Skip to content

¿Por qué hay que privatizar el agua en España?

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cuando se plantea la necesidad de privatizar el agua saltan todas las alarmas. ¿Por qué debe privatizarse un bien necesario para la vida? La respuesta es sencilla: precisamente porque el agua es necesaria para vivir debe ser privatizada. Ya que el gobierno emponzoña todo lo que toca, mejor será que nos moleste en las áreas menos importantes de nuestra vida.

El caso a favor de la privatización es evidente en el Tercer Mundo. Allí los distintos Estados son incapaces de abastecer a sus poblaciones; no por falta de agua, sino por completa ausencia de instalaciones para transportarla. De hecho, en multitud de zonas de los países pobres, el agua es transportada a través de camiones cisterna privados a un precio ocho veces superior al que los individuos habrían pagado en caso de que se dejara a las empresas construir las redes de suministro de agua.

Los ciudadanos de los países pobres entienden perfectamente nuestra respuesta anterior sobre la necesidad de privatizar el agua. El monopolio público sólo les ha generado sequías y deshidrataciones masivas; por desgracia, la incompetencia del gobierno es tan portentosa que sus errores dan lugar a nefastas consecuencias.

Sin embargo, los beneficios de la privatización pueden no resultar tan evidentes para el caso español. Si ya tenemos las instalaciones y el precio del agua no es descabellado, ¿qué mejoras obtendríamos con la privatización? ¿Realmente merece la pena?

Aun sin pretender ser exhaustivo, la privatización del agua redundaría en nuestro beneficio de tres formas diferentes.

La primera y más evidente es que los usos del agua mejorarían. España es un país con grandes plantaciones agrícolas que utilizan métodos de inundación dado los bajos precios del agua. Esto supone un despilfarro evidente por cuanto muchas de esas plantaciones dejarían de ser rentables en caso de que el precio del agua no estuviera subvencionado por la Administración. Los períodos de sequía y la sobreexplotación y salinización de acuíferos que sufre nuestro país son una consecuencia de un precio del agua demasiado bajo. Si le preocupa nuestro medio ambiente, defienda la privatización del agua.

La segunda mejora tendría lugar en la calidad del agua corriente. Las distintas administraciones del Estado carecen de incentivos para mejorar y mantener un suministro de calidad, hasta el punto de que en algunas ciudades el agua roza los límites de la potabilidad. Dado que los ingresos del Estado no dependen de la correcta satisfacción de nuestras necesidades (sino de la cantidad de impuestos que sean capaces de rapiñar) no se genera una efectiva competencia entre los distintos proveedores de agua que impulse una mejora de su calidad.

Por último, la privatización del agua permitiría una correcta imputación de los precios y de la rentabilidad esperada a los distintos bienes de capital que coadyuvan al suministro de agua. Hoy en día las inversiones en pantanos, salinizadoras, tuberías y trasvases diversos se hacen sin ton ni son. El Estado ignora si estas obras son rentables (y cuál de sus estructuras tecnológicas y trazados es más rentable), precisamente porque no existe un precio del agua que permita calcular su valor presente.

Si privatizáramos el agua nadie nos garantiza que alguna empresa privada ejecutara finalmente el Plan Hidrológico Nacional; eso sí, tendríamos la garantía de que, si se ejecutara, ello se debería a su rentabilidad y por tanto a su necesidad. Es más, en caso de error en la estimación de los beneficios, sería la empresa quien asumiría las pérdidas y no los sufridos contribuyentes.

No sólo el Tercer Mundo necesita reconocer la propiedad privada sobre el agua; España sufre desde hace décadas las consecuencias del estatismo en este campo. Privaticemos el agua: nuestros acuíferos, nuestros estómagos y nuestros bolsillos lo agradecerán.

