Skip to content

¿Por qué Hitler invadió la URSS?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Es un lugar común que el mayor error de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial fue invadir la URSS. Si no se hubiesen metido en aquel berenjenal, se dice, Hitler habría concluido con éxito la aventura militar de 1939-40 doblegando la resistencia inglesa e imponiendo un nuevo orden en el continente. Tal vez, años más tarde, nazis y soviéticos se hubiesen visto las caras en una nueva e inevitable confrontación, pero Alemania estaría ya en condiciones de plantarse frente a la mole rusa con ciertas garantías y el dominio alemán en Europa sería incontestable.

Si es así, que no lo es, el gran interrogante radica en saber por qué el invicto Hitler se embarcó en una campaña que tenía perdida de antemano complicándose de paso una guerra que le iba viento en popa. La explicación más habitual a algo, aparentemente, tan irracional es incidir en la locura del Führer que, borracho de triunfo tras aplastar a Francia, se sintió llamado por la historia a liquidar de un plumazo el imperio bolchevique que estaba poblado, además, por eslavos inferiores llamados únicamente a servir al nuevo amo ario. Para ello ignoró los consejos de sus generales y se dejó llevar por un optimismo enfermizo, sobreestimando sus propias fuerzas e infravalorando las del adversario.

Lo cierto es que Hitler no pensó en ningún momento que la invasión de Rusia iba a complicarle la guerra sino a hacérsela mucho más llevadera. Estaba convencido –él y todo su Estado Mayor– que, más tarde o más temprano se terminaría formando una entente, parecida a la de la Primera Guerra Mundial, formada por los Estados Unidos, Rusia e Inglaterra. Si, anticipándose, eliminaba a uno de sus futuros enemigos, la tentativa quedaría conjurada para siempre. El problema, su problema, es que sólo estaba en guerra con uno de ellos, con el Reino Unido. Con Estados Unidos existía una relación tensa pero pacifica, y a la Rusia de Stalin le unía un pacto de no agresión gracias al cual había invadido Polonia a placer.

Lo lógico, visto desde hoy, es que hubiera intensificado su ofensiva contra Inglaterra, pero Alemania no estaba preparada para mantener los ataques aéreos, y mucho menos para efectuar un desembarco en las costas británicas. La Inglaterra de 1940 era una potencia mundial, mucho más poderosa que Rusia y dotada de una Armada realmente temible. Las islas británicas, por añadidura, carecían de valor estratégico para los nazis. Era un archipiélago periférico y aislado que, debidamente controlado, poco o nada podía hacer por interponerse en los planes de Hitler.

Rusia, por el contrario, se antojaba en Berlín como un desastre sin paliativos en lo militar. La derrota del Ejército Rojo en Finlandia durante el invierno de 1939 frente a un puñado de guerrilleros emboscados en la taiga venía a demostrarlo. Stalin había decapitado a la cúpula militar en las purgas de 1937-38 y el armamento con el que contaba el Ejército Rojo era bastante peor que el del alemán. Por último, las llanuras rusas eran el campo de batalla ideal para la táctica preferida de los estrategas del Reich: la blitzkrieg, un tipo de ataque novedoso, rápido, letal e imposible de frenar.

A diferencia de Inglaterra, Rusia sí era estratégico, y mucho. A espaldas del Reich todo era Unión Soviética, miles de kilómetros de frontera virtualmente indefendibles. Prácticamente todo el petróleo que Alemania consumía procedía de los yacimientos del Mar Caspio. Esto, junto a la industria pesada y, sobre todo, el feraz campo ucraniano, podían poner en jaque mate a la máquina bélica alemana si Stalin decidía aliarse con Inglaterra.

En el Berlín de 1940 se pensaba, naturalmente, que los eslavos eran seres inferiores pero, por encima de la ideología, los generales de Hitler estaban persuadidos de que, amén de lo anterior, los pueblos que convivían de mala manera en el seno soviético estaban muy desmotivados tras 20 años de miseria y hambrunas. Esto llevaría a bielorrusos, ucranianos o lituanos a recibir a los invasores como liberadores o, en el peor de los casos, a no ofrecer resistencia.

Vistas así las cosas, que es como estaban entonces, lo más oportuno era entrar en Rusia cuanto antes y quitarse el problema de en medio. Hitler, efectivamente, era un peligroso desequilibrado mental, pero no planificó la campaña de Rusia bajo el influjo de la locura. Midió bien sus pasos y estaba convencido de que iba a ganar.

