Skip to content

Por qué Julian Assange debe quedar libre

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por John Miltimore. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.

John Joseph Mearsheimer resumió recientemente en una sola frase por qué Julian Assange debería salir en libertad. «Los periodistas no van a la cárcel por publicar información clasificada en Estados Unidos», dijo Mearsheimer, politólogo de la Universidad de Chicago, en un vídeo reciente.

Se ha derramado tinta sin fin sobre el Sr. Assange, cuyos abogados el 20 de febrero hicieron un intento de última hora para matar un esfuerzo para extraditar al periodista australiano a los Estados Unidos. Desde 2019, el fundador de WikiLeaks está recluido en la prisión británica de Belmarsh y se enfrenta a 17 cargos de espionaje y un único cargo de uso indebido de ordenadores.

Las revelaciones de WikiLeaks

Uno de los elementos que WikiLeaks publicó titulado «Asesinato colateral» fueron imágenes de vídeo de un ataque aéreo del ejército estadounidense en Bagdad del 12 de julio de 2007. Las imágenes clasificadas muestran a un helicóptero Apache disparando un cañón de 30 mm contra un grupo de personas, entre las que se encontraban dos periodistas de Reuters. Alrededor de una docena de personas murieron y dos niños resultaron heridos.

La decisión de Julian Assange de publicar las imágenes, que recibió del analista de inteligencia estadounidense Bradley Manning (ahora Chelsea Manning), es la razón por la que hoy se encuentra en prisión. Según la acusación del gobierno contra Assange, el fundador de WikiLeaks no tenía autorización de seguridad, por lo que «conspiró» con Manning para obtener las imágenes y otros documentos, incluidos cables del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Manning fue condenado por 20 cargos en 2013, con una pena de a 35 años entre rejas en Fort Leavenworth (Kansas). En enero de 2017, Barack Obama le conmutó la pena. Julian Assange, cuya vista ante el Tribunal Supremo británico en Londres concluyó el 21 de febrero, probablemente sabrá este mes si será extraditado a Estados Unidos.

Secretos de Estado y los Papeles del Pentágono

La publicación de secretos de Estado no es un asunto menor, pero como señala el Sr. Mearsheimer, también es un viejo juego con una rica historia legal. En 1971, el New York Times publicó un alijo de documentos clasificados que se conocieron como los Papeles del Pentágono. Los Papeles, que demostraban que el gobierno de EE.UU. estaba mintiendo sobre la guerra de Vietnam, dieron lugar al histórico caso legal New York Times Co. contra Estados Unidos.

El caso es bien conocido, la mayoría de los estudiantes universitarios lo aprenden en las clases de introducción a los medios de comunicación y el gobierno. Y al igual que el caso Assange, implica a una persona con información privilegiada que entrega secretos de Estado a un periodista.

Daniel Ellsberg (1931-2023) era un analista militar estadounidense que, a principios de la década de 1970, mientras trabajaba para la Corporación RAND, tuvo acceso a un estudio interno del gobierno que mostraba que la posición del gobierno de Estados Unidos en Vietnam era mucho menos segura de lo que la administración Johnson había hecho creer al público cuando comenzó a intensificar la guerra allí.

Daniel Ellsberg

Ellsberg filtró el estudio al New York Times y a otros medios de comunicación en 1971, lo que causó una gran vergüenza a la administración Nixon, que respondió presentando una serie de cargos contra Ellsberg que conllevaban una pena máxima de más de cien años entre rejas. Los cargos contra Ellsberg finalmente se retiraron. Pero lo que es importante entender es que el New York Times no fue la parte acusada. Ellsberg lo fue. Como explica Mearsheimer, Assange no es el equivalente de Daniel Ellsberg, que infringió la ley al compartir secretos de Estado. Él es el equivalente del New York Times, que los publicó.

«Manning fue capturada y castigada porque era empleada del Gobierno, e infringió la ley al filtrar material clasificado a Assange», explica el Sr. Mearsheimer. «Pero Assange es un periodista, y no infringió la ley, ya que es habitual que los periodistas publiquen información clasificada que les transmiten personas con información privilegiada del Gobierno».

