Skip to content

New Hampshire, paraíso libertario

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por muy poderosas que sean las ideas, los seres humanos necesitamos ver y tocar para de verdad creernos algo.

El día 3 de Febrero de 2016 los líderes del Free State Project declararon su primera gran victoria dando el pistoletazo de salida a la mayor migración libertaria de la Historia. Tras muchos años de esfuerzo, la sencilla idea expresada por Jason Sorens en 2001 está cerca de convertirse en realidad al haber alcanzado el objetivo de 20.000 miembros.

La idea era sencilla: si los liberales, libertarios, anarquistas, ancaps y todos los interesados en vivir en una sociedad más libre somos una diminuta minoría con casi nula influencia en el proceso electoral…, aprovechemos que aún hay libertad de movimiento y concentremos los esfuerzos. Un pequeño grupo de activistas motivados puede tener una gran influencia si enfoca sus esfuerzos hacia objetivos realizables.

Para evitar la dilución de los esfuerzos, tanto en el tiempo como en el espacio, los miembros del proyecto se comprometían a trasladarse a New Hampshire, el Estado escogido como destino de la migración, sólo cuando se alcanzase la masa crítica necesaria para ser realmente efectivos…, calculada en 20.000 personas. El poder de esas 20.0000 personas diluido entre 350 millones de estadounidenses es nulo, pero 20.000 activistas en el pequeño Estado de New Hampshire con una población de menos de millón y medio de personas será considerable.

New Hampshire fue escogido no sólo por su pequeña población, sino especialmente por ser un Estado en el que las ideas de la libertad ya tienen mucha fuerza. Las palabras “Live Free or Die” adornan su escudo y las matrículas de todos sus vehículos. La carga fiscal es baja: no existe el impuesto sobre la renta a nivel estatal, tampoco existe el IVA. Las libertades individuales y la responsabilidad personal son parte de la cultura. Sirva como ejemplo la inexistencia de una ley que obligue a llevar casco a los motoristas o cinturón a los conductores. Las cargas regulatorias a la actividad empresarial también son bajas y como consecuencia el paro es inferior al 5%. La sacrosanta segunda enmienda, que garantiza el derecho a la autodefensa y a portar armas, no sólo es fuerte en New Hampshire, donde está permitida la modalidad “open carry” sin licencia, sino que convive con uno de los niveles de criminalidad y violencia más bajos del mundo.

Los integrantes del FSP junto a simpatizantes locales ya trabajan desde hace años en aumentar la libertad en estos y más ámbitos. Su compromiso es prácticamente un lema minarquista, sin cerrar la puerta a interpretaciones aún más ambiciosas:

Declaro mi intención solemne de trasladarme al Estado de new Hampshire en 5 años desde que se alcancen los 20.000 participantes. Una vez allí ejerceré mi mayor esfuerzo práctico hacia la creación de una sociedad en la que la máxima función del gobierno sea la protección de la vida, libertad y propiedad de los individuos.

Resulta difícil encontrar una declaración más clara y concisa de Estado Limitado.

Pero ¿tendrán éxito estos esfuerzos? Si atendemos a los ejemplos dados en la rueda de prensa celebrada para declarar el inicio de la migración del trabajo y activismo que ya están realizando los casi 2.000 integrantes del proyecto que se han trasladado a New Hampshire y los casi 3.000 residentes locales que colaboran con el proyecto, ya están teniendo un éxito significativo. Sus esfuerzos han logrado desde frenar la implantación de un DNI en New Hampshire (no porque en España estemos acostumbrados deja de ser una idea fascista), garantizar el derecho a filmar a la policía, permitir a los padres escoger la escuela de sus hijos, prohibir los radares de matrículas automáticos o reducir los impuestos y el gasto público en estos últimos años. 18 de los 400 miembros del parlamento estatal son participantes del Free State Project y casi 90 (tanto Republicanos como Demócratas) votan con regularidad a favor de propuestas liberales.

Es ilusionante imaginar lo que conseguirán cuando sean 20.000 residentes dedicando sus esfuerzos a hacer de New Hampshire el Estado más libre del mundo.

Pero ¿no es esta estrategia sino la creación de un gueto libertario? ¿No es una huida ante las hordas estatistas? ¿No es una rendición en la batalla de las ideas?

