poder. Socialismo de toda la vida.

  8. Me considero políticamente
    Me considero políticamente correcto por tanto defiendo el derecho de tener cada uno las ideas que quiera sobre la sexualidad. Pero todo tiene sus limites y reclamo tambien para mi la libertad de expresión y la de informarme de todo sin tapujos y paños calientes . He tomado un taxi en Madrid y su conductor se encuentra preocupado ya que cualquier gesto puede interpretarse como una conducta homófoba y una denuncia es muy difícil de levantar. Lo mismo me dicen en el restaurante de siempre donde una denuncia de sospechoso puede sin trabajo. En un Bus que me lleva a un pueblo de la sierra saludo a su conductor ha estado durante los días del orgullo haciendo servicios nocturnos,no quería hacerlos los años ya pesan pero ha tenido que decir que estaba entusiasmado al pasar frente a un puesto de la Guardia Civil me dice si estos si son neutrales estos me dan seguridad y desde luego la policía nacional. Para evitar sospechas repito que soy políticamente correcto viva el Orgullo Gay –

  9. Las elites y la propaganda
    Las elites y la propaganda son fundamentales para hacer cambiar de opinión a todo un pueblo ante cualquier tema que se lo proponga. Antes que nada soy partidario de respetar como no puede ser de otra forma las preferencias sexuales de cada uno con todos los derechos civiles etc. Pero la fiesta del Orgullo me ha dado pena por mi ciudad y por la dignidad de aquellos gay conocidos que ahora son observados como gente capaz de circular por la calle con un minusculo taparrabos. En el desfile de carretas destacaban las estrellas de cinco puntas repetidas hasta la saciedad y desde luego la preocupación de que puedan acusarte de homofogo y pagar una de sus elevadas multas por eso y para no recibir el titulo de tonto del dia entiendo y defiendo a los homoxesuales que tienen todo el derecho del mundo a serlo.

  10. ¿Científico? No y ese es el
    ¿Científico? No y ese es el mantra de la izquierda. Una parte de los homoxesuales pueden tener un origen genético sin duda los auténticos pero otra parte puede deberse a un tema cultural y de imitación de educación recibida y otra simplemente lo quiere la persona y punto. Por tanto el tema es muy complejo tanto como lo somos nosotros que estamos formado por millones de átomos que misteriosamente se ponen de acuerdo para formar un animal. Tenemos derecho de ser diferentes y salir del armario en ambos sentidos.no vale decir que es bueno reconocerse gay pero malo dejar de serlo y pedir ayuda para salir de este grupo supone un escándalo y algo no permitido y si un psicólogo ofrece su ayuda es atacado y multado con una radicalidad que incluso llaman científica. Recordemos al gran Keynes reconocido gay que finalmente se caso con una bailarina rusa y tantos ejemplos de gente que deciden cambiar simplemente les da la gana y punto. Los no gays tienen también sus derechos y si hemos tenido la bandera arco iris en el Congreso ahora también tiene derecho a ondear en el Senado la cruz cristiana. Es como la entrada de dinero de los ahorradores extranjeros en nuestra economía a todos nos parece bien pero la simple noticia de sacar dinero fuera pone contra nosotros a la izquierda radical.

  11. No esperaba encontrar aquí en
    No esperaba encontrar aquí en un foro esencialmente de Macro un defensor de lo políticamente correcto la llamada ideología de genero pero hemos llegado al momento histórico de como decía Chestertton las hojas de los árboles son verdes en verano . En el 0,5% existen anomalías en los cromosomas ,el síndrome de Harry Benjamin afecta al 0,00001 de las mujeres y al o,0000333 de los hombres con un sexo cerebral distinto al físico genital. En cuanto a los LGBTI la incidencia inicial genética superada la pubertad supone una aceptación del 88% de las chicas y un 98% de los chicos. Respetando a estas minorías no se puede ideologizar a los menores de edad contándoles hoy y mañana también la idea de que cada uno puede arrogarse el genero que le apetezca y variarlo cuando quiera. y como dice Orwell el sentido común se ha convertido en la mayor de las herejías y el mero hecho de discrepar no se permite. Por supuesto que respeto y apoyo a los gay que como minoría tienen que ser defendidos pero sin dañar a las mayorías.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Costa Rica: coqueteando con el populismo

Desde hace varias décadas, Costa Rica se ha convertido en un referente en desarrollo humano, como el desarrollo de una extensa clase media, y la promoción de una economía de servicios

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.