En junio de 1941 dio comienzo la Operación Barbarroja. El generalato nazi, que se las prometía tan felices, se dio de bruces con la realidad y la guerra mundial inauguró su teatro de operaciones más mortífero e inhumano. Un ejemplo perfecto de cómo en la guerra no hay nada seguro y como una decisión equivocada, sólo una, puede llevar a colapso definitivo.

8 Comentarios

  1. ESTE ANALISIS SUYO, MI
    ESTE ANALISIS SUYO, MI ESTIMADO ,ES PRODUCTO CARICATURESCO, DECIR QUE LOS INTERESE BURGUESES DE ALEMANIA NAZI SE CONDICIONABAN POR EL RACISMO DE HITLER ES COMICO. *LO CIERTO ES, QUE TANTO LA BURGUESIA DEL IMPERIO EE.UU COMO TODA EUROPA(ALEMANIA), UNIERON FUERZAS CONTRA LOS SOVIETICOS YA QUE EL AVANCE DE LA CIENTIFICA IDEOLOGIA DEL PROLETARIADO, PODRIA DESANCADENAR EL COLAPSO DE LA HEGEMONÍA CAPITALISTA , ASI QUE TODA LA REACCION BURGUESA ,EN UNIDAD COMBATIERON A LA URSS.
    UN SALUDO!

    • Me causa mucha curiosidad el asalto de los alemanes a los Bolcheviques y aún no la comprendo. Pensé en algún momento que a todas las potencias burguesas les interesaba ver a Rusia Caída, como la gran amenaza obrera que era. Qué tan cierto será? En todo caso es una explicación con mucho sentido.
      Saludos

    • Me parece perfecto el último párrafo, porque gracias a la Unión Soviética tenemos la independencia y fueron los Soviéticos los que nos dieron libertad e independencia al ganar la segunda guerra mundial y gracias también al gran conductor y Gran estratega STALIN JOSÉ.

  2. Me parece un análisis muy
    Me parece un análisis muy acertado. De hecho Hitler delegaba mucho en sus decisiones y siempre mostró inteligencia. Existen muchos datos a favor de esa esperada (si no ya oculta) colaboración entre los que fueron los aliados. Uno de estos hechos, muy significativo, es que Inglaterra no declaró la guerra a la URSS cuando invadió Polonia.

    • La Humanidad debemos lograr CREAR UNA EFICAZ FORMA DE MINIMIZAR LA POSIBILIDAD DE QUE EXISTA POSIBILIDAD DE EMPODERARSE *TAN EN EXCESO, si permitimos tal posibilidad gente psicópata que estafando a la sociedad SE EMPODERAN TAN Y TAN EXTREMADAMENTE, llegan a masacrar a la Humanidad con técnicas satanicas, de psicópatas.*
      Debemos minimizar POSIBILIDADES DE EMPODERAMIENTO, y creando LEY GLOBAL con castigo y penas extremas para quien intente empoderarse. Que este asi bien avisado, y detener posibilidad de grave empoderamiento tan mal y tan peligrosísimo como sigue estando.
      Urge que lo decretemos, y evitar GRAVE EMPODERAMIENTO-S, Y AS QUE ESTÉ CREADO LA PENA EXTREMA COMO CASTIGO PARA QUIEN INTENTE MODIFICAR TAL DECRETO E INICIAR empoderarse.
      Abrazo familia.

      • Ya lo explicó Einstein en su carta a Freud, mucho antes de que se creara la ONU y la OTAN (Como respuesta, claro, a la necesidad vista en los acontecimientos de la 2WW). ¿Y quién va a castigar? ¿Un hombre, un tribunal, un país? ¿Será que ese país estará «libre de pecado» o actuará por conveniencia? Difícil.

  3. ¿Que dices? EEUU combatió a
    ¿Que dices? EEUU combatió a la URSS solo cuando el fascismo fue destruido. Por que en la dicotomia izquierda-derecha no se admiten terceros en discordia. El comunismo y el capitalismo son dos caras de la misma moneda como afirmaba Hitler

  4. hitler solo era un titere un loro para los discursos.. los nazis creyeron en las promesas britanicas que si acataban al comunismo ruso,, habria un pacto de no agresion con inglaterra y eeuu ,,


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Costa Rica: coqueteando con el populismo

Desde hace varias décadas, Costa Rica se ha convertido en un referente en desarrollo humano, como el desarrollo de una extensa clase media, y la promoción de una economía de servicios

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.