5 Comentarios

  1. Hola Juan Ramón, no suelo
    Hola Juan Ramón, no suelo escribir comentarios, pero al leer tu artículo,me he visto obligado a ello. Ya sé que pasaron 10 años, pero es lo mismo. A ver si entendemos de una vez, que el sector privado lo único que busca son BENEFICIOS. Y mezclar el agua (bien básico y de todos) con el dinero, malo. Tu mismo reconoces que ya están creadas las infraestructuras necesarias, es decir que requiere sólo de un mantenimiento de las mismas, control calidad del agua y no mucho más. ¿Por qué privatizar? ¿Se va a mejorar el agua o algo? La empresa privada, ¿va a ser capaz de ser más eficiente que la pública, teniendo que buscar siempre beneficios? ¿Se puede hacer sin que los ciudadanos paguen mucho más de lo que pagaban siendo pública??. Creo que tenemos muchos ejemplos que demuestran, que si se privatiza, acabas pagando más e incluso pagando lo que antes no pagabas. Las compañías del agua en el mundo, obtienen 300 billones de dólares en beneficios (Sin contar el agua embotellada). Es mucho dinero, el cual podría solucionar muchos problemas del agua potable en el mundo y sin embargo, va para el bolsillo de unos pocos señores. El principal problema, es la gestión pública, no lo público. Si se gestiona bien, siempre será más eficiente una empresa pública, ya que no busca beneficios y si los hay, serán para mejorar el servicio o condiciones, no para que se lo lleve un señor de maletín.. Está demostrado, que en la mayoría de ocasiones, la privatización no mejora la competencia, sino traslada el monopolio a entidades privadas. Esto, se podría llevar a muchos sectores claves, pero en el caso del agua, es una aberración su privatización.
    Se supone, que una ciudad tiene unas necesidades básicas, como es la traída del agua, saneamiento, recogida de basura, mantenimiento de calles e inmobiliario, iluminación, etc. ¿No pagamos suficientes impuestos para que cubran esas necesidades básicas?? ¿Sería tan descabellado que te correspondan X metros cúbicos de agua al mes y sólo pagar el consumo, si te pasas de lo asignado por persona/vivienda?? ¿Es una utopía? Jajaj, No entiendo por qué.. En mi ciudad (Galicia) que no llueve poco, hace unos años se pagaban 6€ cada 6 meses y no había ni contadores en las casas. No se pagaba tampoco por la recogida de basuras ni saneamiento. Ahora pagas 40€ de media, cada dos meses.. Y encima, nos cobran un tratamiento de aguas, que se descubrió que la depuradora nunca funcionó.. una vergüenza. ¿Como fue? En su momento, se regaló todo esto a unos amigos del alcalde y venga, todos a pagar y ellos a robar. En fin, que si privatizar es lo que llevo viendo desde que soy persona.. Quita, quitaaa!

    Pero bueno Juan, sigue repitiendo el mensaje que le interesa al capital, lo público nunca funciona, que otros pensaremos que si se puede.. Hay que cambiar muchas cosas, si, pero se puede (Nada de examen y a vivir, hay que medir productividad, eficiencia, marcar objetivos, más control en general..Lo que hace el sector privado)

    • Te equivocas, primero tienes
      Te equivocas, primero tienes un prejuicio de antemano con el dinero lo cual no tiene fundamento, es simplemente un medio de intercambio, el más utilizado. Sí, se mejorará ya que hay incentivos, el estado es per se ineficiente, siempre tiene una cuota de dinero a través de la fuerza, da igual si lo hace pésimo o bien, mientras que en el otro caso quebrará (Suponiendo Laissez Faire claro está) Si es privada, se pagará explícitamente lo que ya se hace a través de impuestos, además habrían métodos para cuidar más el agua como el método del goteo y no de inundación, claro, Juan Ramón Rallo funciona al capital, te cedo el mundo lol (Es broma)

  2. Juan Ramón y Nicolás, os equivocáis de lado a lado.

    Los argumentos vacíos repetidos en “Escuelas de Negocio”, o los “Másteres en Gestión” como que “el mercado se regula solo”, o “la gestión privada es más eficiente” hace años que dieron la cara como lo que son: mantras del neoliberalismo, huecos, falaces y perniciosos.

    Son abundantes los estudios que muestran que la gestión privada del agua tan sólo busca maximizar el beneficio económico para la empresa concesionaria. Pero es que… ESA es la razón de ser de esa empresa, no otra!! Por cierto, de las dos principales empresas concesionarias en España, una de ellas no es no siquiera española, sino filial del grupo Suez, francés. No sólo regalamos dinero a expuertas a una empresa a cambio de nada, sino que ese dinero vuela fuera de España.

    Os ruego echéis un vistazo a casos de remunicipalización exitosa y el impactante cambio tanto en servicio como en precio (Valladolid es un ejmplo).

    Lástima no haber tenido al gran Julio Anguita como presidente del gobierno. Cuando fue alcalde de Córdoba, remunicipalizó todos los servicios públicos que pudo, y a este hombre le votaban hasta los de derechas, por su éxito en la gestión de su ciudad.

    Ojo con las privatizaciones!! Las blindan con claúsulas leoninas que hacen imposible dar un paso atrás.

    Escribo desde Madrid, el paraíso neoliberal donde ya todos está vendido.

  3. Hola,
    Me parece curioso,que lo de subir el precio mejoraría el uso o mejor dicho el abuso del agua. Cuando lo mejor creo que sería más educación..aquí en esta provincia , lo que se puede comprovar es que la tierra solo les es rentable a las grandes extensiones….si se sube el agua será el remate para el pequeño agricultor….como está pasando con el pequeño comercio abocado a extinguirse a causa de las grandes superfícies que no tienen competencia a no ser por otras grandes superfícies

    • Si privatizan el agua pasara lo que paso en la india ! Que mas de 60 millones de hindues se quedaron sin agua por que coca cola seco el acuifero que les da de beber.ahora los EEUU, coca cola han echado ojo al acuifero guarani que abastece a toda america del sur desde colombia/venezuela hasta argentina y parte de chile.No dejemos que nos mientan y se queden con nuestra agua! Nuestras tierras etc.luchemos por lo nuestro.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El Fouché hispano

Fernando Grande-Marlaska se ha convertido en el ministro del interior que más tiempo ha estado en el cargo, un total de 2.085 días hasta hoy. Ha adelantado a José Barrionuevo, ministro de la época de los Gal, que acabó condenado a pena de prisión, con un récord de 2.048 días.