Skip to content

Por qué Karl Marx necesitaba desesperadamente el consejo de Jordan Peterson

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por John Miltimore. El artículo Por qué Karl Marx necesitaba desesperadamente el consejo de Jordan Peterson fue publicado originalmente en FEE.

A medida que avanzo en la lectura del maravilloso libro de Paul Kengor The Devil and Karl Marx, numerosas cosas llaman la atención sobre el padre del comunismo. No es exagerado decir que es difícil imaginar un ser humano más miserable que Karl Marx. Era casi como si todos los peores rasgos de la humanidad estuvieran reunidos en este hombre rencoroso, que luego construyó una filosofía basada en su propia amargura y odio a sí mismo.

Era perezoso, pero codicioso, siempre mendigando dinero a familiares y amigos que temían por su felicidad y su cordura. Marx no parecía darse cuenta ni preocuparse. Para él no eran más que un medio para conseguir un fin. Era tan egocéntrico que uno se pregunta si estaba en el espectro. Su lujuria y sus borracheras están bien documentadas. Pero lo que realmente me sorprendió es que Marx era un vago total.

Karl Marx, una vida desordenada

Así es como fue descrito en un informe de la policía prusiana alrededor de 1850:

Lavar, arreglar y cambiar su ropa de cama son cosas que hace raramente, y le gusta emborracharse… No tiene horarios fijos para ir a dormir o despertarse… todo está descompuesto… . En una palabra, todo está patas arriba. Sentarse se convierte en un asunto completamente peligroso.

Como persona de ascendencia alemana, puedo dar fe de que este tipo de dejadez no es un rasgo típico de los alemanes, ni antes ni ahora. Los alemanes suelen enorgullecerse de su limpieza. Marx no. Y al igual que su casa, que estaba sucia, desordenada y desaliñada, también lo estaba el cuerpo de Marx. Apestaba y tenía forúnculos de pies a cabeza, incluso en los genitales. (El historiador Paul Johnson ofrece una vívida descripción en su magnífico libro Los intelectuales, pero se la ahorraré). En un momento dado, Marx bromeó con su compañero Friedrich Engels diciendo que se había convertido en «objeto de plagas igual que Job, aunque yo no soy tan temeroso de Dios como él».

Un cambio masivo… de todos los demás

Traigo todo esto a colación por una razón. Marx estaba ideando un sistema de vida que tenía ambición universal. Su manifiesto exigía «un cambio masivo» en la naturaleza humana en su búsqueda por alcanzar el objetivo secularmente justo de «establecer la verdad de este mundo.» (Uno puede preguntarse si tales líneas eran lo que el padre de Marx tenía en mente cuando reprendió a su hijo, que «cada semana o dos descubre un nuevo sistema»).

Pero a pesar de todas sus grandes palabras y todas sus grandiosas visiones para la humanidad, Marx no podía ni siquiera administrar su propia casa. Su propia salud. Su propia vida.

No quiero minimizar estas tareas. Gestionar la propia vida no es tan fácil como parece. A veces parece como si tuviéramos delante 1.000 obstáculos que nos impiden vivir la vida que queremos, y el doble de trampas. Pero saltar esos obstáculos y aprender a evitar las trampas es el camino hacia el crecimiento individual. Y ese es el camino hacia un mundo mejor. Dos mil quinientos años antes de que naciera Marx, el filósofo griego Platón ofreció un consejo mejor que el del filósofo comunista: arréglate primero a ti mismo.

El consejo de Jordan Peterson

Jordan Peterson ha expuesto esta idea más recientemente, aconsejando que si alguien quiere mejorar su propia vida -y el mundo- debería empezar por limpiar su habitación. «Si ni siquiera puedes limpiar tu propia habitación, ¿quién demonios eres para dar consejos al mundo?», pregunta Peterson. Es un consejo que le habría venido muy bien a Karl Marx. Pero no creo que hubiera sido capaz de prestarle atención.

Una de las cosas que observo en el libro de Kengor es que Marx recibió muchos buenos consejos de personas que le querían y se preocupaban por él. Su padre escribió una conmovedora (y profética) carta a su hijo diciéndole que le preocupaba su capacidad para encontrar la felicidad. «¿Serás capaz alguna vez -y no es ésta la menor duda dolorosa de mi corazón- de una felicidad doméstica verdaderamente humana?», preguntó Heinrich Marx a su hijo. La respuesta de Karl fue pedir más dinero a su padre.

Ver también

¿Es Jordan B. Peterson el Sócrates de nuestro tiempo? (José Antonio Baonza Díaz).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.

‘Road to freedom’: Stiglitz contra Hayek y Friedman

Resulta vergonzosamente claro que Stiglitz no ha leído mucho a Hayek. La afirmación de que Hayek basó su economía política en la competencia perfecta entre seres humanos racionales que se supone que lo saben todo sobre cualquier cosa es un disparate.