Skip to content

Por qué falló el conservadurismo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Artículo original en inglés por Claes G. Ryn en Law & Liberty

Los observadores serios de la escena política e intelectual de Estados Unidos difícilmente pueden dudar de que el conservadurismo estadounidense está desorganizado. Una serie de nociones incompatibles de conservadurismo compiten entre sí. ¿A qué se debe esta fragmentación y controversia? No hay una respuesta sencilla, pero un nuevo libro del presente autor relaciona la desorientación con el hecho de que el movimiento conservador no haya logrado sus objetivos de siempre y con que se vea obstaculizado por viejas debilidades, ahora quizá crónicas.

Fue en la década posterior a la Segunda Guerra Mundial cuando empezó a tomar forma en Estados Unidos un movimiento intelectual y político conscientemente conservador. Contaba con importantes pensadores en campos como la historia, la teoría política, el derecho, la sociología, la literatura y la economía. La publicación en 1953 del libro de Russell Kirk The Conservative Mind marcó un hito y le valió la reputación de «padre» del conservadurismo estadounidense moderno. William F. Buckley Jr. y su revista National Review (fundada en 1955) desempeñaron un papel fundamental en la conexión de las ideas con la política práctica. La revista proporcionó el fundamento intelectual para una alianza política de grupos dispares, como libertarios, católicos tradicionales y otros tradicionalistas. La coherencia intelectual pasó a un segundo plano para forjar un áspero consenso político.

El conservadurismo en los últimos 75 años

El movimiento quería apuntalar la civilización occidental tradicional con sus antiguas resonancias griegas, romanas y cristianas, y se oponía a lo que denominaba el Estado Leviatán. El totalitarismo había sido derrotado en Alemania, pero seguía existiendo en la Unión Soviética, y en Estados Unidos el Gran Gobierno estaba siendo impulsado por intelectuales y políticos progresistas.

El movimiento reafirmó el sistema estadounidense de gobierno constitucional limitado y descentralizado. Los valores morales y espirituales que, en su opinión, informaban la Constitución se estaban desvaneciendo en las universidades y otras instituciones estadounidenses. Este cambio cultural amenazaba en última instancia el Estado de derecho y las libertades tradicionales. En economía, el movimiento abogaba por el libre mercado y la disciplina fiscal en el gobierno.

En ocasiones, el conservadurismo parecía progresar considerablemente. Durante la presidencia de Ronald Reagan, los representantes del movimiento llegaron a declarar que el conservadurismo por fin había «triunfado». Esta noción ilustraba una visión bastante superficial del estado de Estados Unidos y de lo que marca la dirección a largo plazo de una sociedad. En la década de 1980, la evolución de la cultura general, en concreto, de las universidades, no apuntaba en la dirección del triunfo. Como se puede comprobar aún más fácilmente hoy en día, el conservadurismo no había sido capaz de invertir las tendencias sociales más profundas a las que se oponía y que estaban configurando el futuro.

El gobierno federal estadounidense se ha expandido de forma espectacular y se ha centralizado progresivamente. El federalismo se ha debilitado enormemente. La Constitución estadounidense ha sido, en aspectos importantes, abandonada. Por ejemplo, el poder de ir a la guerra, que los Forjadores asignaron muy deliberada y explícitamente al Congreso, ha sido absorbido por el Ejecutivo. Se ha construido un elaborado estado de seguridad nacional con una capacidad casi ilimitada para vigilar a los estadounidenses, y el gobierno y los medios sociales, en tándem, censuran rutinariamente las opiniones desaprobadas.

El presidente Eisenhower advirtió contra «el complejo militar-industrial», pero su tamaño y poder no han hecho más que crecer. La influencia de las grandes finanzas y las grandes empresas es mayor que nunca. Estados Unidos es hoy mucho menos una república constitucional que una plutocracia en la que las regulaciones y los mercados están fuertemente sesgados a favor de los grandes intereses económicos.

«Disciplina fiscal» es casi la última frase que podría utilizarse para describir la gestión financiera del gobierno federal. Los enormes déficits se han convertido en rutina, y el tamaño de la deuda nacional supera con creces el del PNB, condiciones que los economistas y políticos de los años 50 habrían considerado una pesadilla.

La delincuencia, incluidos los asesinatos, está más extendida y es más atroz que nunca, y en muchos lugares el Estado de Derecho sólo se aplica de forma selectiva. La drogadicción está por todas partes.

En cuanto a los valores tradicionales admirados por los antiguos conservadores, han sido sustituidos en las instituciones más influyentes de Estados Unidos, incluidas las universidades, y en la vida privada, incluso en algunas iglesias, por sus virtuales opuestos, la cultura woke y la de la cancelación.

A lo largo de los años, los conservadores han gastado cantidades increíbles de dinero en ganar elecciones e influir en los puntos de vista políticos en el Congreso de Estados Unidos y en otros lugares. Sin embargo, apenas han influido en las tendencias sociales generales. A los progresistas liberales y a los izquierdistas les gustaría pensar que el conservadurismo estaba atrasado desde el principio y que estaba destinado a ser derrotado por ideas superiores. La razón principal del fracaso del conservadurismo es bien distinta: el movimiento diagnosticó mal los problemas a los que se enfrentaba y adoptó las prioridades equivocadas. 

El papel de los intelectuales

Al principio, los principales intelectuales conservadores, entre los que destacaba Kirk, señalaban la cultura general como determinante de la evolución de la sociedad. Era la vida de la mente y la imaginación -en la religión, las universidades, la literatura, el cine, la música, las demás artes y los medios de comunicación- lo que daba a la gente su visión básica de la realidad y formaba su sensibilidad. Según Kirk, «la cultura» creó sus esperanzas y temores más profundos y les predispuso a determinadas actitudes políticas. Un pensador afín, que había llamado la atención del público incluso antes, era Peter Viereck.