Siempre he pensado que para ganar la batalla de las ideas no basta con argumentos, también hacen falta ejemplos. Hay que mostrar y demostrar. El éxito y la prosperidad de Hong Kong cambiaron China. El ejemplo de la libertad de la que por mucho tiempo hizo bandera América cambió incontables países. Por muy poderosas que sean las ideas, los seres humanos necesitamos ver y tocar para de verdad creernos algo. La falta de imaginación de aquellos que sólo creen que las cosas pueden ser como son aquí y ahora (en contra de las lecciones de la historia) sólo se vence mostrando que en otro lugar son distintas ¡y mejores!

El objetivo del Free State Project comienza por cambiar New Hampshire para alcanzar mayor libertad para sus miembros, pero no acaba ahí. Pretende ser un ejemplo a emular para el resto de los Estados de EEUU… y para el mundo entero.

Ha habido infinidad de ideas e iniciativas similares en el mundo liberal. Desde el Seasteading, que pretende colonizar el mar, pasando por Liberland y multitud de proyectos similares. En mi humilde opinión el Free State Project es la iniciativa más realista y con más probabilidades de éxito que se ha intentado hasta la fecha. Es un movimiento voluntario, pacífico y descentralizado de gente idealista pero dispuesta a hacer sus ideas realidad y a actuar. Cualquier persona con inquietudes liberales debería seguirlo con mucho interés.

 

13 Comentarios

  1. Hace ya algún tiempo propuse
    Hace ya algún tiempo propuse la idea de que deberíamos hacer algo parecido en España, en concreto en La Rioja. La comunidad mas pequeña en población, uniprovincial (no tienes que lidiar con diputaciones provinciales), con un buen nivel de vida, bien comunicada, con una economía basada en centenares de pequeñas empresas, una sociedad de clases medias bastante centrada y alejada de extremismos y uno de los gobiernos menos intervencionistas de España (impuestos relativamente bajos, poca legislación regional, poquísimas empresas públicas….)

    Con menos de 500 personas activas, se podría influir en el gobierno autonómico de una manera importante o ya directamente hacerte con él.

    • Me gusta mucho tu idea,
      Me gusta mucho tu idea, adelante y suerte

    • Hola! Me interesa esto que comentas de La Rioja. Me gustaría hablar contigo en privado? Es posible que me pases un correo?
      Gracias.

  2. Muy interesante la idea de
    Muy interesante la idea de ser liberal activista. Por lo que se ve consiste en planificarles a la vida a los ciudadanos de New Hampshire o La Rioja, quienes se han pasado siglos viviendo sin un lobby liberal pero que gracias a su condición de poblaciones escasas pueden ser agraciados con un minarquismo por imposición democrática.
    Seguiré los acontecimiento con extraordinario interés.

    • Estoy de acuerdo con Pizarro.
      Estoy de acuerdo con Pizarro. Tan ilegitimo es «hacer activismo» como votar. Es una vía de imposición de la mayoría sobre la minoría (o de la minoría politicamente activa sobre la mayoría apática).

  3. @Pizarro
    @Pizarro

    «Planificarle la vida a los ciudadanos» es lo que tenemos ahora. La idea es hacer el experimento de dejar de hacerlo.

    El activismo político está bien visto cuando lo hacen los intervencionistas. ¿Quieres decir que si lo hacen los liberales no es legítimo?

    • Sin querer yo tomar partido
      Sin querer yo tomar partido por una u otra postura, creo que sé la razón por la cual Pizarro adopta una postura crítica.
      A ver si me explico bien, porque esto es complicado (al menos para mí): el liberalismo, en sus diversas corrientes, arguye la idea del «orden espontáneo» como generador de diversas instituciones, tales como el dinero, el Derecho, la propiedad privada, el idioma, el sistema de precios, provisión de servicios… Quizá lo que Pizarro quiere decir es que el tipo de sociedad y tejido productivo que hay en La Rioja o New Hampshire, casos que nos ocupan, han sido producto, EN PARTE, de una «no planificación» intencionada a lo largo de generaciones, favorecida en ambos lugares por una escasa intromisión del poder político en la vida de sus habitantes. Vamos, producto del orden espontáneo a lo largo de décadas, siglos. Y que una sociedad liberal «planificada», he aquí el problema, quizá no diese los resultados esperados. Es decir, que al no ser algo «natural», «espontáneo», ese deseado «paraíso liberal» quizá se encontrase con la resistencia de parte de sus habitantes o adoleciese de otros problemas similares a los que origina la planificación coactiva a la que estamos habituados.

