Skip to content

PISA: una década de reformas educativas está dando frutos

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por David Thomas. Este artículo ha sido publicado originalmente en CapX.

Las clasificaciones internacionales de educación PISA son posiblemente las tablas de clasificación más importantes de la política pública del Reino Unido. Cuando Nick Gibb, el veterano ministro de Educación, estaba en la oposición, mencionó los resultados de PISA como la forma de saber si sus reformas funcionaban.

Éxito: del 27 al 11 del mundo

Hoy se tiene la sensación de que el trabajo de una década está dando sus frutos. Las escuelas y los profesores ingleses deberían estar fenomenalmente orgullosos de haber logrado su mejor clasificación histórica en matemáticas: del puesto 27 que ocupaban en 2009 al 11º del mundo.

Sin embargo, hay algunas nubes que arrojan sombras sobre las soleadas tierras altas. Nuestra puntuación real en matemáticas cayó, desde un punto álgido en 2018 hasta los niveles de 2012-15. Pero nuestra clasificación subió porque otros países bajaron. Pero nuestra clasificación subió porque otros países bajaron más. Nuestras escuelas hicieron un mejor trabajo que otras para mitigar el daño de Covid, pero el daño aún se ha hecho.

Esta ronda de PISA se centró en las matemáticas, por lo que tenemos una rica comprensión de lo que está pasando. En primer lugar, está claro que nuestro éxito en matemáticas no se debe a un aprendizaje memorístico a expensas de una comprensión más profunda. Esta crítica ha sido formulada a menudo por quienes se oponen al enfoque inspirado en Singapur y Shanghái adoptado en la última década. Pero nuestra puntuación en razonamiento matemático es una de las mejores de la OCDE.

Inspirado en Singapur

En segundo lugar, estamos obteniendo buenos resultados en áreas críticas de las matemáticas. El área más fuerte de Inglaterra es la de datos y estadística, cada vez más importante en el mundo moderno. En tercer lugar, lo estamos haciendo bien en el extremo superior, pero hay mucho margen de mejora. Casi una cuarta parte de los alumnos ingleses obtienen los mejores resultados internacionales. Es bueno verlo, pero en Singapur más de la mitad de los alumnos alcanzan este nivel. Nuestros alumnos no tienen menos talento que los de Singapur. Dado que la economía inglesa tiene 16.000 puestos vacantes especializados en STEM que necesitan un matemático de alto nivel para cubrirlos, cerrar esta brecha es realmente importante.

Una característica llamativa de los datos del Reino Unido es que el 15% de los alumnos desfavorecidos se encuentran en nuestro cuarto de rendimiento más alto. Es menos de lo que debería, y cada niño que falta es una tragedia, pero es una proporción mayor que en cualquier otro país del mundo desarrollado. No tenemos la segregación de ventajas y desventajas que se observa en tantos otros países.

Comparación con otros países

Parte de la razón para entusiasmarse con PISA es que nos permite comparar entre países. En 2010, Inglaterra optó por seguir los pasos de países de Extremo Oriente como Singapur. Ese enfoque se ha visto confirmado, ya que esos países siguen obteniendo buenos resultados. ¿Y los demás? Un grupo de presión presionó para que se siguieran las reformas que se estaban aplicando en Finlandia, tras el «milagro finlandés» de los altos resultados de PISA. Pero desde entonces Finlandia no ha dejado de empeorar, y ahora se sitúa muy por debajo de Inglaterra.

Estados Unidos, donde muchos estados han reformado su enfoque de las matemáticas en los últimos años, se encuentra en una situación desesperada. Su rendimiento está muy por debajo de la media de la OCDE y es uno de los peores de todo el estudio. Para un país que depende de la tecnología y la innovación, se trata de un riesgo casi existencial. Escocia y Gales también tienen problemas. Ambos han emprendido grandes reformas curriculares en dirección opuesta a Inglaterra, y ambos se están quedando más rezagados.

El sistema escolar inglés ha puesto el listón muy alto en matemáticas en los últimos años, pero seguimos por debajo de nuestro potencial nacional. Hemos hecho grandes mejoras y hemos resistido bien los daños de la pandemia. Lo hemos hecho empezando a ponernos a la altura de los mejores países del mundo, y tenemos que continuar ese camino. Si nuestros niños tienen el mismo talento que los de Singapur, nos estamos perdiendo la mitad de nuestros mejores matemáticos potenciales. Esto tiene un coste enorme para ellos personalmente y para nosotros económicamente. Hemos cerrado parte de la brecha. Ahora cerremos el resto.

Ver también

Las tres lecciones más importantes del informe PISA 2012. (Juan Ramón Rallo).

El inequívoco éxito del sistema escolar. (Laura Mascaró).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El Fouché hispano

Fernando Grande-Marlaska se ha convertido en el ministro del interior que más tiempo ha estado en el cargo, un total de 2.085 días hasta hoy. Ha adelantado a José Barrionuevo, ministro de la época de los Gal, que acabó condenado a pena de prisión, con un récord de 2.048 días.