Skip to content

Occidente ha ignorado las tensiones en el Mar Rojo durante demasiado tiempo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Robert Tyler. Este artículo fue publicado originalmente en CapX.

En marzo de 2021, un portacontenedores de 1.300 pies de eslora chocó contra un lateral del Canal de Suez, bloqueando una de las rutas comerciales más importantes del mundo. Lo que siguió fue una semana de caos, ya que cientos de buques de carga, que transportaban mercancías por valor de miles de millones de dólares, se vieron obligados a esperar a que se eliminara el bloqueo. Algunas compañías renunciaron a esperar y emprendieron el viaje mucho más largo alrededor del extremo sur de África, otras simplemente se quedaron paradas. Al final, las autoridades egipcias consiguieron restablecer el tráfico, pero el daño ya estaba hecho.

En los meses siguientes, el precio de los chips informáticos, los coches y otros artículos domésticos subió debido a los retrasos en las entregas y a la interrupción de las cadenas de suministro mundiales. La inflación, que ya estaba carcomiendo los bolsillos de la gente como consecuencia de las respuestas de los gobiernos a la pandemia de Covid, subió aún más. Todo ello por un descuidado error en el Canal de Suez, que se pudo remediar y solucionar fácilmente.

El problema, sin embargo, ha resultado ser mucho más a largo plazo, ya que cuando Occidente entró en pánico al despejar el canal para evitar más problemas económicos, quedó al descubierto una vulnerabilidad estratégica y económica.

El Canal de Suez

Por el Canal de Suez pasa cada año el 12% del comercio mundial y el 30% del tráfico marítimo mundial. Se calcula que entre 3.000 y 9.000 millones de dólares en mercancías pasan cada día, desde coches, ordenadores y artículos de lujo hasta rastrillos de jardín, bombillas y bolsas de basura. Sin embargo, todo ello puede interrumpirse, con enormes efectos perjudiciales, simplemente bloqueando el Canal.

Uno de los grupos que se percató de este punto débil fue el régimen iraní y sus representantes en Oriente Próximo, en particular sus aliados yemeníes, la milicia Hutí. Desde 2014, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC) ha estado apoyando a los Hutíes en una guerra civil en curso, con el objetivo de derrocar al gobierno reconocido por la ONU e instalar un régimen propio.

Para Irán, Yemen también se convirtió en una base conveniente para sus otras actividades. Un país sumido en un conflicto congelado que, a diferencia de Líbano y Siria, no atraía la atención de Occidente. Era el destino perfecto para realizar pruebas de armamento -contra objetivos vivos- con una protesta internacional limitada. Ya en 2017, los informes demostraban que Irán había empezado a probar misiles dentro del país -en contravención directa de sus acuerdos internacionales firmados con Estados Unidos-.

En 2021, esos mismos misiles apuntaban a la vecina Arabia Saudí, con un misil que aterrizó en Yeda en marzo de 2022, una semana antes de una carrera de Fórmula 1. Las operaciones de lucha contra la piratería dirigidas por Estados Unidos en la región también comenzaron a detener barcos pesqueros cargados de fusiles de fabricación iraní, destinados a los Hutíes.

Salvoconducto para los barcos chinos

Arabia Saudí, junto con una coalición formada por Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, lanzó sus propios ataques aéreos contra los Hutíes, en un intento de apoyar al gobierno reconocido por la ONU. Sin embargo, su intento de intervenir se topó con la condena internacional por el impacto accidental en zonas civiles. Desesperados, los saudíes y otros aliados pidieron apoyo a Occidente, pero recibieron poca ayuda. Esto envalentonó a Irán, que continuó apoyando a los Hutíes y ofreció entrenamiento del IRGC a los militantes yemeníes.

Las secuelas del bloqueo de Suez supusieron otra nueva oportunidad única para que Irán utilizara a su apoderado en Yemen para crear una base desde la que lanzar operaciones a través de la entrada del Mar Rojo -el infame estrecho de Bab-el-Mandeb- y perturbar el comercio mundial. El único obstáculo era China, que en el Cuerno de África ya había establecido una base naval en Yibuti para medidas contra la piratería.

En 2021, Teherán y Pekín firmaron un acuerdo económico global por el que el país se convertiría en país de tránsito de la iniciativa «Belt and Road», lo que permitiría transportar mercancías por ferrocarril desde China hasta Occidente a través de Irán. Lo que se piensa es que una parte del acuerdo establecía que los barcos chinos estarían exentos de ser atacados.

La respuesta de Israel al ataque terrorista desde Gaza

Todo lo que Irán y los Hutíes necesitaban era una excusa conveniente para poner en marcha su plan. La respuesta israelí a los ataques de Hamás del 7 de octubre de 2023 proporcionó la excusa perfecta. Alegando que actuaban en solidaridad con Palestina, los Hutíes empezaron a lanzar ataques contra barcos de bandera internacional que pasaban por el estrecho de Bab-el-Mandeb. Estas incursiones estaban bien ensayadas y orquestadas, y utilizaban equipos mucho más avanzados de lo que cabía esperar para los rebeldes Hutíes.

Por primera vez, Occidente tuvo que asumir por fin la crisis del Mar Rojo. Los ataques aéreos llevados a cabo la noche del 11 de enero por la coalición de Estados Unidos y el Reino Unido, junto con otros aliados, asestaron un duro golpe a los militantes apoyados por Irán. Sin embargo, queda una pregunta importante: ¿por qué llegó tan tarde? ¿Por qué Occidente decidió ignorar una amenaza de la que se había informado y documentado ampliamente? Sobre todo teniendo en cuenta que Irán y sus aliados tienen un historial de apoderarse de buques en el Golfo, al otro lado de la península arábiga.

Las consecuencias de la acción de los Hutíes e Irán en la región son cada vez más evidentes: esta semana Tesla y Volvo ya han anunciado la interrupción de la producción de nuevos automóviles debido a la escasez de piezas como consecuencia del caos en el Mar Rojo.

Dormido al volante

El hecho es que Occidente ha estado dormido al volante. Una combinación de crecientes sentimientos aislacionistas en casa, la pandemia de Covid que ha dejado a Oriente Medio en un segundo plano y un sentimiento de retirada tras la desastrosa retirada de Afganistán, ha creado un vacío en la región. Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros países habían intervenido anteriormente para proporcionar estabilidad y, sin embargo, en su ausencia se ha extendido la influencia de Irán, con la aprobación tácita de sus aliados China y Rusia.

Ahora, justo cuando las naciones occidentales ven por fin cómo se ralentizan las tasas de inflación, existe el riesgo de que nuevas perturbaciones en la región del Mar Rojo vuelvan a poner en apuros a Suez y perturben una vez más las cadenas de suministro mundiales, retrasen los bienes de consumo y provoquen un nuevo repunte de la inflación. Algunos pueden argumentar que el Reino Unido y Estados Unidos no tenían ninguna razón para intervenir en Yemen como lo hicieron – sin embargo, el coste de no hacer nada sería mucho mayor.

Ver también

Europa le da la espalda al libre comercio. (Robert Tyler).

El señuelo del mercado único europeo. (Fernando Herrera).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El Fouché hispano

Fernando Grande-Marlaska se ha convertido en el ministro del interior que más tiempo ha estado en el cargo, un total de 2.085 días hasta hoy. Ha adelantado a José Barrionuevo, ministro de la época de los Gal, que acabó condenado a pena de prisión, con un récord de 2.048 días.