      Ejemplo: Lo que podría pasar si de golpe y porrazo se liberalizase al cien por cien la provisión de servicios de sanidad o educación en España, sin haber un pariodo de adaptación y mentalización de la sociedad que quizá precisase más de una generación.

      No sé si me explico.

    • Te explicas, Óscar, y muy
      Te explicas, Óscar, y muy bien (!)

    • Hola Roy
      Hola Roy
      Los experimentos políticos con personas se llaman ingenieria social.
      No me paceren justas mis alternativas ante las leyes socialdemócratas que una mayoría parlamentaria me impone:
      Emigrar a acatar otras leyes, convertirme en un delincuente o acatarlas por miedo a la represión estatal.
      Y resulta que son las mismas alternativas que tendrán los neohampshireños o riojanos socialdemócratas ante las leyes liberales.
      Un activista político no pretende que las leyes se consensuen y contraten, sino que dejen de acatarse las de los otros y empiecen a acatarse las suyas. Es legal, pero es una patada a la ética de la libertad.
      Un saludo.

    • Me cuesta mucho considerar de
      Me cuesta mucho considerar de la misma manera hacer activismo para que te respeten un derecho negativo que hacer activismo para imponer un derecho positivo. En el primer caso no impones nada a nadie. En el segundo sí.

      Es la discusión de siempre… en el paraiso ancap están permitidas las comunas y cooperativas. Pero en el paraiso socialista no se respeta la propiedad privada.

      Un ejemplo sacado de NH: Nada impide que lleves casco en moto allí. Sencillamente no se te impone por ley.

  4. Creo que es bastante
    Creo que es bastante exagerada la crítica. Un lobby liberal podría aspirar a oponerse a ciertas leyes (por ejemplo hacer campaña en contra de la apertura de una nueva agencia pública) o hacer campaña en favor de otras (reducir impuestos). Pero evidentemente se trata de pequeñas acciones que vayan ensanchando las libertades individuales de una forma evolutiva y gradual. Ningún dictado desde arriba va a cambiar los fundamentos de una sociedad. Pero un grupo de pequeño de activistas puede catalizar grandes cambios emepezando por pequeñas cosas. Si vamos a renunciar a cualquier acción cívica, política o propagandística por considerar que estamos «planificando» la vida de los demás, apaga y vámonos.

  5. Creo que la idea de la Rioja
    Creo que la idea de la Rioja es una buenísima idea.
    Sobre la crítica de Pizarro:
    El lobby liberal es el menos lobby de todos los lobbies. El liberalismo trata de que se permita la libre asociacion y desasociación. Libertad de culto. Que los liberales nos asociemos, aprovechando un sistema (montado para oprimir) para crear nuestra propia «zona de exclusión», es el único recurso que nos queda. Eso o no hacer nada, y someternos a un sistema de cigarras que no hace más que expoliar a una mayoría de hormigas, que viven en un Matrix tributario, donde empresarios insurrectos son expoliados por los inspectores de Hacienda, y todos los medios de comunicación, o callan, o dan la información a gusto de los expoliadores (como ha pasado con lo de Vitaldent). Cuando un miembro del partido comunista, como Alfon, es acusado de violar niñas, todos los comunistas hacen piña. Cuando quien cae en sus redes es un empresario que esconde su dinero del robo perpetrado por el Montoro de turno y sus secuaces, todos los liberales miran para otro lado.

    Así que, sí. No nos dejan otra salida que aprovechar los recursos que hay, asociarnos, como es natural en el ser humano, e intentar derrocar a un sistema en el que las garrapatas son demasiado numerosas y están matando al oso.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

H.L.A. Hart y la separación entre Derecho y Moral

En nuestras entregas anteriores, nos referimos a las críticas de H.L.A. Hart sobre la Teoría Imperativa del Derecho (mejor sintetizada por John Austin), y quedaba pendiente exponer cómo Hart, por