Ambos habían estado profundamente influidos por el gran profesor de Harvard Irving Babbitt (1865-1933), que sostenía que la imaginación desempeña un papel central en la formación de la vida de los individuos. Una sociedad sana presupone ciudadanos con una mezcla de carácter moral e imaginación sólidos. Kirk, Viereck y otros argumentaron que, a menos que la deteriorada cultura moral-espiritual, intelectual y estética de Estados Unidos fuera reconducida por un tradicionalismo cultural creativo, un sentido deformado de la realidad destruiría lo que quedaba de la civilización occidental y el orden constitucional de Estados Unidos.

Muchos intelectuales han escrito sobre «principios»… pero rara vez sus debates sobre las cuestiones últimas han superado el nivel de las grandes generalidades, y normalmente han avanzado conclusiones ideológicas y políticas preconcebidas.

Pero una visión diferente de lo que era más necesario se convertiría en dominante en el movimiento conservador: La forma de lograr el cambio era ganar poder político. La línea editorial de la National Review de Buckley era paradigmática. Era una revista intelectual, pero, sin que los propios editores se dieran cuenta, las ideas se convirtieron para ellos en gran medida en un medio para conseguir victorias políticas, especialmente elecciones presidenciales. Este sentido de las prioridades desvió la atención y los recursos de la necesidad de cambiar la cultura.

El movimiento se vio afectado por una forma profundamente arraigada pero dudosa de pragmatismo estadounidense, que tiende a descartar la importancia de la mente y la imaginación y a veces roza lo filisteo. Pensemos en la atención que prestan los medios de comunicación a la política presidencial, las elecciones y las batallas en el Congreso de Estados Unidos. ¿Hay algún ámbito de actividad que pueda influir más en la vida de los estadounidenses? ¿Acaso el poder de determinar el futuro no reside en última instancia en Washington DC?

En la década de 1980, cuando el movimiento celebraba el «triunfo» del conservadurismo, las personas más atentas a «la cultura» podían ver que lo que allí ocurría en realidad seguía radicalizando la mente y la imaginación estadounidenses. La Nueva Izquierda y la Contracultura de los años sesenta y setenta no habían sido aberraciones transitorias. Reflejaban tendencias amplias y discernibles desde hacía mucho tiempo dentro de la sociedad occidental que estaban socavando o sustituyendo las creencias clásicas y cristianas. La cultura despierta y la cultura cancel no son sino nuevas manifestaciones extremas de las mismas tendencias generales. Son esas tendencias las que han producido la radicalización progresista de la política estadounidense y las que siguen sorprendiendo y confundiendo a los conservadores.

El movimiento nunca comprendió del todo las fuentes más profundas de la conducta humana ni la profundidad de los problemas a los que se enfrentaba. La política puede ser en algunas circunstancias supremamente importante, pero no puede haber una acción política realista y eficaz sin un diagnóstico adecuado de los problemas que hay que abordar y sin comprender los límites de la política.

El movimiento no ha ignorado las ideas. Muchos intelectuales han escrito sobre «principios» y han defendido cosas como los programas de «grandes libros», pero rara vez sus debates sobre las cuestiones últimas han superado el nivel de las grandes generalidades, y normalmente han avanzado conclusiones ideológicas y políticas preconcebidas, como cuando se ha demostrado que el archi elitista Platón era en realidad un defensor de la «democracia». Algunos conservadores del movimiento han hablado del papel crucial de las artes y la imaginación, pero rara vez han intentado explicar en profundidad qué es la imaginación o por qué influye tan fuertemente en los seres humanos.

El movimiento nunca alcanzó una cultura filosófica madura. Quizá el mejor ejemplo de esta debilidad sea que muchos pensadores supuestamente conservadores respaldaron una visión antihistórica de los valores superiores y de la existencia humana en general. Se sintieron atraídos por la opinión de Leo Strauss y sus discípulos de que, a la hora de comprender los valores superiores, no había nada que aprender de la historia y la tradición. Sólo importan los principios abstractos y ahistóricos. Sin embargo, el padre del conservadurismo moderno, el pensador y estadista británico Edmund Burke, había subrayado lo contrario. Temía las ideas abstractas de la Revolución Francesa. Sostenía que, aislados, los individuos y las generaciones individuales tienen escasos recursos morales e intelectuales.

Pero a través de un esfuerzo intergeneracional, podemos acceder y aportar creativamente la sabiduría de la humanidad, lo que Burke llamó «el banco y el capital de las naciones y de las épocas». Aquí hizo explícita y desarrolló una predisposición que llevaba mucho tiempo implícita en la civilización occidental, especialmente en el cristianismo. Su inclinación era paralela a la de los Forjadores de Estados Unidos. Por ejemplo, en los Federalist Papers, James Madison respalda explícitamente confiar en la experiencia y rechaza pensar como un «teórico ingenioso» que planea una constitución «en su armario».

Resulta paradójico que, al respaldar el pensamiento ahistórico y abstracto del derecho natural y rechazar la guía de la historia, muchos miembros de un movimiento estadounidense supuestamente conservador se sintieran atraídos por una postura intelectual asociada hasta entonces con izquierdistas y revolucionarios.

Preocupado por ganar las elecciones y los debates políticos, y poco dispuesto a abordar las cuestiones más exigentes de la mente y la imaginación, el movimiento se vio finalmente desbordado por las tendencias culturales que había ignorado en gran medida. Incluso su noción de la política quedó truncada. Ahora que el conservadurismo se encuentra en un estado de desorientación, cabe preguntarse si sus arraigados hábitos intelectuales y de otro tipo se interpondrán en el camino de un autoexamen y un examen de conciencia urgentemente necesarios.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»