‘El principio número uno de la burocracia’

Los paralelismos entre los Papeles del Pentágono y WikiLeaks son asombrosos, y el Sr. Mearsheimer no es la única persona que los ve. Ellsberg, que murió el año pasado, discutió las similitudes entre los casos durante un discurso en la Facultad de Derecho de Harvard en 2011. El gobierno declaró que tanto las acciones de Ellsberg como las de Julian Assange eran ilegales porque ponían en peligro la seguridad nacional. Pero Ellsberg argumentó que los procesamientos se derivaban del hecho de que en ambos casos los secretos compartidos eran profundamente embarazosos para el gobierno de Estados Unidos.

«Nada es más secreto que las pruebas que más tarde, retrospectivamente, conducirían a la rendición de cuentas, lo que llevaría a la vergüenza, que sería una base para la culpa, posiblemente para la culpabilidad [o] el enjuiciamiento penal», dijo Ellsberg. «Evitar la culpa es algo así como el principio número uno de una burocracia o un político».

Para cualquiera que dude de Ellsberg, existen grabaciones del Despacho Oval de una discusión entre el Presidente Richard Nixon y el ayudante H.R. Haldeman que sugieren que las acciones del gobierno relacionadas con los Papeles del Pentágono no estaban motivadas por la seguridad nacional, sino por la preocupación por la reputación del gobierno.

No se puede confiar en el gobierno

«Para la gente común, todo esto es un montón de jerigonza», dijo Halderman al presidente Nixon. «Pero del galimatías surge algo muy claro. No se puede confiar en el gobierno; no se puede creer lo que dicen….» El vídeo Asesinato Colateral es aún más problemático para el gobierno que los Papeles del Pentágono. El vídeo no sólo confirmaba que funcionarios del gobierno habían mentido a Reuters sobre lo ocurrido en Bagdad el 12 de julio de 2007. Mostraba un posible crimen de guerra, que muchos creían que el gobierno había encubierto.

Dean Yates, ex periodista de Reuters que era su jefe de la oficina de Bagdad en el momento de los asesinatos, dijo que la persecución del gobierno contra el Sr. Assange era una represalia por exponer la verdad. «Lo que [Assange] hizo fue 100% un acto de decir la verdad, exponiendo al mundo cómo es la guerra en Irak y cómo mintió el ejército estadounidense», dijo el Sr. Yates a The Guardian en 2020. «Estados Unidos sabe lo vergonzoso que es Collateral Murder, lo vergonzoso que es para los militares: saben que hay crímenes de guerra potenciales en esa cinta».

Lo que el Sr. Yates está describiendo es una acción y encubrimiento que podría llevar al mismo tipo de culpabilidad criminal que Ellsberg describió.

Un ‘pilar de un gobierno libre’

Los espectadores pueden ver el vídeo Collateral Murder y decidir por sí mismos si están viendo un crimen de guerra o unas reglas de enfrentamiento cuestionables que provocaron la muerte de muchas personas inocentes y desarmadas.

Lo que es innegable es que Julian Assange era un periodista que compartía secretos que le había filtrado un empleado del gobierno.

Por esa razón, el Sr. Assange merece las protecciones constitucionales de la Primera Enmienda, que establece explícitamente que «el Congreso no hará ninguna ley … que coarte la libertad de expresión o de prensa».

En su sabiduría, los Padres Fundadores de Estados Unidos esculpieron estas protecciones porque consideraban que la libertad de expresión y la libertad de prensa eran fundamentales para un pueblo libre, y un control esencial del poder gubernamental. «La libertad de expresión es un pilar fundamental de un gobierno libre», observó en una ocasión Benjamin Franklin. «Cuando se le quita este apoyo, la constitución de una sociedad libre se disuelve, y la tiranía se erige sobre sus ruinas». Por eso, como dice el Sr. Mearsheimer, los periodistas no van a la cárcel en Estados Unidos por publicar secretos de Estado. Esperemos que siga teniendo razón.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.

‘Road to freedom’: Stiglitz contra Hayek y Friedman

Resulta vergonzosamente claro que Stiglitz no ha leído mucho a Hayek. La afirmación de que Hayek basó su economía política en la competencia perfecta entre seres humanos racionales que se supone que lo saben todo sobre cualquier cosa es un disparate.