Skip to content

Políticas anti petróleo que provocan más consumo de petróleo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Peter Jacobsen. El artículo Políticas anti petróleo que provocan más consumo de petróleo fue publicado originalmente en FEE.

Cada pocas semanas, los fanáticos ecologistas de la organización «Just Stop Oil» aparecen en los titulares por intentar destruir algo importante para llamar la atención sobre su objetivo de detener el petróleo.

Pero resulta que, como ocurre con muchas recetas políticas miopes, los medios no conducen a los fines. En otras palabras, los esfuerzos legislativos para detener el petróleo podrían provocar que se utilizara más mineral, en lugar de menos.

La paradoja verde

Un reciente artículo de Maya A. Norman y Wolfram Schlenker, de la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER), demuestra que la «paradoja verde» es real. Pero, ¿qué es la paradoja verde? Bueno, la idea de la Paradoja Verde se presentó por el economista Hans-Werner Sinn en lo que Wikipedia llama un libro «controvertido». El libro de 2012 se titula The green paradox en honor a la teoría.

La idea es relativamente sencilla. Quienes poseen reservas de petróleo son agentes económicos racionales. Eso significa que extraerán y venderán su petróleo a una tasa determinada que maximice los beneficios a largo plazo. Los propietarios no quieren sacar hasta la última gota del subsuelo porque sería costoso hacerlo rápidamente, pero también quieren vender el recurso a un ritmo lo suficientemente rápido como para satisfacer la demanda.

Sin embargo, las llamadas «políticas verdes» cambian este cálculo. Si los propietarios de petróleo creen que en algún momento se aprobará una política que hará ilegal o incluso más cara la venta de su mineral, empezarán a intentar extraer y descargar el petróleo antes de que se apruebe la política. El resultado es contrario al pensamiento superficial: las políticas verdes destinadas a regular el petróleo pueden, en realidad, aumentar la velocidad a la que se produce y consume. Es la paradoja verde.

Como he mencionado antes, Wikipedia califica este libro de «controvertido», aunque no cita ninguna fuente para esa calificación concreta. Sin embargo, aunque el libro fuera controvertido, este nuevo artículo debería hacer que lo fuera menos. Los autores examinan la paradoja verde con algunas pruebas, pero hay un resultado que llama la atención. Examinan el proyecto de ley Waxman-Markey de 2009-10, una ley de límites máximos y comercio de emisiones que habría sido gravosa para la industria petrolera.

Una medida contra la producción que aumenta la producción

Los autores comparan los precios de los futuros del petróleo con las expectativas del mercado sobre la probabilidad de aprobación de la ley Waxman-Markey. Si el argumento de The green paradox es correcto, el precio de los futuros del petróleo debería caer a medida que aumenta la probabilidad de que se apruebe el proyecto de ley.

Documentando los resultados, dicen:

En consonancia con esta predicción, encontramos un coeficiente negativo significativo; los precios de los futuros del petróleo bajan siempre que aumenta la probabilidad esperada de que se apruebe el proyecto de ley. Este efecto es persistente en todos los contratos de futuros, e incluso aumenta para los vencimientos a más largo plazo, lo que sugiere que la relación refleja ajustes a largo plazo en la trayectoria esperada de los precios del petróleo más que perturbaciones temporales. A través de nuestro análisis descubrimos que (i) la aprobación del proyecto de ley Waxman-Markey habría aumentado el consumo mundial de petróleo entre un 2 y un 4% y (ii) las deliberaciones Waxman-Markey aumentaron el consumo de petróleo entre 8 y 27 millones de toneladas métricas, equivalentes a entre 1 y 3 días de consumo mundial de petróleo.

Así pues, no sólo el proyecto de ley habría provocado un aumento del consumo de petróleo si se hubiera aprobado; la mera posibilidad de que se aprobara provocó millones de toneladas de consumo extra de petróleo. La paradoja verde se mantiene.

Una de las funciones más importantes de la economía es demostrar, con frecuencia, que los medios de los responsables políticos no pueden alcanzar los fines deseados. A los responsables políticos no les gusta esto, por supuesto. Y por eso las buenas ideas económicas, como la paradoja verde, tienden a menospreciarse con términos como «controvertidas».

Esto no debería sorprendernos.

En su obra magna de 1949, La acción humana, el economista Ludwig von Mises destacó brillantemente este fenómeno:

Es imposible comprender la historia del pensamiento económico si no se presta atención al hecho de que la economía como tal es un desafío a la presunción de quienes detentan el poder. Un economista nunca puede ser el favorito de autócratas y demagogos. Para ellos siempre es el travieso, y cuanto más convencidos están en su fuero interno de que sus objeciones están bien fundadas, más le odian.

Ludwig von Mises. La acción humana. Tratado de economía.

Larga vida a los malhechores.

Ver también

Un hallazgo de litio explica que nunca nos quedaremos sin recursos. (Peter Jacobsen).

Simplemente, no se puede dejar de extraer petróleo, Sir Keir. (Henry Hill).

Adiós al adiós al petróleo. (José Carlos Rodríguez).

La adicción al petróleo. (José Carlos Rodríguez).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de